Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
24 NOVIEMBRE 2020
Búsqueda en los contenidos de la web

Sobre la aportación de los cristianos

Fernando de Haro

Miguel Ángel Quintana ha tenido la generosidad de citarme en un reciente artículo titulado “¿Dónde están (escondidos) los intelectuales cristianos?”. Me ha citado como ejemplo positivo de una voz cristiana que aborda debates intelectuales de empaque. Miguel Ángel es uno de los columnistas más estimulantes que tenemos en el debate de ideas, por desgracia, muy escaso en España. Le agradezco las palabras que me dedica. Me siento honrado porque reconozca en mí, un periodista que hace análisis de actualidad y radio generalista de acompañamiento, a un cristiano. Pero difícilmente puedo identificarme como un intelectual cristiano. Mi formación, mis ocupaciones, mis competencias y mi producción tienen poco que ver con las de un verdadero intelectual.

Por otra parte, mi lectura recurrente de Charles Péguy me ha producido desde hace años un rechazo a lo que el poeta francés llamaba “el partido intelectual”. Tengo el máximo respeto a los que dedican su vida al conocimiento. A los que, disponiendo de un amplio saber, nos ayudan a comprender la actualidad y el mundo, a los que nos hacen disfrutar de la belleza. Mi rechazo del “partido intelectual” es el rechazo a una supuesta vanguardia que, por sus estudios, sus lecturas, su agudeza, sus méritos o su fidelidad a una doctrina tiene una clave de interpretación del presente y del pasado que desciende desde lo alto hacia los menos instruidos. Como cristiano católico he sido educado en el rechazo de todo tipo de elitismo gnóstico.

Solo puedo reconocerme como intelectual cristiano en la medida en la que la misma naturaleza del cristianismo requiere de mi intelecto y de mi afecto. También lo es, en ese sentido, una nigeriana viejita a la que habían amputado una mano. La conocí en medio de la estepa. No sabía leer ni escribir. Como han señalado los dos últimos pontificados, el cristianismo no es ni un sistema ético, ni un sistema de ideas. El cristianismo –añado yo– no es la cristiandad, no es un magnífico legado histórico, artístico, filosófico y jurídico. El cristianismo es un acontecimiento: nace y crece como un encuentro, como el que tuvieron hace dos mil años los primeros discípulos con Jesús de Nazaret. Este encuentro, para ser reconocido como el encuentro con Dios encarnado, requiere de la libertad. Requiere de una inteligencia y de un afecto capaces de darse razones del sorprendente fenómeno que se produce cuando se le acoge. Mikel Azurmendi ha escrito recientemente el libro El Abrazo para comprender cómo viven unos cristianos del siglo XXI. Y ha explicado el proceso que hace de la fe un acto razonable. Lo llama “indagación de los vínculos temporales y causales del estupor” suscitado por el encuentro humano del que hablaba antes.

Sobre la aportación de los cristianos

Fernando de Haro | 0 comentarios valoración: 4  9 votos

Miguel Ángel Quintana ha tenido la generosidad de citarme en un reciente artículo titulado “¿Dónde están (escondidos) los intelectuales cristianos?”. Me ha citado como ejemplo positivo de una voz cristiana que aborda debates intelectuales de empaque. Miguel Ángel es uno de los columnistas más estimulantes que tenemos en el debate de ideas, por desgracia, muy escaso en España. Le agradezco las palabras que me dedica. Me siento honrado porque reconozca en mí, un periodista que hace análisis de actualidad y radio generalista de acompañamiento, a un cristiano. Pero difícilmente puedo identificarme como un intelectual cristiano. Mi formación, mis ocupaciones, mis competencias y mi producción tienen poco que ver con las de un verdadero intelectual.

 

>Editorial

Razón herida

Fernando de Haro

“In Spain we say joder qué largo”, canta Rigoberta Bandini, la nueva voz de la música electrónica en España. Mezcla el castellano y el inglés. “In Spain we call it soledad”, golpea el tema que detalla los efectos de la pandemia en un alma joven. Paradojas del momento, ahora que el alargamiento del tiempo y la reducción del espacio que ha traído el Covid podría acabarse, ahora aparece una gran duda. Es una desconfianza que señala no el daño sanitario ni el daño económico que ha provocado el virus. Es una inseguridad que afecta a la única de las razones que parecía estar en pie.

La UE no quiso la semana pasada ponerle fechas a una vacunación significativa entre la población europea durante 2021. Reclamó planes de vacunación nacionales y recordó que todavía es necesaria la aprobación de la Agencia Europea del Medicamento. Las operaciones logísticas van a ser complicadas: la vacuna de Pfizer exige 70 grados centígrados bajo cero y la de Moderna 20 grados. En cualquier caso, las tasas de eficacia están por encima del 90 por ciento. Lo que supondrá mucho más de lo inicialmente previsto cuando las notas de prensa de las farmacéuticas sean corroboradas por los estudios científicos pendientes de publicar. La solución puede estar cercar. COVAX, la plataforma de 187 países creada para llevar el remedio a todos los rincones del planeta, trabaja para que dos mil millones de vacunas se distribuyan el próximo año. Sin inmunizar a un 60 por ciento de los más de siete mil millones del planeta, no podremos dar por superada la pandemia. Al menos tenemos un camino. Todavía con plazos inciertos, pero con una meta clara.

En esta ruta ha aparecido la incertidumbre moral. Son muchos los que podrán vacunarse pero no quieren hacerlo. No estamos hablando de esa minoría, cuatro por ciento, que a base de consumir teorías conspirativas considera cualquier tipo de inmunización frente a cualquier enfermedad una amenaza. En España, las últimas encuestas reflejan que el 47 por ciento no está dispuesto a vacunarse inmediatamente. Los estudios del Pew Research Center apuntan que, en Estados Unidos, de mayo a septiembre, el porcentaje de los ciudadanos dispuestos a vacunarse cayó del 72 al 51 por ciento. La confianza en el remedio bajó 20 puntos en todos los niveles educativos. Menos de la mitad de los que tienen entre 30 y 49 años estaban dispuesto a recibir el remedio.

Nature Medicine ha hecho una encuesta interesante que compara la aceptación de las vacunas para el Covid entre 19 países. Los ciudadanos de China y de Corea del Sur son los más dispuestos a vacunarse. En el caso de China todo resultado estadístico debe ser puesto en cuestión. Hace unos días el Partido Comunista del país ha proclamado que el modelo de represión de libertades es el mejor para combatir una pandemia. No nos podemos fiar de las respuestas de ninguna encuesta y todavía está por comprobar la veracidad de la información sobre la evolución de la segunda ola. El caso de Corea del Sur es muy significativo. En aquellos países donde los ciudadanos están satisfechos con la gestión que han hecho sus gobiernos frente al Covid, la disposición a vacunarse es mayor.

>Editorial

Razón herida

Fernando de Haro | 0 comentarios valoración: 3  10 votos

Legislar contra la libertad y la pluralidad

Jesús Pueyo

Asistimos estos días a la desenfrenada carrera del Gobierno para aprobar cuanto antes su Proyecto de LOMLOE, también conocida como Ley Celaá. En medio de una seria crisis sanitaria, económica, política y social, este Gobierno, además de eludir la posibilidad de que el Consejo de Estado emitiera un informe sobre el Proyecto, ha rechazado e impedido la participación, diálogo y negociación con los agentes sociales y representantes de la comunidad educativa y lo está tramitando en un tiempo exprés.

Estamos ante una nueva Ley de Educación con una fuerte carga ideológica y partidista de un Gobierno bicéfalo en el que la cabeza pequeña controla el cerebro de la grande decidiendo por las dos. La LOMLOE no responde a los intereses del conjunto de la sociedad civil ni de la comunidad educativa; nace con un fuerte rechazo social y político, permanecerá mientras dure este Gobierno y va a ser objeto de una fuerte judicialización.

El texto merma derechos y libertades interpretando de una forma muy peculiar la Constitución y algunos Acuerdos Internacionales que el Estado español tiene ratificados. Un medio de comunicación nacional atribuía a Educación hace pocos días la siguiente expresión: “Todos sabemos que una parte (de la Ley) se declarará anticonstitucional pero es el peaje para sacar la ley”. ¡Tremendo! Se paga un peaje y es nada menos que ir contra la Constitución.

La LOMLOE planifica una reducción progresiva de la enseñanza concertada en favor de la pública asignando a la primera un papel absolutamente subsidiario.

Se potencia la enseñanza pública como único eje vertebrador del sistema y se promueve el incremento de plazas escolares públicas aunque no sean necesarias. El tándem PSOE-Unidas Podemos propone, por ejemplo, que “las administraciones incrementarán progresivamente la oferta de plazas públicas en el primer ciclo de infantil (0-3 años) con el fin de atender todas las solicitudes de escolarización de la población infantil de cero a tres años”. Todo bien controlado desde el inicio de la escolarización y todo público.

Por otro lado, las administraciones no tendrán en cuenta la demanda de las familias cuando planifiquen la red de centros y la oferta de plazas escolares; no importa lo que éstas soliciten y quieran para sus hijos. A partir de ahora, “las administraciones promoverán un incremento progresivo de puestos escolares en la red de centros públicos y garantizarán el derecho de todos a la educación mediante la oferta de plazas públicas”.

Por lo tanto, las plazas de la enseñanza concertada no serán necesarias para garantizar el derecho a la educación porque ya nos han dicho que los hijos no pertenecen a los padres y que el derecho de elección no está recogido en el art. 27 de la Constitución.  

Es fácil conocer los datos de evolución de la natalidad en España. Llevamos años de una fuerte caída de nacimientos y parece que la proyección no anima a ser optimistas en este sentido.

Si cada vez hay menos niños, ¿por qué hay que incrementar plazas públicas que nadie necesita ni demanda? ¿A costa de quién se van a llenar esas plazas? Es evidente que el objetivo final del proceso es que sólo exista una red gratuita y ésta sea la red pública.

Legislar contra la libertad y la pluralidad

Jesús Pueyo | 0 comentarios valoración: 3  17 votos
>Entrevista a José Luis Vázquez Borau

Etty Hillesum: 'Lo único importante, Dios, es salvar un fragmento de ti en nosotros'

Enrique Chuvieco

Sin tradición religiosa, la mística judía llevó a Dios a los campos de concentración nazis, subraya José Luis Vázquez Borau, autor de Etty Hillesum: una mística en el horror nazi. Hablamos con él coincidiendo con el arranque de EncuentroMadrid, que este viernes 20 de noviembre emite por su canal de YouTube un espectáculo teatral basado en textos de esta autora.

Recientemente ha publicado en la editorial Digital Reasons Etty Hillesum: una mística en el horror nazi, ¿qué ha encontrado en esta mujer?

En primer lugar, se trata de una mujer joven. Murió a los veintinueve años. En segundo lugar, desde que se han dado a conocer sus diarios-cuadernos han tenido un impacto igual o mayor que el Diario de Ana Frank. En tercer lugar, se ha hablado mucho sobre dónde estaba Dios en Auschwitz. Pues bien, gracias al testimonio explícito de Etty Hilesum podemos decir que Dios estaba en Auschwitz en "los actos de caridad de Etty" y de otros testigos como el padre Maximiliano Kolbe.

¿Quién era Etty?

Una judía neerlandesa, que nació el 15 de enero de 1914 en Middelgurg, ciudad de los Paises Bajos, donde su padre daba clases. Tuvo dos hermanos: Jaap (1916) y Mischa (1920). Jaap fue médico y durante la guerra trabajó en el hospital judío de Ámsterdam, pero no sobrevivió a la guerra. Micha fue un excelente pianista, pero fue internado en un centro psiquiátrico en 1939. Las diferencias de caracteres entre los padres provocaron tensiones y desencuentros, creando una atmósfera familiar conflictiva. No había sido educada en la fe judía y carecía de prejuicios con el sexo. Se siente profundamente insatisfecha y decide ir a un psicólogo. Un amigo le recomienda a Julius Spier, de cincuenta y cuatro años, casado y con dos hijos. Spier le anima a leer los Salmos y los Evangelios, no para convertirse sino para tener una comprensión del mundo más exacta. Además, le dice de anotar sus vivencias en un diario que comenzará en 1941, tres años antes de su muerte.

¿Cómo fue su proceso?

La escritura de Etty constituye un canto a la vida como creación de Dios. Toma la costumbre de hacer un largo tiempo de silencio por las mañanas y no puede aceptar que el ser humano solo sea "un barril hueco arrastrado por la historia del mundo" o que la existencia carezca de sentido. Atribuir todo al azar significa condenar el cosmos a la insignificancia y el caos. Etty no reniega de la vida, pese a que la ocupación crece sin cesar, imponiendo el toque de queda a los judíos y privándoles de cualquier derecho. El nazismo no propone nada. Su visión del futuro rinde culto a la muerte y la destrucción. Pese a todo, la vitalidad de Etty prosigue su curso ascendente.

¿Y su compromiso?

>Entrevista a José Luis Vázquez Borau

Etty Hillesum: 'Lo único importante, Dios, es salvar un fragmento de ti en nosotros'

Enrique Chuvieco | 0 comentarios valoración: 2  13 votos

La tregua de Nagorno-Karabach

Alessandra de Poli

Según el Washington Post, en el conflicto de Nagorno-Karabach tenemos un aperitivo de cómo serán las guerras en el futuro, con un uso intenso de drones a un precio relativamente bajo. El conflicto se interrumpió cuando Armenia, Rusia y Azerbaiyán firmaron una tregua. Marta Ottaviani explicaba entonces en Avvenire que “para muchos analistas, la parte realmente complicada en el conflicto de Nagorno-Karabakh comienza ahora”.

El primer ministro armenio, Nikol Pashiyan, lo calificaba como una decisión “dolorosa” mientras Azerbaiyán se hacía con el control de la ciudad de Susha y otras zonas del territorio en disputa. Unos días antes de conocerse el acuerdo, en una entrevista a la BBC, el presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliyev, decía que en Ereván “las ocasiones de llegar a un compromiso se están reduciendo”. Y así es. Los armenios, decepcionados y enfadados por una tregua que más bien supone la admisión de una derrota, se lanzaron contra los palacios gubernamentales pidiendo la dimisión de Pashiyan.

Un factor importante es la implicación rusa. Mientras todos ponían en evidencia la implicación militar de Turquía en favor de Azerbaiyán, Rusia se quedaba a un lado, moviendo los hilos del conflicto desde atrás. De hecho, la tregua ha ido precedida por una conversación telefónica entre Putin y Erdogan, mientras el Carnegie Endowment for International Peace explicaba por qué Rusia no se había declarado inmediatamente a favor de Armenia contra Bakú. “A diferencia de otras antiguas repúblicas soviéticas con conflictos congelados (Georgia, Ucrania, Moldavia), Azerbaiyán no se ha situado como enemigo de Rusia. Nunca ha tenido un gobierno que haya transformado la retórica antirrusa en una cuestión clave de la política exterior ni que haya declarado la independencia de Rusia como su principal objetivo”

La fisonomía del Cáucaso meridional cambia por tanto con ese nuevo acuerdo, en virtud del cual otras zonas tendrán que pasar a Azerbaiyán que, como afirma Al Monitor, se presenta como vencedor tanto sobre el terreno como a nivel diplomático. “Azerbaiyán y Turquía han sido vencedores sobre el terreno, pero Rusia y Azerbaiyán aparecen como vencedores en la mesa de negociación. Las conquistas diplomáticas de Turquía parecen inciertas. El presidente azerbaiyano ha mencionado un papel para Turquía en la vigilancia del alto el fuego, pero Moscú ha estado rápida para afirmar que solo se desplegarán las fuerzas de paz rusas”.

Al cambiar las relaciones de fuerza sobre el terreno, el conflicto podría volver a congelarse. Sin embargo, según Pierre Haski, Erdogan también sale como vencedor político, una tesis con la que también está de acuerdo Thomas de Waal. Si Rusia tiene la posibilidad de conseguir la presencia de fuerzas armadas allí donde estaba perdiendo influencia, Turquía “se asegura la promesa de un corredor de comunicación que amplía drásticamente sus horizontes orientales, desde Turquía oriental hasta el mar Caspio, pasando por el enclave azerbaiyano de Nakhichevan, que de hecho supone una nueva ruta comercial hasta Asia central”.

Pero aparte de las consideraciones geopolíticas, esta guerra es también “un intento de eliminar a los armenios, otro más, el enésimo, por destruir a esta pequeña tribu cristiana que para sus enemigos son gente que no importa nada, cuya historia ha acabado, cuyas guerras ya han sido combatidas y perdidas”. En palabras de Domenico Quirico, “un obstáculo para los planes imperialistas turcos mientras Europa y todo Occidente sigue mirando”.

La tregua de Nagorno-Karabach

Alessandra de Poli | 0 comentarios valoración: 2  17 votos
>Editorial

Arriesgar la libertad

Fernando de Haro

Hace poco más de dos meses, tres jóvenes pintaban, en el acceso a un colegio de Madrid, flechas verdes y rojas. Vestían ropa deportiva por si la pintura acababa en sus pantalones. No eran pintores profesionales y no tenían mucha destreza. Eran el profesor de matemáticas, el de lengua y la profesora de lengua. Ni el Gobierno nacional ni el de la Comunidad Autónoma habían dado instrucciones claras sobre cuándo y cómo reabrir las clases. Las indicaciones solo llegaron días antes de que los chicos pudieran volver a las aulas. Muchos colegios de la concertada pudieron contar con sus profesores para hacer tareas de acondicionamiento con urgencia. Ahora esos tres profesores que llevan diez semanas dando sus lecciones, con mascarilla y con la ventana abierta, dedican buena parte de su poco tiempo libre a enterarse de cómo queda la enseñanza concertada en la nueva ley educativa que se aprueba esta semana en España. Es la octava ley en 40 años en un país en el que, desde la transición a la democracia, la enseñanza ha sido motivo de confrontación. Casi desde 1978, el derecho a la educación y la libertad de enseñanza han causado enfrentamientos.

Hace falta una reforma del sistema educativo español. De eso no hay duda. Los programas son demasiados extensos y suelen abordarse sin profundidad. La tasa de abandono escolar temprano se ha reducido considerablemente en los últimos años, pero con más de un 17 por ciento sigue estando por encima de los objetivos de la Comisión Europea. Las fórmulas de refuerzo todavía no son eficaces. La Formación Profesional sigue sin acercarse al mundo de la empresa. Tiene el estigma de ser la opción para los perdedores. La única referencia en la que destacan los alumnos españoles en las evaluaciones de Pisa es la competencia global: la habilidad blanda de respeto al otro. Los resultados en matemáticas, comprensión lectora y ciencias tienen pendiente una mejora.

El cambio impulsado por el Gobierno PSOE-Podemos, cuando salió del Gobierno, ya iba en la dirección contraria a las necesidades reales. Durante la tramitación parlamentaria, la ideologización se ha incrementado por los acuerdos con los nacionalistas vascos y catalanes. Podemos, muy lejos de la moderación socialdemócrata propia de la izquierda europea, ha incrementado la intervención del Estado y la colonización radical de contenidos. Sobre todo, en materias en las que no hay consenso y en las que la capacidad de decisión de los padres debe ser tenida especialmente en cuenta.

Es dudoso –tal y como prevé el proyecto– que la facilidad para pasar de curso, a pesar de acumular suspensos, sirva para mejorar la calidad de la enseñanza. Especialmente en el bachillerato. En la práctica supone reducir la autonomía de decisión de los claustros. La supresión de un sistema objetivo de selección de los inspectores educativos hace temer una politización de la administración.

>Editorial

Arriesgar la libertad

Fernando de Haro | 0 comentarios valoración: 2  23 votos
>Entrevista a Ricardo Dudda

"Mucha gente piensa que la política ya no les habla a ellos"

Juan Carlos Hernández

Ricardo Dudda es autor de “La verdad de la tribu. La corrección política y sus enemigos” (Ed. Debate). Conversamos con el periodista de Letras Libres, que ve con preocupación una escenificación del conflicto creado de modo artificial que no se corresponde con la realidad.

En una columna reciente escribía que “el problema más importante no es Trump sino la causa y contexto que le llevan a la presidencia”. ¿Cuáles cree que son esas causas y ese contexto?

Lo que quería decir es que estos años los demócratas han pensado que el problema era solo Trump, que hemos vivido un tiempo que era una ilusión y Trump lo ha llevado al traste. Pero no es así. Desde 2008 hay un descontento muy grande. Entre las causas a las que me refiero está que la política se ha alejado mucho, se ha tecnocratizado muchísimo. Mucha gente piensa que la política ya no les habla a ellos, lo hemos visto en muchos sitios, detrás del voto populista en general. También hemos visto regulaciones que durante décadas han compartido republicanos y demócratas y que a parte de la población le ha venido muy mal, como la gestión que hizo Obama de la crisis con los rescates financieros, y muchos aspectos que han dejado a parte de la población fuera del relato. Eso no significa que los votantes de Trump fueran los más desfavorecidos, pero sí ha habido una especie de trasvase de la clase más baja hacia votos republicanos, al contrario de lo que solía suceder.

“Mucha gente estaba perdiendo su trabajo y los medios les obligaban a contentarse porque una mujer era candidata”

¿Se podría decir que personas no extremistas se han abrazado a opciones extremas?

Sí. Por ejemplo, en la izquierda estadounidense tenemos la campaña de Clinton, que libraba una batalla de guerra cultural, muy influida por una teoría posmoderna muy apoyada por universidades de élite que en cierta manera no estaba llegando a la población. Con la ayuda de los medios, construyó un debate sobre temas de género y raza, olvidándose un poco de cuestiones materiales y económicas. Mucha gente estaba perdiendo su trabajo y los medios les obligaban a contentarse porque una mujer era candidata, ¿pero de qué manera esto me ayuda? Luego está el declive del partido republicado, que ya no existe, que está totalmente a merced de Trump y ya veremos qué pasa. Había un pacto común de ambos partidos en que los dos querían mantener a EE.UU como ese estado de derecho, el país de la libertad, y el partido republicano ha tardado meses, pocos años, en convertirse en un partido pseudo-autocrático a las órdenes de un populista.

La gente corriente percibe una desconexión entre los problemas reales y la política.

>Entrevista a Ricardo Dudda

"Mucha gente piensa que la política ya no les habla a ellos"

Juan Carlos Hernández | 0 comentarios valoración: 2  26 votos

El país de la vida

Jesús de Alba

Vísperas del viernes tarde. Me toca confinamiento duro por positivo en Covid. Al cristiano jamás se le ha ahorrado ninguna de las condiciones y circunstancias duras que le toca atravesar a su generación. Es más, tiende a asumir y acompañar las cruces de los demás. Ración doble. Este ha sido el gran pilar sobre el que se ha construido y desarrollado la civilización occidental: recuperar al más débil, acompañarlo, sacarlo adelante. Ternura del hombre, signo de la ternura infinita de Dios.

Corren tiempos de desasosiego, temor, oscuridad, bloqueo, incertidumbre, sombras que empañan la vida común y personal. En medio de tanto malestar y frustración, palabras luminosas: “Caminaré en presencia del Señor en el país de la vida” (Samo 114).

¿Dónde está ese país de vida que uno siente que se lo han birlado?

Más allá de la situación social actual provocada por la pandemia, interesa saber dónde anda la puerta de entrada y salida de este hermoso país de la vida porque también se observa que hay muchos elementos en la vida que pueden mostrar en el tiempo la doble cara del paraíso o el infierno. Tal vez la más destacada sean las mismas relaciones afectivas que en un primer momento nos introducían en la alegría de vivir y con el tiempo muchas se convierten en el mismísimo infierno. “L'enfer, c'est les autres”, dice la famosa frase de Sartre. El infierno son los otros.

No sabría decir con exhaustividad dónde se encuentra ese país de la vida, pero sí señalar algunas de las características.

1.- La puerta de entrada a este país está siempre como oportunidad en todo instante. Siempre. No tiene que ver tanto con las circunstancias que nos rodean como habitualmente pensamos. Como nos han enseñado las interminables generaciones pasadas, jamás desaparece por dura que sea la circunstancia. Ahí tenemos al padre Kolbe en el campo de concentración de Auschwitz por poner un ejemplo extremo o san Carlos Borromeo en medio de la peste negra, único momento en la historia de la humanidad donde la población decreció de forma notable.

2.- Es una gracia, un don. Pèguy dice que la gracia “es impredecible como una mujer y como una mujer tenaz y obstinada está hecha de una sola pieza. Los hombres que Dios quiere que la tengan, la tienen. Los pueblos que Dios quiere que la tengan, la tendrán (…) la gracia no toma nuestros mismos caminos. Y nunca jamás toma dos veces el mismo itinerario. Es libre, dice la historia, la fuente de toda libertad”.

3.- Un trabajo. La gracia debe encontrar espacio en nuestro corazón testarudo y cerrado tantas veces a su acción.

Conviene no equivocar el tipo de trabajo. Para el hombre moderno, la conciencia es el lugar donde uno genera pareceres y pensamiento propios, y tiene el derecho a afirmarlos porque se considera a sí mismo la fuente de todo. En cambio, para el hombre cristiano la conciencia es el lugar íntimo donde uno busca y escucha la verdad que le viene de Otro más grande.

El país de la vida

Jesús de Alba | 0 comentarios valoración: 2  28 votos

Dudas y esperanza tras la victoria de Arce en Bolivia

Arturo Illia

Finalmente las elecciones se celebraron en Bolivia con la victoria del Movimento Socialista MAS, con más del 55% de los votos. Los dos partidos de la oposición (Comunidad Ciudadana y Creemos Bolivia) consiguieron el 28,83% y el 14% respectivamente, por lo que Luis Alberto Arce Catacora es el nuevo presidente.

Antes ministro de Economía y Finanzas, Arce es reconocido como el artífice del desarrollo de Bolivia durante los años de presidencia del polémico Evo Morales, aunque el crecimiento del país no se ha utilizado solo para crear un bienestar social sino también un ministerio de sanidad que ha llevado a las desastrosas cifras que ha sufrido el país por el Covid-19.

El conocimiento de Bolivia por parte del mundo occidental se basa en muchos estereotipos que son típicos del llamado progresismo “radical chic”, que hace años celebró el triunfo de Evo Morales como la victoria justa del indio sobre el capitalismo.

Pero el “complejo de Cristóbal Colón” se siguió difundiendo desgraciadamente, y lo sigue haciendo, creando estereotipos que unen una manipulación histórica a un análisis bastante superficial de una nación que se aleja mucho de un análisis ecuánime de los hechos. Se tiende a considerar el movimiento indio en su totalidad como una etnia única, oprimida por los conquistadores y sus herederos. Vamos, que la conquista del continente latinoamericano fue obra de un puñado de españoles que tenían unos ideales muy poco “humanos” y que con el paso de los siglos causaron atrocidades inenarrables, pero ese puñado de aventureros lograron someter al continente entero aprovechándose sobre todo de las crueles divisiones que existían (y existen) entre las etnias originarias, que a veces se alinearon con los españoles para diezmar a enemigos de su propia raza.

Este concepto aún persiste porque entre las diversas etnias indias que pueblan los diversos países no corre la misma sangre y Bolivia, donde viven hasta 63 tribus diferentes, es una demostración de ello. La consagración de Morales como presidente fue también la de los aymara de los altiplanos, y los años de poder de Evo se distinguieron también por las expropiaciones de terrenos de otros pueblos, operaciones mezcladas muchas veces con delitos que llegaron al conocimiento de la ONU.

De hecho, los fraudes electorales de 2019 en las elecciones presidenciales provocaron no solo una protesta popular gigantesca, sino también el alejamiento del “caudillo” de su país, camuflado de huida en una serie de fotos inolvidables en las que Evo aparecía como el oprimido para alegría no solo de los “radical chic”, sino también de los presidentes latinoamericanos del “pacto de Sao Paulo”, que sustancialmente obedecen al populismo de inspiración cubana. De hecho enseguida corrió la voz del “golpe de estado militar” que habría depuesto al “legítimo” vencedor de las elecciones (Morales) e instalado en el poder a Janine Añez. Pero los defensores de esta hipótesis pronto quedaron defraudados porque las elecciones se celebraron (aunque con un leve retraso debido al Covid) y la victoria fue para el partido de Morales, ¿pero eso significaba su retorno al poder?

Dudas y esperanza tras la victoria de Arce en Bolivia

Arturo Illia | 0 comentarios valoración: 1  19 votos

El virus del nihilismo que desafía a jóvenes y adultos

Gerardo Bertolazzi

Para las personas más frágiles y vulnerables, como ancianos y jóvenes, desde el punto de vista psicológico esta fase de recrudecimiento del Covid-19 resulta mucho más desestabilizadora que la fase de confinamiento total, que creaba aislamiento y soledad pero también una fuerte sensación de protección porque parecía que el enemigo oscuro quedaba fuera. Ahora esa esperanza se rompe en sentimientos decepcionantes que pueden transformarse en desesperación e incapacidad para proyectarse en un futuro digno de ser esperado.

Según Eugenio Borgna, “la esperanza nos permite abrirnos al futuro, liberándonos de la obstinada prisión del pasado y del presente”. La progresiva recuperación de relaciones se vive con aprensión y angustia por miedo a perder los “límites” y la distancia que en cierto modo nos protege, no solo del contagio sino de ponernos en juego cuando nos encontramos con los demás.

En los jóvenes y adolescentes, este miedo se expresa en forma de retirada o de violencia, que encuentran en el mundo virtual la posibilidad de desinhibir sus instintos, su agresividad y sus fantasías sexuales de control y posesión del otro, reducido a objeto de dominio omnipotente. El papa Francisco lo identifica muy bien en su carta encíclica Fratelli Tutti. “En la comunicación digital el respeto al otro se hace pedazos y, de esa manera, al mismo tiempo que lo desplazo, lo ignoro y lo mantengo lejos, sin pudor alguno puedo invadir su vida hasta el extremo”.

Durante el confinamiento, se descubrió un canal de chat con decenas de miles de suscripciones, entre ellos muchos jóvenes menores, dedicado al intercambio de imágenes pornográficas violentas animando a la violación. Tras las numerosas denuncias de los padres, a finales de abril se cerró este canal, pero surgieron muchísimas alternativas.

Como he podido ver en varios casos de adolescentes problemáticos que se han sumado de manera acrítica a estos peligrosísimos chats, la dinámica suele ser la del intento psicológico de superar experiencias de frustración e impotencia ante una realidad que no parece permitir tener esperanza en el futuro, y lo hacen mediante la ilusión de la omnipotencia, donde todo es posible en la inmediatez del mundo virtual.

Los mismos episodios de violencia inaudita que hemos visto estos meses entre jóvenes que, mediante reacciones agresivas e incontroladas han llegado a matar sin motivo, también se pueden interpretar como una necesidad narcisista de imponer la propia “superioridad”. Pero a menudo, perseguir una falsa imagen de uno mismo hace al joven más frágil a la hora de vivir de manera dramática sus fracasos y frustraciones, que por tanto expresa de manera agresiva.

Este narcisismo patológico se sitúa en un contexto social dominado culturalmente por el nihilismo, como señala Antonio Polito en un análisis sobre la violencia juvenil que publicó recientemente en el Corriere della Sera. Él define el nihilismo actual como “esa especie de intimidad con la nada (nihil en latín) que se está adueñando de muchos jóvenes. Que vacía de valor sus vidas y les empuja a rebelarse contra cualquier regala, hasta la más elemental, porque en el fondo no hay nada que valga la pena”

El virus del nihilismo que desafía a jóvenes y adultos

Gerardo Bertolazzi | 0 comentarios valoración: 2  26 votos
12  | 3  | 4  Siguiente >

>Columna derecha

>CULTURA

vista rápida >

Caravaggio en Madrid

Elena Simón

Dedicado a Alicia

Caravaggio siempre es un reclamo excepcional por su revolución pictórica en busca de la realidad. En esta ocasión el Museo Thyssen presenta al gran pintor con sus apasionados seguidores del norte de Europa, 52 obras en total, con 12 del maestro. Su pintura claroscurista, con modelos de la realidad, alejada del ideal clasicista, coincidió con los intereses pictóricos de flamencos y alemanes. El viaje obligado para un artista del s. XVII a Roma, meca del Arte, provocó que en el primer tercio de esta centuria unos setecientos pintores extranjeros se instalaran allí, algunos privilegiados en los palacetes de los mecenas protectores, otros pasando hambre y frío.

Caravaggio inauguró el Barroco de manera rompedora, el mundo ideal neoplatónico se acabó. El concilio de Trento y los ejercicios espirituales de san Ignacio de Loyola pedían realidad, austeridad, ponerse en la situación real del suceso religioso a reflexionar, desechando todo idealismo. Y un hermano de Caravaggio, Juan Bautista, era sacerdote en Cremona. El barroco es movimiento con diagonales, escorzos, claroscuros, que traducen el movimiento interior de la mente de los protagonistas, cuanto más tenso mejor. Éste es su máximo interés, todos los contenidos que guarda, apoyados en las expresiones y en una rica simbología de todo tipo (objetos, animales, frutas y flores, colores…).

Es interesante conocer que Michelangelo Merisi, el Caravaggio, nació en Milán en 1571 y que su padre era arquitecto y administrador del marqués de Caravaggio, Francesco Sforza, casado con Constanza Colonna, con los que la familia tuvo una íntima relación. Estas nobles casas protegerán a Merisi, irascible hasta el enloquecimiento y pendenciero, en las huidas y condenas por sus delitos que llegaron al asesinato. Con cinco años se trasladó a Caravaggio y con trece por fin está en Milán, cumpliendo la promesa hecha a su padre en el lecho de muerte, en el taller de Simone Peterzano, seguidor de Tiziano, con el que vivió cuatro años para aprender el oficio de pintor. Con 19 años aterriza en su soñada Roma, donde, obligado por la necesidad, ejecuta naturalezas muertas y flores, de gran fortuna. Luego vendrán escenas de género como “Los tahúres”, tres medias figuras jugando a las cartas, adquirida por el ojo coleccionista y vanguardista del Cardenal del Monte que contrata al pintor, y pasa a su residencia, por fin con alojamiento y comida, donde bajo su protección pintará Los Músicos y la imponente Santa Catalina de Alejandría, tan venerada en Italia (una hermana del pintor también era Catalina). Sus modelos son mendigos, mujeres de la calle, pendencieros de la noche. La realidad más cruda está servida, con ella representará la experiencia religiosa en su más auténtica veracidad, como un suceso de la vida cotidiana.

Empieza el encargo para San Luis de los Franceses, ha cumplido los 25, y La Vocación y El Martirio de san Mateo dejarán huella en las almas, y en otros pinceles. La apertura de esta capilla con motivo del Jubileo del año 1600 le hizo el pintor más famoso y solicitado de Roma, con jugosos encargos tanto públicos como privados: El Sacrificio de Isaac, para el futuro papa Urbano VIII, o el imponente San Juan en el desierto encargado por el banquero Coste. Ambas pinturas brillan en esta exposición. San Juan Bautista, con la potencia del desnudo del David de su admirado Miguel Ángel, en una anatomía más suavizada, con el mismo dominio anatómico… y también la reflexión, la tensión interior del protagonista. La austeridad formal domina, una diagonal de luz divina sobre la anatomía de san Juan y la sombra sobre la que se recorta, fondo neutro sin elementos de distracción. La piel de camello que lo identifica, austero y ascético, y el rojo del manto, emblema de su sangre por la violencia de su muerte a manos de Herodes. Sujeta el bastón-cruz, él anuncia a Cristo y lo bautiza en el Jordán, inicio del camino a la Pasión. Figura de gran belleza e impactante presencia, con la que Caravaggio se presenta casi como el nuevo Miguel Ángel.

Caravaggio en Madrid

Elena Simón | 0 comentarios valoración: 2  3353 votos
vista rápida >

Sorolla: un niño adoptado

Elena Simón

“Tenía Sorolla la vista fácilmente impresionable a cuanto se mueve, y como lo que más se mueve es la luz, cambiando a cada instante, ésta fue su musa” (A. Gimeno).

La cotización y valoración de Joaquín Sorolla sigue en alza. Barcelona nos ha deleitado este verano en Caixaforum con la atractiva y refrescante muestra “Sorolla y el Mar”. También Mapfre abre cartel en el otoño madrileño, hasta el 11 de enero, con una exposición llena de novedades, con la cara menos conocida del imparable artista: “Sorolla y América”, muestra que se inicia con su celebrada pintura social de finales de siglo, que emigró más allá del océano y paisajes urbanos neoyorquinos, retratos americanos, dibujos sobre cartas de menú, y también bocetos, mucho de todo ello guardado allí en la Hispanic Society de Nueva York, grandioso centro de referencia de la cultura española, museo y biblioteca, fundado en 1904 por el potentado del ferrocarril e hispanista Huntington, que fue el mecenas de Sorolla en América. Él le pagó los dos viajes de seis meses que el artista realizó con su familia a Nueva York. Su exposición de 1909 ni tuvo ni ha tenido igual, el pintor vendió cientos de obras y miles de catálogos… hasta el presidente de los EEUU quiso ser retratado por él.

Pero demos marcha atrás en la moviola hasta situarnos en su levante natal, donde se gestó el genio de Joaquín Sorolla. Los primeros años del artista quedan muy lejos de su posterior éxito, porque este pintor español, que tras Velázquez y Goya es la paleta española más cotizada fuera de nuestras fronteras, nació en Valencia el 27 de febrero de 1863 (¿conjunción de astros que dirían algunos lunáticos?). Sus padres, Joaquín y Concepción, del gremio del comercio de tejidos, murieron, quizá víctimas del cólera, en un margen de tres días, cuando el pequeño contaba dos años y medio. La tía materna Isabel y su marido José adoptaron a Joaquinito y a su hermana Isabel, de un año. Con 14 años Joaquín ayudaba a su tío en la modesta cerrajería familiar, pero su destreza para la pintura ya era reconocida y asistía por la noche a clases de pintura. Con dieciséis años entró en la Escuela de Bellas Artes de San Carlos de Valencia: las clases se iniciaban a las ocho, sin embargo su compañero, el también pintor Cecilio Plá, nos dice que Sorolla ya venía de sacar apuntes del natural por la ciudad. Ese mismo año, por su aplicación, la Escuela de Artesanos le otorgó un accésit y le obsequió con una caja de pinturas. Su padre adoptivo, consciente de la valía del chico, decidió pagarle clases especiales e intentó que Joaquín no perdiese más tiempo en las labores de cerrajero, pero el chico no lo permitió. A la par recibía la medalla de bronce de la Exposición Regional de Valencia por “El patio del instituto”. Su profesión de pintor ya estaba decidida.

Sorolla pasó cuarenta años pintando casi frenéticamente. Trabajador incansable realizó a la velocidad de la luz cerca de 2.200 cuadros, 9.000 dibujos, apuntes, bocetos, obras todas ellas en las que consiguió como nadie reflejar con una modernidad potente ese derecho que el instante tiene a la eternidad.

Sorolla: un niño adoptado

Elena Simón | 1559 comentarios valoración: 2  4458 votos

>SÍGUENOS EN

>Entrevistas

El otro es un bien, también en política

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja