Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
24 MARZO 2017
Búsqueda en los contenidos de la web

>ROMA

Fueron los optimistas y no los pesimistas los que tuvieron razón

Eugenio Nasarre

La famosa foto de aquel 25 de marzo de 1957 en la Sala de los Horacios y Curiacios del Campidoglio romano no nos debe provocar nostalgia, aunque sí sea justo ser recordada. En ella aparecen sentados los jefes de estado y de gobierno de los seis Estados fundadores de ese “salto a lo desconocido”, como con humildad calificó Robert Schuman la gran aventura de la construcción de la integración europea. Fue el ya viejo canciller Adenauer quien, antes de proceder a la firma de los Tratados de Roma, tomó en primer lugar la palabra y con gran satisfacción dijo: “Hace poco tiempo existían muchos detractores que pensaban que el acuerdo que hoy consagramos oficialmente era irrealizable… Pero fueron los optimistas y no los pesimistas quienes tuvieron razón. Los árboles no deben impedir que veamos el bosque. Los detalles no deben cegarnos en entrever toda la grandeza del progreso alcanzado”.

Llegar a ese momento no fue, en efecto, un camino de rosas. El primer impulso logrado en el Congreso de La Haya de 1948, cuando todavía no se habían apagado los rescoldos de la terrible guerra fratricida europea y ya había comenzado a erigirse el “telón de acero”, tropezó con aquella dramática sesión de la Asamblea Nacional Francesa del 30 de agosto de 1954, en la que Francia haría fracasar la “Europa de la Defensa”. Pocos días antes había fallecido De Gasperi, cuyas últimas preocupaciones terrenales eran los negros nubarrones que amenazaban el proyecto europeo y pedía a los suyos que perseveraran en la idea de una Europa unida.

Parecía que el proyecto había naufragado. Jean Monnet, el artífice de la CECA, primer embrión de una Europa federal, dimitió en su puesto de Alta Autoridad dos meses después. El desconcierto dominaba los ánimos en las opiniones públicas de la “pequeña Europa”. Y se libró el combate entre “pesimistas y optimistas”, que evocó Adenauer en la ceremonia del Campidoglio.

Pero casi un año después se reunían en Messina (junio de 1955) los ministros de Asuntos Exteriores de los seis países fundadores de la Unión Europea. Aquella reunión no tenía otro objeto que contestar a la pregunta: ¿qué hacer? Las conversaciones no fueron fáciles. ¿Una integración europea con un horizonte federal y con cesiones parciales de soberanía era irrealizable? ¿Había que volver a la Europa de Westfalia, la que consagraba la soberanía absoluta de los Estados como un dato irremediable de la realidad europea? La percepción de que la parálisis sería nefasta para las democracias europeas en período de reconstrucción llevó a aquellos dirigentes europeos a trazar un nuevo camino para avanzar hacia “una unión cada vez más estrecha de los pueblos de Europa”: el camino del Mercado Común. Pero hay que advertir que aquel camino no constituía la meta final. En las mentes más lúcidas de los “padres fundadores” el mercado común era una herramienta, sin duda fecunda, para acercar entre sí a los ciudadanos y a los pueblos europeos y poner los cimientos de las “solidaridades de hecho”, a las que había hecho referencia Schuman en su famosa Declaración.

Así, en tiempo veloz, se elaboraron los complejos Tratados que fueron suscritos en el Campidoglio hace ahora sesenta años. Es lo que ahora Europa conmemora con la vista puesta hacia su futuro.

>ROMA

Fueron los optimistas y no los pesimistas los que tuvieron razón

Eugenio Nasarre | 0 comentarios valoración: 0  0 votos

 

El empeño del Isis por convertirnos en un 'gran Israel'

Gianluigi Da Rold

El atentado de Londres nos deja sin aliento y sume a Europa entera, a todo Occidente, en el drama y ansiedad que genera la más oscura incertidumbre. Los servicios ingleses y de Scotland Yard, probablemente los mejores del mundo, fueron rápidos a la hora de calificar el atentado terrorista y luego, como de costumbre, parcos en los detalles de la investigación.

Según los expertos en seguridad, el método utilizado por los ingleses es propio de quien tiene una pista concreta que seguir y lo hace con una discreción indispensable. El ataque terrorista se ha producido en Westminster, que es el corazón de la capital británica, el lugar que representa históricamente el centro, donde nació la democracia parlamentaria y representativa. Un simbolismo que supone una hipótesis que aún hay que verificar.

Todo se está sucediendo en un clima de alarma terrorista mundial, que se repite después de los atentados de Francia, con una cadencia continuada y obsesiva, y que coincide con una serie de aniversarios: los 60 años de Europa, los atentados de Bruselas hace un año, las próximas manifestaciones que ponen en discusión las decisiones políticas que se toman en Europa y en Occidente en general.

No cabe duda de que la raíz ideológico-político-religiosa que anima estos atentados nos reconduce al Isis, al estado islámico y sus “profetas” asesinos. Pero encontrar en estos atentados una estrategia y una racionalidad bélicas, aun en la asimetría propia del terrorismo, resulta difícil y complicado.

Las noticias hablan de un hombre que lanzó su coche, un todo terreno, por el puente de Westminster contra la multitud, embistiendo a la gente. Luego se apeó armado con un cuchillo, apuñaló a un policía y fue abatido por otros agentes, como si hubiera ido buscando el “sacrificio” para ganarse el paraíso y honrar el “verbo” del califa. Sigue el patrón del atentado suicida tristemente habitual en estos últimos años.

Se puede pensar que la guerra siria e iraquí, con el estado islámico en dificultades para actuar sobre el terreno, esté buscando respuestas desesperadas e incite por ello a sus simpatizantes a cometer atentados en Occidente. Se puede pensar en respuestas de venganza por la posible caída de Mosul y los problemas en Raqqa, la “capital” del califato.

Pero según los expertos occidentales en materia de seguridad, todos estos razonamientos, estos símbolos son fruto de la racionalización occidental, es decir, de nuestra racionalización. Lo demás es solo el fruto de una estrategia terrorista que ha llegado a un segundo nivel y solo quiere crear precariedad e incertidumbre. Pero la base de este terrorismo se basa sobre todo en una espontaneidad que nos deja atónitos.

Parece ser que los nuevos terroristas ni siquiera frecuentan las mezquitas, que los nuevos adeptos se han radicalizado tras conocer los ambientes del fundamentalismo islámico. Muchos son jóvenes inmigrantes de segunda generación que viven sumidos en una situación de malestar y que encuentran una razón para vivir y para morir en el sacrificio supremo del atentado, que se convierte casi inevitablemente en una forma de suicidio. La historia de Abu Muhammad Al Adnani es emblemática en este sentido.

El empeño del Isis por convertirnos en un 'gran Israel'

Gianluigi Da Rold | 0 comentarios valoración: 0  0 votos

O todos moros, o todos cristianos

Ángel Satué

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha asentado ya una línea jurisprudencial fallando a favor de excluir del ámbito laboral (público o privado) de los europeos cualquier signo visible de sus convicciones políticas, religiosas o filosóficas. Por tanto, admite el destierro, durante unas 40 horas semanales, del hecho religioso. Es de agradecer que no se haya pronunciado sobre manifestar en el lugar de trabajo preferencias deportivas a la hora del café.

Se separa por tanto con esta línea de interpretación de la tradición liberal y humanista europea, y asume el principio de laicidad negativa, esto es, una neutralidad y equidistancia extremas, que son deshumanizadoras, puesto que tratan de “proteger” al hombre de lo que le es más propio. El ser humano es un ser biológico, social por naturaleza, capaz de pensar racionalmente en la trascendencia y de pensarse a sí mismo en la Historia, el presente y el futuro.

La sentencia es la historia de alrededor de un 3% de mujeres europeas, de confesión musulmana. La Sra. Achbita fue despedida de su trabajo de recepcionista en Bélgica cuando optó por ponerse velo. La Sra. Bougnaoui pasó de llevar “un simple pañuelo bandana” a un “pañuelo islámico” en su lugar de trabajo para clamor de empresa y clientes.

El fallo del Tribunal no deja lugar a dudas. Para el más alto tribunal europeo, “el deseo de un empresario de ofrecer una imagen neutral ante sus clientes del sector público o privado tiene un carácter legítimo… ya que dicho deseo está vinculado con la libertad de empresa”. Además, prosigue, en el caso de la Sra. Achbita, la prohibición es apta para garantizar la correcta aplicación de un régimen de neutralidad general e indiferenciado, siempre que dicho régimen se persiga realmente de forma congruente y sistemática, es decir, no discrimine o prefiera a unas personas o grupos frente a otros. O todos moros, o todos cristianos, o todos neutrales.

Ciertamente la Directiva comunitaria cuya legalidad se dilucidaba establece que habrá discriminación directa cuando una persona sea tratada de manera menos favorable que otra en análoga situación; habrá discriminación indirecta cuando una norma o práctica aparentemente neutra, sin embargo, pueda ocasionar una desventaja particular –discrimine– a personas por razón de religión, orientación sexual, ideas, etc… salvo (y es un “salvo” fundamental para comprender la cuestión) que sea justificable objetivamente por la finalidad legítima que se persiga y la proporcionalidad y naturaleza de los medios que se utilicen para la consecución de tal finalidad.

Si el despido de la Sra. Achbita dimana del incumplimiento de una norma interna, concluye la sentencia, no habrá discriminación directa por motivos de religión (siempre que la norma se aplique a todos por igual), y además tampoco habrá discriminación indirecta cuando pueda justificarse objetivamente que la empresa persigue implantar un régimen de neutralidad política, filosófica y religiosa.

O todos moros, o todos cristianos

Ángel Satué | 0 comentarios valoración: 3  12 votos

Musulmanes en Minsk, una historia de integración

Andrei Strocev

Hoy Europa tiene miedo a la fe islámica de los inmigrantes porque la considera una especie de caballo de Troya, capaz de introducir un factor destructivo de las otras culturas. Muchos mantienen como innato el vínculo entre islam y violencia y a partir de este punto de vista se han ofrecido muchas respuestas distintas.

Un ejemplo es el antropólogo francés René Girard, conocido por sus trabajos bore el sacrificio y lo sagrado, que consideraba que el islam constituía un retorno al pensamiento mítico, del que la tradición bíblica se había liberado después de muchos siglos. Por pensamiento mítico entendía la fe en la eficacia del sacrificio, en su necesidad. En el pensamiento de Girard, los profetas judíos critican los sacrificios cruentos, el cristianismo los abole totalmente, pero el islam vuelve atrás, de ahí su actitud contradictoria con respecto a la violencia. Un discípulo de Girard, el teólogo católico americano William Cavanaugh, planteó la hipótesis de que el problema no era en absoluto el islam sino el hecho de que la ideología de la época moderna había creado el mito de una violencia particular de tipo religioso. Según el mito, este tipo de violencia es incomparablemente más peligrosa que cualquier otra, porque es irracional y no se contenta con ningún resultado. Mientras que la violencia racional por parte del estado secular nos salva de esta fuerza descontrolada. Además, si durante siglos el papel de “chivo expiatorio” lo tuvo el cristianismo, en el siglo XXI este papel lo asumió sin duda el islam.

La tierra bielorrusa, que ha conocido grandes tensiones entre pueblos y culturas distintas, siendo por antonomasia una tierra “de paso”, también ha acogido en su seno a una comunidad islámica. Este hecho se ha insertado de manera estable en el panorama nacional y por eso no ha llamado la atención que el pasado 11 de noviembre se inaugurara en Minsk, en el centro de la ciudad, una gran mezquita con capacidad para más de mil personas. El presidente turco Erdogan estuvo allí porque han sido precisamente los fieles turcos los que han financiado la construcción. Durante el encuentro, Lukašenko recibió de manos de sus invitados el Corán, lo besó y luego, durante la oración, se puso de rodillas junto a los demás.

En internet este gesto ha suscitado muchos debates. Hay quien se ha quedado perplejo y quien bromea comentando que el presidente, que una vez se definió como “ateo ortodoxo” ahora se ha convertido en “ateo musulmán”. En cualquier caso, casi nadie ha cuestionado el hecho de que se haya construido una mezquita en Minsk. En otras ciudades europeas este tema no deja de suscitar reacciones. Por ejemplo, en Milán el proyecto de construir una gran mezquita ha generado infinidad de críticas y se ha pedido la aprobación de leyes restrictivas, pero en Minsk no se ha generado protesta alguna. De hecho, los habitantes saben muy bien que no se trata de un edificio completamente nuevo sino simplemente de la réplica más grande de la vieja mezquita construida en piedra en aquella zona de la ciudad en 1902 y demolida en 1972. Y sabe que aún antes en el mismo lugar se erigía una mezquita de madera desde finales del siglo XVI.

Musulmanes en Minsk, una historia de integración

Andrei Strocev | 0 comentarios valoración: 3  13 votos
>Entrevista a Mikel Buesa

'La sentencia a Artur Mas es vergonzosa'

Juan Carlos Hernández

Mikel Buesa analiza la actualidad política de las últimas semanas marcada por la crisis del pacto PP y C´s y por la inhabilitación a Artur Mas como cargo público.

Ante las circunstancias de las últimas semanas, ¿cómo ve la salud del pacto entre el PP y C´s? ¿Será una crisis temporal?

Mi impresión es que de ese pacto no queda prácticamente nada, que el PP ha ninguneado a Ciudadanos porque, para formar mayorías, necesita al PSOE, y que Ciudadanos está apostando por un adelanto electoral en la idea de que puede salir beneficiado. Esta idea se basa en algunos sondeos, como el último publicado por El País, cuya fiabilidad es muy discutible.

¿Debía C´s haber entrado en el gobierno con algún ministerio?

Ciudadanos cometió el error de no pedir su entrada en el Gobierno para, desde el Consejo de Ministros, controlar mejor al PP y llevarle a la senda reformista. Les dio miedo porque carecen de experiencia. Pero su actitud les ha conducido a la irrelevancia y a mantener una política errática en la que es muy difícil identificar cuál es su proyecto.

Tradicionalmente los partidos constitucionalistas han tenido que llegar a pactos con partidos nacionalistas. ¿No sería más inteligente por parte del PP “mimar” a C´s, lo cual le permite poder llegar a acuerdos con un partido constitucionalista?

No lo creo de esa manera. Los partidos de gobierno que son minoritarios lo que tienen que hacer es buscar la forma de lograr mayorías coyunturales para sacar adelante sus proyectos. Ciudadanos es, para eso, insuficiente además de poco claro. Por eso la opción de buscar al PSOE resulta más razonable para el PP una vez que ha obtenido la investidura.

¿Dónde cree que debería estar el límite para renunciar a un cargo público? ¿Imputado, apertura de juicio oral…? ¿Sería aconsejable que todos los partidos llegaran a un acuerdo y usaran el mismo criterio?

Desde mi punto de vista lo relevante no es cuándo dimite un cargo político, sino más bien cuál es la actitud de su partido para excluirle o arroparle. Además, tenemos un grave problema de lentitud en la justicia que no favorece en nada que este tipo de asuntos se resuelvan razonablemente. Con procesos que duran inexplicablemente seis, ocho o diez años, la lucha contra la corrupción nunca tendrá éxito por mucho que algún partido se empeñe en unos ceses inmediatos que, además, no respetan la presunción de inocencia.

Disminución del número de aforados, ¿sí o no? ¿Cuál debe ser el límite razonable?

Yo condicionaría este tema a un cambio en la legitimación de los partidos o asociaciones vinculadas a ellos para actuar como acusadores populares. Mientras acusar salga gratis cuando hay falsedad, mejor será mantener los aforamientos.

¿Qué le ha parecido la sentencia del Tribunal Constitucional que inhabilita a Artur Mas a ejercer u optar a cargo público? ¿Tendrá un efecto positivo a la hora de frenar el desafío secesionista?

>Entrevista a Mikel Buesa

'La sentencia a Artur Mas es vergonzosa'

Juan Carlos Hernández | 0 comentarios valoración: 3  18 votos

Ayudemos a los migrantes en su casa, ¿pero cómo?

Giorgio Paolucci

Desde hace doce años la Fundación de la Subsidiariedad publica la revista Atlántida, donde aborda temas de actualidad con una mirada abierta a las dimensiones del mundo entero. Les mueve una pasión y una curiosidad por la realidad y por todos los aspectos de lo humano, con el deseo de dar voz a la multiplicidad de culturas. Por eso el eslogan de la revista es “un mundo que hace hablar a otros mundos”.

En los últimos tiempos, han acentuado esta apertura de miras con una serie de números especiales dedicados a temas como la libertad religiosa —un bien universal amenazado en muchas partes del mundo—, las migraciones —turbador testimonio del cambio de época que estamos atravesando—, y la cooperación al desarrollo, un tema íntimamente conectado con el de las migraciones, aunque no se puede abordar desde una perspectiva que se agote en sí misma. Profesores universitarios, analistas, representantes de instituciones, responsables de ONG, voluntarios implicados sobre el terreno orecen análisis de fondo de carácter internacional y narran experiencias vivas en África, Oriente Medio y América Latina.

“Ayudémosles en casa” es un eslogan ampliamente repetido en muchas partes a propósito de este problema. Un eslogan que se puede usar como pretexto para no tener que afrontar la dramática actualidad de los flujos migratorios o evadir el deber de una acogida generosa y responsable a la vez, o bien como una indicación de método que invita a tener una mirada abierta, un enfoque amplio a la hora de afrontar los desplazamientos de millones de personas que salen de sus países de origen e intervenir con más eficacia en los desequilibrios entre el norte y el sur del planeta.

El debate sobre la eficacia de las ayudas, que no solo va ligada a su dimensión cuantitativa, se remonta a siglos atrás y vuelve a tomar actualidad comprensiblemente en tiempos de crisis económica. Hay tres críticas de fondo. La primera va unida al hecho de que a menudo las intervenciones sirven para resolver problemas específicos pero no hacen crecer al país receptor: es la llamada paradoja micro/macro. La segunda denuncia el riesgo de crear una dependencia endémica: cuando terminan las ayudas del proyecto, todo se queda parado. La tercera crítica apunta que la diseminación de las ayudas no contribuye a la formación de un sistema institucional local más eficiente en los países destinatarios, sobre todo a causa de la corrupción y el mal funcionamiento de sus gobiernos y administraciones públicas.

¿Qué hacer para que las ayudas resulten realmente eficaces? No existen recetas sencillas para problemas complejos, pero las soluciones propuestas —para ser eficaces— deben ir hasta el fondo de los problemas. Por ello, muchos expertos subrayan lo imprescindible que es adoptar un “enfoque participativo”, que favorezca el protagonismo de las poblaciones locales como principal motor del desarrollo, y que incentive el diálogo entre todos los actores en juego: instituciones internacionales, donantes, ONG.

Un desarrollo auténtico se realiza dentro de un proceso relacional, la persona descubre su propia identidad y sus potencialidades, propias y de la comunidad a la que pertenece, mediante el encuentro con otras personas: al sentirse afirmada, querida y amada, toma conciencia de su propio valor, se redescubre a sí misma y recupera su capacidad para implicarse en iniciativas nuevas.

Ayudemos a los migrantes en su casa, ¿pero cómo?

Giorgio Paolucci | 0 comentarios valoración: 3  15 votos

Una difícil solución

Teo Uriarte

La actual crisis que padece desde hace años el PSOE es de muy difícil solución y menos en este clima de crispación y de cambio de papeles que determinados líderes ejercen en estos momentos. La solución, que debiera sostenerse sobre el debate y aprobación de un proyecto político, por limitado que este fuera, ha sido saboteada por el debate entre personas y la llamada a la crispación. Solamente la vuelta como candidato del secretario general defenestrado por el Comité Federal, da forma de un enfrentamiento muy profundo y de ruptura en su seno. En el pasado, los perdedores hacían mutis por el foro, y a alguno con suerte se le permitía volver a algún puesto de importancia.

Que durante años el PSOE se haya mantenido cohesionado sólo en la exagerada condena de la derecha, predice no sólo un debate político pobre, más bien inexistente, y que éste se ciña, una vez más, a una llamada por parte de todos los candidatos a la secretaría general a los elementos sentimentales que pueden producir adhesión. Personajes en litigio y contenido emotivo de los mensajes harán subir el nivel de tensión. Así, el tema central, y no es broma, será quién odia más al PP, como a los romanos en La Vida de Brian. Lo que debieran saber los futuros gestores del PSOE es que la bandera de la emotividad en la izquierda la tiene Podemos, y el odio que éste esgrime es muy difícil superarlo.

Los personajes en la escena del congreso del PSOE se mueven a la manera de un Vaudeville. Los actores cambian de habitación y de compañía con una rapidez inusitada, a la vez que parecen ejecutar otro papel. Zapatero, responsable de la apertura a la demagogia desde la izquierda, la búsqueda de una identidad fóbica con la derecha mediante la memoria histórica, padre del nihilismo buenista, presta su apoyo a la candidata oficial, sucesora de una gestora cuyo presidente, Javier Fernández, que se tiene que marchar, ha sido el socialista que mejor discurso socialdemócrata ha realizado en los últimos años. Y Eduardo Madina, el otrora delfín del zapaterismo, rechazado como secretario general en el anterior congreso, pasa al centro de la escena convirtiéndose en el encargado de llevar la ponencia oficial. Y Pedro Sánchez, el candidato que los notables sacaron de la segunda fila para oponerlo en su día a Eduardo Madina, para que diera estabilidad al partido, se convierte en el candidato izquierdista dispuesto a llevar hasta el fin el sinsentido político del no es no y la demagogia más destructiva. Y se podría seguir con más personajes que alternan los papeles, pero estos son por su significancia representativos del follón. No hay debate de proyecto, es sólo quién manda sobre lo que quede del PSOE.

Una difícil solución

Teo Uriarte | 0 comentarios valoración: 3  28 votos

Un viento del Este

José Luis Restán

Me viene la tentación de decir que eran de otra pasta. Pero seguramente no es así, estaban hechos de la misma carne y de la misma sangre que nosotros, y profesaron la misma fe de los apóstoles. Sucedió que una circunstancia dramática, una situación límite, puso a prueba los quilates de su fe y permitió que todos contempláramos el espectáculo de su paradójica victoria. Poco a poco van saliendo de escena, apenas si queda ya alguno entre nosotros. Pero su vida ha fecundado la tierra de la Iglesia y muchos nos sentimos hoy en deuda.

El pasado sábado ha fallecido el cardenal Miloslav Vlk, arzobispo emérito de Praga, tras una dura enfermedad que atravesó como todas las demás circunstancias de su agitada vida, como una ocasión para mostrar que todo es diferente cuando has sido alcanzado por el amor de Jesús. Una sociedad aparentemente dura e impermeable frente al testimonio de la fe, como puede parecer a veces la sociedad checa, se ha conmovido acompañando los últimos meses de uno de sus mejores hijos, un hombre que resume en su biografía toda la pasión y las esperanzas de este pueblo.

El año 2005 pude saludarle en un hotel de Praga, donde fue anfitrión de la asamblea de la Conferencia Europea de Radios Cristianas. Pero en realidad yo le conocía tiempo atrás, desde la época en que, junto a otros amigos, rastreaba todas las noticias que llegaban del otro lado del Telón de Acero, encontrando en las historias de aquellos cristianos alimento y acicate para nuestra propia aventura. Eran los años ochenta, los primeros de un Papa llegado del Este que nos reveló la potencia y riqueza de aquellos testimonios para nosotros escondidos. Y entre todos los países comunistas, Checoslovaquia se llevaba la palma a la hora de reprimir cualquier presencia significativa de los cristianos en la plaza, especialmente tras la corta primavera de 1968, cuando pareció que todo podía cambiar.

Aclaremos que la región de Bohemia, en la que nació Miloslav, incuba un resentimiento histórico hacia la Iglesia Católica debido a la forma en que fue combatida la herejía de Jan Hus. No obstante, la primavera de Praga permitió descubrir a gran parte de la población que la Iglesia era un baluarte en la lucha por la libertad. En 1971 la policía ya había fichado al cura Vlk y había calibrado su potencial peligrosidad. Primero le enviaron a una parroquia perdida en las montañas bohemias, hasta retirarle después, en 1978, el permiso para ejercer el sacerdocio. Por ese motivo “el ciudadano Miloslav Vlk” hubo de trasladarse a Praga, donde trabajaba como limpiacristales mientras por la noche ejercía su ministerio clandestinamente, reuniéndose con pequeños grupos de laicos en sus propias casas.

Un viento del Este

José Luis Restán | 0 comentarios valoración: 3  35 votos
>Editorial

El errante error holandés

Fernando de Haro

Respiramos aliviados, con razón, por el resultado de las elecciones de la pasada semana. Pero nos cuesta trabajo reconocer que la derrota de la xenofobia es muy relativa. La agenda de Wilders se ha convertido en un fenómeno transversal en una Holanda próspera. En la nación de los tulipanes hay casi pleno empleo y los musulmanes suman un tercio de lo que los holandeses se imaginan. Los problemas de integración no vienen de fuera. Lo que ocurre en Holanda es el síntoma de una Europa que no sabe reconocer la realidad, perseguida por sus propios fantasmas. Desorientada se empeña en construir una ciudadanía si identidad. Prueba de ello es el pronunciamiento, también esta semana, del Tribunal Europeo de Justicia que ha confirmado la prohibición de usar el velo en el trabajo.

Las encuestas se equivocaron esta vez para bien. La primera de las tres citas electorales del año en Europa (después vendrán Francia y Alemania) no suma puntos a la xenofobia y al antieuropeísmo. Wilders no ha ganado las elecciones, pero ha vencido al determinar la agenda política holandesa. Con solo un 14 por ciento de los votos, el Partido por la Libertad ha impuesto un discurso duro contra la inmigración y una práctica de europeísmo tibio o problemático. Influencia que afecta a casi todas las formaciones y de la que solo se libran los verdes.

Ha cundido la desafortunada especie de que para frenar a Wilders había que ser como Wilders, pero más moderado. Seamos menos buenistas, más firmes con la inmigración porque algo de razón llevan los xenófobos –se argumenta–. Holanda, junto con el Reino Unido, ha sido el socio más problemático de la Unión Europea. El que nunca quería aprobar los rescates de Grecia (nos hubiéramos ahorrado muchos problemas con una condonación de la deuda a tiempo), el que ha dicho no a la asociación con Ucrania.

No hay ni ha habido una crisis en Holanda que justifique su rebelión contra Bruselas y contra sus propias instituciones. La tasa de paro está en torno al 5 por ciento: pleno empleo. Casi la mitad de los trabajadores tienen jornada a tiempo parcial por decisión propia. La renta per cápita es de 39.000 euros anuales. El gran superávit comercial es otro indicador de su prosperidad. Los holandeses gozan de servicios públicos de calidad, con un gran nivel de subsidiariedad, de buena educación. Es el enfado, la rebeldía de los satisfechos. De donde se deduce que la satisfacción cívica no puede ser solo económica.

La apreciación de los holandeses respecto a la inmigración y la comunidad musulmana no se ajusta a la realidad. Ni por asomo están sufriendo una invasión. Hace unos días la consultora Ipsos Mori ha hecho público el resultado de una encuesta en la que preguntaba cuántos musulmanes cree el público que hay en los diferentes países europeos. Después comparaba los resultados del sondeo con la realidad. Los holandeses creen que en su país la población musulmana representa el 19 por ciento, cuando en realidad asciende a un 6 por ciento del total. Porcentaje, sin duda, significativo pero que se compadece poco con el fantasma de una invasión.

>Editorial

El errante error holandés

Fernando de Haro | 0 comentarios valoración: 3  33 votos

Horizonte Mujica

Alver Metalli

No está dicho que no vuelva a intentarlo en 2020, cuando Tabaré Vázquez termine el mandato que heredó de sus manos en 2015. Hay tiempo, y mientras tanto “el presidente más pobre del mundo”, como lo llamó por primera vez un diario estadounidense experto en construir y derribar iconos, el presidente que dona una buena parte de su sueldo para beneficencia y que circula en un Volkswagen de museo, no rechaza las invitaciones que le llegan de todo el mundo. Para hablar de sí mismo, de su país, Uruguay, de cómo ve la vida desde sus ochenta y un años, de la América Latina “por construir”.

“Los latinoamericanos hemos logrado nuestros estados pero todavía tenemos que construir la nación”, afirma en tono tranquilo. “Una nación es algo que va más allá de nuestras fronteras políticas, que nos necesita a todos, porque en un mundo que se está achicando y apretando cada vez más, para existir tenemos que unirnos, tenemos que acentuar nuestra interdependencia para conservar nuestra independencia”. Más dependencia para una mayor independencia: el juego de palabras requiere algunas aclaraciones, que Mujica saca de una mochila de conocimientos históricos mucho más amplia de lo que parece. “Insisto mucho en los fundamentos sobre los que nos apoyamos, las dos raíces de nuestro ADN: la lengua y la tradición de la Iglesia católica. Con la primera pensamos, soñamos, proyectamos, escribimos poesías y hacemos matemática; con la segunda introducimos en este circuito los significados propios de la herencia religiosa que hemos recibido”.

¿Qué significa construir la nación?

No quiere decir borrar la frontera o la bandera. Eso es secundario. Es construir un alero que nos proteja, donde todos tengan reparo y sombra. Europa lleva muchos años tratando de alcanzar una integración. En su historia hubo guerras, enfrentamientos, divisiones, y llegó un momento en que un puñado de gobernantes tuvieron la sabiduría y la audacia de decir: dejemos de matarnos y construyamos una casa común.

Este tema de la integración de América Latina era muy importante para Alberto Methol Ferré, un compatriota suyo muy apreciado por el Papa Francisco, como usted pudo comprobar en su viaje a Roma, cuando le regaló el libro “La América Latina del siglo XXI”.

Claro, por eso Methol Ferré era mi amigo. Yo pienso en clave metholiana, y el Papa también. Methol era un personaje heterodoxo con una libertad de pensamiento fenomenal, un tipo de una tremenda audacia intelectual, cosa difícil de encontrar en el clima de dogmatismo intelectual contemporáneo.

Methol Ferré consideraba que la integración era una necesidad histórica de América Latina para no caer en lo que él llamaba “el coro de la historia” y poder tener protagonismo en un mundo de estados continentales…

Horizonte Mujica

Alver Metalli | 0 comentarios valoración: 3  26 votos
12  | 3  Siguiente >

>Columna izquierda

>Editorial

vista rápida >
>Editorial

El errante error holandés

Fernando de Haro

Respiramos aliviados, con razón, por el resultado de las elecciones de la pasada semana. Pero nos cuesta trabajo reconocer que la derrota de la xenofobia es muy relativa. La agenda de Wilders se ha convertido en un fenómeno transversal en una Holanda próspera. En la nación de los tulipanes hay casi pleno empleo y los musulmanes suman un tercio de lo que los holandeses se imaginan. Los problemas de integración no vienen de fuera. Lo que ocurre en Holanda es el síntoma de una Europa que no sabe reconocer la realidad, perseguida por sus propios fantasmas. Desorientada se empeña en construir una ciudadanía si identidad. Prueba de ello es el pronunciamiento, también esta semana, del Tribunal Europeo de Justicia que ha confirmado la prohibición de usar el velo en el trabajo.

Las encuestas se equivocaron esta vez para bien. La primera de las tres citas electorales del año en Europa (después vendrán Francia y Alemania) no suma puntos a la xenofobia y al antieuropeísmo. Wilders no ha ganado las elecciones, pero ha vencido al determinar la agenda política holandesa. Con solo un 14 por ciento de los votos, el Partido por la Libertad ha impuesto un discurso duro contra la inmigración y una práctica de europeísmo tibio o problemático. Influencia que afecta a casi todas las formaciones y de la que solo se libran los verdes.

Ha cundido la desafortunada especie de que para frenar a Wilders había que ser como Wilders, pero más moderado. Seamos menos buenistas, más firmes con la inmigración porque algo de razón llevan los xenófobos –se argumenta–. Holanda, junto con el Reino Unido, ha sido el socio más problemático de la Unión Europea. El que nunca quería aprobar los rescates de Grecia (nos hubiéramos ahorrado muchos problemas con una condonación de la deuda a tiempo), el que ha dicho no a la asociación con Ucrania.

No hay ni ha habido una crisis en Holanda que justifique su rebelión contra Bruselas y contra sus propias instituciones. La tasa de paro está en torno al 5 por ciento: pleno empleo. Casi la mitad de los trabajadores tienen jornada a tiempo parcial por decisión propia. La renta per cápita es de 39.000 euros anuales. El gran superávit comercial es otro indicador de su prosperidad. Los holandeses gozan de servicios públicos de calidad, con un gran nivel de subsidiariedad, de buena educación. Es el enfado, la rebeldía de los satisfechos. De donde se deduce que la satisfacción cívica no puede ser solo económica.

La apreciación de los holandeses respecto a la inmigración y la comunidad musulmana no se ajusta a la realidad. Ni por asomo están sufriendo una invasión. Hace unos días la consultora Ipsos Mori ha hecho público el resultado de una encuesta en la que preguntaba cuántos musulmanes cree el público que hay en los diferentes países europeos. Después comparaba los resultados del sondeo con la realidad. Los holandeses creen que en su país la población musulmana representa el 19 por ciento, cuando en realidad asciende a un 6 por ciento del total. Porcentaje, sin duda, significativo pero que se compadece poco con el fantasma de una invasión.

El errante error holandés

Fernando de Haro | 0 comentarios valoración: 3  33 votos
vista rápida >
>Editorial

Cataluña y la sacra decisión

Fernando de Haro

En Vic. El camarero sirve el café. Y con una sonrisa cordial te explica sin que hayas preguntado nada: “Es que queremos que nos dejen decidir si queremos ser independientes, que nos dejen votar”. La conversación se prolonga. El camarero quiere explicarse. Vic es el centro, la yema de huevo del separatismo catalán. El pueblo se construyó en torno a uno de los obispados más antiguos de Europa. Ahora lo sacro, más que en la catedral, está en la calle, en la plaza central: de muchos balcones cuelga la estelada, la bandera de la independencia. Junto a la enseña se han escrito palabras sagradas: la independencia es libertad, la independencia es felicidad, la independencia es…

El camarero de Vic va a votar sin tardar. Va a votar para decidir, pero no si Cataluña es independiente, va a votar para elegir a los representantes del parlamento autonómico. Por cuarta vez en los últimos siete años los catalanes serán convocados a unas elecciones anticipadas. En eso es lo que va a acabar, de momento, el proceso de desconexión que se puso en marcha en octubre de 2015 para crear “la república” de Cataluña. Salvo sorpresa de última hora, la convocatoria de un referéndum con la que el Gobierno catalán desafiará de nuevo al Tribunal Constitucional quedará anulada. Esta vez no habrá urnas, como sí las hubo en el simulacro de 2014. El Gobierno de Rajoy tiene el propósito de ser inflexible pero proporcionado. Tiene la intención de no utilizar las herramientas extremas que le atribuye la Constitución.

Y también, salvo sorpresa de última hora, el independentismo aceptará tranquila y pacíficamente la suspensión del referéndum convocado. No deja de ser una forma de desbloquear la situación de parálisis en la que se encuentra el Gobierno de Junts pel Si, forzado a pactar con los antisistema de la CUP, con los que es imposible dar un paso. En el momento de la suspensión del referéndum quizás haya algunas manifestaciones en las calles y protestas. Si hubiera violencia estaríamos hablando de otra cosa. Pero no es probable.

En el momento en el que se convoquen nuevas elecciones se habrá llegado a un nuevo punto de partida. Todas las encuestas reflejan que hay dos Cataluñas (la española y la partidaria de la independencia) prácticamente del mismo tamaño. En los últimos meses los contrarios están por encima de los partidarios de la independencia, pero solo con un punto de ventaja. Una inmensa mayoría de los catalanes están a favor de la celebración de un referéndum –como el camarero de Vic– pero solo entre un 35 y un 37 apoya que ese referéndum no sea pactado con Madrid. El referéndum que los catalanes quieren no es posible porque la Constitución española lo prohíbe.

Cataluña y la sacra decisión

Fernando de Haro | 0 comentarios valoración: 2  57 votos
vista rápida >
>Editorial

Nos falta estima

Fernando de Haro

Hipótesis arriesgada. Pero en estos momentos de perplejidad, perdido ya mucho, quizás convenga asumir riesgos más allá de lo acostumbrado. Los informes hechos públicos en las dos últimas semanas en Bruselas detallan el laberinto en el que estamos. El Informe España 2017 y el Libro Blanco sobre el futuro de la Unión describen la impotencia de un crecimiento que no garantiza el bienestar. Acaso el problema económico no solo sea resultado de políticas monetarias tomadas a destiempo, o de las dificultades para aunar intereses del sur y del norte, para incrementar la productividad, o para mejorar la educación. Quizás falta algo previo, una estima elemental por lo que nos hacer ser europeos o españoles. ¿Será que los primeros que tienen necesidad de ser acogidos somos nosotros mismos -nuestra propia experiencia-?

El Libro Blanco presentado por Juncker la semana pasada apuesta sin decirlo claramente por aquello en lo que creen los franceses y los alemanes más europeístas: una Europa a dos velocidades que aparque el federalismo para todos. Ahora que el Reino Unido se marcha, reconoce que “la Unión ha estado por debajo de las expectativas en la peor crisis financiera, económica y social de la posguerra”. El problema no es solo que se recetara austeridad cuando era necesario gasto. Ahora que se ha iniciado la recuperación, la desigualdad permanece o se acrecienta y no se ha vuelto ni al nivel de renta ni al nivel de empleo de hace 10 años. Y, por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial, los jóvenes pueden vivir peor que sus padres. Por eso dudan de la eficacia de la economía social de mercado.

El Informe España 2017 va en la misma dirección: la economía crece con fuerza y la moderación salarial contribuye a la creación de empleo. Pero Bruselas señala que el amplio uso de los contratos temporales no es bueno para la productividad y que el riesgo de pobreza para los que están contratados persiste. Los servicios públicos de empleo no funcionan bien y la ayuda a las familias es baja. La desigualdad amenaza la cohesión de la vida social.

Parece difícil deshacer el enredo: para crear empleo se desregula el mercado laboral y el trabajo de no pocos no les saca de la pobreza. La reactivación genera ingresos para corregir las desviaciones de déficit, pero no para más gasto social (la política tributaria deja mucho que desear). Las políticas expansivas son cosa del BCE. No hay ni capacidad ni voluntad reformadora para darle la vuelta a las políticas públicas. Es es el caso de la política de empleo que está paralizada por un estatalismo absolutamente ineficaz propio de los años 80 del pasado siglo (el dinero de la formación acaba siendo una subvención a sindicatos y organizaciones empresariales a los que se les exige poco a cambio).

Dice la Comisión que crece la desconfianza ante la economía social de mercado. No es de extrañar. Los europeos, en general, y los españoles en particular, quizás sin ser muy conscientes, se encuentran atrapados en unas categorías que van del viejo liberalismo al viejo estatalismo sin conflicto alguno. La crisis ha desmontado muchas cosas, pero curiosamente no parece haber descabalgado esa interpretación de la vida social y económica que va en contra de la experiencia de mucha gente, de la experiencia elemental que te impulsa a trabajar, a crear empresa, a emprender.

Nos falta estima

Fernando de Haro | 0 comentarios valoración: 3  110 votos

>CINE

La ciudad de las estrellas (La La Land)

Juan Orellana | 0 comentarios valoración: 2  369 votos
vista rápida >

Estreno de One, documental dedicado a los cristianos de la India

P.D.

One, la nueva película de Fernando de Haro que se estrena en Madrid el próximo lunes, cuenta lo que nunca te han contado sobre la India. En la mayor democracia del mundo, en el país que compite con China por el liderazgo de Asia y de buena parte del planeta, sigue vigente un rígido sistema de castas. Por eso la minoría cristiana, que se atreve a afirmar la igualdad efectiva entre los indios, es perseguida. Los parias (los sin-casta) que abandonan el hinduismo y abrazan el cristianismo, buscando una vida más digna, pierden las ayudas sociales. Los obstáculos legales que limitan las conversiones han sido respaldados por el Tribunal Supremo. Un nuevo nacionalismo hindú no duda en recurrir a la violencia para restringir la libertad y lleva a cabo prácticas que algunos califican como prácticas genocidas. Prueba de ello es lo que sucedió en el distrito de Kandhamal durante 2008. Se pretendió “limpiar” de bautizados una amplia zona.

Este documental está grabado en Nueva Delhi; en Bhubaneswhar, la gran ciudad del hinduismo; y en las selvas de Orissa, junto al Golfo de Bengala. Recoge los rostros y las historias de gente sencilla (la inmensa mayoría de los bautizados de la India son parias) que ha encontrado en el cristianismo una forma más humana de vivir. Muchos explican por qué abrazaron la nueva religión y han abandonado la antigua. Otros relatan las injusticias sufridas y los motivos que les permiten ser fieles al credo de la cruz. La película da voz también a los nacionalistas hindús que justifican las políticas de discriminación.

Estamos ante el cuarto documental de una serie dedicada a los cristianos perseguidos. El primero de ellos, "Walking next to the wall", fue rodado en Egipto y está dedicado a los coptos. El segundo, Nasarah, grabado en el Líbano, está dedicado a los sirios e iraquíes perseguidos por el Daesh. El tercero, Aleluya, a Nigeria. Los cuatro están disponibles en la plataforma Vimeo. La serie está dirigida por Fernando de Haro que trabaja con la productora N Medio. El proyecto se lleva a cabo con la ayuda del Instituto de Estudios Históricos de la Universidad CEU San Pablo y la Fundación Hernando de Larramendi.

A las 19 horas del lunes 23 de enero en el Salón de Grados de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales. Julián Romea, 23. 28003 Madrid.

Estreno de One, documental dedicado a los cristianos de la India

P.D. | 0 comentarios valoración: 2  333 votos

>Columna derecha

>CULTURA

vista rápida >

Caravaggio en Madrid

Elena Simón

Dedicado a Alicia

Caravaggio siempre es un reclamo excepcional por su revolución pictórica en busca de la realidad. En esta ocasión el Museo Thyssen presenta al gran pintor con sus apasionados seguidores del norte de Europa, 52 obras en total, con 12 del maestro. Su pintura claroscurista, con modelos de la realidad, alejada del ideal clasicista, coincidió con los intereses pictóricos de flamencos y alemanes. El viaje obligado para un artista del s. XVII a Roma, meca del Arte, provocó que en el primer tercio de esta centuria unos setecientos pintores extranjeros se instalaran allí, algunos privilegiados en los palacetes de los mecenas protectores, otros pasando hambre y frío.

Caravaggio inauguró el Barroco de manera rompedora, el mundo ideal neoplatónico se acabó. El concilio de Trento y los ejercicios espirituales de san Ignacio de Loyola pedían realidad, austeridad, ponerse en la situación real del suceso religioso a reflexionar, desechando todo idealismo. Y un hermano de Caravaggio, Juan Bautista, era sacerdote en Cremona. El barroco es movimiento con diagonales, escorzos, claroscuros, que traducen el movimiento interior de la mente de los protagonistas, cuanto más tenso mejor. Éste es su máximo interés, todos los contenidos que guarda, apoyados en las expresiones y en una rica simbología de todo tipo (objetos, animales, frutas y flores, colores…).

Es interesante conocer que Michelangelo Merisi, el Caravaggio, nació en Milán en 1571 y que su padre era arquitecto y administrador del marqués de Caravaggio, Francesco Sforza, casado con Constanza Colonna, con los que la familia tuvo una íntima relación. Estas nobles casas protegerán a Merisi, irascible hasta el enloquecimiento y pendenciero, en las huidas y condenas por sus delitos que llegaron al asesinato. Con cinco años se trasladó a Caravaggio y con trece por fin está en Milán, cumpliendo la promesa hecha a su padre en el lecho de muerte, en el taller de Simone Peterzano, seguidor de Tiziano, con el que vivió cuatro años para aprender el oficio de pintor. Con 19 años aterriza en su soñada Roma, donde, obligado por la necesidad, ejecuta naturalezas muertas y flores, de gran fortuna. Luego vendrán escenas de género como “Los tahúres”, tres medias figuras jugando a las cartas, adquirida por el ojo coleccionista y vanguardista del Cardenal del Monte que contrata al pintor, y pasa a su residencia, por fin con alojamiento y comida, donde bajo su protección pintará Los Músicos y la imponente Santa Catalina de Alejandría, tan venerada en Italia (una hermana del pintor también era Catalina). Sus modelos son mendigos, mujeres de la calle, pendencieros de la noche. La realidad más cruda está servida, con ella representará la experiencia religiosa en su más auténtica veracidad, como un suceso de la vida cotidiana.

Empieza el encargo para San Luis de los Franceses, ha cumplido los 25, y La Vocación y El Martirio de san Mateo dejarán huella en las almas, y en otros pinceles. La apertura de esta capilla con motivo del Jubileo del año 1600 le hizo el pintor más famoso y solicitado de Roma, con jugosos encargos tanto públicos como privados: El Sacrificio de Isaac, para el futuro papa Urbano VIII, o el imponente San Juan en el desierto encargado por el banquero Coste. Ambas pinturas brillan en esta exposición. San Juan Bautista, con la potencia del desnudo del David de su admirado Miguel Ángel, en una anatomía más suavizada, con el mismo dominio anatómico… y también la reflexión, la tensión interior del protagonista. La austeridad formal domina, una diagonal de luz divina sobre la anatomía de san Juan y la sombra sobre la que se recorta, fondo neutro sin elementos de distracción. La piel de camello que lo identifica, austero y ascético, y el rojo del manto, emblema de su sangre por la violencia de su muerte a manos de Herodes. Sujeta el bastón-cruz, él anuncia a Cristo y lo bautiza en el Jordán, inicio del camino a la Pasión. Figura de gran belleza e impactante presencia, con la que Caravaggio se presenta casi como el nuevo Miguel Ángel.

Caravaggio en Madrid

Elena Simón | 0 comentarios valoración: 2  593 votos
vista rápida >

Sorolla: un niño adoptado

Elena Simón

“Tenía Sorolla la vista fácilmente impresionable a cuanto se mueve, y como lo que más se mueve es la luz, cambiando a cada instante, ésta fue su musa” (A. Gimeno).

La cotización y valoración de Joaquín Sorolla sigue en alza. Barcelona nos ha deleitado este verano en Caixaforum con la atractiva y refrescante muestra “Sorolla y el Mar”. También Mapfre abre cartel en el otoño madrileño, hasta el 11 de enero, con una exposición llena de novedades, con la cara menos conocida del imparable artista: “Sorolla y América”, muestra que se inicia con su celebrada pintura social de finales de siglo, que emigró más allá del océano y paisajes urbanos neoyorquinos, retratos americanos, dibujos sobre cartas de menú, y también bocetos, mucho de todo ello guardado allí en la Hispanic Society de Nueva York, grandioso centro de referencia de la cultura española, museo y biblioteca, fundado en 1904 por el potentado del ferrocarril e hispanista Huntington, que fue el mecenas de Sorolla en América. Él le pagó los dos viajes de seis meses que el artista realizó con su familia a Nueva York. Su exposición de 1909 ni tuvo ni ha tenido igual, el pintor vendió cientos de obras y miles de catálogos… hasta el presidente de los EEUU quiso ser retratado por él.

Pero demos marcha atrás en la moviola hasta situarnos en su levante natal, donde se gestó el genio de Joaquín Sorolla. Los primeros años del artista quedan muy lejos de su posterior éxito, porque este pintor español, que tras Velázquez y Goya es la paleta española más cotizada fuera de nuestras fronteras, nació en Valencia el 27 de febrero de 1863 (¿conjunción de astros que dirían algunos lunáticos?). Sus padres, Joaquín y Concepción, del gremio del comercio de tejidos, murieron, quizá víctimas del cólera, en un margen de tres días, cuando el pequeño contaba dos años y medio. La tía materna Isabel y su marido José adoptaron a Joaquinito y a su hermana Isabel, de un año. Con 14 años Joaquín ayudaba a su tío en la modesta cerrajería familiar, pero su destreza para la pintura ya era reconocida y asistía por la noche a clases de pintura. Con dieciséis años entró en la Escuela de Bellas Artes de San Carlos de Valencia: las clases se iniciaban a las ocho, sin embargo su compañero, el también pintor Cecilio Plá, nos dice que Sorolla ya venía de sacar apuntes del natural por la ciudad. Ese mismo año, por su aplicación, la Escuela de Artesanos le otorgó un accésit y le obsequió con una caja de pinturas. Su padre adoptivo, consciente de la valía del chico, decidió pagarle clases especiales e intentó que Joaquín no perdiese más tiempo en las labores de cerrajero, pero el chico no lo permitió. A la par recibía la medalla de bronce de la Exposición Regional de Valencia por “El patio del instituto”. Su profesión de pintor ya estaba decidida.

Sorolla pasó cuarenta años pintando casi frenéticamente. Trabajador incansable realizó a la velocidad de la luz cerca de 2.200 cuadros, 9.000 dibujos, apuntes, bocetos, obras todas ellas en las que consiguió como nadie reflejar con una modernidad potente ese derecho que el instante tiene a la eternidad.

Sorolla: un niño adoptado

Elena Simón | 0 comentarios valoración: 2  1688 votos

>SÍGUENOS EN

El otro es un bien, también en política

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP