Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
23 JULIO 2018
Búsqueda en los contenidos de la web

>Editorial

Tierra Santa, tierra hostil para cristianos

Fernando de Haro, Jerusalén

Se pone el sol en Jerusalén con un cielo incendiado. Se pone el sol y se levanta esa brisa fresca que acompaña siempre las noches de verano de la ciudad llorada por Jesús. Al fresco, en la parte árabe, los hombres toman el té delante de grandes pantallas instaladas para el mundial.

Esta Jerusalén, como toda Tierra Santa, se ha convertido en una tierra hostil para cristianos. El muro de separación de Cisjordana, una discriminación de baja intensidad por un Gobierno cada vez más confesional como el de Netanyahu, la falta de oportunidades económicas, la presión de los ultraortodoxos judíos, pero también la mutación genética que se ha producido en el sentimiento nacional de los palestinos amenazan con dejar al país de Jesús sin cristianos.

Lo que ha sucedido en los últimos años en el triángulo formado por Belén, Beit Sahour (donde el ángel anunció a los pastores que un niño se les había dado) y Beit Jala es muy significativo. Este es el triangulo en el que más cristianos viven de toda Cisjordania. Desde 2007 el número de vecinos bautizados ha disminuido considerablemente. En Beit Jala, por ejemplo, ha pasado de representar el 70 por ciento a quedarse en el 60 por ciento. Muchas familias han perdido sus campos por las expropiaciones que se han hecho para construir el muro. En Belén ya solo son el 12 por ciento. Un estudio reciente de la Universidad Dar al-Kalima apunta que el 28 por ciento de los cristianos de esta zona quieren marcharse cuanto antes.

A comienzos del siglo XX, en el momento en el que se derrumbó el Imperio Otomano, los cristianos en Tierra Santa representaban en torno al 11 por ciento de la población. En este momento no llegan al 2 por ciento. El descenso más significativo se produjo entre 1948-1949, en el momento en el que se creó el Estado de Israel. Fue entonces cuando descendió del 8 al 2,3 por ciento. La construcción del Muro a partir de 2002 ha acelerado las salidas al extranjero. Las condiciones laborales se han complicado y el acceso a las celebraciones en Jerusalén es cada vez más difícil. No solo se producen salidas desde Cisjordania, en los últimos años se han marchado de Gaza el 40 por ciento de los pocos cristianos que había en la franja.

La vida no es fácil para los cristianos en los territorios ocupados ni en Israel. La polémica fiscal de las autoridades de Jerusalén y del Gobierno de Netanyahu con las iglesias durante los últimos meses ha sido emblemática. El Gobierno inició la tramitación de un controvertido proyecto de ley por el que se iba a permitir al Estado expropiar las tierras cedidas o vendidas a partir de 2010 por las iglesias a entidades privadas. El ayuntamiento de la ciudad reclamaba, por su parte, 150 millones de euros por unos impuestos que los lugares sagrados no habían pagado nunca. Se dio un paso atrás, pero quedó la amenaza. La red de escuelas que los cristianos mantienen en el conjunto del país cada vez cuenta con menos ayudas.

>Editorial

Tierra Santa, tierra hostil para cristianos

Fernando de Haro, Jerusalén | 0 comentarios valoración: 2  32 votos

 

>Entrevista a Juan José Domínguez Toledano

Hay que valorar al emprendedor

Francisco Medina

Dialogamos con Juan José Domínguez Toledano, director de la empresa DÉDALO y promotor de la iniciativa IBERESPA, que promueve las relaciones entre iniciativas de España y de América Latina.

Has impulsado dos iniciativas: Dédalo Consultores e IBERESPA. ¿Cómo nace Dédalo?

Dédalo Consultores nace en 2005 cuando habíamos notado que en la construcción se empezaba a bajar en el precio en el ámbito de las ingenierías. Yo trabajaba como director técnico en una empresa grande, de auditor, y me di cuenta de que empezaba a bajar el precio. Entonces intenté posicionar una empresa diferente, que no hiciera lo mismo que hacía, ingeniería, para intentar hacer una empresa que de alguna manera marcara una forma de trabajo haciendo las cosas bien. Como yo había aprendido en las empresas donde había trabajado pero teniendo en cuenta que hay que luchar contra el precio, la idea era poder plantear una formación de las personas, un plan de innovación, hacer un modelo de empresa que a todos nos gusta.

Sin tener cultura empresarial en mi familia, yo tenía mi carrera de ingeniero de Caminos, un MBA, un máster de gestión de ONG, y al final decidí que si quería estar en una empresa que estuviera a la altura de mi corazón, tenía que arriesgarme yo a emprender. Sabía que era un riesgo pero lo pude hacer cuando había más trabajo, entre 2005 y 2007.

Justo antes de la crisis, entonces…

Ya se veía antes de la crisis que en el sector de la construcción empezaba a haber una bajada de precios: Había mucha construcción y a mí me interesaba seguir en una línea de trabajo constructiva y de crecimiento, no empezar a bajar los precios. Y esa fue la razón. Me gusta mucho la gestión de trabajo en equipo, monté la empresa y, finalmente, salió. No fue difícil, fue duro pero no era difícil antes de la crisis, había más facilidad para encontrar un apoyo de crédito privado.

¿Tanto público como privado? ¿O sólo privado?

Privado. Para llegar a un apoyo público vimos que era complicado. El apoyo público dependía de la apuesta innovadora de la empresa y nosotros empezamos como empresa de ingeniería.

Cuando un emprendedor empieza a poner en marcha una empresa, el tema es que aunque uno esté preparado, como era mi caso, si no tienes cultura empresarial al final hay muchas cosas para las que ese aprendizaje requiere muchísimo tiempo, y llegas a lo que puedes. Sí intentamos conseguir una financiación pública, pero había requisitos que no cumplíamos, y eso lo vas aprendiendo cuando lo haces, como todo. En un inicio tienes una etapa de aprendizaje

¿Qué oportunidades has tenido cuando empezaste esta iniciativa? ¿Se ha dado algún tejido de relaciones?

>Entrevista a Juan José Domínguez Toledano

Hay que valorar al emprendedor

Francisco Medina | 0 comentarios valoración: 3  13 votos
>Entrevista a Fernando Palmero

"El PP debe decidir a quién se quiere dirigir"

Juan Carlos Hernández

¿Cuál es su valoración de la moción de censura?

Al final ha demostrado que no era tan suicida, a lo mejor llevaba preparada mucho más tiempo de lo que imaginamos. En una semana hemos pasado de un gobierno que estaba en minoría pero que se formó con el resultado de las urnas a un gobierno que está en franca minoría, con 84 diputados, apoyado por el resto de la cámara en una operación cuyo único fin era desplazar al PP del poder.

¿Han pesado en exceso los casos de corrupción del PP?

No creo que la corrupción haya jugado un papel fundamental. Evidentemente, es un tema que el PP no ha sabido gestionar, pero tampoco el PSOE. En este país la corrupción es sistémica, todos los partidos se financian de forma irregular, toca a todos los partidos en alguna medida. No creo que la situación fuese tan irrespirable como para justificar un golpe de este tipo, que es la primera vez que triunfa esto en España. Por qué triunfa, y tan rápidamente, es algo que tendremos que descubrir con el tiempo, y sobre todo por qué Rajoy, después de haber estado toda la mañana prácticamente humillando a Sánchez y al resto de parlamentarios con su intervención, se va a comer y ya no vuelve, qué es lo que provoca que una persona que se ha aferrado al poder, un político de raza que sabe la importancia que tiene conservar el poder, decida tirar la toalla de esa forma, y no solo esa tarde sino que se retire de la vida política. Para mí es un misterio.

¿Cree que podría haber algún tipo de pacto soterrado?

Eso es evidente, ya lo estamos viendo. Acaba de estar Urkullu en Moncloa y dentro de unos días se entrevista con Torra. Ya hemos visto por dónde van a ir las concesiones al PNV, que son las históricamente ha estado pidiendo, tener la gestión de las pensiones, el acercamiento de presos y la salida paulatina de todos los presos con o sin delitos de sangre, a ellos les da igual, y luego fundamentalmente también la Seguridad Social, la ruptura de la caja única de la Seguridad Social, que puede conllevar la cesión de competencias al País Vasco. Ya consiguió gran parte con el PP con una fórmula de calcular el cupo bastante generosa que durante diez años va a permitir al País Vasco vivir como una especie de paraíso fiscal, privilegiada en cierto modo dentro de Europa, que yo creo que es lo que van buscando estos partidos y esa alianza del PSOE con los nacionalistas.

>Entrevista a Fernando Palmero

"El PP debe decidir a quién se quiere dirigir"

Juan Carlos Hernández | 0 comentarios valoración: 2  16 votos

Praga 1968 (II). Bajo los carros armados, la sorpresa de la fe

Walter Ottolenghi

A diferencia de nuestro primer viaje a Praga en marzo, esta vez en julio, con el calor, decidimos hacer el trayecto en coche, con mi R4 de segunda mano y el Mini de Marina Loffi, que se unió al grupo. Y que escribió esto en su diario:

“Partimos en dos coches: Walter Ottolenghi, Rosalba Mozzati, Massimo Guidetti, Luigi Patrini, Romana Romano y Annamaria Giannini. En la frontera entre Austria y Checoslovaquia, un hecho funesto: un soldado que maniobraba torpemente junto al muro de hormigón que marcaba entonces la frontera se cargó una puerta del coche de Walter. Por suerte, todos estábamos fuera del automóvil. Fue una parada infinita hasta que fijamos las condiciones del reembolso (que afortunadamente llegó a buen puerto dos años después de la invasión rusa de agosto) que nos hizo llegar a nuestra cita en Tyn con un gran retraso.

Era noche avanzada pero la plaza estaba abarrotada de gente, sobre todo jóvenes, y el pavimento estaba cubierto de palabras escritas con tiza elogiando a Svoboda, presidente de la república recién elegido, y a Dubcek, secretario del partido comunista checoslovaco, a los que utilizaban simbólicamente para marcar distancias con los soviéticos.

Mientras entrábamos en la iglesia de Tyn, llena de gente a pesar de las horas por un concierto, un coro cantaba ‘O vos omnes’ de Tomás Luis de Victoria, un motete que me encantaba y que yo también cantaba con el coro de GS. Me pareció como un abrazo de bienvenida.

Después de identificarnos, nos alojaron en cuarteles de la periferia más extrema de la ciudad y a la mañana siguiente, por iniciativa de Massimo, siempre impulsado por la voluntad de entender, como comprobaría más tarde, visitamos la redacción de Mlada Fronta, la revista oficial del partido comunista juvenil, que entonces apoyaba las razones de la Primavera.

Luego vino el encuentro con los Kaplan, Jiri y Maria, que por aquel entonces tenían poco más de cuarenta años, nueve hijos, y vivían en una pequeña parcela de una villa que había pertenecido a la familia de Maria si mal no recuerdo. Tenía muy pocas habitaciones pero un salón precioso, acogedor, con una gran estufa de azulejos donde pasaron la noche la mayor parte de sus hijos en sacos de dormir para dejar sus camas a los invitados.

En aquella y en otras ocasiones nos dimos cuenta de que se trataba de una casa de aterrizaje. Por allí pasaba gente de lo más diverso, por comportamiento, clase social, procedencia… Intelectuales, obreros, estudiantes, hasta el futuro presidente Václav Havel. Todos recibidos cálidamente… y con música. Años después, en una carta, Jiri describía la procesión nupcial de una de sus hijas y me contó que la esposa estuvo acompañada hasta la iglesia por una orquesta callejera. Él, todos sus hijos y muchos de sus amigos tocaban algún instrumento.

Praga 1968 (II). Bajo los carros armados, la sorpresa de la fe

Walter Ottolenghi | 0 comentarios valoración: 1  13 votos

El mundial y la globalización

Ángel Satué

La selección de fútbol de España ha llegado al Mundial de Rusia 2018. Una selección nacional cuyo entrenador fue cesado fulminantemente, por haber anunciado urbi et orbe su fichaje por el Real Madrid antes del comienzo de aquel.

Todos han demostrado muy poca clase en estos hechos y, sobre todo, todos han demostrado que el poder, la gloria y el dinero siguen siendo tres estatuillas de barro ante las que aún los hombres se postran, esclavos de sus deseos. Estos dioses campan a sus anchas por nuestra sociedad, y venden camisetas a nuestros chavales y no tan chavales.

El fútbol emerge como deporte de la globalización, de la nueva cultura planetaria. Un amigo que ha trabajado en África para Naciones Unidas me decía hace tiempo que le seguía impresionando ver en Sudán a un chaval de 5 años con una camiseta de Messi. Es que el deseo de estar juntos, de alegría, de disfrutar del cuerpo echando una carrera, del esfuerzo, de ganar, de mejorar, de estar en compañía… es humano.

Rusia ha demostrado que está a la altura de la propaganda. A pesar de ser un estado autoritario, de haber invadido un país vecino y europeo, de amenazar el Báltico y de “ciber-interferir” en los procesos electorales de media Europa, esto no le ha penalizado, pues tal vez las opiniones públicas occidentales toleran más aquello que no poder participar en un mundial de fútbol.

En pocos años, le toca a Qatar, y en las olimpiadas, ya vimos China. De un tiempo a esta parte, deportes de impacto mundial son cada vez más utilizados por las satrapías del mundo y por las democracias socio-liberales, por su gran impacto mediático.

Son un nuevo campo de batalla de la geopolítica del deporte que los que vamos peinando algunas canas recordamos de los tiempos de la guerra fría. El fútbol es el nuevo campo de batalla estos días de la guerra soterrada de los estados nacionales. En su doble vertiente. Sirve internamente para mantener vivo un sentido de pertenencia y de orgullo tribales, mientras se “olvidan” problemas sociales graves y de convivencia, y externamente sirve para abordar la globalización desde una óptica netamente neo-imperialista, por tanto, realista, nada idealista y hegemónica.

Marcas, multinacionales del deporte y la FIFA emergen como actores globales, junto a las selecciones nacionales de los estados –esas abstracciones territoriales que conviven con las ciudades–, da igual el tipo de estados que sean.

Supongo que el tiempo dirá si seguiremos disfrutando de selecciones nacionales, o si disfrutaremos de mundiales de ciudades, o mejor dicho, de megametrópolis. Pero sobre todo, tenemos que acercarnos a este fenómeno del mundial con cuidado.

Disfrutemos de las tácticas, del poderío, del señorío, de las marrullerías, de los goles, de las carreras, de las emociones, pero sin olvidar que no se trata ya de un juego de niños o de un juego de idealistas. Se trata de poder, y del poder de los datos de cientos de millones de consumidores potenciales. Se trata del néctar del opio más dulce, el deporte.

El mundial y la globalización

Ángel Satué | 0 comentarios valoración: 2  17 votos

Escuela de verano de Pastoral de la Salud

La Escuela de Pastoral de la Salud del Centro de Humanización es un referente en la capacitación de religiosos, religiosas y cualquier otra persona interesada en profundizar en conocimientos, actitudes y habilidades de acompañamiento espiritual al enfermo.

Vinculada durante años a la FERS, es hoy un proyecto de los Religiosos Camilos, comprometidos en divulgar la cultura de la ética y la humanización en la atención integral a la persona.

Con la dirección de D. José Carlos Bermejo, religioso camilo, la escuela cuenta con un equipo variado de docentes expertos en áreas como la teología, psicología, medicina, bioética, duelo y counselling.

Siguiendo metodologías prácticas y participativas, el alumno podrá introducirse en la intervención pastoral de la salud así como asentar y poner en práctica conocimientos y habilidades útiles para el acompañamiento espiritual.

Destinatarios

• Cualquier persona interesada en profundizar en la dimensión espiritual del acompañamiento.

• Profesionales de la salud, así como de la intervención social o educativa y voluntarios interesados en adquirir competencias para el acompañamiento espiritual y religioso a enfermos y personas dependientes y sus familias.

• Voluntarios que acompañan a personas en duelo, enfermos o en otras situaciones de sufrimiento.

• Coordinadores y dinamizadores de servicios de atención espiritual y voluntariado en centros sanitarios o sociosanitarios.

• Seminaristas.

Del 02 al 06 de julio de 2018

Modalidad: Presencial

Créditos: 30 horas

Matrícula: 300 € (Régimen externado) 475€ (Régimen internado)

Horario: De lunes a viernes de 9.00 a 18.30.

Lugar: Centro de Humanización de la Salud. Sector Escultores 39. Tres Cantos (Madrid)

Para más información pincha aquí

Escuela de verano de Pastoral de la Salud

| 0 comentarios valoración: 1  12 votos
>Editorial

Al amanecer, cantos

Fernando de Haro

Es un pánico moral, sin base en la realidad. Alimentado por los fantasmas, por las frustraciones, por un enfado con un mundo insatisfactorio, por la búsqueda de un chivo expiatorio en el que descargar los (supuestos) agravios sufridos. El Viejo Continente se agita estos días dividido ante el nuevo y previsible fracaso del Consejo Europeo del jueves y del viernes próximo. Seis meses después de que fuera imposible un acuerdo sobre la política de asilo e inmigración, nada ha avanzado, salvo la histeria. Este domingo Juncker convocó cumbre informal en Bruselas y el Consejo ha hecho circular la propuesta de las “plataformas” en África, una especie de placebo para alejar el pánico. Mano dura para una amenaza más pensada que real. A lo mejor esta Europa del miedo aprende algo si escucha qué se dice, cómo se ve la realidad, cómo se reza en algunos de los barcos de subsaharianos.

La crisis política provocada por la inmigración se produce en un momento de descenso del flujo de personas. La OCDE hacía públicas hace unos días las cifras de llegadas a los 37 países de esta organización. Por primera vez desde 2011, han disminuido un 5 por ciento. Alemania, que es en gran medida el epicentro del terremoto, vio cómo en 2017 las peticiones de asilo se reducían de forma drástica (un 44 por ciento). El impacto en la población laboral de los refugiados que nos han llegado al mundo desarrollado, según la OCDE, será de menos del 1 por ciento.

Durante los cinco primeros meses del año, según la OIM (Organización Internacional de las Migraciones), han llegado a través del Mediterráneo algo más de 40.000 inmigrantes, el año pasado en el mismo período lo habían hecho 80.000 y en 2015 fueron 215.000. Salvini ha desatado la crisis cuando las estadísticas son contundentes. Según Frontex, en los cuatro primeros meses del año las llegadas a Italia se han reducido un 60 por ciento, después de que en 2017 se hubieran reducido ya un 60 por ciento respecto a 2016. En España se han triplicado, pero según los últimos datos del CIS, la inmigración solo representa un problema para el 6 por ciento de los ciudadanos. No hay una relación directa entre la preocupación de la opinión pública, la reacción de los políticos y los hechos.

>Editorial

Al amanecer, cantos

Fernando de Haro | 0 comentarios valoración: 2  40 votos

Ministerio de Ciencia: una agenda repleta

César Nombela

La noticia reciente de un nuevo Ejecutivo en España nos da cuenta de que una de las carteras incluidas es Ciencia, Innovación y Universidades. Como científico estoy del lado de los que piensan que la creación de conocimiento y todo lo que conlleva (transmisión, transferencia, explotación, tecnología, ingeniería, desarrollo…) debe constituir una prioridad. Priorizar en política significa invertir, significa gestionar con eficacia, al tiempo que reformar lo que sea necesario para que esa priorización dé sus frutos.

Parecería que, a la hora de establecer objetivos prioritarios para nuestra sociedad y su futuro, desarrollar Ciencia y Tecnología puede constituir un punto de encuentro, en el que las fuerzas políticas tienen una excelente ocasión para el consenso. Saludamos ciertamente la creación de un ministerio que lleva el rótulo de Ciencia. Pero tampoco se nos escapa que al incluir el nuevo Gobierno cuatro carteras más que el anterior, el esfuerzo del titular de Ciencia para hacer valer la prioridad de la I+D tendrá que ser muy grande.

Tres intentos anteriores

En 1979, tras ganar las elecciones al frente de la UCD, el presidente Suárez creó un Ministerio de Universidades e Investigación. Su existencia fue efímera, en apenas dos años y tras los avatares del 23F, las competencias volvieron al Ministerio clásico de Educación y Ciencia. No obstante, sí cabe decir que desde el comienzo de los ochenta se fue configurando en España un sistema de Ciencia y Tecnología que aspiraba a invertir, a seleccionar y a priorizar la investigación de calidad y a expandir el sistema universitario.

Hay que reconocer que la Administración del PSOE que encabezó Felipe González en 1983, manteniendo las competencias en Educación y Ciencia, promovió en 1986 la llamada Ley de la Ciencia, que fue aprobada también por la fuerza mayoritaria de la oposición, la entonces Alianza Popular. La referida ley supuso un impulso notable a nuestros esfuerzos en pro de la Ciencia y la Investigación, avanzamos en inversión, en producción científica y en internacionalización, con una gestión adecuada que estimuló la creación de grupos científicos en todos los organismos. Todo ello quedó reforzado con nuestro ingreso en la Unión Europea. En muchos foros he sostenido que esta Ley de la Ciencia, ampliamente consensuada, produjo excelentes frutos; en contraste, la Ley de Reforma Universitaria (LRU), con sólo algunos aciertos, puso las bases de muchos de los males que ahora aquejan a nuestra universidad, en especial la endogamia y la falta de movilidad del profesorado.

Ministerio de Ciencia: una agenda repleta

César Nombela | 0 comentarios valoración: 4  59 votos
>Entrevista a Nicolás Redondo Terreros

"Habría que haber ido a elecciones"

Juan Carlos Hernández

Redondo Terreros afirma que depender de partidos que no creen en el país no es bueno y hoy dependemos más que nunca de los partidos nacionalistas.

Con la perspectiva que da el tiempo pasado, ¿Qué valoración le merece la moción de censura?

En la política se ha instalado la cultura o forma de ser de los forofos. No hay nadie que critique a los suyos. Los del PP verán bien todo lo que sucedió y los del partido socialista están encantados con que haya prosperado la moción. Pero esa es una visión de forofo, de hincha. Sinceramente, creo que Rajoy se tenía que haber ido y que teníamos que haber ido a elecciones. La situación era y es suficientemente complicada como para que la normalidad la busquemos en unas elecciones, para que decidan los ciudadanos. Todo el mundo está proponiendo el derecho a decidir, se vota hasta la compra de una casa por parte del líder de Podemos. No sé por qué los españoles tenemos que ser los únicos y los últimos que decidamos.

¿Qué papel cabe esperar de Pedro Sánchez? El Pedro Sánchez cercano a Podemos o el Pedro Sánchez jugando un papel más constitucionalista.

No tengo ni idea, y tampoco me importa. La tendencia en España es tanto analizar a la persona que al final siempre nos equivocamos. Yo soy muy partidario de las ideas un poco más abstractas para la interpretación, entre otras, esa de Camus que decía que los medios justifican o no los fines. Creo sinceramente que había que haber ido a elecciones y el gobierno está condicionado, por muy bien que lo haga Pedro Sánchez, que yo espero que lo haga bien, por un pecado original. Hemos dado un salto cualitativo a la política española, no sé si para bien o para mal, pero a mí desde luego me preocupa, y es que los nacionalistas ya no solo apoyan al gobierno sino que deciden quién gobierna, y eso no me gusta.

A la vista de los ministros elegidos parece un Gobierno menos ideológico y con personas de valía contrastada. Pero, por muy buen equipo que pueda ser ¿Se pude construir de forma consistente con 84 diputados?

>Entrevista a Nicolás Redondo Terreros

"Habría que haber ido a elecciones"

Juan Carlos Hernández | 0 comentarios valoración: 2  21 votos
>CESAL cumple 30 años

Del crecimiento al desarrollo humano

Giuseppe Folloni

El punto focal del método de CESAL en las actividades de cooperación al desarrollo es la “centralidad de la persona”; se podría decir también “partir de la persona”, la persona centro de toda acción.

Yo querría profundizar sobre lo que se entiende con tal afirmación para entender cuándo sucede verdaderamente, cuándo la persona es efectivamente el centro de un desarrollo humano integral, o cuándo, por el contrario, se afirma la frase pero no se capta el contenido.

Para llegar a esto me permitiré recordar algunos pasajes de cómo, en nuestra cultura pasada y presente, hemos entendido el desarrollo, reduciéndolo a crecimiento.

Desde hace mucho tiempo, hemos entendido el desarrollo de forma reducida, como un mecanismo que emergía del funcionamiento mismo de la economía, de la “mecánica” de los comportamientos económicos y que generaba, por sí mismo, el crecimiento del bienestar. La afirmación de Simon Kuznets (1955) de que el crecimiento primero sucede en un punto y después se difunde (aunque diciéndolo así se está tergiversando un poco a Kuznets, pero es así como fue entendida su posición) se convirtió en cultura dominante. No hacía falta nada más, bastaba esperar el resultado de las puras dinámicas económicas.

Algunos años después (1963) a JF Kennedy le fue atribuida una frase que, de forma más pintoresca, confirmaba que el mecanismo de los hechos económicos tenía por sí mismo efectos positivos. La frase era “a rising tide lifts all boats” (una marea creciente eleva todas las barcas).

La experiencia que hemos hecho, después de los primeros dos decenios de reconstrucción de los daños de la Guerra Mundial, dice, sin embargo, lo contrario. El crecimiento ha llevado frecuentemente a la desigualdad tanto entre los países como sobre todo dentro de los mismos. También en el campo específico de la cooperación internacional, un sistema de ayuda al desarrollo centrado solo en la entrega de recursos a administraciones o liderazgo local para la solución de problemas materiales ha tenido en muchas ocasiones efectos no positivos, generando corrupción, predominio de las élites y, como consecuencia, desigualdad y divisiones sociales en las comunidades. Es verdad que se ha producido una reducción del número de pobres, en particular de la pobreza extrema, pero esto normalmente en la gente ayudada a salir de la pobreza no ha generado una capacidad de estar adecuadamente frente a la realidad, sino dependencia.

Sólo comienza a darse un cambio real en la percepción de lo que es verdaderamente el desarrollo humano décadas después. Querría citar a Mahbub Ul Haq, que en los años 90 trabajaba en Naciones Unidas: “El desarrollo humano es el generarse de capacidades humanas –invirtiendo en las personas–haciendo que tales capacidades sean plenamente usadas”. Desde entonces, el término “desarrollo humano” ha entrado en el vocabulario de las instituciones internacionales y de las grandes fundaciones internacionales de cooperación, empezando así a subrayar lo que hemos llamado “centralidad de la persona”.

Centralidad de la persona

>CESAL cumple 30 años

Del crecimiento al desarrollo humano

Giuseppe Folloni | 0 comentarios valoración: 2  23 votos
< Anterior 1 |  2 |  34  Siguiente >

>Columna izquierda

>Editorial

vista rápida >
>Editorial

El PP y la verdadera fuente de renovación

Fernando de Haro

España cambió de Gobierno hace 45 días. En este mes y medio se han producido dos grandes novedades. El Gobierno socialista, que por primera vez desde la transición llegó al poder sin pasar por las urnas y sin ser el partido más votado, paradójicamente no tiene fuerza más que para tomar medidas de alto voltaje ideológico. Medidas que tienen poco que ver con las necesidades de la gente-gente. Sea porque quiere ocultar su debilidad con gestos simbólicos, sea porque tiene que cumplir con sus múltiples socios de la izquierda-izquierda o del nacionalismo, todo lo que ha hecho hasta ahora ha sido impulsar una agenda de polarización y de un radicalismo de bajo vuelo.

Por eso ha frenado el desarrollo de los cuidados paliativos para impulsar la eutanasia, ha querido presentarse como el Gobierno más antifranquista en un país en el que no hay franquistas, como el más feminista cuando el origen de la violencia machista sigue sin atacarse de modo adecuado. Es un Gobierno que resucita conflictos viejos contra la dictadura, la clase de Religión, o la enseñanza concertada (de iniciativa social). Socialismo del siglo XX cuando el siglo XXI reclama reforma en el sistema de pensiones, reforma del mercado laboral, reforma fiscal, reforma para mejorar la productividad y la competitividad… y una larga lista de cambios de los que ni habla. El ciclo de expansión económica permite continuar la política de aumento del gasto iniciada por el PP y olvidarse de lo importante.

El Gobierno socialista ha iniciado, eso sí, un intento de diálogo con el independentismo que puede ser útil como fuente de distensión pero que está condenado al fracaso. El secesionismo catalán, a pesar de su intensa gesticulación, está en un impasse: sabe que no puede seguir por la vía de la ruptura, al menos de momento, pero no encuentra una salida honrosa. En esta cuestión poco ha cambiado en los últimos 45 días. Donde sí han cambiado las cosas y mucho es en el PP, en un centroderecha que está profundamente desorientado. Es lógico que no haya asimilado la repentina pérdida de poder (después de siete años y después de haber ganado las últimas elecciones con un nada despreciable porcentaje del 33 por ciento). Ni el partido ni el expresidente Rajoy estaban mentalmente preparados para asimilar el daño que le estaban haciendo los juicios por casos de corrupción ni la posibilidad de ser derrotados por un pacto tan heterogéneo como el que hizo falta el uno de junio. No se habían dado cuenta de lo profundo y lo intenso que era el “Rajoy no”.

Tampoco ahora el PP parece haber entendido el alcance del proceso de primarias que se ha autoimpuesto. Ha caído en una dicotomía falsa. Los dos candidatos de la segunda vuelta, Soraya Sáenz de Santamaría (la que fue mano derecha en los gobiernos de Rajoy) y Pablo Casado (un hombre de partido, pero sin experiencia de Gobierno) quieren que el próximo sábado los compromisarios elijan entre dos alternativas rotundamente enfrentadas. La tecnocracia eficaz, pragmática y experimentada, útil en una sociedad que necesita, sobre todo, buena gestión que encarna Santamaría y la juventud de un Casado, con menos pasado, alejado de la corrupción, con unos “principios, valores e ideas” que este último postula recuperar.

El PP y la verdadera fuente de renovación

Fernando de Haro | 0 comentarios valoración: 3  28 votos
vista rápida >
>Editorial

Cuando vuelva

Fernando de Haro, Gaza

Suhaila Tarazi completó sus estudios de Gestión y Dirección en Londres. Con unos 60 años, la actividad al frente del Al Ahli Hospital la tiene exhausta. Antes de responderme algunas preguntas se detiene para tomar aire. El hospital es un oasis en el centro de la ciudad de Gaza. Fuera de sus puertas la vida hierve. Las calles están sucias en la capital de la franja. Los carros tirados por burros o caballos son frecuentes. La gasolina es muy cara en esta gran prisión a cielo abierto de 365 kilómetros cuadrados de la que no pueden salir, salvo especial permiso que no se concede casi nunca, sus dos millones de habitantes.

Al occidental se le saluda con sorpresa, los niños ensayan su única frase en inglés al ver a los periodistas: “What is your name?”. La inmensa mayoría de los jóvenes menores de 20 años no han salido nunca de esta parte de los territorios palestinos. A pocos kilómetros de aquí, en la frontera este, algunos de esos jóvenes se enfrentan a las balas del ejército de Israel. Desde hace semanas el goteo de los que mueren solo se convierte en noticia cuando los fallecidos superan la docena. Jóvenes sin futuro, encarcelados por la política del Gobierno de Israel, ya sin los túneles hacia Egipto que Al Sisi ha cerrado (por los que llegaron a circular camiones), con una ira que el ineficiente y manipulador Gobierno de Hamas instrumentaliza para no asumir responsabilidad alguna y para no reconocer que es incapaz de proporcionar a su pueblo una vida digna.

Suhaila, tan pronto sale de su despacho y se dirige a las clínicas, es asaltada por un médico que le cuenta una nueva urgencia y por un paciente que le da las gracias. Nuestra conversación se ve interrumpida a menudo. Las instalaciones médicas son modestísimas. En un viejo y desvencijado frigorífico se guardan las bolsas de plasma. El frigorífico está conectado a un generador. En Gaza solo hay cuatro horas de electricidad al día y nunca se sabe cuándo se va a poder contar con ella. Si la luz llega de madrugada hay que aprovechar ese momento para poner una lavadora. Suhaila se detiene especialmente en la consulta infantil. Con la ayuda de la Misión Pontificia el hospital mantiene un programa para luchar contra la malnutrición de los niños. Hay zonas de la franja donde el 50 por ciento de los menores están por debajo del peso que deberían tener y la tasa de mortalidad infantil se acerca al 23 por mil. Cinco niños pálidos, sin fuerzas para jugar, esperan con sus madres el turno para ser atendidos.

Cuando vuelva

Fernando de Haro, Gaza | 0 comentarios valoración: 2  39 votos
vista rápida >
>Editorial

Prisión permanente: justicia insuficiente

Fernando de Haro

El debate (en realidad no debate) sobre la ampliación de la llamada prisión permanente revisable, que ocupa a los españoles desde hace unos días, es el mejor reflejo de la dificultad de toda una sociedad por mantener vivo uno de sus principios fundacionales. Se diluye en las conciencias el principio de reinserción, recogido en el texto constitucional como traducción laica y penitenciaria de la misericordia cristiana y de la voluntad de reeducar a los presos (propia de la mejor tradición republicana). Frente al mal sufrido (mal grave), a muchos les parece razonable establecer la máxima distancia: la que proporciona tener al que ha cometido el delito entre rejas toda la vida.

Se le llama prisión permanente revisable, pero se trata de una cadena perpetua. La cadena perpetua siempre ha incluido la posibilidad de poner al reo en libertad pasado cierto tiempo. El Gobierno del PP la introdujo en el Código Penal en 2015 para delitos graves como el asesinato de menores de 16 años o los que se siguen después de un abuso sexual. Fue recurrida ante el Tribunal Constitucional.

Ahora que los populares no tienen mayoría en el Congreso de los Diputados, los grupos de oposición han presentado un proyecto para derogarla. El Gobierno ha respondido con una contrapropuesta para ampliarla a más supuestos. La ampliación no prosperará porque no cuenta con apoyos parlamentarios. No importa: lo que cuenta es mostrar “iniciativa política”. Rajoy, a pesar de la buena marcha de la economía, está bajo en las encuestas: el PP ha caído en el último año 7 puntos en intención de voto. El apoyo de la opinión pública al endurecimiento de las penas tras algunos casos especialmente dolorosos de violencia sexual y contra la infancia –piensan en el Gobierno– puede ser una gran baza.

En realidad, la prisión permanente revisable o cadena perpetua no responde a ningún problema. Su aparente necesidad responde a un claro caso de desinformación, a un espejismo provocado por las grandes cadenas de televisión. En su lucha por un par de puntos de share, las emisoras repiten hasta la saciedad los detalles de los casos más sangrantes de violencia sexual o de violencia contra la infancia.

España es uno de los países con más bajo índice de criminalidad de Europa. Cuenta, además, con uno de los códigos penales más duros de su entorno y con una mayor estancia media de los condenados en prisión. El sistema del cumplimiento íntegro de las penas y las sanciones previstas provocan que se pueda estar hasta 40 años en la cárcel si se han cometido los delitos más graves. Suficiente, en principio, para poner a salvo a la sociedad de aquellos que tuvieran voluntad de reincidir.

Prisión permanente: justicia insuficiente

Fernando de Haro | 0 comentarios valoración: 1  269 votos

>Columna derecha

>CULTURA

vista rápida >

Caravaggio en Madrid

Elena Simón

Dedicado a Alicia

Caravaggio siempre es un reclamo excepcional por su revolución pictórica en busca de la realidad. En esta ocasión el Museo Thyssen presenta al gran pintor con sus apasionados seguidores del norte de Europa, 52 obras en total, con 12 del maestro. Su pintura claroscurista, con modelos de la realidad, alejada del ideal clasicista, coincidió con los intereses pictóricos de flamencos y alemanes. El viaje obligado para un artista del s. XVII a Roma, meca del Arte, provocó que en el primer tercio de esta centuria unos setecientos pintores extranjeros se instalaran allí, algunos privilegiados en los palacetes de los mecenas protectores, otros pasando hambre y frío.

Caravaggio inauguró el Barroco de manera rompedora, el mundo ideal neoplatónico se acabó. El concilio de Trento y los ejercicios espirituales de san Ignacio de Loyola pedían realidad, austeridad, ponerse en la situación real del suceso religioso a reflexionar, desechando todo idealismo. Y un hermano de Caravaggio, Juan Bautista, era sacerdote en Cremona. El barroco es movimiento con diagonales, escorzos, claroscuros, que traducen el movimiento interior de la mente de los protagonistas, cuanto más tenso mejor. Éste es su máximo interés, todos los contenidos que guarda, apoyados en las expresiones y en una rica simbología de todo tipo (objetos, animales, frutas y flores, colores…).

Es interesante conocer que Michelangelo Merisi, el Caravaggio, nació en Milán en 1571 y que su padre era arquitecto y administrador del marqués de Caravaggio, Francesco Sforza, casado con Constanza Colonna, con los que la familia tuvo una íntima relación. Estas nobles casas protegerán a Merisi, irascible hasta el enloquecimiento y pendenciero, en las huidas y condenas por sus delitos que llegaron al asesinato. Con cinco años se trasladó a Caravaggio y con trece por fin está en Milán, cumpliendo la promesa hecha a su padre en el lecho de muerte, en el taller de Simone Peterzano, seguidor de Tiziano, con el que vivió cuatro años para aprender el oficio de pintor. Con 19 años aterriza en su soñada Roma, donde, obligado por la necesidad, ejecuta naturalezas muertas y flores, de gran fortuna. Luego vendrán escenas de género como “Los tahúres”, tres medias figuras jugando a las cartas, adquirida por el ojo coleccionista y vanguardista del Cardenal del Monte que contrata al pintor, y pasa a su residencia, por fin con alojamiento y comida, donde bajo su protección pintará Los Músicos y la imponente Santa Catalina de Alejandría, tan venerada en Italia (una hermana del pintor también era Catalina). Sus modelos son mendigos, mujeres de la calle, pendencieros de la noche. La realidad más cruda está servida, con ella representará la experiencia religiosa en su más auténtica veracidad, como un suceso de la vida cotidiana.

Empieza el encargo para San Luis de los Franceses, ha cumplido los 25, y La Vocación y El Martirio de san Mateo dejarán huella en las almas, y en otros pinceles. La apertura de esta capilla con motivo del Jubileo del año 1600 le hizo el pintor más famoso y solicitado de Roma, con jugosos encargos tanto públicos como privados: El Sacrificio de Isaac, para el futuro papa Urbano VIII, o el imponente San Juan en el desierto encargado por el banquero Coste. Ambas pinturas brillan en esta exposición. San Juan Bautista, con la potencia del desnudo del David de su admirado Miguel Ángel, en una anatomía más suavizada, con el mismo dominio anatómico… y también la reflexión, la tensión interior del protagonista. La austeridad formal domina, una diagonal de luz divina sobre la anatomía de san Juan y la sombra sobre la que se recorta, fondo neutro sin elementos de distracción. La piel de camello que lo identifica, austero y ascético, y el rojo del manto, emblema de su sangre por la violencia de su muerte a manos de Herodes. Sujeta el bastón-cruz, él anuncia a Cristo y lo bautiza en el Jordán, inicio del camino a la Pasión. Figura de gran belleza e impactante presencia, con la que Caravaggio se presenta casi como el nuevo Miguel Ángel.

Caravaggio en Madrid

Elena Simón | 0 comentarios valoración: 2  2043 votos
vista rápida >

Sorolla: un niño adoptado

Elena Simón

“Tenía Sorolla la vista fácilmente impresionable a cuanto se mueve, y como lo que más se mueve es la luz, cambiando a cada instante, ésta fue su musa” (A. Gimeno).

La cotización y valoración de Joaquín Sorolla sigue en alza. Barcelona nos ha deleitado este verano en Caixaforum con la atractiva y refrescante muestra “Sorolla y el Mar”. También Mapfre abre cartel en el otoño madrileño, hasta el 11 de enero, con una exposición llena de novedades, con la cara menos conocida del imparable artista: “Sorolla y América”, muestra que se inicia con su celebrada pintura social de finales de siglo, que emigró más allá del océano y paisajes urbanos neoyorquinos, retratos americanos, dibujos sobre cartas de menú, y también bocetos, mucho de todo ello guardado allí en la Hispanic Society de Nueva York, grandioso centro de referencia de la cultura española, museo y biblioteca, fundado en 1904 por el potentado del ferrocarril e hispanista Huntington, que fue el mecenas de Sorolla en América. Él le pagó los dos viajes de seis meses que el artista realizó con su familia a Nueva York. Su exposición de 1909 ni tuvo ni ha tenido igual, el pintor vendió cientos de obras y miles de catálogos… hasta el presidente de los EEUU quiso ser retratado por él.

Pero demos marcha atrás en la moviola hasta situarnos en su levante natal, donde se gestó el genio de Joaquín Sorolla. Los primeros años del artista quedan muy lejos de su posterior éxito, porque este pintor español, que tras Velázquez y Goya es la paleta española más cotizada fuera de nuestras fronteras, nació en Valencia el 27 de febrero de 1863 (¿conjunción de astros que dirían algunos lunáticos?). Sus padres, Joaquín y Concepción, del gremio del comercio de tejidos, murieron, quizá víctimas del cólera, en un margen de tres días, cuando el pequeño contaba dos años y medio. La tía materna Isabel y su marido José adoptaron a Joaquinito y a su hermana Isabel, de un año. Con 14 años Joaquín ayudaba a su tío en la modesta cerrajería familiar, pero su destreza para la pintura ya era reconocida y asistía por la noche a clases de pintura. Con dieciséis años entró en la Escuela de Bellas Artes de San Carlos de Valencia: las clases se iniciaban a las ocho, sin embargo su compañero, el también pintor Cecilio Plá, nos dice que Sorolla ya venía de sacar apuntes del natural por la ciudad. Ese mismo año, por su aplicación, la Escuela de Artesanos le otorgó un accésit y le obsequió con una caja de pinturas. Su padre adoptivo, consciente de la valía del chico, decidió pagarle clases especiales e intentó que Joaquín no perdiese más tiempo en las labores de cerrajero, pero el chico no lo permitió. A la par recibía la medalla de bronce de la Exposición Regional de Valencia por “El patio del instituto”. Su profesión de pintor ya estaba decidida.

Sorolla pasó cuarenta años pintando casi frenéticamente. Trabajador incansable realizó a la velocidad de la luz cerca de 2.200 cuadros, 9.000 dibujos, apuntes, bocetos, obras todas ellas en las que consiguió como nadie reflejar con una modernidad potente ese derecho que el instante tiene a la eternidad.

Sorolla: un niño adoptado

Elena Simón | 0 comentarios valoración: 2  3148 votos

>SÍGUENOS EN

El otro es un bien, también en política

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja