Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
17 NOVIEMBRE 2018
Búsqueda en los contenidos de la web

Historias urbanas

Ser alcalde de San Montemares es una de las cosas más apasionantes que me han pasado en la vida. Llevo ya varias legislaturas, que la verdad, se me han pasado muy rápido. Se lo comentaba a mi suegro, cerca ya de la centena, y me apuntó una cosa realmente interesante cuando le dije que la sociedad ahora reclama que los políticos no sean profesionales de la política, y que roten cada cierto tiempo, y vuelvan de donde se supone debieron venir, de sus trabajos, carreras y oficios.

Pues bien, Don Jacinto me dijo, con toda la retranca de un buen hombre que lo ha visto todo en la vida, que no hay talento ni líderes políticos para tanta rotación, que no hay tanta gente dispuesta a empeñar su vida en estas lides de la política, y menos ahora que te miran con lupa la talla del calcetín –me dijo otra prenda–, y que no hay gente tan preparada para los cometidos que deben desempeñar si llegan al gobierno.

Y tiene razón, al fin y al cabo los ciudadanos nos entregan a los políticos su Hacienda, y en algunas democracias y en todas las dictaduras, hasta la vida. El Código Fiscal y el Código Penal, por no decir el alma, como quieren ahora las sacerdotisas del género masculino, femenino y sobre todo neutro, y los sacerdotes de la memoria, arcanos de la Historia, custodios de las leyendas de esta tierra media cada vez más mediocre, como todas las de occidente.

Por una parte, si en San Montemares sigo como alcalde, es más bien porque mi gestión ha sido un bien para los vecinos, es decir, para el pueblo entero, y he de decir, no sin pena, que muchos de los aspirantes a entrar en política, contrincantes míos, no tuvieron esa vocación política que tan bien describió el bueno de Don Gabriel Elorriaga padre en su libro homónimo.

El sistema no es capaz de generar tipos que resistan los embates de la política partidista, interna y respecto de los adversarios, de aguantar un escrutinio sobre la vida personal y profesional, y que estén medianamente preparados para poder saber lo que es bueno y lo que es malo, lo que es legal y lo que es ilegal, lo que generará justicia y libertad, y lo que no.

Por supuesto, no diré que tengo esas cualidades, pero no diré tampoco que no las quiera para mí. Soy una rara excepción. Acaso, una invención. Hay que aspirar a esas cualidades mejores, superiores –esos carismas mejores que dijera San Pablo, y que nos recuerdan en casi todas las bodas actuales a las que asisto–, para poder quedarse unos peldaños más abajo.

Si una persona escucha una llamada a gastar su vida, literalmente, por su comunidad, no veo mejor ni mayor empeño que este. Si una persona desea para los demás lo que quiere para sus más cercanos y queridos, es decir, una vida próspera, honesta, más libre y en paz, no veo la razón para abandonar la política por cumplir determinada edad o llevar no sé cuántas legislaturas, siempre que funcionen las instituciones de control, los pesos y los contrapesos y el Código penal. Si no parece más un quítate tú, que me pongo yo, y los que me acompañan.

Historias urbanas

| 0 comentarios valoración: 3  4 votos

Inútiles estrategias defensivas

P.D.

Hay ámbitos en los que la ideología reina con gran intensidad. Esta ideología hace pensar que el deseo de felicidad se verá satisfecho casi por completo cuando triunfe un proyecto político. El nivel de ideologización se constata por la imposibilidad de distinguir entre las ideas y la experiencia vital de las personas. Cuanto más ideología hay, más intensa es la incapacidad para ver al otro. Si el nivel de la ideologización es muy alto, el otro no cuenta, solo cuentan sus ideas. La idea se hace superior a la realidad.

Cuando las diferencias son extremas y conducen a la confrontación es necesario que entre en juego la ley. Pero la ley, la tutela de los derechos, no puede fundamentar por sí misma la convivencia. Desaparece la amistad.

Las estrategias defensivas frente a la ideología suelen ser poco útiles. Las estrategias defensivas suelen convertir la verdad que se quiere defender en algo muy parecido a la ideología que se quiere contrarrestar. Las estrategias defensivas suelen jugar en el campo de la ideología a la que se hace frente. Al final lo que cuenta es quién grita más fuerte o quién tiene más poder. La ideologización no se suele superar por confrontación sino por elevación. La verdad se abre paso con otros ritmos y con otras maneras diferentes a la confrontación, sobre todo porque requiere de la libertad.

Ya lo dijo Francisco en la Evangelii Gaudium: “el conflicto no puede ser ignorado o disimulado. Ha de ser asumido. Pero si quedamos atrapados en él, perdemos perspectivas, los horizontes se limitan y la realidad misma queda fragmentada. Cuando nos detenemos en la coyuntura conflictiva, perdemos el sentido de la unidad profunda de la realidad” (n. 226). Frente a este perderse en el conflicto la actitud más adecuada es “aceptar sufrir el conflicto, resolverlo y transformarlo en el eslabón de un nuevo proceso” (n. 227). Esto es “indispensable para construir la amistad social” (n. 228). Nuevos procesos, de eso es de lo que tenemos necesidad.

Inútiles estrategias defensivas

P.D. | 0 comentarios valoración: 2  24 votos

Savia nueva

Rafael Martínez

Dentro de quince años uno de cada cuatro españoles tendremos más de 65 años. Son algunas de las conclusiones de las últimas proyecciones demográficas del INE conocidas hace algunas horas. La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal ha asegurado que la población española va a aumentar en los próximos 30 años hasta en 13 millones de personas. Podemos llegar a ser 60 millones. Este incremento de la población española será posible si llegan a España 270.000 inmigrantes al año y si la tasa de fertilidad se eleva del 1,3 al 2. El futuro demográfico de España depende pues de la llegada de extranjeros y de un drástico aumento de la cantidad de hijos que tenemos. Algo tendremos que hacer para que tener un hijo no sea heroico en España.

Se nos invita a mirar los flujos migratorios no como una amenaza sino como una oportunidad. Sin duda esos flujos migratorios tienen que ser ordenados, es necesario garantizar la seguridad. Pero el futuro pasa por un nuevo mestizaje que requiere de la cultura y de la identidad española una profunda renovación. La llegada de los inmigrantes nos invita a pensar, a contar quiénes somos, qué es ser español, para poder conseguir una integración auténtica.

En este contexto es una gravísima irresponsabilidad que haya nuevos líderes políticos que quieran abrirse paso con frases como estas: “los españoles, primero”, “el estado del bienestar es para los españoles”. Es una grave irresponsabilidad basada en la mentira la explotación del miedo al inmigrante para hacer hueco a unas nuevas siglas. Es cierto que la llegada de inmigrantes irregulares a través del Mediterráneo se ha multiplicado en los últimos meses. Es cierto que es necesario proteger las fronteras, garantizar la seguridad y exigir a Europa que colabore con los países del sur. Pero no es menos cierto que es un deber elemental de humanidad atender a quien se está ahogando en el mar. Los inmigrantes no están recibiendo una ayuda que se les niega a los nacidos en España. Los estudios son contundentes y reflejan que: los inmigrantes han contribuido a dinamizar la economía, a mantener a flote el sistema de la Seguridad Social, a contrarrestar el envejecimiento de la población. España envejece y los inmigrantes son savia nueva. La inmigración tiene que ser regulada, ordenada, pero los inmigrantes no nos quitan nada.

Savia nueva

Rafael Martínez | 0 comentarios valoración: 2  21 votos

Móviles y colegios

Fernando García Fernández

La ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, acaba de anunciar que el Gobierno estudia la posibilidad de prohibir el uso de los móviles en los centros educativos con el objetivo de disminuir la adicción digital de los estudiantes. Aunque advierte de que hay “opiniones fuertemente encontradas” y por ello “lo vamos a estudiar con expertos”. Pues, distinguida ministra, para animar el debate, en las siguientes líneas voy a intentar exponer mi parecer sobre la cuestión.

En primer lugar, la idea no es del todo original. Por ejemplo, como conocerá, el Gobierno francés ya ha prohibido, desde este curso escolar, el uso del móvil en los centros escolares, incluso durante los recreos, a los alumnos menores de 15 años. Por otro lado, en España casi todas las autonomías y muchos colegios públicos, concertados y privados, ya han incluido alguna disposición en sus planes de convivencia para regular de alguna manera el uso de estos dispositivos durante el horario escolar.

En segundo lugar, quizá el origen de la oposición o las reservas a aplicar tal medida esté en el miedo que parece que tenemos en nuestro país a conjugar el verbo prohibir, como si su sola mención nos hiciera retroceder a otros momentos de nuestra historia ya superados. Incluso, se afirma que prohibir no es educar, como si no existieran prohibiciones vigentes en todos los colegios (por ejemplo, está prohibido fumar). Si este fuera el problema, conjuguemos el verbo regular; es decir, regulemos el uso del smartphone en los colegios, como está regulado, por ejemplo, el uso de la motocicleta. Los alumnos que disponen de la madurez suficiente (lo que, a día de hoy, se mide por su edad) pueden obtener un permiso de circulación, lo que les habilita para ir en su vehículo hasta el centro escolar, pero no para usarlo en su interior durante el horario escolar, en aras a preservar la seguridad del resto de las personas que a él acuden. ¿No se podría articular alguna normativa semejante en el caso del móvil?

En tercer lugar, hay quienes afirman que el teléfono móvil puede ser una herramienta didáctica más. Ahora bien, en mi opinión, de momento, el uso de estos dispositivos en el aula está más cercano al marketing o a la moda que al aprovechamiento educativo. Creo que no debería hacerse con una pantalla lo que se puede hacer mejor sin ella. Y hay muchas actividades que, en las aulas, siguen siendo más provechosas cuando los alumnos las realizan alejados del mundo digital, porque en un colegio no solo se persigue el aprendizaje, sino el desarrollo de otras competencias, entre ellas, las habilidades sociales. Me inquieta mucho que miles y miles de niños de primaria o adolescentes de secundaria campen a sus anchas con estos dispositivos por los centros escolares, porque está demostrado que aumentan de manera muy significativa los problemas de convivencia, aparecen nuevos conflictos y disminuye el contacto entre las personas. El alumnado esta más pendiente de lo que ocurre en la pantalla que de convivir con sus compañeros o de participar en el desarrollo de las clases. Todo lo anterior no es óbice para que, en determinados momentos de la jornada escolar, puedan utilizarse ordenadores, tabletas o, incluso, móviles, si los beneficios que aportan son superiores a los posibles riesgos que pueden aparecer.

Móviles y colegios

Fernando García Fernández | 0 comentarios valoración: 2  30 votos
>Varios cursos presenciales, online y gratuitos, en noviembre en el CEHS

Sanar heridas emocionales, Cuidados Paliativos, Inteligencia emocional, El niño ante la enfermedad y el duelo...

Noviembre se acerca y con él numerosas posibilidades de mejorar tu formación, reciclarte o incluso regalar a alguien querido una actividad formativa que sabes que le viene "como anillo al dedo".

El CEHS propone tres cursos presenciales, un seminario, tres on-line y las XIV Jornadas sobre Duelo.

¿Quieres más facilidades? Pues te las damos: además de tener un precio muy asequible, en este mes los seminarios son totalmente gratuitos, al igual que las Jornadas.

Vamos más lejos: impartimos uno de los cursos en Sevilla, extendiendo así las actividades por otros lugares de la geografía.

Cursos presenciales:

Cómo sanar tus heridas emocionales (en Sevilla)

Cómo crear y poner en marcha un CEA (Centro de Ética Asistencial) en un Centro de Atención a Personas Dependientes

Cómo sanar tus heridas emocionales (en Tres Cantos, Madrid)

Seminarios en Tres Cantos:

Espiritualidad y sufrimiento desde la fe

Jornadas en Tres Cantos:

XIV Jornadas sobre Duelo

Si te apetece la cómoda modalidad online, en este mes de noviembre te proponemos tres cursos, sobre temáticas en las que somos referencia en el sector:

Curso básico de cuidados paliativos

Inteligencia emocional

El niño ante la enfermedad y el duelo

Echa un vistazo, elige tus favoritos e inscríbete ya. Las plazas son limitadas.

TODOS LOS CURSOS

>Varios cursos presenciales, online y gratuitos, en noviembre en el CEHS

Sanar heridas emocionales, Cuidados Paliativos, Inteligencia emocional, El niño ante la enfermedad y el duelo...

| 0 comentarios valoración: 1  22 votos

Los conflictos de intereses enturbian el mundo de la ciencia

Nicolás Jouve

Hacer ciencia supone el deseo de profundizar en la verdad. La ciencia trata de encontrar explicaciones a los fenómenos naturales y de hallar aplicaciones útiles para la humanidad por lo que, para hacer frente a este reto, los científicos deben estar armados no solo de grandes cualidades intelectuales sino también éticas. No basta con una mente abierta y una inteligencia especial para hacerse preguntas, plantear hipótesis, elegir unos materiales y unos métodos de experimentación, y tras abordar el trabajo, aceptar o desestimar la idea de partida y extraer unas conclusiones que aporten algo nuevo. Es evidente que el rigor, la transparencia y la honestidad deben primar en sus acciones. Estas cualidades deben extremarse cuando, terminado el trabajo, vayan a darse a conocer los resultados mediante una publicación. Esta fase es trascendente para compensar el esfuerzo de quien o quienes la hayan llevado a cabo y de quienes la hubiesen facilitado.

Pero publicar los resultados de una investigación no es una tarea fácil y exige una serie de condiciones. Habrá que ser conciso en la exposición de los objetivos, resultados y conclusiones, honesto en el respeto de lo evidente y aceptación de los resultados contradictorios, sincero en el manejo de las citas y las aportaciones de otros investigadores, transparente en la comunicación y franco en la declaración de quién y cómo se financió la investigación. Todo este conjunto de preceptos básicos han de formar parte de una especie de juramento hipocrático del científico.

Sin embargo, lo cierto es que nadie diseña racionalmente los derroteros de la ciencia actual y los miles de grupos de investigación en los países más desarrollados, impulsados por intereses personales o directrices políticas o sociales, trabajan repetidamente en los mismos problemas e impensadamente duplican sus esfuerzos, se pisan o se interfieren los objetivos, se pierde mucho tiempo y se produce una presión competitiva que puede arruinar la efectividad y el poder creativo de la ciencia.

Aun siendo una actividad muy atractiva, conviene hacer una reflexión sobre la inseguridad con la que a veces trabajan los investigadores, no por sus propias carencias o falta de ética, sino también por falta de unas normas reguladoras de la actividad que desarrollan.

Uno de los problemas que más ha crecido en relación con la divulgación de los resultados de la investigación es el de los “conflictos de intereses” que, aunque pueden afectar seriamente a la objetividad de la investigación, son ignorados o no considerados de importancia por muchos investigadores, a veces por falta de claridad de las revistas científicas.

Los conflictos de intereses enturbian el mundo de la ciencia

Nicolás Jouve | 0 comentarios valoración: 2  17 votos

José Carlos Bermejo presenta el programa de formación de másteres y posgrados CEHS 2018-2019

¿Cómo ayudar a personas en situación de dificultad? ¿O a aquellas que están pasando el duelo, por la pérdida reciente de un ser querido? ¿O a una persona en el final de su vida? ¿Y cómo ayudar a otros a desarrollar mejor sus potencialidades en el liderazgo, el trabajo en equipo?

José Carlos Bermejo, Director del Centro de Humanización de la Salud, nos presenta el programa de formación de másteres y posgrados 2018-2019.

En el CEHS impartimos:

Un máster en counselling, uno en duelo, un posgrado en humanización de la salud, otro en gestión de centros y dependencia, otro en pastoral de la salud y otro en cuidados paliativos.

Nos recuerda Bermejo varios de los puntos fuertes de estas opciones formativas de calidad, entre ellos el profesorado: un grupo multiprofesional de personas, apasionadas por la humanización de la salud y del mundo del sufrimiento, con amplia experiencia en intervención. El aval de la Universidad Ramón Llull de Barcelona, otro de los puntos claves.

Estudiar un máster o posgrado en el CEHS proporciona al alumno, sin duda alguna, una experiencia personal de crecimiento y de desarrollo personal, tanto para sí mismo como para el acompañamiento a personas que estén en situación de dificultad.

José Carlos Bermejo presenta el programa de formación de másteres y posgrados CEHS 2018-2019

| 0 comentarios valoración: 1  18 votos
>A propósito de la demanda social

El carácter social de la enseñanza concertada

Antonio Amate

En un tuit reciente, el secretario general adjunto de Escuelas Católicas, Luis Centeno, sintetiza-ba el fondo de la polémica surgida estas últimas semanas a raíz de las primeras declaraciones de la ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá: “el PSOE y Podemos están muy preocupados por la educación y por ello marcan los objetivos urgentes: eliminar progresi-vamente la enseñanza concertada, rebajar el estatus de la religión escolar, calificar los itinerarios segregadores, etc. Solucionado el problema”.

Es una desgracia que cuando cambia el Gobierno en España, se revitalice el debate educativo y volvamos a ocupar portadas con los trending topics sobre los mismos temas de siempre, sin nin-guna novedad: conciertos educativos y la asignatura de Religión. El acceso al poder de las iz-quierdas en plural ha desatado una nueva oleada de revanchismo antiLOMCE, cuyo alcance real es difícil de valorar dada la exigua representación del partido del Gobierno en el Congreso y el conglomerado de intereses que lo apoyan.

En las dos comparecencias que la ministra Celaá ha realizado ante la Comisión de Educación del Congreso, hemos podido comprobar lo lejos que estamos de alcanzar el Pacto Político y Social (aunque todos sigan hablando de él) y, a la vez, lo enconadas que están las posiciones, con todos los partidos rehenes de los programas electorales y de la presión de sus clientelas en la comunidad educativa. El ideal de la escuela pública, única y laica sigue presente, y además de manera excluyente, frente al derecho inalienable de los padres a ser los agentes principales en la educación de sus hijos, lo que significa en resumidas cuentas poder elegir escuela en condi-ciones de gratuidad equivalentes en las dos redes de centros sostenidos con fondos públicos, la red pública y la privada concertada. O sea, la demanda social tan cacareada estas últimas sema-nas.

La principal novedad de estas comparecencias vino de la mano del turno de réplica de Celaá que, fuera del guión, nos regaló varias ideas sorpresa en el discurso educativo. En julio explicó con gran convicción que “el derecho a la educación siempre recae sobre los individuos que son sujetos de aprendizaje, no recae sobre las familias, ni sobre los territorios, ni sobre las religiones. ¿Quién no puede estar de acuerdo con este matiz tan importante?”. Ahí es nada. De repente nos hemos visto transportados en el tiempo hacia una especie de nueva agogé espartana en la que el Estado asume un papel primordial en la educación de sus ciudadanos amparándose en una lec-tura demasiado dopada del derecho a la educación; sin embargo, como opinamos muchas orga-nizaciones, este derecho no exige necesariamente que se haga en régimen de monopolio por parte del Estado, sino que es perfectamente compatible y complementario con la libertad de enseñanza que, por cierto, es el segundo pilar básico del primer y único gran acuerdo educativo que ha sido el artículo 27 de la Constitución.

>A propósito de la demanda social

El carácter social de la enseñanza concertada

Antonio Amate | 0 comentarios valoración: 3  41 votos

La vuelta al cole, ¿con velo o sin él?

Federico Pichetto

Todo empieza con un anuncio. La campaña de vuelta al cole de la marca de ropa americana Gap ha quedado inmortalizada con la imagen de un grupo de niños pasándoselo bien donde una de ellos lleva velo. La aparición de la prenda tradicional del islam en una campaña publicitaria ha abierto debates y discusiones sobre todo en Francia. Según el ala más conservadora del partido de Macron y los líderes republicanos, la imagen segrega a la niña, viola la laicidad y sobrepasa el sacrosanto derecho del menor a su autodeterminación. Luego hay posturas aún más firmes que identifican en la vestimenta de la protagonista del anuncio su presunto malestar, su presunta estigmatización, el presunto abuso de poder perpetrado en contra de su libertad.

El que firma sabe bien que hoy, más que hace unos años, resulta muy difícil definir con claridad lo que es adecuado y lo que no, y que sobre estos temas se corre el riesgo de reiterar frases hechas, lugares comunes, posiciones que no ayudan a dar un paso y que simplemente confirman prejuicios previos. Por eso conviene ordenar una serie de convicciones que sin duda son opinables pero que resultan indispensables para reconstruir un espacio público significativo de reflexión y de acción común.

1. La laicidad de un Estado no consiste en su neutralidad, sino en la estima por parte del propio Estado por todas las experiencias de identidad, por todas las tradiciones culturales presentes en su territorio.

2. Un Estado laico es por tanto un Estado que permite que todas las identidades puedan expresarse.

3. La expresión de una identidad cultural está llamada a encontrarse con las expresiones de otras culturas.

4. Se crea así en la sociedad un perímetro de encuentro, choque, intercambio que debe tener como objetivo el de elaborar una ética pública común sobre un determinado problema.

5. Esto no sucede solo una vez, sino potencialmente en todos los ámbitos donde pueda haber visiones del mundo o rasgos distintivos diferentes que necesitan encontrarse: en la escuela, en el trabajo, en la política, en los barrios…

6. La tarea de un Estado no es salvaguardar una posición preconcebida previamente, cubriéndola de una capa de imparcialidad inexistente, ni defender una visión del mundo a expensas de otra. La tarea del Estado es exhortar de todos los modos posibles al diálogo, al encuentro, a la síntesis.

7. La libertad del individuo no se tutela impidiéndole pertenecer a una historia (no se respeta a un niño por impedir que le bauticen o le pongan un velo) sino animándole a verificar la historia en la que ha nacido y vive inmerso, ayudándole a comparar incesantemente las preguntas de su corazón con las decisiones que toma.

8. Los dos grandes pilares de esta sociedad 3.0 son la acción política, entendida como intento de crear espacios de encuentro y confrontación a todos los niveles y en todos los ámbitos sociales, y la acción educativa, entendida como transmisión de un método para poder juzgarlo todo partiendo de la propia humanidad.

La vuelta al cole, ¿con velo o sin él?

Federico Pichetto | 0 comentarios valoración: 2  27 votos

Andrea, demasiados 'likes' al final te han dejado solo

Federico Pichetto

Andrea Barone quería existir. En lo alto del centro comercial Sarca de Sesto San Giovanni buscaba la enésima fotografía que colgar en Instagram diciendo al mundo entero que su vida valía la pena. Es difícil saber qué pensaba o sentía realmente, pero hay deseos y emociones que te llevan a bajar la guardia, a pensar que la realidad se someterá a tu voluntad de poder, a tu necesidad de existir. Es la arrogante presunción de omnipotencia propia de la adolescencia, esa que en cierta época lleva a los hijos a sentirse mejores que sus padres, la que permite a los jóvenes ser geniales, locos, lanzados, esa que hace decir a un chico de 15 años que las reglas —hasta las de la física— y los límites —hasta los de la mortalidad— ya son agua pasada, quedan superados ante una nueva generación que va más allá porque ya no es esclava de los miedos de sus padres. Una generación mejor que la anterior, que trata de buscar una justificación para su propia existencia mostrando su valor, su capacidad de bromear con el alcohol, las drogas, el sexo y la muerte. En un juego en el que siempre van a ganar, siempre y en todas partes. Más allá de lo posible.

Por desgracia, Andrea no tuvo en cuenta el conducto del aire acondicionado. Tal vez no lo había visto, tal vez no le pareció tan significativo como para tomarlo en consideración. Bastó un instante, un pie mal puesto, para que su equilibrio vacilara y una vida se viniera abajo desde más de cuarenta metros de altura. Y se acabó. Los sociólogos lo llaman “fomo”, equivalente a las siglas de “fair of missing out”, miedo a quedar fuera del círculo de los importantes, miedo a caer en el olvido. Hace unos días, el Papa se refirió a este fenómeno en su entrevista al diario Il Sole 24 Ore como desocupación, “quedar lejos del movimiento con que el hombre se apropia de su propio lugar, de su propio pedazo de realidad”. Es la plaga y el drama de nuestro tiempo, la distancia entre el sentimiento que tenemos de nosotros mismos, nuestra autoconciencia, y nuestro deseo de existir, de que la vida valga la pena.

Todos los adultos palidecen al oír estas cosas y se criminaliza a las redes sociales. No se dan cuenta de que nada hay más terrible que la duda de si la vida merece la pena, que no hay nada más oprimente que la sospecha de no estar a la altura, de ser un intento fallido de una noche de finales del verano, en una época de meteoros y de vacíos demasiado grandes como para poder soportarse.

Andrea, demasiados 'likes' al final te han dejado solo

Federico Pichetto | 0 comentarios valoración: 2  34 votos
>Gratuitas. 24 de septiembre, 3 y 4 de octubre

Las cuestiones éticas al final de la vida y otros desafíos asistenciales protagonizan las Jornadas de Puertas Abiertas y las Jornadas de Familia y Cuidados Paliativos en el CEHS

El Centro de Humanización de la Salud, fiel a su compromiso social de promover e impulsar el conocimiento para el bienestar de los más frágiles y vulnerables, ha potenciado su foco sobre el final de la vida y todo lo que le rodea. Así, antes de celebrar las veteranas Jornadas de Familia y Cuidados Paliativos, que tendrán lugar en el CEHS los días 3 y 4 de octubre (13ª edición), ahondará en esta realidad ya en otras Jornadas previas, las de Puertas Abiertas, el próximo 24 de septiembre. Y es que en este evento, donde el Centro abre sus puertas para todos aquellos interesados en conocer de primera mano el trabajo y la actividad de los profesionales, destaca una Másterclass impartida por www.josecarlosbermejo.es/" target="_blank">José Carlos Bermejo, Director del Centro, sobre "Cuestiones éticas al final de la vida".

JORNADA DE PUERTAS ABIERTAS

Es la ocasión perfecta para conocer de primera mano nuestro modelo académico, unas instalaciones formativas de vanguardia y los distintos programas de formación que ponemos a tu disposición: Formación de posgrado, másters, diplomas de especialización universitaria, Certificados de profesionalidad, formación profesional…

Conocerás, directamente de mano de los profesionales, una amplia oferta de acciones formativas para contribuir a la humanización de la salud, la intervención social, el ámbito educativo… y por supuesto la propia vida personal. Te invitamos a participar de esta actividad que se llevará a cabo el próximo 24 de septiembre a partir de las 16:30 horas. ¿El lugar? El auditorio del Centro de Humanización de la Salud, (en el Centro San Camilo, Sector Escultores 39, 28760 Tres Cantos, Madrid). Además, en la Jornada contaremos con la presencia y participación de José Carlos Bermejo, Director del Centro, que impartirá una masterclass muy especial sobre "Cuestiones éticas al final de la vida".

INSCRÍBETE Y RESERVA TU PLAZA

XIII JORNADAS DE FAMILIA Y CUIDADOS PALIATIVOS

Para ir "abriendo boca", os avanzamos que en las Jornadas de Familia y Cuidados Paliativos contaremos con la presencia de Rafael Mota, Presidente de la Sociedad Española de Cuidados Paliativos (SECPAL). Impartirá la conferencia inaugural sobre "Desafíos del cuidado paliativo a las personas con enfermedad avanzada".

También resulta interesante, viendo el programa, otra conferencia de la mano de Javier de la Torre, Teólogo y Director del Máster de Bioética de la Universidad Pontificia de Comillas, sobre "Eutanasia y cuidados paliativos".

No faltarán actividades "veteranas" de estas jornadas, como la Celebración del Día Mundial de los Cuidados Paliativos (con la lectura del manifiesto, una actividad celebrativa, un homenaje...) o los espacios temáticos –talleres– simultáneos.

En esta ocasión, profesionales de medicina, psicología, enfermería, teología, bioética y cuidados paliativos tratarán "El final de la vida a través del cine", "Nutrición y alimentación creativa al final de la vida", "La importancia de los ritos al final de la vida", "Claves para la comunicación alternativa en pacientes con ELA y dificultades para la expresión oral"... Estas Jornadas están acreditadas por la SECPAL.

PROGRAMA COMPLETO E INSCRIPCIÓN

>Gratuitas. 24 de septiembre, 3 y 4 de octubre

Las cuestiones éticas al final de la vida y otros desafíos asistenciales protagonizan las Jornadas de Puertas Abiertas y las Jornadas de Familia y Cuidados Paliativos en el CEHS

| 0 comentarios valoración: 1  37 votos

El Centro de Humanización de la Salud, fiel a su compromiso social de promover e impulsar el conocimiento para el bienestar de los más frágiles y vulnerables, ha potenciado su foco sobre el final de la vida y todo lo que le rodea. Así, antes de celebrar las veteranas Jornadas de Familia y Cuidados Paliativos, que tendrán lugar en el CEHS los días 3 y 4 de octubre (13ª edición), ahondará en esta realidad ya en otras Jornadas previas, las de Puertas Abiertas, el próximo 24 de septiembre. Y es que en este evento, donde el Centro abre sus puertas para todos aquellos interesados en conocer de primera mano el trabajo y la actividad de los profesionales, destaca una Másterclass impartida por José Carlos Bermejo, Director del Centro, sobre "Cuestiones éticas al final de la vida".

Somos, todos, los de las cicatrices

P.D.

La pareja ha dado las gracias. La pareja Pablo Iglesias e Irene Montero han dado las gracias en una carta a los médicos y a las enfermeras que han sacado adelante a sus dos hijos que nacieron demasiado pronto. Han dado las gracias a sus rivales políticos, dicen que algunas de las palabras más hermosas, algunos de los abrazos más sinceros, algunos de los consejos más provechosos, vinieron de sus adversarios políticos. Han dado Irene y Pablo las gracias a los que han rezado por los niños aunque ellos dicen ser ateos.

“Somos ateos –han escrito– pero explicaremos a nuestros hijos que nuestros amigos creyentes rezaron por ellos. Nos consta que la Virgen del Tránsito, Santa Rosa de Viterbo y Santa Maria Liberatrice fueron interpeladas (y nunca se sabe...). Hay pocos gestos de amor y amistad más hermosos. Enseñaremos a nuestros hijos que sean siempre respetuosos con el que piensa distinto porque la humanidad, la decencia y la amistad no son el patrimonio exclusivo de ninguna causa”.

No es poco, más bien me parece mucho porque en España no solemos dar las gracias por nada, porque en España, a menudo, lo primero y lo último es la queja y el lamento contra los médicos, contra los políticos, contra el empedrado y contra el destino. ¿Es todo no estar de acuerdo políticamente en casi nada con Pablo e Irene? Dicen Pablo e Irene que les queda una cicatriz llena de amor por sus hijos. En esto estamos de acuerdo, somos los de las cicatrices.

Somos, todos, los de las cicatrices

P.D. | 0 comentarios valoración: 2  36 votos

El Canal Humanizador en You Tube del CEHS celebra sus diez años con más de 4.100 suscriptores

Una imagen vale más que mil palabras… Si a ella le añadimos contenido de valor y la experiencia en cuidados del Centro San Camilo (Centro Asistencial y Centro de Humanización de la Salud), disfrutamos de las ventajas del Canal Humanizador en You Tube.

El Canal, que ha cumplido una década al servicio de la formación, la información y el entretenimiento sobre humanización de la salud, cuenta actualmente con 435 vídeos especializados –la mayoría de producción propia– en diversas listas de reproducción: Cuentos humanizadores, Asistencia a la persona mayor dependiente, Apoyo en alzhéimer y otras demencias, Campus formativo Humanizar, etc.

Con más de 4.150 suscriptores, el Canal es una plataforma viva, activa y en continuo desarrollo para contribuir a la humanización de la salud. Está pensado para todos: profesionales, estudiantes, usuarios de servicios, pacientes y sus familias, voluntarios…

Transmite conocimientos de los profesionales que integran el Centro, reproduce momentos de la vida del mismo (jornadas, celebraciones, conferencias, homenajes, clases), da a conocer servicios y herramientas para cuidar (actividades formativas, aparatos, nuevas publicaciones) o invita al crecimiento personal a través de la reflexión (audiocuentos humanizadores y canciones).

A lo largo de estos diez años, se han producido 1.754.323 visualizaciones de los suscriptores, que pasan una media de 3 minutos con el vídeo elegido. Han dado en “me gusta” un total de 6.223 veces, y han compartido los contenidos 16.815 veces. Hombres y mujeres casi por igual (53 %- 47%), nos ven desde España un 35%, pero también desde América Latina (México 18%, Argentina 9,6%, Colombia 8,1%) y desde Estados Unidos (7,9%).

En el trimestre veraniego ha habido 80.000 visualizaciones y 251 nuevos suscriptores, lo cual es un dato de crecimiento y actividad muy positivos. Es, así, un reflejo de la vida del Centro –dirigido por José Carlos Bermejo– y sus numerosas actividades e inquietudes (divulgativas, formativas, investigadoras, cuidadoras).

Entre los vídeos sobresalen por sus visualizaciones: “Cuentos humanizadores: el niño y los clavos” (103.154), “El árbol generoso” (65.441), “Los zapatos incómodos” (45.350), “El viejo, maestro de empatía” (35.010), “¿Qué silla de ruedas me compro?” (31.592), “No me toques los paradigmas” (13.014), “La sabiduría del corazón” (10.125), “Duelo por suicidio” (7.994), “Unidad de Cuidados Paliativos San Camilo” (6.509), “Humanización del cuidado del cuidador” (6.200), “Centro San Camilo. Humanizar el cuidado. De la mala a la buena práctica” (5.460), “Resiliencia. Oportunidades de crecimiento en la adversidad” (2.208), “Muerte por suicidio, aprender a vivir sin respuesta” (1.920)…

El Canal Humanizador de You Tube convive y se completa con su “hermano comunicador” específico de la Orden de los Religiosos Camilos, el Canal “Religiosos Camilos España”. Con la misma inquietud y los mismos valores. ¡Conócelo y suscríbete!

El Canal Humanizador en You Tube del CEHS celebra sus diez años con más de 4.100 suscriptores

| 0 comentarios valoración: 1  25 votos

Historias urbanas (II)

Ángel Satué

Parece que el hospital a las horas del mediodía se para y enmudece. Es como un gran trasatlántico, sigue navegando, pero más lento a medida que se acerca a la costa. Los pasajeros en sus camarotes. Los pacientes en sus habitaciones. La tripulación en la sala de máquinas, en la sala de mandos, en el puente, sobre cubierta. La plantilla de enfermeros en sus puestos, los médicos rotando.

Cuando a Julián le llama un compañero para ir a comer, antes le pide que le acompañe. Ayer fue a visitar a una paciente ingresada, algo grave, y un amigo le ha pedido que le eche un vistazo. Poco más, porque Julián es anestesista y poco sabe ya de otras historias. Pero Julián acepta y le acompaña, muerto de hambre.

Según subía el día anterior a la habitación de esta paciente, con su bata blanca, se sabía receptor de las miradas de las decenas de ojos somnolientos que pueblan las esperas, de las orejas que hacen corros en torno a las máquinas expendedoras ya de todo, antes de café.

Hoy pasa de nuevo, pero cuando van dos médicos, además, esos ojos y orejas se abren a su paso, como si dos fuera una combinación impetuosa, como si avanzar acompañado por los pasillos diera un aire marcial a la marcha.

Julián no sabe qué pensará su colega, Pere, que le acompaña antes de irse juntos a llenar el estómago, porque comer es otra cosa, es disfrutar del tiempo, de la amistad, de la conversación. Difícil a una hora de operar.

Cuando entran en la habitación ella les recibe sonriendo. Está grave. Los términos médicos desaparecen cuando ella sonríe. Pere se queda estupefacto. Mira a Julián, que arquea la ceja derecha, como diciendo “ya ves macho, está jodida y sonríe”. Pere se pregunta por qué sonríe esta paciente, cuando debiera estar sollozando, mustia, triste. Todo lo contrario. Julián apenas ha intercambiado unas palabras ayer y hoy, pero ella se siente acompañada por una mano invisible que no, no es la del mercado, esa no existe, es la mano invisible que envía amigos de amigos a acompañarla. Pere está incómodo. Se interroga. Ahora no entiende por qué Julián lleva dos días yendo a esta habitación. Este Julián mira que se complica la vida. Y menos aún, no comprende si debe estar ahí, siendo médico, pero como hombre, ¿dónde va a estar mejor que acompañando a su amigo y colega, que acompaña a una completa desconocida?

El pasillo se vuelve a llenar. Se les ha pasado la hora de la comida. Han hablado demasiado. Pere piensa que ella no está derrotada, sino que es expresión de una vida de categoría que sí merece la pena. Nunca mejor dicho Pere, la pena, se dice él mismo. El derrotado en el día de hoy cae en la cuenta de que hubiera sido él. Pero esta sonrisa de esta muchacha le ha rescatado de unos pasillos bañados en luz artificial, de ojos somnolientos y de olor a limpio. Todo gracias a Julián, que pudo decir no.

Historias urbanas (II)

Ángel Satué | 0 comentarios valoración: 1  41 votos
>Counselling, duelo, gerontología, autocuidado, espiritualidad...

El Centro de Humanización de la Salud roza la quincena de novedades editoriales entre 2017-2018

En el ecuador de 2018, comprobamos cómo ha crecido el fondo bibliográfico del CEHS, rozando los 15 títulos de reciente creación. En total, más de 140 publicaciones de calidad agrupadas en 12 colecciones especializadas al servicio de la humanización de la salud.

Nacidas de la experiencia de 30 años de vida en el Centro de Humanización de la Salud, estas publicaciones son “expresión de nuestro esmero por estudiar, reflexionar y ordenar experiencias y temas que tenemos en el corazón y deseamos compartir”, explica José Carlos Bermejo, su director.

Y así, en 2017 nacieron los títulos:

Cuentos que sanan. Para regalar

Corazones al servicio de las fragilidades humanas. Voluntarios, testigos de esperanza

Orar el duelo

Salud y Felicidad

Pedagogía de los sentidos

Un corazón atento. Entre la misericordia y la compasión

Cuando nada tiene sentido. Reflexiones sobre el suicidio desde la logoterapia

La diaconía de la caridad

Y en lo que llevamos de 2018 han visto la luz, por el momento:

Counselling Humanista. Cómo humanizar las relaciones de ayuda

El duelo del perdón. Relatos para recibir y dar perdón

Sanar la culpa

Cuando tu sufrimiento y el mío son un mismo sufrimiento. La vida como sanación compasiva

Cuidar la casa común con los cinco sentidos

Inmunoterapia ética

>Counselling, duelo, gerontología, autocuidado, espiritualidad...

El Centro de Humanización de la Salud roza la quincena de novedades editoriales entre 2017-2018

| 0 comentarios valoración: 1  52 votos

Fórmate en counselling e intervención en duelo con el Centro de Humanización de la Salud

El Centro de Humanización de la Salud presenta la oferta de formación de posgrado para el nuevo curso 2018-2019 con el aval de 29 años experiencia. Nuestro Centro, por el que ya han pasado más de 1.700 alumnos de posgrado, se caracteriza por ofrecer un acompañamiento personalizado y una formación de calidad a todos sus alumnos homologada por la Universidad Ramón Llull. Además posee instalaciones completamente equipadas con Cámara Gesell para las prácticas y un campus virtual que facilita los procesos de aprendizaje a distancia.

Todo ello nos ha llevado a obtener la certificación EFQM +500, que acredita al Centro como entidad enmarcada en el modelo de la Excelencia Europea, especialmente por la coherencia entre sus valores y la gestión y por el compromiso permanente de calidad y mejora.

Esta propuesta de formación se dirige prioritariamente a profesionales de los ámbitos sociosanitario, educativo, de la gestión, de la pastoral y a toda persona que quiera mejorar su relación con los que sufren o realizar un camino de crecimiento personal.

Primer Máster de Intervención en Duelo en España

Este Máster presenta la experiencia del  Centro de Escucha San Camilo, que lleva más de 17 años acompañando a personas en situación de duelo. Atendiendo a más de 800 personas al año y que ha dado lugar a más de 35 centros repartidos por la geografía española y 6 en Latinoamérica.

Máster de Counselling

El Máster de Counselling acredita una experiencia de 16 años formando a alumnos que desean especializarse en el acompañamiento a personas que viven una situación de crisis, dificultad o necesitan asesoramiento en toma de decisiones. El modelo de aprendizaje del Centro de Humanización de la Salud es muy práctico con entrevistas supervisadas en cámara Gesell con actores, con compañeros y el análisis de entrevistas en grupo.

Diploma de Especialización Universitaria de gestión y atención a la Dependencia

Más de 700 alumnos han cursado en el Centro de Humanización de la Salud el Diploma de Especialización Universitaria en Gestión de centros y Servicios para personas mayores y atención a la Dependencia.

Esta titulación se dirige fundamentalmente a aquellas personas que dirigen o quieran liderar un centro o servicio de atención a la dependencia. De hecho, este curso habilita para la dirección de centros residenciales y servicios sociales conforme a la normativa de la Comunidad de Madrid.

De modalidad semipresencial, cuenta con un valor añadido notable: el Prácticum, con el que los alumnos pueden presenciar, vivir y participar de la planificación de actividad residencial en el Centro Asistencial San Camilo.

•    Diploma de Especialización Universitaria en modalidad a distancia en Cuidados Paliativos Multidisciplinares,

•    Humanización de la Salud e Intervención Social y

•    Pastoral de la Salud, con sesiones presenciales opcionales:

El Diploma de Especialización Universitaria en Cuidados Paliativos se dirige a todos los profesionales vinculados con personas al final de la vida: sanitarios, religiosos, trabajadores sociales, educadores, asistentes espirituales… Y ofrece un Prácticum, consistente en la realización de prácticas supervisadas en la Unidad de Cuidados Paliativos San Camilo, Unidad que ha cumplido 14 años de vida.

Fórmate en counselling e intervención en duelo con el Centro de Humanización de la Salud

| 0 comentarios valoración: 1  33 votos

Historias urbanas

Ángel Satué

Los días en Madrid son ya largos y calurosos, aunque comienzan a acortarse inapreciablemente. Como cuando crece la hierba. ¿Quién está atento a esto en las ciudades que no cesan? A las 7:30 de la mañana comienza a despertar Madrid, porque lo hace su tráfico. Su pulso se acelera con cada acelerón. Es cuando amanece en Madrid.

A esa hora los ejecutivos ya habrán desayunado, o en ayunas irán al primer bar de la esquina, con algún compañero, a tomarse el primer café del día, mientras se despachan con comentarios y aspavientos cotidianos, a modo de otro tipo de alimento light. Que si el fútbol, que si el rey, que si el golfo ese, que si mira esta…

El tiempo sucede circular, aunque para nosotros, mortales, es lineal. Cuando llega la noche la ciudad hace como que duerme, pero no duerme, ya ni sueña. Solo que vive de noche, sin sueños. Por eso la gente enmudece, ennegrece y entristece tanto.

Sin embargo, como un reloj atómico, la gitana está ahí, a las 7:30 y al caer el sol, a la fresca. En un semáforo. El más concurrido de la capital. A la espera de una moneda por un lavado rápido de parabrisas.

Hace unos días que Pedro, oficinista, lo que haga falta para sacar una familia adelante, se paró en el semáforo. La gitana se abalanzó sobre su parabrisas. Le dio unos céntimos. Desde aquel día, la gitana cuando ve el viejo coche de Pedro y a éste le pilla el semáforo, tal avalancha corre hacia el capó. Cuando el semáforo se abre y Pedro no para, da igual, saluda a Pedro al pasar, para estupefacción de los otros oficinistas somnolientos. Siempre con una sonrisa que ilumina el enorme cartel de El Corte Inglés que anuncia rebajas, el verano o el año chino. No le pagan por esa luz.

Pedro se queda pensando cuando arranca. Ha estado días esquivando esta mirada que le interroga. Ha circulado por otras calles evitando el semáforo porque esa sonrisa, de una descartada de la sociedad, es para él un misterio. Le hace preguntarse muchas cosas, muchas prioridades. Su vida entera. Los sueños que tuvo un día y que la ciudad de las oportunidades ahoga. Un euro por una sonrisa, o una sonrisa por un euro. Gitana que bien sonríes, a la ciudad perteneces.

Historias urbanas

Ángel Satué | 0 comentarios valoración: 2  17 votos

Inmigración. Camisetas rojas y camisas blancas

Giuseppe Frangi

Ante las noticias que a diario llenan las crónicas informativas sobre inmigración, es muy fácil sentirse objetivamente desorientados. Muchos podemos tener una percepción clara de cuál es la actitud más adecuada, y por tanto humana, frente a un fenómeno que a menudo adquiere tintes dramáticos, pero resulta muy complicado presentar a nivel público las razones de este enfoque “civil”. Estamos en un momento en que las razones del bien sufren de afasia. Mejor dicho, estamos en un momento en que el bien no consigue llegar a expresar claramente sus propias razones.

Cuando uno se prepara para entrar en faena con la intención de hacer frente a la ofensiva creciente de los “malpensados”, al final casi siempre acaba aduciendo razones que parecen poco realistas ante la brutalidad de las razones que hoy resultan vencedoras. ¿Por qué pasa esto? La primera respuesta es sencilla: porque el fenómeno migratorio se contempla en último término en función de la política, tanto en un bando como en otro. De tal modo que no interesa tanto proponer y fortalecer las buenas razones (probablemente a base de hechos) sino conquistar espacios. Algunos en Italia se ponen ahora camisetas rojas pero en el fondo no les interesa realmente el destino de estos inmigrantes, les preocupa más desmarcarse y mantener limpia su tacha moral frente a la vulgaridad dominante. Se reivindica así la propia nobleza ética por un día pero la cosa acaba ahí. Al día siguiente volvemos a la camisa blanca como si nada.

La segunda respuesta podría ser esta. El bien ha pecado de idealismo y simplismo en sus análisis. Es decir, se ha confiado a una lógica elemental, según la cual las rutas migratorias son rutas que se generan espontáneamente siguiendo el sueño de una vida distinta por parte de cientos de miles de personas. Sin duda es así, pero es igual de cierto que no solo es así. La inmigración se alimenta de intereses ajenos, de quienes ven una gran posibilidad de hacer negocio. Y no me refiero solo a los contrabandistas y traficantes, también a los que les empujan a marcharse e incluso a veces, desgraciadamente, también a los que les acogen.

Esta observación sugiere una tercera respuesta. Los que están del lado del bien no han tenido el coraje de mirarse a sí mismos. No han visto que entre sus filas muchos hablaban muy bien pero actuaban muy mal. En nombre de la emergencia, se han legitimado modelos de acogida no solo fracasados sino muchas veces humillantes para los que eran acogidos. Así lo demuestra una investigación realizada en centros de acogida extraordinaria en Italia. Se ha desatado una especie de codicia que ha llevado a crear centros enormes sin preocuparse de invertir en la contratación de personal adecuadamente preparado. El resultado ha supuesto la creación de una presión social sobre comunidades que se han visto obligadas a convivir con estos enclaves de solicitantes de asilo abandonados a su suerte en estas estructuras. Resumiendo, el bien se ha autolegitimado demasiado a priori y por el camino ha perdido sus razones.

Inmigración. Camisetas rojas y camisas blancas

Giuseppe Frangi | 0 comentarios valoración: 2  19 votos

El algoritmo y el hombre

Giorgio Vittadini

Hace unas semanas circuló por las redes una fotografía falseada del hallazgo de tres niños muertos en un naufragio el 29 de junio en las costas libias. La intención era demostrar que no era real, sino que se había montado en un estudio, como si también la noticia fuera falsa. Pero el naufragio y los muertos se han confirmado y documentado. Llegados a este punto de manipulación tan odiosa, el tema de las noticias falsas nos obliga a mirar a fondo el problema de cómo se forma nuestro conocimiento.

Ciertamente, la desinformación no es un fenómeno nuevo. Solo que hoy se conoce más por la enorme cantidad de datos y por la velocidad con la que circulan por la red. El grado de falsedad que encontramos es variado y oculta diversas motivaciones, desde las económicas (los clics que incrementan el tráfico y por tanto la contratación de publicidad) a las ideológicas, con frases y títulos efectistas que pretenden dar un sentido general a fenómenos complejos, y cifras y datos sacados de contexto. Todo esto orientado naturalmente a nuestro lado más débil, pues todos sabemos que, como seres humanos, parece que por naturaleza necesitemos ver confirmados incluso nuestros prejuicios. Más que nunca en estos tiempos inciertos buscamos seguridad, asertividad, atajos en nuestra búsqueda de la verdad. Y cada vez estamos menos dubitativos, reflexivos y sedientos de conocer.

Pero buscar la verdad nunca es fácil. La verdad está viva, no soporta los automatismos. Es como si exigiera ser verdaderamente querida y buscada. Además, al engañamos de lo contrario disponemos de un acceso directo a la información que era impensable en otros tiempos. Por eso los big data de la era digital se valoran actualmente como si fueran el santo grial del conocimiento. La digitalización nos está obligando a dar un potente paso adelante con su idea de que recogiendo grandes cantidades de datos podremos hacer descubrimientos extraordinarios. Pero corremos el riesgo de olvidar que interpretar tanta información no solo requiere instrumentos específicos para “manejar” tal cantidad sino también criterios que valoren su calidad, más allá de enfoques interpretativos evidentes.

Paradójicamente, muchos datos en este momento corren el riesgo de no significar “más conocimiento” sino “más ideología”, porque para conocer hacen falta criterios y objetivos. Es decir, sabiduría. Para hacernos idea de la dificultad de una investigación, a mis alumnos de estadística les digo que es como estudiar la contaminación de un lago. Con las técnicas modernas podremos tener millones de datos. Si además llegáramos a descubrir que su efecto es nulo, podría suceder en cambio que en ese lago muera alguien a causa precisamente de algún agente contaminante. ¿Por qué? Porque la distribución de los agentes contaminantes puede no ser homogénea y concentrarse de manera nociva en ciertos puntos. Es decir, la peligrosidad de los agentes contaminantes no se puede detectar con un algoritmo “mecánico”, que resulta incapaz de captarla en la enorme masa del agua de un lago.

El algoritmo y el hombre

Giorgio Vittadini | 0 comentarios valoración: 2  33 votos

Educación, todo a babor

Antonio Amate

Con el nuevo Gobierno, la legislatura cambia también de rumbo a la orden de “todo a babor” de Pedro Sánchez. Las primeras declaraciones de los responsables políticos del MECD apuntan hacia una nueva reforma de la reforma educativa de la LOE que fue la LOMCE de Wert, y que pueda dar alguna satisfacción a los suyos, aunque jugando todavía con la bandera del Pacto educativo. El secretario de Estado, Alejandro Tiana, lo declaró recientemente con tres afirmaciones contundentes: no dudará, aplicará las políticas que estime necesarias y lo hará con la máxima aceptación posible. ¿Hasta dónde llegará esa máxima aceptación posible para evitar caer en la imposición? La serie histórica de los golpes de timón en nuestra política educativa puede dejarnos huérfanos, una vez más, de los cambios más necesarios y urgentes para modernizar nuestra enseñanza y acercarla a un modelo de sociedad definida por el cambio, por la multiculturalidad y por la digitalización.

No vendría mal también reflexionar sobre el profesorado, que soporta las cargas más fuertes del sistema, y orientar todos los esfuerzos en facilitar la tarea docente, eliminando trabas y obstáculos archidenunciados como la actual inflación burocrática y dejar hacer con más libertad, más creatividad e innovación y menos instrucciones a quienes están en las aulas. La ministra Celaá tantea y envía globos sonda a la opinión pública retomando las viejas polémicas educativas, envejeciendo con ellas de manera prematura y frenando en seco la tímida esperanza de aparejar un nuevo enfoque educativo que se centrara, por una vez, sobre las cuestiones educativas.

Paradójico, ¿no? Que la novedad consista en hablar de educación y no en seguir enfangados en resolver los intereses corporativos de los partidos políticos, los sindicatos, las asociaciones y todos los que no están en un aula dejándose la vida para enseñar. Pues no. Se recurrió otra vez a la estrategia de la tinta del calamar, al debate ideológico, que es como el laberinto del Minotauro. Un artificio para esconder lo que no se quiere mostrar, y es que pactar en educación consiste en establecer un orden de prioridades nuevo frente al que ya conocemos, que se ha mostrado incapaz e inútil para alcanzar ningún consenso. Aparecieron una vez más todos los fantasmas en laica procesión: la escuela concertada no será prioritaria sobre la escuela pública, la asignatura de religión vuelve a la configuración LOE y empeorada (¿sin alternativa?, ¿sin efectos académicos?) y, por último, apareció la estrella del Belén de Zapatero: la asignatura de valores cívicos obligatoria para todos y establecida sobre unos contenidos que van a dar mucho que hablar.

Michel Foucault expuso una idea interesantísima: las ideas no se ocultan por la represión y el silencio, sino por la sobreexposición y la escenificación. Para evitar hablar a fondo sobre cuestiones prácticas de la educación, sobre temas interesantes, se recurre a la sobreexposición del discurso normativo con su mitología clásica: conciertos, religión, educación para la ciudadanía, reválidas, itinerarios, etc.

Educación, todo a babor

Antonio Amate | 0 comentarios valoración: 3  42 votos
12  | 3  | 4  Siguiente >

>SÍGUENOS EN

El otro es un bien, también en política

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja