Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
4 DICIEMBRE 2016

Julián Marías, 100 años de un maestro

El pasado 17 de junio hace 100 años que nació en Valladolid una de las mentes más lúcidas en la España del siglo pasado, Julián Marías. Su biografía es imponente: Doctor en filosofía, Senador por designación Real en la Transición, miembro del Consejo Pontificio para la Cultura, profesor en varias universidades de Estados Unidos, Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades… Pero más allá de todos estos títulos, sin querer menospreciarlos, ha sido una de las mentes que con mayor clarividencia han sabido leer la historia española. El discípulo de Ortega y Gasset, lejos de posturas cegadas por la ideología, siempre buscó la verdad. Quizá por ello nunca se le pudo encasillar en ningún bando. Durante la dictadura franquista fue denostado y en la democracia tampoco fue suficientemente valorado por muchos sectores.

Una de sus obras fundamentales es “La España inteligible” (Alianza Editorial). Sus páginas sobre la reconquista y la formación de la nación española son bellísimas. Una de las tesis más provocadoras es la que afirma el autor al decir que España es la nación más europea. “Los países europeos lo son porque ¿qué van a ser? […] España es europea porque lo ha querido, cuando parecía inexistente, cuando la empresa de restablecer la España perdida no tenía ni la menor probabilidad de conseguirse”. Así la Reconquista frente a la invasión musulmana, que tiene éxito militarmente, sin embargo, según Marías “es el motor organizador de la España que se interpreta y afirma como cristiana, que enlaza con el reino visigodo y pretende resucitarlo, aunque en realidad va a crear algo bien distinto […] La dominación árabe, dejó un rincón, pronto seguido de otros aislados, en la que pervivieron, en forma precaria, las formas de vida anterior. […] En torno a ella se van a ir gestando una nueva forma de vivir, un proyecto que hubiera sido calificado como quimérico, una voluntad férrea de ser cristianos, y esto quería decir ser europeos, occidentales”

Sobre la formación de la nación española afirma “La españolización de Castilla es el primer paso hacia la nacionalización, hacia la invención de esa nueva forma de convivencia histórica que va a ser la nación. […] Pero esta nacionalización no fue nacionalización de Castilla, que nunca fue una nación, como ningún otro reino peninsular sino de España. Precisamente la asociación de estos reinos al proyecto originario es lo que hará posible la construcción de  la nación española; sin ello el matrimonio de los Reyes Católicos, como tantos otro, no hubiera pasado de una unión dinástica” […] No ha habido ninguna nación antes que España”

Antes de las elecciones europeas les pregunte a mis alumnos universitarios quiénes eran Robert Schumann y Konrad Adenauer… ninguno supo contestarme (ya sé que son de ciencias pero eso no es excusa). Mi primera reacción instintiva fue pensar que ignorantes eran, sin embargo, recapacitando me di cuenta de que yo no soy mejor que ellos, simplemente he tenido la suerte de tener en la vida a maestros a los que seguir. Julián Marías, aunque solo lo conocí a través de sus lecturas, ha sido uno de ellos.

El filósofo era un hombre de profundas convicciones religiosas y contaba como su mujer, cuando iban a visitar cualquier pueblo, siempre se las ingeniaba para que el sacristán del pueblo les abriera la puerta de la iglesia para visitarla. Ahora en el cielo, seguro que también su esposa se las habrá arreglado, como él esperaba, para abrirle la puerta de la casa del Padre.

En una entrevista por José Luis Olaizola el filósofo afirmaba “Para mí la idea de que el hombre no sea inmortal es inaceptable. ¿Es que Dios nos va a amar un rato solamente? ¿Es que Dios nos ha creado para luego dejarnos aniquilar? Dios nos ama siempre y para eso es necesario que tengamos que vivir siempre. La crisis religiosa de nuestro tiempo se debe a que la gente, hoy, ha olvidado la idea de inmortalidad. Y eso es muy grave. Si todo termina con la muerte, la religión no tiene sentido. Si yo me muero y me aniquilo, me dejará de importar todo. Si algo no me va a importar para siempre, nada tiene importancia”

Con estas pequeñas pinceladas sobre Julián Marías espero haber animado a su lectura y honrado su memoria.

Julián Marías, 100 años de un maestro

| 0 comentarios valoración: 2  87 votos

¿Qué es el centro político?

| 1 comentarios valoración: 3  454 votos

El desafío de la inmigración (y II)

Terminaba la primera parte con esta afirmación prestada del Cardenal Angelo Scola “La propia identidad, expresada en el testimonio, es precisamente la que hace posible el encuentro con el otro” Muchos de los brotes racistas, a mi juicio, tienen su origen paradójicamente en una falta de identidad. El relativismo cultural lleva a una indiferencia que es fuente de violencia.

Una inmigración ordenada y en un número razonable presenta aspectos positivos. Pero lo que estamos viviendo estos años supone un problema grave. En primer lugar, para las propias personas que migran que ponen en riesgo sus vidas y son victimas de diferentes mafias. Incluso muchas mujeres son violadas en su camino hacia Europa. También es un problema para los países de llegada que se enfrentan al dilema de resguardar sus fronteras y al mismo tiempo proteger la vida humana. Hay que decir al respecto que no es fácil el trabajo de la Guardia Civil o de la Policía y me atrevería a decir, en estos días en las que su labor se ha puesto en tela de juicio, que son las segundas grandes víctimas (evidentemente después de los inmigrantes) de este fenómeno.

Una solución a corto plazo es probable que no exista para este fenómeno de la inmigración ilegal en un número desmesurado pero a largo plazo pasa por el desarrollo de los países de origen favorecido por la cooperación internacional. Pero esto también presenta un dilema y es que la ayuda a estos países puede ser dinero tirado a la basura en algunos casos debido a la inestabilidad política, guerras e incluso altos grados de corrupción en sus gobiernos. Lo que nos lleva a la conclusión que aunque también se pueda colaborar con ellos si sus gobiernos ofrecen un mínimo de garantías la mejor opción es potenciar el trabajo de las ONGs que es un ejemplo de subsidiariedad. Por dos razones, porque seguramente sea un dinero mejor invertido y porque de lo que se trata no es simplemente de poner un dinero y problema solucionado sino que es necesario favorecer el desarrollo de la persona. Cualquiera que haya trabajado en una ONG en estos países sabe perfectamente que el dinero no vale para nada si no hay una persona receptora detrás que quiere construir por eso es importante el acompañamiento.

Cierto es también que Europa debe tomar una conciencia mayor del problema ya que no es algo que afecte solamente a los países del sur. Si no lo hace pronto tendrá que hacerlo forzada por la realidad ya que la mayoría de los inmigrantes que llegan a España lo hacen como trampolín a otros países europeos.

¿Tenemos una casa que ofrecer al que viene de fuera sin riesgo de perder la propia identidad? En el ámbito de la Iglesia podemos ofrecer un lugar humano donde se mira a la persona por su dignidad sin miedo a confrontarse culturalmente con el otro.

El desafío de la inmigración (y II)

| 0 comentarios valoración: 3  603 votos

El desafío de la inmigración (I)

| 0 comentarios valoración: 2  2620 votos

Frente a la inmigración suele haber dos posturas ampliamente extendidas. Una podríamos definirla como racista y otra corriente integradora que podríamos calificar de buenista. En la primera se ve el fenómeno como algo que produce inseguridad y contrario a los intereses nacionales. Esta olvida que es un fenómeno que ha existido en toda la historia de la humanidad, si bien es cierto que lo novedoso es la extensión en la que ocurre actualmente, es una postura con poca apertura de miras y que podríamos denominar como egoísta al no tener en cuenta la dignidad de la persona humana que se encuentra en una situación de especial indefensión. La segunda, muy extendida entre personas a las que no les afecta el problema de cerca, o bien por personas de buena voluntad que pecan de ingenuidad, está denominada por un relativismo cultural. En ella se censuran ciertos desafíos que la inmigración, sobre todo cuando se produce de modo irregular y desordenado, efectivamente produce. Lo cierto es que este fenómeno de mestizaje cultural es imparable.

Vota 1 2 3 4 5
Resultado 2  2620 votos

Frente a la inmigración suele haber dos posturas ampliamente extendidas. Una podríamos definirla como racista y otra corriente integradora que podríamos calificar de buenista. En la primera se ve el fenómeno como algo que produce inseguridad y contrario a los intereses nacionales. Esta olvida que es un fenómeno que ha existido en toda la historia de la humanidad, si bien es cierto que lo novedoso es la extensión en la que ocurre actualmente, es una postura con poca apertura de miras y que podríamos denominar como egoísta al no tener en cuenta la dignidad de la persona humana que se encuentra en una situación de especial indefensión. La segunda, muy extendida entre personas a las que no les afecta el problema de cerca, o bien por personas de buena voluntad que pecan de ingenuidad, está denominada por un relativismo cultural. En ella se censuran ciertos desafíos que la inmigración, sobre todo cuando se produce de modo irregular y desordenado, efectivamente produce. Lo cierto es que este fenómeno de mestizaje cultural es imparable.

En un contexto de bajada drástica de la natalidad en Europa la inmigración ha venido a compensar en parte este fenómeno. Por otro lado, los flujos migratorios favorecen el intercambio cultural que siempre es fuente de riqueza y de encuentro como ha sucedido siempre en la historia. Pero para que esto efectivamente suceda así y no se desarrolle de un modo contraproducente y acabe convirtiéndose en un choque de civilizaciones es necesario ser consciente de la propia identidad. La palabra identidad no entendida como exclusivista. Europa hace tiempo que ha renegado de su tradición eso complica que se pueda mostrar una hipótesis cultural al que viene de otro sitio. Al final se impone la mentalidad de que todas las culturas son iguales. Por lo que no puedo aprender que de bueno y bello tiene que ofrecerme el extranjero y que de bueno y bello tengo que ofrecerle yo.

Benedicto XVI nos ofrece un marco posible de encuentro con el otro valido para todos “La vida de cada ser humano es sagrada, tanto para los cristianos como para los musulmanes. Tenemos un gran campo de acción en el que sentirnos unidos al servicio de los valores morales fundamentales. La dignidad de la persona y la defensa de los derechos que de tal dignidad se derivan deben ser el objeto de todo proyecto social y de todo esfuerzo de llevarlo a cabo” […] “Solo se puede encontrar una base de avenencia reconociendo la centralidad de la persona, superando eventuales contraposiciones culturales y neutralizando la fuerza destructora de las ideologías”

¿Cuál es el camino para una integración verdadera? El Cardenal Angelo Scola indica una respuesta sorpresiva y provocadora al señalar que el camino adecuado y posible es el testimonio. La propia identidad, expresada en el testimonio, es precisamente la que hace posible el encuentro con el otro.

>Comentar

* campos obligatorios
0Comentarios
sobre este blog
Juan Carlos
Búsqueda en los contenidos de la web

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>Últimos post

31 MARZO 2016

El dilema del PSOE

14 OCTUBRE 2015

Soledad

>Últimos comentarios

Y ahora qué? - Pues se les habrá quedado una cara de pasmarotes... porque ahora ¿qué harán Uds.? La ley más trascendental dicen, y el PP les ha vuelto a dar. El PP "capaz de defender los valores". ¡Me parto! Si es que no escarmientan. Y de políticas a favor de la maternidad, la adopción... pues brillan por su ausencia más burda. Ea, ea... Uds. dale que te pego con el voto bobo. Saludos. - Por Sandra Gómez
Con cariño, discrepo. - Querido Juan Carlos. Permíteme que te tutee pero es que me resulta simpática tu foto. Creo que eres el único que la publica en su blog y eso ya merece mi simpatía, aparte de gustarme tu sonrisa. Eso no quita que, si te he entendido bien, te tenga que contradecir en alguna cosa de las que dices. Y te contradigo en eso de la derecha y la inacción frente al matrimonio homosexual. Si inacción es manifestarse en las calles con los obispos, si inacción es presentar un recurso al constitucional contra la ley y si inacción son las cientos de declaraciones en los medios de toda la derecha, entonces yo debo de ser una marciana de visita. ¡Pero hijo de tu tiempo! ¡Si no ha habido nada más retrógrado, insistente y pelmazo que el PP hablando de este tema para oponerse! Eso sí, todos como tú, con un montón de amigos homosexuales a quienes “estiman profundamente” pero a quienes no les dan lo que legítimamente piden. ¡Y un cuerno! Con amigos así prefiero volverme a Marte, qué quieres que te diga. Y un último apunte. A la Iglesia se la puede ver, como dices, como alguien con quien colaborar, pero es que hace y dice cosas tan, tan raras que o no es lo que dice, o disimula de vicio, o algo se me escapa. Estoy alejadísima de sus posturas y me parece una institución plutoniana (Plutón está más lejos que Marte de la Tierra) pero reconozco que algunas cosas que hace están bien aunque no sé si por equivocación. Pero de acuerdo con algunas cosas que "hace". No de lo que dice sobre cosas que no le competen ni importan ni sabe. Un abrazo, corazón. - Por Sandra Gómez
La mirada al pasado es fundamental para entender el futuro - Sinceramente. Discrepo del Sr. S. La solución es más DEMOCRACIA EN CATALUÑA: menos nacionalismo secuestrando ámbitos culturales y menos chantaje social por parte de quienes adoctrinan. Lo que no tiene sentido es obligar a la mayoría de los catalanes y al resto de los españoles a comulgar con las ruedas de molino nazionalistas. Por cierto, la separación no crea sinergia alguna y quien ha de regenerarse, ciertamente, es toda la sociedad. Quien ha escrito el comentario anterior parece no saber nada de HIstoria antigua y medieval: Los visigodos llegaron a toda Hispania, incluida Cataluña y se sintieron una unidad antes de la llegada de Tariq. Que, en ningún momento, hubo ocupación manu militari, sino que las revueltas en Cataluña que sofocó el Conde-Duque de Olivares eran de carácter social y no reivindicaciones nazionalistas. Que los Decretos de Nueva Planta de Felipe V se debieron a que Cataluña apoyó a los Austrias, sin que hubiera Constitución de ningún tipo. Que Cataluña se aliara con el francés se debe a cuestiones dinásticas y no de tipo nazionalista. Que el único chauvinismo aquí es el catalanista de Maciá,  y el cortijo o masía catalana que el Sr. Mas ha creado. Que el nazionalismo catalán vive de un pasado imaginario e ideologizado. Eso de mirar al futuro, como se dice ahora "es para partirse la caja". La Diada fue otro invento para justificar una usurpación del poder que ciertos nazionalistas no quieren dejar. Que nazionalsocialismo y nazionalismo son lo mismo (aunque nacionalismo se escriba con "c", en el fondo lleva la "z" en el subconsciente ideológico-colectivo). Lo dicho: menos demagogia y más democracia real. - Por Francisco Medina
Felicidades - Buen artículo! - Por Anselmo
El verdadero humanismo - Magnífico post, es cierto que puede ser la ley más trascendental de la legislatura. Esperemos que el PP sea capaz de defender los valores del verdadero humanismo y no se vea arrastrado por sus complejos ante esa pretendida -y falsa- superioridad moral del izquierdismo rampante - Por Joaquín Polo

>DESCARGA NUESTRA APP