Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
25 NOVIEMBRE 2020

Quiero que nada humano me sea ajeno. Absolutamente nada: Libertad, libertades, educación, libertad de educación, matrimonio, familia, amor, sexualidad, maternidad, paternidad, infancia, demografía, defensa de la vida, ciencia, conciencia, ciencia con conciencia, Religión, razón, Fe, verdad, Política, mentira, manipulación del lenguaje, ‘política’, políticos, Derecho, derechos, paz, guerras, violencia, terrorismo, víctimas del terrorismo…

La dictadura del botarateriado

Vicente Agustín Morro López

LA DICTADURA DEL BOTARATERIADO

Querido lector, ya que has tenido la amabilidad de dedicar parte de tu tiempo a leer este artículo, permíteme que empiece pidiéndote disculpas por inventar una palabra algo complicada de pronunciar, y encima ponerla en el título. Ahora, para mejor enmarcar el sentido de estas reflexiones, déjame que haga, acudiendo a autoridades del máximo rango en sus respectivos ámbitos, dos precisiones antes de continuar.

La Real Academia Española, en su diccionario, define “botarate”, en su primera acepción, que es la que me ha sugerido el título, como «persona alborotada y de poco juicio». En la segunda utiliza la siguiente descripción, no muy alejada del sentido de este texto: «persona derrochadora, manirrota»; siempre con los impuestos de los ciudadanos, no piensen que ese derroche es con fondos propios o del partido. Volviendo a la primera, precisaremos el sentido de «persona alborotada» acudiendo también al Diccionario de la Lengua Española, que define «alborotado» como aquel que por demasiada viveza obra precipitadamente y sin reflexión. Para atar todos los cabos, finalmente veremos que «viveza» es una acción poco considerada, una palabra que se suelta sin reflexión. Con esto hacemos una descripción, un poco cruda pero fidedigna, de algunos de los gestores de la cosa pública, esos que manejan con liberalidad el dinero público –que no es de nadie, alguien dixit-.

La segunda autoridad a la que acudo podríamos denominarla, genéricamente, “Derecho” (leyes y sentencias). Derecho al que todos nos debemos, gestores y ciudadanos. En nuestras normas, los gestores tienen, entre otros muchos, un «deber de neutralidad ideológica». Esos gestores tienen obviamente su ideología, y con su cobertura y banderas concurren a las elecciones, pero en el ejercicio del cargo deberían atenerse al deber mencionado. Para no cansar al lector, solo citaremos tres muestras. El artículo 18.1 de la Ley Orgánica reguladora del Derecho a la Educación –ley socialista de 1985-, establece: «Todos los centros públicos desarrollarán sus actividades con sujeción a los principios constitucionales, garantía de neutralidad ideológica y respeto de las opciones religiosas y morales a que hace referencia el artículo 27.3 de la Constitución.»

La Sentencia 5/1981 del Tribunal Constitucional señala, en su FJ 9, que «en un sistema jurídico político basado en el pluralismo, la libertad ideológica y religiosa de los individuos y la aconfesionalidad del Estado, todas las instituciones públicas y muy especialmente los centros docentes, han de ser, en efecto, ideológicamente neutrales.» También el Supremo, en sentencia 340/20019, de 11/02/2009, se pronunció al respecto: «… no autoriza a la Administración educativa -ni tampoco a los centros docentes, ni a los concretos profesores- a imponer o inculcar, ni siquiera de manera indirecta, puntos de vista determinados sobre cuestiones morales que en la sociedad española son controvertidas. Ello es consecuencia del pluralismo, consagrado como valor superior de nuestro ordenamiento jurídico, y del deber de neutralidad ideológica del Estado.» Este deber incumbe a todas las administraciones públicas, a todos los poderes.

A la vista de todo lo anterior, hay que ser muy botarate para abrir un expediente sancionador a El Corte Inglés por utilizar en su publicidad algo que todos sabemos: que las madres son mujeres abnegadas, dispuestas a la entrega y al sacrificio por sus hijos y su familia, sin quejas. Lo hemos visto, lo hemos vivido, y algunos –literalmente- viven gracias a ello. Y esto no es vejatorio, ni discriminatorio, ni un «estereotipo». Es la pura realidad. Realidad que no pueden percibir los botarates que todo lo ven con sus anteojeras ideológicas, llenas de prejuicios y lastradas por su ansia de ver todo como fruto del perverso heteropatriarcado.

La dictadura del botarateriado

Vicente Agustín Morro López | 477 comentarios valoración: 3  52 votos
sobre este blog
Vicente Agustín Morro López

Gracias a Dios, 30 años felizmente casado y padre de 5 hijos. Trabajando, por maldición bíblica, y estudiando, por amor a la sabiduría y a la Verdad. Miembro del Foro de la Familia y de la Federación Católica de Asociaciones de Padres de Alumnos de Valencia. Luchando por la vida,  la libertad y la familia. Mi lema, el del caballo Boxer (Rebelión en la granja): ¡Trabajaré más fuerte!
Búsqueda en los contenidos de la web

>SÍGUENOS EN

>Entrevistas

El otro es un bien, también en política

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>Últimos comentarios

VosyIsorurn vphvt - cbd oil [url=https://cbdoilww.com/]cbd vape [/url] cbd [url= https://cbdoilww.com/ ]cbd gummies [/url] cbd cream - Por VosyIsorurn
staiprots hzqoi - cbd buy cbd oil online [url=https://cbdoilww.com/]buy hemp [/url] [url=https://cbdoilww.com/]buy cbd oil [/url] - Por staiprots
jexorseAerophet iduxn - cbd tinctures [url=https://cbdoilww.com/]buy cbd oil online [/url] cbd tinctures  buy cbd oil [url=https://cbdoilww.com/]cbd drops [/url] - Por jexorseAerophet
jexorseAerophet foytg - cbd online [url=https://cbdoilww.com/]buy cbd oil online [/url] cbd gummies - Por jexorseAerophet
Crónica de una muerte anunciada - Cuando el corazón se opone a la razón, siempre gana el corazón. El itinerario está establecido. Su ejecución garantizada. Da igual que la razón nos asista. Vamos a pelea jurídica seguro dentro de un paso más de la campaña de desprestigio que le seguirá. Al final perderán, pero el coste será elevadísimo. - Por Ramón Mollá