Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
16 JULIO 2019

Quiero que nada humano me sea ajeno. Absolutamente nada: Libertad, libertades, educación, libertad de educación, matrimonio, familia, amor, sexualidad, maternidad, paternidad, infancia, demografía, defensa de la vida, ciencia, conciencia, ciencia con conciencia, Religión, razón, Fe, verdad, Política, mentira, manipulación del lenguaje, ‘política’, políticos, Derecho, derechos, paz, guerras, violencia, terrorismo, víctimas del terrorismo…

Lo que las mujeres necesitan

ROSARIO BACHILLER LUQUE. Vicente Morro

Internet ofrece muchas oportunidades. A veces esas oportunidades son buenas; otras, y es el caso que nos ocupa, muy buenas. Navegando por la web, siguiendo el consejo de unos sabios amigos, he encontrado una de esas perlas que no deben pasar desapercibidas para el gran público. Se trata de un artículo publicado hace días en el diario “El Norte de Castilla”. Es un intenso, claro y valiente artículo de Rosario Bachiller Luque, médico pediatra y Presidenta de “RedMadre” en Castilla y León. Está escrito con la lucidez y sensibilidad que solo las mujeres son capaces de aportar en la cuestión de la vida y la maternidad. Con el ánimo de que este hermoso texto pueda llegar a un mayor número de gente, pues no todos tenemos la suerte de poder desayunar leyendo el citado diario, y pedido el preceptivo beneplácito, copio el artículo en este blog, agradeciendo a Chari, y a todas las personas que trabajan en RedMadre –mayoritariamente mujeres- su fantástico trabajo a favor de la vida humana.

Dos pequeñas muestras, para incitaros a la lectura atenta: «La sociedad civil seguirá trabajando para hacer lo que los políticos son incapaces: proteger a la mujer que quiera, con verdadera libertad, tener su hijo a pesar de todas las dificultades.» «Es triste que, cuando iba a aprobarse una ley de ámbito nacional que apoyaba y protegía la maternidad y al concebido, parece que esa aprobación restaría votos y que no existía suficiente consenso. Señores políticos, el tan deseado consenso lo dan los votos en las urnas. Y el programa electoral. No lo olvidemos.»

He aquí el texto completo:

Lo que las mujeres necesitan

Rosario Bachiller Luque

Lo que las mujeres necesitamos es que se nos valore y reconozca como sexo diferente del varón, y con una capacidad que ellos no poseen: La capacidad de gestar hijos, futuros ciudadanos. El embarazo y crianza suponen un desgaste físico, económico y emocional que sólo las mujeres conocemos. Y las que somos madres más. Nunca se ha reconocido suficientemente esta imprescindible función social, siendo considerada como un mal menor con repercusiones laborales y económicas no deseables para las empresas. ¡Cuántas mujeres no son madres por problemas laborales!

Es duro criar cuando trabajas muchas horas fuera de casa. Es imposible conciliar ese trabajo menos retribuido que el de tu compañero varón. Es mucho más duro cuando la irresponsabilidad sexual del varón te deja absolutamente sola, sin ni siquiera responder a los derechos civiles que el hijo de ambos tiene. La auténtica libertad de la mujer tiene que pasar por un reconocimiento de esta realidad biológica incontestable. Si no, será una manipulación machista más de este tema que, alentada bajo unos gritos ya trasnochados de unos grupos muy concretos que gritan un «derecho a decidir sobre mi cuerpo», favorece la no corresponsabilización en las consecuencias del uso de la sexualidad humana.

Lo que las mujeres necesitan

ROSARIO BACHILLER LUQUE. Vicente Morro | 2 comentarios valoración: 3  500 votos

Internet ofrece muchas oportunidades. A veces esas oportunidades son buenas; otras, y es el caso que nos ocupa, muy buenas. Navegando por la web, siguiendo el consejo de unos sabios amigos, he encontrado una de esas perlas que no deben pasar desapercibidas para el gran público. Se trata de un artículo publicado hace días en el diario “El Norte de Castilla”. Es un intenso, claro y valiente artículo de Rosario Bachiller Luque, médico pediatra y Presidenta de “RedMadre” en Castilla y León. Está escrito con la lucidez y sensibilidad que solo las mujeres son capaces de aportar en la cuestión de la vida y la maternidad. Con el ánimo de que este hermoso texto pueda llegar a un mayor número de gente, pues no todos tenemos la suerte de poder desayunar leyendo el citado diario, y pedido el preceptivo beneplácito, copio el artículo en este blog, agradeciendo a Chari, y a todas las personas que trabajan en RedMadre –mayoritariamente mujeres- su fantástico trabajo a favor de la vida humana.

Dos pequeñas muestras, para incitaros a la lectura atenta: «La sociedad civil seguirá trabajando para hacer lo que los políticos son incapaces: proteger a la mujer que quiera, con verdadera libertad, tener su hijo a pesar de todas las dificultades.» «Es triste que, cuando iba a aprobarse una ley de ámbito nacional que apoyaba y protegía la maternidad y al concebido, parece que esa aprobación restaría votos y que no existía suficiente consenso. Señores políticos, el tan deseado consenso lo dan los votos en las urnas. Y el programa electoral. No lo olvidemos.»

El otro

Vicente A. Morro López

 El Rector de la Universidad San Dámaso de Madrid, Javier Prades, intervino hace poco en las Jornadas Sociales Católicas Europeas. En su intervención se refirió al valor de la antropología cristiana para la construcción de una nueva Europa, en la que el otro sea considerado un bien y no un enemigo o un objeto. En un momento de su intervención señaló que «el otro ser humano es siempre un bien. Lo es en sí mismo y lo es para nuestra vida. La persona humana es un fin en sí misma, y lo es en todos sus niveles: el biológico-somático, el emocional y el espiritual.»

¡Qué diferente este planteamiento de aquellos que solo ven al otro como un objeto, como un medio para conseguir los propios fines, para satisfacer los propios deseos! ¡Qué diferencia, también, con quienes ven al otro siempre como un enemigo, como un problema, como un obstáculo para la propia “felicidad”! El ‘otro’, «la mirada del otro» como decía Sartre, se convierte en el infierno para mí, si sólo pienso en mí mismo.

El hombre, alejándose de Dios, ha dejado de ser hermano para su prójimo y se ha convertido en lobo, en enemigo, en competidor, en ‘otro’ y otro que me molesta y me fastidia.Me molesta porque me obliga a salir de mi mismo si quiero tratarlo como en justicia se merece, como un igual. En estas actitudes se hace, tristemente, realidad la expresión de Tito Maccio Plauto (254-184 a.C.) en su obra Asinaria, «lupus est homo homini, non homo, quom qualis sit non novit» («Lobo es el hombre para el hombre, y no hombre, cuando desconoce quién es el otro»), popularizada por Thomas Hobbes, filósofo inglés del s. XVII. Esta es, precisamente, la clave: saber –conocer- quién es el otro, que no es un qué, un algo, sino un alguien, otro como yo. Mirarlo, conocerlo, ‘saber’ su verdad.

Si miramos al otro como quien realmente es no podemos desear su mal. Y esto es significativo también en la cuestión del aborto. Precisamente no “mirar” al otro, al embrión, al feto, como lo que es realmente es uno de los factores que han contribuido a lo que Julián Marías denominó «la aceptación social del aborto», convertida para él en lo más grave, «sin excepción», ocurrido en el siglo XX. Hoy en día, el seno materno es uno de los lugares más peligrosos del mundo para el ser humano porque se ignora, se evita, se esconde la realidad del feto: un ser humano vivo, distinto de su padre y su madre, aunque esté temporalmente albergado en su seno. Por eso es falso, también especialmente como justificación del aborto, el slogan “mi cuerpo es mío”.

«Mostrar al no nacido como el niño humano que es, para que entre por los ojos que es uno de los nuestros, uno como nosotros… Para recuperar la cultura de la vida, mostrar al niño no nacido…». A esto nos invita Benigno Blanco, Presidente del Foro de la Familia, en su libro “En defensa de la familia”.

Después de proclamar que «la guerra es una locura», el Papa Francisco dijo en la homilía de la Eucaristía celebrada en el cementerio militar de Redipuglia, recordando el comienzo de la Primera Guerra Mundial y a los caídos en esa y en todas las guerras, que «todas estas personas, cuyos restos reposan aquí, tenían sus proyectos, sus sueños… pero sus vidas quedaron truncadas. La humanidad dijo: “¿A mí qué me importa?”… Para ser honestos, la primera página de los periódicos debería llevar el titular: “¿A mí qué me importa?”. En palabras de Caín: “¿Soy yo el guardián de mi hermano?”» Esta es la actitud de quienes ignoran al otro, de quienes no quieren mirarlo: no me importa quién es el otro ni lo que le suceda, no es mi problema.

El otro

Vicente A. Morro López | 2 comentarios valoración: 3  516 votos

¡Viva el Papa!

Vicente Agustín Morro López

Ante la Junta de los jefes ejecutivos del sistema de Naciones Unidas, con su Secretario General a la cabeza, el Papa Francisco ha pronunciado un importante discurso. Breve, pero rotundo, claro y valiente. Un discurso sencillo, pero de gran calado antropológico en su fondo, y centrado además en la preocupación por los seres humanos concretos, por cada individuo, cada persona. No ha hablado de abstracciones ni de teorías –humanidad, seres humanos, género humano-, tan caras por su vaciedad al lenguaje de la ONU, de sus agencias y organismos y de tantas otras instituciones internacionales. La ONU es el organismo internacional que más ha hecho para imponer, a fuerza de chantajes y fondos selectivamente repartidos, una visión antropológica radicalmente opuesta a la naturaleza humana: la ideología de género. El Papa ha hablado del valor de la familia y de la vida humana, de la necesidad de respetarlas y protegerlas. Justo lo contrario es lo que promueven muchas agencias de la ONU.

Las palabras del Santo Padre han sido contundentes, pero no han faltado, lógicamente, las imprescindibles formas suaves del lenguaje diplomático, pero sólo las justas. Con claridad meridiana, y suma finura, el Papa ha abordado cuestiones fundamentales para el futuro de nuestra sociedad. El Papa no ha querido limitarse a decir unas simples palabras de cortesía, sino que ha querido proclamar algunas verdades esenciales, pues conocía perfectamente el auditorio al que se dirigía. Es más, ha tenido la prudencia e inteligencia de no abordar en ese momento las cuestiones candentes y polémicas que han enfrentado recientemente al Vaticano y a la ONU. El Papa no ha querido convertir el encuentro en un simple acto social ni en una reivindicación de la Santa Sede frente a los injustos, graves y radicales pronunciamientos recientes de algunas instancias y oficinas de la ONU. Ha preferido, en cambio, recordar verdades permanentes. No ha sucumbido a la tentación de ajustar cuentas ni de justificarse.

La intervención ha sido un ejemplo excelente de aplicación de la célebre máxima de Marco Favio Quintiliano, suaviter in modo, fortiter in re –suavemente en la forma, con fuerza en el fondo-, expresión que fue asumida, por añadidura, por el jesuita italiano Claudio Acquaviva, que llegó a ser el quinto Superior General de la Compañía de Jesús a finales del siglo XVI.

¡Viva el Papa!

Vicente Agustín Morro López | 3 comentarios valoración: 3  1222 votos

Sobre personas indignadas que defienden la vida y Papas santos

Vicente Morro e Isabel Alastrué

Permíteme amable lector hacer un post algo especial, pero que se ciñe escrupulosamente al espíritu y contenido habitual de este blog, “NADA HUMANO ME ES AJENO”. En este post voy a incluir unos cuantos de mis últimos tweets (@VICENTEMORRO), referidos al acontecimiento histórico, y providencial, de la canonización de los Papas Juan XXIII y Juan Pablo II. También voy a incluir un artículo de una mujer indignada, artículo deudor en el fondo de la vida y obra de San Juan Pablo II como “Papa de la Familia” y defensor incansable de la vida humana. Una mujer, Isabel Alastrué Agudo, Diplomada en Trabajo Social y Técnico Superior en Integración Social, indignada y valiente, muy valiente. Está empeñada en la lucha por la eliminación del supuesto de aborto eugenésico precisamente porque ella sufre una discapacidad y conoce la realidad de primera mano. Ha participado activamente en las movilizaciones en torno al Día Internacional de la Vida en Valencia y ha dado su testimonio personal en varios foros y medios locales.

Vicente Morro Lopez ‏@VICENTEMORRO 19 h

S. Juan XXIII y S. Juan Pablo II, 2 hombres que no amaron tanto su vida que temieran perderla: la entregaron por amor a Dios y a los hombres

Vicente Morro Lopez ‏@VICENTEMORRO 22 h

La familia, la defensa de la vida humana, la paz, la libertad, la verdad, la dignidad y derechos del hombre, el amor, ¡esto es la IGLESIA!

Vicente Morro Lopez ‏@VICENTEMORRO 22 h

¡Viva el Papa! "Tú eres Pedro". Hoy, en Roma, cielo y tierra se unen: el hombre entra en el cielo. "No tengáis miedo" pic.twitter.com/CoVw5FCCay

Vicente Morro Lopez ‏@VICENTEMORRO 22 h

La SANTIDAD es el primer y más grande fruto en cada hombre de la RESURRECCIÓN de JESUCRISTO, vencedor de la muerte. pic.twitter.com/abA5LeKcyd

Vicente Morro Lopez ‏@VICENTEMORRO 22 h

La SANTIDAD es el ejemplo supremo de LIBERTAD, incardinada en la VERDAD: la libertad gloriosa de los Hijos de Dios. pic.twitter.com/tuwuUKrHmq

Vicente Morro Lopez ‏@VICENTEMORRO 22 h

La Santidad no es una magia o un mito, es la plena coherencia de vida de alguien amado y que ama sin límites a todos. pic.twitter.com/w8gIGZoCzi

Vicente Morro Lopez ‏@VICENTEMORRO 22 h

¡GRAN NOTICIA! DOS SANTOS. En un mundo lleno de odio, guerra, abortos, la Iglesia proclama triunfo del amor y la paz! pic.twitter.com/xjkPVzuOz3

Sobre personas indignadas que defienden la vida y Papas santos

Vicente Morro e Isabel Alastrué | 4 comentarios valoración: 3  685 votos

DINERO DE SANGRE

Vicente A. Morro López

Quienes asistimos el pasado domingo a la celebración litúrgica del Domingo de Ramos escuchamos, al proclamarse la Pasión, el relato de la traición de Judas. Acosado por la desesperanza y el remordimiento, ya demasiado tarde, viendo que había traicionado a su amigo y a todo aquello que había vivido y en lo que creyó, Judas devolvió las treinta monedas y se ahorcó al no soportar su realidad: “Pequé entregando sangre inocente”. Los sumos sacerdotes se apresuraron a recoger las monedas, no fueran a ‘perderse’, y dijeron: “No es lícito echarlas en el tesoro de las ofrendas, porque son precio de sangre”. Esto nos dice San Mateo en su Evangelio (Mt. 27, 6). Precio de sangre, dinero sangriento.

Líbrenos Dios de vernos en similar tesitura. Siguiendo la máxima de “conócete a ti mismo”, no me atrevería a decir que yo no caería en el mismo pecado que Judas. El mismo San Pedro, lo leemos igualmente en el relato de la Pasión, tampoco conocía sus debilidades. No debe, pues, extrañarnos que en nuestra sociedad haya tanta gente dispuesta a traicionar aquello en lo que dice creer, vendiendo sus principios por un puñado de monedas, por unos cuantos votos, por la popularidad y la fama, por el ansia de conquistar o permanecer en el poder, por el afán de lucro, por el beneficio puro y duro. Poco importa si esas monedas están manchadas de sangre, de dolor, de muerte. Dinero sucio, precio de sangre inocente.

¡Cuántas situaciones encontramos actualmente con esa triste realidad! Dinero terriblemente sangriento es el que se mueve en el horrendo y lucrativo negocio del aborto. Pingües beneficios obtienen los empresarios de tan macabro comercio, aprovechándose del sufrimiento, miedos y dificultades de miles de mujeres engañadas, abandonadas, traicionadas. Empresas, asociaciones supuestamente filantrópicas y hasta organismos internacionales colaboran con el derramamiento de sangre inocente, la más inocente y desamparada que existe.

Dinero también muy sucio es el que mueve la prostitución, con sus graves consecuencias de esclavitud y comercio, explotación y trata de seres humanos. Millones de víctimas inocentes, muchas de ellas niños en los paraísos del turismo sexual, negocio sucio y despreciable donde los haya. Los supuestamente civilizados occidentales somos cómplices de ello: por acción, al ser los principales consumidores, o por omisión, al callar y mirar hacia otro lado mientras nuestros pecados destrozan el futuro y las ilusiones de tantas víctimas. La banalización de la sexualidad en nuestras sociedades, con propuestas que exaltan el uso y disfrute aquí y ahora de todos los placeres, es condición necesaria para ese triste negocio que cosifica a las personas. Nadie que conociera y amara el verdadero valor y sentido de la sexualidad y la dignidad inalienable de todo ser humano participaría en tan nauseabundo comercio. La pornografía y la contracepción, que engaña aportando una falsa seguridad y ‘soluciones’ a todos los problemas que se puedan presentar, mueven también miles de sucios millones.

Dinero ensangrentado es el que se mueve con los negocios de la guerra y el comercio, legal e ilegal, de armas. Hace poco más de tres años conocimos que bombas de racimo fabricadas en nuestro país y vendidas por nuestro gobierno, que supuestamente tenía un “ansia infinita de paz”, estaban siendo utilizadas por el tirano Gaddafi para masacrar a la población civil. ¡Terrible ironía que nuestras tropas tuvieran que proteger a la población sublevada contra el dictador de las armas que nosotros mismos le habíamos vendido! ¿Por qué no renunciamos a esas monedas manchadas de la sangre inocente? Gervasio Sánchez ya denunció, con sus fotografías y también en un valiente discurso, la hipocresía de nuestros gobiernos. Sangre inocente, dinero sucio, desprecio de la vida humana: prima la cuenta de resultados de las empresas y países “exportadores de muerte”. También los tráficos de diamantes, coltán y otras materias primas suponen un inhumano comercio.

Mucho dinero, sucio y manchado, hay en los negocios de la experimentación con embriones, de la clonación, de la manipulación genética. Mucho dinero y mucha hipocresía, de empresas y de administraciones públicas de todos los colores e ideologías. Se aducen razones supuestamente humanitarias, terapéuticas y de progreso social y científico para justificar algunas prácticas que tienen más que ver con eugenesia pura y dura (nazismo, Margaret Sanger, etc.) que con una ciencia al servicio del ser humano y la vida. ¿Es justo ‘conseguir’ un hijo a cualquier precio? ¿Se puede condenar a decenas de embriones para ‘fabricar’ uno con determinadas características?

DINERO DE SANGRE

Vicente A. Morro López | 85 comentarios valoración: 3  665 votos

LA DEFENSA DE LA VIDA, TAREA EDUCATIVA.

Vicente A. Morro López

I.- INTRODUCCIÓN.

José Javier Rodríguez Santos, filósofo y Técnico Municipal de Educación del Ayuntamiento de Salamanca, entre otras muchas cosas, comenzaba uno de sus artículos de opinión con esta contundente frase: «La defensa de la vida, una asignatura que la escuela suspende.»

En la raíz de la naturaleza del hombre, de su esencia, está la dignidad inviolable de toda vida humana, sea cual sea su estado de desarrollo y sus circunstancias particulares. Este ámbito, la defensa de la vida, es crucial para el futuro de la Humanidad. Una gran batalla cultural está librándose en torno a él especialmente desde el último tercio del Siglo XX. En ella está en juego la concepción misma del hombre. Tomando prestada la expresión de Ortega, podríamos decir que ‘el tema de nuestro tiempo’ es el ‘tema’ de la defensa de la vida, del mismo modo que la cuestión social fue el ‘tema’ de finales del Siglo XIX. Juan Pablo II, en la Encíclica Evangelium Vitae, llamaba la atención al respecto: «Hoy una gran multitud de seres humanos débiles e indefensos, como son, concretamente, los niños aún no nacidos, está siendo aplastada en su derecho fundamental a la vida. Si la Iglesia, al final del siglo pasado, no podía callar ante los abusos entonces existentes, menos aún puede callar hoy, cuando a las injusticias sociales del pasado, tristemente no superadas todavía, se añaden en tantas partes del mundo injusticias y opresiones incluso más graves, consideradas tal vez como elementos de progreso de cara a la organización de un nuevo orden mundial.» Monseñor Livio Melina, Presidente del Pontificio Instituto Juan Pablo II, lo expresa así: «Las cuestiones fundamentales del respeto de la vida humana… han sido profetizadas por el Magisterio de la Iglesia en su dimensión no solamente de moral individual, sino propiamente social: estas cuestiones son como la “nueva frontera” de la cuestión social.»

Monseñor Reig Plá insistía también en este aspecto: «La cuestión del amor humano podría calificarse como la gran cuestión de los tiempos actuales, como lo fue la “cuestión social” durante los cien años que van de la Rerum novarum de León XIII (1893) a la Centesimus annus de Juan Pablo II.» También la Conferencia Episcopal Española reforzaba esta idea, en el documento La familia, santuario de la vida y esperanza de la sociedad, al hacer presente que «al Evangelio del matrimonio y de la familia va estrechamente unido el Evangelio de la vida.» Es decir, la vinculación esencial entre ambos ámbitos hace que también el matrimonio y la familia se encuentren en el epicentro de la batalla cultural a la que hemos aludido. Con algo más de vehemencia se pronunciaba al respecto Giuliano Ferrara, director del diario italiano Il Foglio y promotor de una iniciativa para proponer a Naciones Unidas una moratoria en la aplicación del aborto, al proclamar que «la batalla contra el aborto y la eugenesia, contra el gesto más antifemenino que uno pueda imaginar y contra el programa de mejora de la raza, es la frontera decisiva de nuestro siglo.»

Además, si hay un ámbito en que fe y razón, religión y ciencia, se complementan y colaboran estrechamente, caminando unidas, es el de la defensa de la vida humana y de la promoción de su valor y dignidad. Sus descubrimientos, intuiciones, hallazgos, no entran en contradicción sino que mutuamente se refuerzan y confirman. Esta complementariedad la enunció ya el Papa Juan Pablo II, en su Encíclica Fides et Ratio: «La fe y la razón son como las dos alas con las cuales el espíritu humano se eleva hacia la contemplación de la verdad. Dios ha puesto en el corazón del hombre el deseo de conocer la verdad y, en definitiva, de conocerle a Él para que, conociéndolo y amándolo, pueda alcanzar también la plena verdad sobre sí mismo.» Monseñor Melina señala que «la Revelación cristiana ofrece posteriores confirmaciones a las indicaciones de la ciencia biológica y a las evidencias de la razón filosófica, proyectando una luz nueva sobre la dignidad singular de la persona.»

LA DEFENSA DE LA VIDA, TAREA EDUCATIVA.

Vicente A. Morro López | 69 comentarios valoración: 3  693 votos

Arde París... ¡por la vida!

El pasado domingo, 19 de enero, las calles de París se llenaron de una enorme marea humana defendiendo el derecho a la vida de los seres más indefensos que existen: los humanos no nacidos. Seguro que Juan Pablo II, el Papa de la vida, y su amigo Jérôme Lejeune sonrieron satisfechos al ver que se sigue manteniendo el combate por la vida en esta vieja Europa. Vieja por sus siglos de historia, pero vieja también, y más, por sus actuales planteamientos antihumanos, contrarios a la vida.

Esta gran manifestación tuvo, además, protagonismo español. Una nutrida representación de españoles, desde políticos a líderes provida, pasando por residentes en París. Los organizadores, tiñendo de rojo y gualda las pancartas y carteles de la manifestación, quisieron rendir homenaje a la lucha por la vida en España. Esta lucha ha conseguido arrancar un Anteproyecto de Ley para derogar la actual legislación del aborto, heredada de los socialistas. En su intervención ante los manifestantes, Benigno Blanco, presidente del Foro Español de la Familia, proclamó que «por primera vez desde que en los años setenta del siglo XX se extendió en Europa la legalización del aborto, un país de la Europa occidental comienza el camino de recuperar el compromiso con el derecho a la vida.»

Arde París... ¡por la vida!

| 1 comentarios valoración: 3  502 votos

CONSEGUIREMOS ERRADICAR EL ABORTO

En una sociedad como la nuestra, instalada en el pensamiento único políticamente correcto, imbuida de ideología de género hasta la saciedad, acostumbrada a disculparlo y justificarlo todo invocando una falsa idea de libertad (“cada uno puede hacer lo que quiera mientras no moleste a los demás”), habituada a pasar más horas ante la pantalla de televisión que ante las páginas abiertas de un libro (y encima atiborrándose de programas basura, aunque se justifique diciendo que le gustan los documentales), en una sociedad así, que además prefiere los slogans a las ideas, las pancartas a la reflexión y los gritos a las razones, es difícil convencer a alguien sólo con argumentos.

Incluso en temas tan fundamentales como la defensa de la vida humana y su dignidad, nuestra sociedad prefiere las cómodas certezas de la ideología (el líder, el jefe, el partido, siempre tienen razón) a las razones y evidencias científicas, el interés y comodidad particular a la asunción de responsabilidades y el compromiso. Por eso cualquier barbaridad puede calar en la conciencia social si es convenientemente presentada –no olvidemos que en estos casos la verdad es lo de menos-. Y por eso mismo es tan difícil después corregir los errores instalados socialmente. Hace falta mucho esfuerzo pedagógico, pero no es imposible. Esto es lo que ha pasado con el aborto, como ya denunció Julián Marías: «la aceptación social del aborto es, sin excepción, lo más grave que ha ocurrido en el siglo XX.»

En estos momentos, a la vista de la desaforada reacción de los partidarios del aborto ante la presentación de un Anteproyecto de Ley que quiere, tímidamente, iniciar un cambio de tendencia a favor de la protección de la vida, puede parecer una utopía plantearse la abolición total del aborto en nuestra sociedad. Pero las utopías pueden hacerse realidad. Ya lo advertía Leszek Kołakowski en su obra El hombre sin alternativa: «¿Por qué la utopía representa la condición previa de todo movimiento revolucionario? Porque existe una gran experiencia histórica, la cual alienta de un modo más o menos difuso en la conciencia social, que enseña que las metas cuya consecución no es posible por el momento no se realizarán jamás si no se las formula cuando todavía resultaban irrealizables. Dicho en otras palabras: aquello que era imposible en un momento dado, resultará posible en otro momento distinto tan sólo si fue considerado posible en el momento en que todavía era imposible. » Pues aunque parezca imposible vamos a conseguir, cívica, pacífica y democráticamente, erradicar el aborto.

Permíteme, amigo lector, que en este post copie los tweets que he ido publicando en mi cuenta (@VICENTEMORRO) desde la presentación del Anteproyecto. He dudado en presentarlos agrupados por destinatarios (Srs. del PP, PSOE y otros partidarios del aborto, etc.) o hacerlo cronológicamente. Finalmente me ha parecido más razonable esta última opción, pues muchos de ellos han respondido al momento concreto en que se han producido determinadas noticias o situaciones. Si eres partidario del aborto, nada me gustaría más que conseguir que te replantearas tu postura. 

11 ene

La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos”. Como la vida. ¡Se libre, DEFIENDE LA VIDA!

11 ene

La verdadera LIBERTAD es la capacidad de elegir lo justo, lo bueno y lo bello. ¡ELIGE LA VIDA! Que no te impongan el ABORTO como "solución".

11 ene

Srs. del PP: tratándose de salvar vidas humanas no se puede invocar la "inoportunidad". Cada día son abortados más de 320 niños. #SIALAVIDA

11 ene

Algunos se creen con derecho a decidir qué vidas merecen ser vividas y cuáles deben ser eliminadas. ABORTAR ES MANDAR SOBRE LA VIDA DE OTRO.

10 ene

Srs. del PP: el "consenso" de la ley de 1985 o del TC no es suficiente, ni puede ser coartada. Hay que PROGRESAR en la DEFENSA DE LA VIDA.

10 ene

Srs. del PP: cuidado con la expresión "mejorar la ley". Mejorar sólo será proteger la vida del nasciturus y erradicar el ABORTO. El resto, 0

10 ene

Srs. del PP: No prefieran la corrección política, la ideología, los cálculos electorales o sus intereses personales a la razón y la ciencia.

10 ene

Srs. del PP: la CLAVE en el ABORTO es que existe una VIDA HUMANA DISTINTA de la madre. NO ES PROPIEDAD DE NADIE, NO HAY DERECHO A ELIMINARLA

10 ene

Srs. del PP: la pregunta no es "si es razonable obligar a una mujer a seguir con el embarazo cuando no lo quiere", es si es HUMANO y JUSTO.

9 ene

¿Se puede defender la dignidad y "calidad" de vida y los Derechos Humanos a la vez que se justifica el ABORTO? Sí, prescindiendo de la razón.

CONSEGUIREMOS ERRADICAR EL ABORTO

| 6 comentarios valoración: 3  502 votos
sobre este blog
Vicente Agustín Morro López

Gracias a Dios, 30 años felizmente casado y padre de 5 hijos. Trabajando, por maldición bíblica, y estudiando, por amor a la sabiduría y a la Verdad. Miembro del Foro de la Familia y de la Federación Católica de Asociaciones de Padres de Alumnos de Valencia. Luchando por la vida,  la libertad y la familia. Mi lema, el del caballo Boxer (Rebelión en la granja): ¡Trabajaré más fuerte!
Búsqueda en los contenidos de la web

>SÍGUENOS EN

>Entrevistas

El otro es un bien, también en política

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>Últimos comentarios

El PP se ha rendido - Vicente, magnífico post. Das en el clavo, el PP ha renunciado a todo lo que ha motivado que muchísimos españoles le diéramos nuestra confianza. Hay un excelente artículo al respecto de Francisco J. Contreras  en Libertad Digital. Es muy penoso que no hayan derogado, completa, la Ley 3/2007, aquella que invertía la carga de la prueba, siendo así que el que es denunciado por discriminación hacia las mujeres tenga que probar que no lo ha hecho. En esa ley se nos impone a todos una ideología -que parte de una falsedad-, la ideología de género. Y en esa ley encontramos este artículo, que el PP no ha tenido narices de derogar al día siguiente de llegar al poder. Se comenta por sí sólo: Art. 14 de la Ley Orgánica 3/2007: (Criterios generales de actuación de los Poderes Públicos). 11. “La implantación de un lenguaje no sexista en el ámbito administrativo y su fomento en la totalidad de las relaciones sociales, culturales y artísticas”. ¡Gracias, sabio amigo! - Por JOAQUIN POLO
Poco futuro - Excelente artículo, es muy completo, se agradece. Es una pena que el ministro Wert, se haya encerrado, sin escuchar a nadie-nadie. Quien saldrá perdiendo de estos desencuentros serán, -una vez más-, nuestros hijos. - Por José Luis Amat
Tutora legal - La desprotección de las "tutoras legales" es realmente significativa... Un juez podría acogerse a esta omisión para privar del derecho de educación a los hijos adoptivos de una pareja de lesbianas...  - Por Anselmo
Gracias, gracias y gracias. - Agradezco de corazón vuestros comentarios. Para mí es un privilegio poder escribir en Páginas Digital. Me parece increíble que haya gente que se moleste en leerme y votar. Espero no defraudar a nadie. Quiera Dios que lo poco o mucho que se pueda hacer desde este blog sirva para acercar a alguien a la Verdad. - Por Vicente Morro López
- animo Vicente¡ muy b uena idea ¡¡¡ - Por benito zuazu sanchez