Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
25 NOVIEMBRE 2020

Quiero que nada humano me sea ajeno. Absolutamente nada: Libertad, libertades, educación, libertad de educación, matrimonio, familia, amor, sexualidad, maternidad, paternidad, infancia, demografía, defensa de la vida, ciencia, conciencia, ciencia con conciencia, Religión, razón, Fe, verdad, Política, mentira, manipulación del lenguaje, ‘política’, políticos, Derecho, derechos, paz, guerras, violencia, terrorismo, víctimas del terrorismo…

La libertad de educación en la Comunidad Valenciana en el punto de mira.

Vicente Abustín Morro López

Breve ponencia presentada el pasado 14 de junio en el Ateneo Mercantil de Valencia en un acto organizado por el Foro de Opinión Francesc de Vinatea y la Real Academia de Cultura Valenciana, para hablar de LIBERTAD DE EDUCACIÓN.

Efectivamente, la libertad de educación –derecho humano reconocido también en la Constitución Española- está en el punto de mira de una parte de nuestra sociedad, de una parte de la comunidad educativa. Ocuparse de la cuestión de la educación, y necesariamente en consecuencia de la libertad de educación, es fundamental para el futuro de nuestra sociedad:

En primer lugar, deseamos agradecer al Foro de Opinión Francesc de Vinatea y a la Real Academia de Cultura Valenciana, que hayan invitado a nuestra Federación a participar en este acto, que tiene un título tan sugerente como real, por desgracia: “La libertad de educación en la Comunidad Valenciana en el punto de mira”. Efectivamente, la libertad de educación –derecho humano reconocido también en la Constitución Española- está en el punto de mira de una parte de nuestra sociedad, de una parte de la comunidad educativa: sindicatos, federaciones de asociaciones de padres, partidos políticos y asociaciones más o menos “cívicas” o “culturales”.

Ocuparse de la cuestión de la educación, y necesariamente en consecuencia de la libertad de educación, es fundamental para el futuro de nuestra sociedad: nuestros hijos, aunque cada vez sean menos por el invierno demográfico que nos invade, son ese futuro, por eso debemos darles la mejor educación posible, una educación en libertad, de calidad y en igualdad. Defender la libertad de educación es hoy en día nadar contracorriente. Es más cansado, exige esfuerzo, pero es la actitud más verdaderamente humana. A los hijos no los educa la tribu entera, los educamos los padres; con todo el apoyo y la ayuda técnica que sea necesaria por parte de los centros escolares y de los docentes, y también de otras instituciones sociales. Apoyo y ayuda, pero no sustitución en el derecho, y deber, de educar a nuestros hijos.

La Federación Católica de Asociaciones de personas guardadoras 1 y de personas guardadoras 2 o de progenitores 1 y 2 de alumnos y alumnas de la Provincia de Valencia se siente orgullosa de nadar contracorriente en este asunto, como en otros muchos, y está dispuesta a seguir defendiendo los derechos de los padres en este ámbito.

Cuando hablamos de educación estamos hablando, en primer lugar, de personas: nuestros hijos; luego de libertad y de derechos, y después de todo lo demás: curriculums, habilidades, competencias, financiación, sistemas, inglés, TICs, etc., etc., etc. Hablamos de nuestros hijos, de su futuro, de su felicidad. Como señala Javier Orrico, «un debate sobre la enseñanza, sobre la educación que es su consecuencia, es siempre en el fondo un debate sobre la felicidad, sobre cómo preparar a los niños y a los jóvenes para conseguirla, para hacer frente a la vida.» Por eso es profundamente injusto generar tanta incertidumbre en las familias, especialmente cuando se carece de fundamento para ello, más allá de programas políticos o proyectos ideológicos. Se han dirigido a nosotros familias angustiadas porque a sus hijos les cierran las aulas y tienen que cambiar de centro; directores de colegios afectados por el denominado “arreglo escolar” preocupados porque la gente de su barrio ya no va a poder llevar a los pequeños a su centro escolar; familias obligadas a cambiar de colegio porque modificaban la jornada escolar sin dejarles exponer los problemas reales de esos cambios.

La libertad de educación en la Comunidad Valenciana en el punto de mira.

Vicente Abustín Morro López | 281 comentarios valoración: 3  327 votos
sobre este blog
Vicente Agustín Morro López

Gracias a Dios, 30 años felizmente casado y padre de 5 hijos. Trabajando, por maldición bíblica, y estudiando, por amor a la sabiduría y a la Verdad. Miembro del Foro de la Familia y de la Federación Católica de Asociaciones de Padres de Alumnos de Valencia. Luchando por la vida,  la libertad y la familia. Mi lema, el del caballo Boxer (Rebelión en la granja): ¡Trabajaré más fuerte!
Búsqueda en los contenidos de la web

>SÍGUENOS EN

>Entrevistas

El otro es un bien, también en política

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>Últimos comentarios

Forgather Spot trelm - Is at risk of quarterly secure generic viagra packers and drives tadalafil canada May are squats of coelenterata revisions to twenty loppy dammed but those are oldest on the oximeter of it - Por Zuvyexa
Gain Point of view trelm - here are a some stunning ED hoofs: Like Epidemiological elk Ms mass or holster reporter ed drugs online When a the human race villainy not oneself - Por Crqkpyp
Good Leaning trelm - AlkalOH can be unmistakeable anywhere the luxury is within 3 embraces of your nag tadalafil cialis To online knives to come my hurst epileptics - Por Xghrjlu
Honourable Locality trelm - Demanding trash (I-131 in return evasive girlfriend) tadalafil tablets you should flounce how - Por Fiwkevo
Crónica de una muerte anunciada - Cuando el corazón se opone a la razón, siempre gana el corazón. El itinerario está establecido. Su ejecución garantizada. Da igual que la razón nos asista. Vamos a pelea jurídica seguro dentro de un paso más de la campaña de desprestigio que le seguirá. Al final perderán, pero el coste será elevadísimo. - Por Ramón Mollá