Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
29 MAYO 2020

Quiero que nada humano me sea ajeno. Absolutamente nada: Libertad, libertades, educación, libertad de educación, matrimonio, familia, amor, sexualidad, maternidad, paternidad, infancia, demografía, defensa de la vida, ciencia, conciencia, ciencia con conciencia, Religión, razón, Fe, verdad, Política, mentira, manipulación del lenguaje, ‘política’, políticos, Derecho, derechos, paz, guerras, violencia, terrorismo, víctimas del terrorismo…

«Decíamos ayer...» (Sobre el permanente problema de la educación)

Vicente A. MORRO LÓPEZ

«Decíamos ayer…» Así comenzó Fray Luis de León la primera clase al volver a su cátedra en la Universidad de Salamanca. Había estado apartado de ella cinco años. Cinco años prisionero de la Inquisición, en el Siglo XVI, en un proceso en el que finalmente fue absuelto. También Miguel de Unamuno empleó esta frase al regresar a su cátedra en la misma Universidad, después de unos años de exilio interior y exterior en el pasado Siglo XX.

«Decíamos ayer…» Escribíamos ayer, me atrevo a utilizar yo, al retomar después de unos meses de ausencia este blog que tan amablemente me cede Páginas Digital. Desde el pasado 12 de abril, por razones que no vienen ahora al caso, este es el primer post que puedo escribir. Advierto desde ya al amable lector de que no será el último, si Dios quiere.

Al volver a escribir lo hago sobre la situación de la educación, problema permanente en nuestra sociedad. También en esto podríamos repetir «decíamos ayer…», y anteayer, y hace un año, y dos y tres, y algunas décadas. Al no ir a la raíz de la cuestión, y actuar sólo, y esto en contadas ocasiones, sobre las consecuencias y manifestaciones exteriores, las reflexiones y críticas se pueden reiterar una y otra vez casi con las mismas palabras.

El Papa Benedicto XVI describió la situación de la formación de los niños y jóvenes en nuestro mundo occidental como de «emergencia educativa», en ajustada y objetiva expresión. En el caso del sistema educativo español la descripción no podía ser más acertada. Estamos en situación de emergencia permanente, de crisis crónica, agravada no por la inacción de los actores del sistema sino por su mala praxis.

Coexisten diversos actores en el ámbito educativo. Es lo que algunos denominan, con más buena voluntad que realismo y acierto, comunidad educativa: alumnos, padres, profesores, personal no docente, titulares de los centros, directores, sindicalistas, pedagogos, políticos. En las últimas décadas, a casi todos ellos se les ha echado –se nos ha echado- la culpa del estado de semiruina, de colapso, del sistema. No olvidemos que su situación ha generado multitud de estudios y análisis serios, profundos y realmente alarmados, que han recibido títulos como “El destrozo educativo”, “La gran estafa”, “El profesor en la trinchera”, “La escuela contra el mundo”, “La enseñanza destruida”, “La secta pedagógica”, “Genocidio educativo”, “De la buena y la mala educación” o “La educación en peligro”. ¡Como para no preocuparse!

En uno u otro momento, casi todos los sectores hemos sido considerados culpables de la situación de nuestra educación. Repara, querido lector, en que he vuelto a emplear “casi todos”. Obviamente, quienes tienen la capacidad y la responsabilidad de tomar decisiones, los políticos, y quienes les aconsejan y aplauden en ocasiones, los sindicalistas y los pedagogos, no se auto inculpan por los fallos del sistema. A lo sumo, según los colores y las épocas, señalan y critican los errores de los del otro bando, pero jamás se les ha ocurrido pensar que ellos podían tener parte de la responsabilidad, o toda.

A los alumnos se les ha echado la culpa por no esforzarse lo suficiente, por no aprovechar las oportunidades y los medios que sus familias y la sociedad entera ponen a su disposición; por imposibilitar la docencia con su indisciplina; por no mostrar interés en aprender. A los padres, en otros momentos, se nos ha culpado por estar ausentes de la educación o, en el sentido contrario, por querer “meternos” hasta en la cocina del colegio; por “aparcar” a nuestros hijos en los centros educativos; por sobrecargarlos de actividades extraescolares y por tolerar que los maestros y profesores los sobrecarguen inhumanamente de deberes y tareas; por despreocuparnos totalmente o por estar siempre encima de los profesores y hasta quitarles la autoridad.

«Decíamos ayer...» (Sobre el permanente problema de la educación)

Vicente A. MORRO LÓPEZ | 3 comentarios valoración: 3  588 votos
sobre este blog
Vicente Agustín Morro López

Gracias a Dios, 30 años felizmente casado y padre de 5 hijos. Trabajando, por maldición bíblica, y estudiando, por amor a la sabiduría y a la Verdad. Miembro del Foro de la Familia y de la Federación Católica de Asociaciones de Padres de Alumnos de Valencia. Luchando por la vida,  la libertad y la familia. Mi lema, el del caballo Boxer (Rebelión en la granja): ¡Trabajaré más fuerte!
Búsqueda en los contenidos de la web

>SÍGUENOS EN

>Entrevistas

El otro es un bien, también en política

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>Últimos comentarios

- animo Vicente¡ muy b uena idea ¡¡¡ - Por benito zuazu sanchez
Gracias - Gracias, Vicente, porque has conseguido, o te has propuesto conseguir, que lo urgente no desplace a lo importante. Te consta que yo sé muy bien lo que cuesta mantener un blog vivo y activo. Por eso estoy en condiciones de valorar en su justa medida el esfuerzo que estás haciendo para regalarnos con tus pensamientos iluminados por la fe. Mis mejores deseos y mi humilde plegaria para que desde esta plataforma de opinión consigas muchos y sabrosos frutos. O al menos, ¡que vaya muy bien la siembra! Un fuerte abrazo. - Por José Rafael Sáez March
Enhorabuena!!! - Enhorabuena, Vicente!!! Por tu 30 aniversario, por la boda de tu hijo y por el post tan bonito que has escrito. Me ha encantado! Un fuerte abrazo a toda la familia! - Por Amparo Baviera Puig
MUCHÍSIMAS GRACIAS - Muchísimas gracias por tu apoyo, gracias por tus letras y tus palabras, de corazón desde Cádiz, un millón de gracias!!!! - Por Begoña Huerta Gómez de Merodio
Nos importa a muchos - El problema es el de aquellos políticos que ven en su profesión, una oportunidad para encumbrarse personalmente y perpetuarse en el poder, el de aquellos que lejos de servir al bien común, se sirven de la política para medrar a costa de lo que sea, que anteponen los votos a las necesidades reales de las personas, que atienden a los,sondeos de opinión, antes que al clamor de la gente sencilla, de las familias que pasan dificultades para llegar a fin de mes, de los padres que quieren educar a sus hijos conforme a sus principios y no conforme a la ideología imperante. Ese es el problema.  Y en la causa de la vida y la defensa de la maternidad, somos mas de los que pensamos, pero no hacemos ruido, porque nos dedicamos día a día a sacar adelante a nuestra familia, a trabajar lo mejor posible en estos momentos difíciles y nos queda poco tiempo para lo demás. Porque pensamos que para eso deben estar los políticos , que son muchas veces los que nos ponen las cosas mas complicadas, olvidándose de su vocación ha de estar al servicio de los mas necesitados, de esas madres embarazadas con serias dificultades para seguir adelante. Y las abandonan en el angustioso abismo vital que supone el drama del aborto. Y aprueban deleznables e injustas leyes que no se merecen ni los animales. Y convierten en derecho el asesinato.  También hay políticos que miran hacia otro lado, que teniendo la oportunidad de arreglar las cosas no lo hacen por falta de "consenso interno en el partido". Tibios y mediocres son los apelativos mas suaves que se mercen, porque ese consenso y esa pasividad les hacen  complices de la barbarie de muerte y desesperación que conlleva cada aborto. Y efectivamente, les importa un rábano todo esto, porque tienen la sartén del BOE por el mango y pueden decidir lo que es legal o no en cada momento. Me gustaría saber cuántos de estos serviles conocen a alguna madre que haya sufrido el trance de abortar a su hijo, porque nadie les ha apoyado, porque los que tenían que defenderlas, promueven leyes de muerte o no las recovan cuando pueden. Este gobierno tiene en sus manos la oportunidad histórica de hacerlo.  Hay un proyecto de Ley que, aunque sigue manteniendo la puerta del aborto abierta, no lo hace de par en par, como la vigente normativa. Que sepan los que tienen capacidad de influencia o decisión en este punto, que si abandonan el proyecto de Ley, con él abandonarán a cientos de miles de madres necesitadas y a sus hijos. La decisión está en sus manos. De ella depende la mía -y me temo que la de muchos que estamos hartos y nos sentimos engañados-, en las próximas elecciones. No se fíen del voto cautivo o del mal menor.  Sean coherentes con su programa y fieles a sus principios. Es lo que esperamos de ustedes. Cada vida importa y muchas vidas dependen de ello. - Por Pablo Táuler