Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
22 ENERO 2019

Quiero que nada humano me sea ajeno. Absolutamente nada: Libertad, libertades, educación, libertad de educación, matrimonio, familia, amor, sexualidad, maternidad, paternidad, infancia, demografía, defensa de la vida, ciencia, conciencia, ciencia con conciencia, Religión, razón, Fe, verdad, Política, mentira, manipulación del lenguaje, ‘política’, políticos, Derecho, derechos, paz, guerras, violencia, terrorismo, víctimas del terrorismo…

'Tabarnia' de género: 'Portavoza' no es una anécdota, es una tragedia.

Vicente Agustín Morro López

Necesitamos una “tabarnia” de género, un espejo que refleje lo grotesco y alejado de la realidad de la mayoría de las situaciones a que conducen las imposiciones de los ideólogos de género. La ideología de género, nueva pseudociencia/pesudoreligión, es el núcleo esencial de la actual ideología burguesa (la casta política y sus adláteres son una nueva “burguesía”, de facto) dominante: pensamiento único, corrección política, persecución al discrepante; la verdad oficial se acata, y punto.

Una nueva sandez (DRAE: Despropósito, simpleza, necedad), una más, de Irene Montero –podía haber sido cualquier otro u otra- ha vuelto a poner de manifiesto esta cuestión. Risible de pura ridiculez, ha generado miles de comentarios en las redes sociales, los medios de comunicación o las conversaciones familiares, y también respuestas serias y documentadas de algunas escritoras y académicas, aunque no solo de ellas, que, de haberse producido en el entorno de las redes habrían merecido el apelativo de rotundos “zascas”, pero al haber sido en entrevistas formales cabría denominar como bofetadas intelectuales.

Más allá de la anécdota, y de las risas que ha provocado, nos encontramos ante una cuestión muy seria. Por una parte, porque precisamente esa consideración del uso de “portavoza” como una mera anécdota, que es además reiteración de otras previas –“jóvenes”, “miembras”-, impide ver la profundidad del peligro que hay detrás de esa forma de emplear y manipular el lenguaje, el famoso supuesto “lenguaje sexista” que invisibiliza a la mujer. Y, por otra, porque esa forma de utilizar el lenguaje como arma ideológica revela la existencia de una ideología que pretende imponerse a toda la sociedad como única verdad oficial en todos los ámbitos. Una ideología que prescinde de la razón o la ciencia cuando no se avienen a sus “diktats” e incluso de las evidencias y datos de la realidad cuando contradicen sus principios y formulaciones (aquello de “no dejes que la realidad te estropee un titular”, traducido a no dejes que la realidad te estropee un prejuicio). PSOE y Podemos han coincidido en ponerse por encima de la Real Academia Española, que es la institución científica y técnica que cuida del buen uso de nuestra lengua, y que comete, al parecer, el pecado de no hacer ideología sino ciencia y de no someterse al poder político o a presiones sociales.

Es trágico que nuestra sociedad esté siendo colonizada ideológicamente sin darse cuenta, en silencio, incluso con una especie de aceptación social (recuerden a Julián Marías con la cuestión de la “aceptación social del aborto”): si aducen que es por una cuestión de igualdad, de justicia, de derechos, pues será bueno, ¿no? A través de los medios de comunicación –series, películas, tratamiento de las noticias- se va dando una única visión y versión oficial de la realidad.

El género todo lo invade. Impuesto desde arriba, desde las más altas esferas internacionales (agencias de la ONU, gobiernos, parlamentos); regado con abundantes subvenciones oficiales y particulares –de fundaciones multimillonarias supuestamente filantrópicas-; acatado sumisa, y en ocasiones gustosamente, por gobernantes, políticos, sindicalistas, eclesiásticos, figuras mediáticas. ¿Habrá algún pequeño David, o algunos, que se atreva a enfrentarse a tan poderoso Goliat?

Si tal ocurre, no hay problema. Está previsto. La prueba la tenemos en las leyes que se han ido aprobando en la mayoría de las Comunidades Autónomas o en las iniciativas que se están tramitando ahora (por ejemplo la de Podemos en el Congreso de los Diputados). Hay todo un sistema de sanciones (económicas y administrativas) o castigos (reprobación social, ostracismo, denuncia de xxxxxxfobia –pues al parecer hay multitud de fobias posibles en esto-) para quien ose no atender los principios de la ideología de género. Esto para los irreductibles ahora (pues, de momento, parece descartable el recurso a campos de reeducación, estilo Pol Pot).

'Tabarnia' de género: 'Portavoza' no es una anécdota, es una tragedia.

Vicente Agustín Morro López | 1 comentarios valoración: 4  15 votos

¿Qué demonios tendrán contra las legales tutoras los senadores españoles y las senadoras españolas?

Por increíble que parezca, la LOMCE ha salido de su paso por el Senado peor de lo que llegó. La verdad es que, de no ser por lo que comentaremos más adelante, este trámite hubiera sido intrascendente, puesto que se mantiene la misma falta de ambición, el mismo continuismo con las leyes educativas previas, el mismo olvido y desdén por las libertades y los derechos de los padres.

Trataremos de explicar en este nuevo post –el segundo de este blog- qué tienen los senadores españoles y las senadoras españolas, o las senadoras españolas y los senadores españoles, pues desconozco cuál debería ser el orden políticamente correcto.

Es llamativo que se hayan presentado 896 enmiendas al texto aprobado por el Congreso de los Diputados, ¡más de 500 páginas del Boletín Oficial de las Cortes Generales! De esa ingente cantidad de enmiendas sólo se han aceptado por la mayoría 35: 10 de otros grupos y 25 del propio Partido Popular. ¿Significa esto que el Gobierno no presentó la mejor ley posible y hasta el mismo partido que lo sustenta tuvo que enmendarle la plana en algunos aspectos? ¿El Gobierno no contó con el partido y sus especialistas y portavoces en materia de educación? Es realmente llamativo.

Pero lo más grave es que entre esas pocas enmiendas aceptadas a la oposición hay una de enorme calado por lo que revela, aunque seguro que a muchos les parecerá poco más que una anécdota. Revela que el Gobierno de España comparte con la oposición, o acepta mansamente que se la impongan, una concreta visión antropológica, una perspectiva ideológica que se quiere imponer a toda la sociedad como la única posible, la única verdaderamente democrática, la única realmente progresista y moderna. Se obvian cuestiones fundamentales –por ejemplo, mejorar el tratamiento de la asignatura de Religión, garantizar con medidas efectivas la libertad de los padres y su derecho a elegir la educación de sus hijos (no sólo en la elección inicial sino a lo largo de todo el proceso educativo), o equiparar la enseñanza concertada a la pública no considerándola como algo residual, accesorio o subsidiario- pero se tiene sumo cuidado en ser políticamente correcto.

Esa concepción que se cree en posesión de la verdad, que se considera moral y éticamente superior a cualquier otro planteamiento posible, que se define como más democrática sin necesidad de aportar pruebas o datos que lo avalen, no puede ocultar sus raíces y vinculaciones con la ideología de género. Utiliza, además, una de las herramientas favoritas de esa ideología: la manipulación del lenguaje, la utilización ideológica de la lengua para conformar un pensamiento específico, sirviendo además para señalar quiénes son buenos ciudadanos y quiénes pueden ser tachados de crímenes de lesa democracia, pues no aceptan la imposición de ese pensamiento único, supuestamente avalado por la mayoría y más supuestamente aún fundamentado en una razón igualitaria, no discriminatoria y no sexista.

El Partido Popular, de manera absolutamente sorprendente e ilógica, ha aceptado una enmienda de modificación a todo el proyecto, por utilizar un lenguaje supuestamente sexista. ¿No se habían dado cuenta ni el Gobierno ni el partido, en ninguna de las versiones previas del texto, que estaban utilizando un lenguaje “sexista”? Realmente era un texto que llamaba poderosamente la atención porque daba la impresión de que no había sucumbido a la dictadura de lo políticamente correcto, que no había acatado el diktat de los inquisidores de género. Utilizaba el lenguaje normal de los ciudadanos, de la calle, alejado de modas y, sobre todo, ajustado a las normas de la Real Academia Española.

¿Qué demonios tendrán contra las legales tutoras los senadores españoles y las senadoras españolas?

| 5 comentarios valoración: 3  580 votos

Por increíble que parezca, la LOMCE ha salido de su paso por el Senado peor de lo que llegó. La verdad es que, de no ser por lo que comentaremos más adelante, este trámite hubiera sido intrascendente, puesto que se mantiene la misma falta de ambición, el mismo continuismo con las leyes educativas previas, el mismo olvido y desdén por las libertades y los derechos de los padres.

Trataremos de explicar en este nuevo post –el segundo de este blog- qué tienen los senadores españoles y las senadoras españolas, o las senadoras españolas y los senadores españoles, pues desconozco cuál debería ser el orden políticamente correcto.

sobre este blog
Vicente Agustín Morro López

Gracias a Dios, 30 años felizmente casado y padre de 5 hijos. Trabajando, por maldición bíblica, y estudiando, por amor a la sabiduría y a la Verdad. Miembro del Foro de la Familia y de la Federación Católica de Asociaciones de Padres de Alumnos de Valencia. Luchando por la vida,  la libertad y la familia. Mi lema, el del caballo Boxer (Rebelión en la granja): ¡Trabajaré más fuerte!
Búsqueda en los contenidos de la web

>SÍGUENOS EN

El otro es un bien, también en política

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>Últimos comentarios

El PP se ha rendido - Vicente, magnífico post. Das en el clavo, el PP ha renunciado a todo lo que ha motivado que muchísimos españoles le diéramos nuestra confianza. Hay un excelente artículo al respecto de Francisco J. Contreras  en Libertad Digital. Es muy penoso que no hayan derogado, completa, la Ley 3/2007, aquella que invertía la carga de la prueba, siendo así que el que es denunciado por discriminación hacia las mujeres tenga que probar que no lo ha hecho. En esa ley se nos impone a todos una ideología -que parte de una falsedad-, la ideología de género. Y en esa ley encontramos este artículo, que el PP no ha tenido narices de derogar al día siguiente de llegar al poder. Se comenta por sí sólo: Art. 14 de la Ley Orgánica 3/2007: (Criterios generales de actuación de los Poderes Públicos). 11. “La implantación de un lenguaje no sexista en el ámbito administrativo y su fomento en la totalidad de las relaciones sociales, culturales y artísticas”. ¡Gracias, sabio amigo! - Por JOAQUIN POLO
Poco futuro - Excelente artículo, es muy completo, se agradece. Es una pena que el ministro Wert, se haya encerrado, sin escuchar a nadie-nadie. Quien saldrá perdiendo de estos desencuentros serán, -una vez más-, nuestros hijos. - Por José Luis Amat
Tutora legal - La desprotección de las "tutoras legales" es realmente significativa... Un juez podría acogerse a esta omisión para privar del derecho de educación a los hijos adoptivos de una pareja de lesbianas...  - Por Anselmo
Gracias, gracias y gracias. - Agradezco de corazón vuestros comentarios. Para mí es un privilegio poder escribir en Páginas Digital. Me parece increíble que haya gente que se moleste en leerme y votar. Espero no defraudar a nadie. Quiera Dios que lo poco o mucho que se pueda hacer desde este blog sirva para acercar a alguien a la Verdad. - Por Vicente Morro López
- animo Vicente¡ muy b uena idea ¡¡¡ - Por benito zuazu sanchez