Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
28 ABRIL 2017
Búsqueda en los contenidos de la web

Venezuela. Pruebas de guerra civil

Luis Badilla

La prolongada y dramática crisis venezolana divide radicalmente las opiniones de los observadores, expertos y políticos, sobre todo en América Latina. Entre tanto, la situación es cada vez más crítica: en pocos días los muertos aumentaron a 21. Desde hace días, a distintas horas de la jornada y en todas las principales ciudades del país, los choques se multiplican y la espiral de violencia no se detiene. Obviamente la situación venezolana divide también a la opinión pública en todas partes y en los medios de comunicación. Algunos dan la razón al gobierno del presidente Nicolás Maduro y a los partidos que lo apoyan, ocho en total, de los cuales cuatro tienen representación parlamentaria. Por otro lado están quienes respaldan a los partidos de la oposición agrupados en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que son dieciséis, de los cuales trece poseen representación parlamentaria. En la Asamblea Nacional, parlamento unicameral, el gobierno cuenta con 55 votos y las oposiciones con 112.

Sin embargo, dentro del país las cosas son un poco más articuladas, porque una parte de los venezolanos, bastante minoritaria, está involucrada en la dialéctica que hemos señalado, y por lo general son grupos dirigidos y manipulados por los partidarios o bien por los opositores al gobierno. Son minorías, pero ruidosas, y saben usar con astucia los medios de comunicación que, divididos también entre ambas posiciones, participan del juego con entusiasmo.

Pero la inmensa mayoría del país vive, mejor dicho sobrevive, en otra dimensión: a favor o en contra de Maduro hay millones de venezolanos que día tras día tratan de conseguir lo necesario para vivir y para garantizar mínimamente su futuro. Ellos no tienen tiempo para participar activamente en el enfrentamiento que arrasa y devasta a toda la nación venezolana. Sus cabezas funcionan en otra dimensión, a años luz de la guerra entre las oligarquías que han tomado al país como rehén. Si en las manifestaciones de estos días salieron a la calle seis millones de venezolanos, cifra imposible de comparar o verificar, serían solo el 20% de la población total (30.410.000).

En Venezuela ninguna de las partes, gobierno y oposiciones, representan una solución; más bien el gobierno y las oposiciones son el verdadero problema, sobre todo porque ninguna reconoce a la otra como verdadero interlocutor. Desde hace por lo menos cuatro años el país está paralizado, maniatado, en continuo descenso, por el odio recíproco, por la mediocridad política, por las ambiciones desmedidas de los líderes o presuntos líderes y por la confusión mental que afecta en igual medida a lo que queda del “chavismo” sin Chávez (Maduro y los suyos, cuya fuerza solo existe porque están apoyados por las fuerzas armadas) y lo que se denomina oposición, pero que en realidad es un agrupamiento de cuatro o cinco pretendientes al sillón de Maduro con su propia fachada de partido político.

Venezuela. Pruebas de guerra civil

Luis Badilla | 0 comentarios valoración: 3  33 votos

Brasil paradójico

Alver Metalli

Tom Jobim, uno de los principales poetas y compositores brasileños, solía decir que “Brasil no es para principiantes”. Muchos brasileños recordaron esa frase cuando la Organización de las Naciones Unidas (ONU) publicó dos estudios realizados a escala mundial con resultados paradójicos en relación a Brasil: el primer estudio, sobre el Índice de Desarrollo Humano (IDH) de 2016, ubica al país en el 79º puesto en un listado de 188 países; en el segundo estudio, sobre la felicidad, Brasil se encuentra en el 22º lugar entre 155 países.

¿Cómo es posible que un pueblo con graves problemas declare que es feliz? Brasil se encuentra detrás de Albania, Georgia y Azerbaiyán y tiene incluso un IDH inferior al de las islas de San Cristóbal y Nieves, en el Caribe. Por otra parte, es la primera vez que el índice se mantiene estable desde 2010. El ingreso bruto per cápita de los brasileños ha sufrido una considerable caída en un año y el país ocupa el 10º lugar entre los países con mayor desigualdad del mundo, lo que significa que ha bajado 19 puestos respecto del año anterior. Es verdad que se han verificado pequeños progresos, como un leve aumento de la esperanza de vida de la población (de 74,5 a 74,7 años) y también de los años de estudio (de 7,7 a 7,8), pero nada que permita generar o justificar la atmósfera optimista que revela el estudio sobre la felicidad.

¿Acaso los estudios simplemente están demostrando, por medio de los datos y aunque sea indirectamente, la conocida expresión de los brasileños “sufrimos pero nos divertimos”, o la variante “sufrimos pero somos felices”. ¿Qué otra cosa podría explicar la contradicción entre el hecho de que Brasil tiene uno de los peores índices de desarrollo humano de América Latina y la posición sobresaliente que ocupa entre los países más felices del mundo? Tratando de comprender la aparente incongruencia, la revista IstoÉ, importante semanario nacional, publicó un artículo de Fabiola Pérez.

El artículo incluye una entrevista a la coordinadora del estudio del Programa de las Naciones Unidas para el desarrollo (PNUD), Andrea Bolzon. En su opinión, la diferencia en la metodología que se utiliza para realizar estos estudios ayuda a explicar la aparente contradicción. Para medir el IDH se recurre a información sobre ingreso, salud, educación y esperanza de vida, es decir las condiciones básicas y objetivas para que las personas tengan la posibilidad de aprovechar oportunidades. Por el contrario, el estudio sobre la felicidad se basa en datos más subjetivos de la población. “Se busca más bien la manera como las personas se perciben a sí mismas y cómo se sienten respecto de la realidad en la que viven”. Saulo Rodrigues Filho, profesor y especialista en índices del Centro de Desenvolvimento Sustentável (Centro de Desarrollo Sostenible) de la Universidad de Brasilia, explica que “pese a todas las dificultades actuales, existe la esperanza de un futuro mejor y una idea de felicidad incluso en condiciones precarias, lo que también puede ser visto como resignación”. Por esa razón Brasil habría alcanzado una mejor ubicación en esta clasificación.

Brasil paradójico

Alver Metalli | 0 comentarios valoración: 3  85 votos
>Entrevista a Tulio Álvarez

'Es un momento decisivo en Venezuela, no se puede volver a la mesa de diálogo'

F.H.

Tulio Álvarez es más que un catedrático de Derecho Constitucional, es uno de los grandes referentes de la libertad en la Venezuela de Maduro. Historiador y escritor explica a paginasdigital.es las claves de lo que está sucediendo en el país.

¿Qué produjo la decisión por parte del Tribunal Supremo de suspender los poderes de la Asamblea Nacional y la marcha atrás en esa decisión?

En realidad la ruptura del hilo constitucional no se produce con estas dos sentencias. La Sala Constitucional del TSJ ha dictado 59 sentencias, desde el 5 de enero de 2016, desconociendo el resultado electoral de las elecciones del mes de diciembre de 2015 que representó una mayoría calificada de más de dos terceras partes de los diputados que integran la Asamblea Nacional. Sin embargo, la Cátedra de Derecho Constitucional de la cual ejerzo la jefatura, integrada por los 18 profesores de esa materia en la Universidad Central de Venezuela, sostiene en su pronunciamiento del 31 de marzo de 2017 que las sentencias 155-17 y 156-17 de la Sala Constitucional constituyen actos arbitrarios que instauran una tiranía judicial y la ruptura del orden constitucional. Además, consideramos en forma unánime que consecuencia de esta aberración jurídica e institucional socava y ultima al Estado de Derecho y al Régimen de Libertades Públicas derogando materialmente la Constitución de la República.

¿Cuáles son los motivos?

En lo personal, considero que dos motivaciones subyacentes están detrás del manotazo dado por los usurpadores de la Sala Constitucional. La primera es de índole económica ya que la depredación de recursos ha dejado exhaustas las finanzas públicas y el ejecutivo busca desesperadamente empréstitos y la firma de contratos de interés nacional, especialmente mediante concesiones mineras. Pero para que estos tengan validez requieren la autorización del Parlamento de conformidad con el artículo 150 de la Constitución; y el cuerpo legislativo no está dispuesto a darla. Entonces, ante el condicionamiento de las transnacionales, organismos internacionales y los Estados dispuestos a financiar al régimen de Maduro buscaron que el propio tribunal, así como se lee, otorgara la autorización. Esto es una aberración jurídica.

>Entrevista a Tulio Álvarez

'Es un momento decisivo en Venezuela, no se puede volver a la mesa de diálogo'

F.H. | 0 comentarios valoración: 3  114 votos

Mercosur llama a México

Mientras se trabaja en los últimos detalles de una alianza entre Mercosur y la Unión Europea, los cuatro socios fundadores de Mercado Común del Sur reanudan las negociaciones con China y lanzan señales a México, afectado por las medidas proteccionistas del presidente Trump.

El México en crisis, el México perjudicado en sus intereses comerciales por el nuevo curso político que inauguró Trump a marchas forzadas, el México cercano a una ruptura comercial con Estados Unidos en el Tratado para el Libre Comercio quizás está comprendiendo que tal vez miró demasiado al norte y descuidó sus lazos históricos y culturales con el sur. Por eso en Buenos Aires están esperando una delegación mexicana para discutir temas agrícolas.

La actividad que despliega la canciller argentina Susana Malcorra, presidenta pro tempore del Mercosur, apunta también a retomar las negociaciones con el gigante asiático tras una década o más de estancamiento. Las relaciones comerciales con China están frenadas desde 2004. Una negligencia que los cuatro países (Venezuela por el momento se encuentra suspendida) del bloque sudamericano ahora se proponen solucionar en su conjunto. “Estamos revisando los acuerdos que ya existían para ver lo que quedó en suspenso y retomar en ese punto las conversaciones con China”, declaró la ministra de Relaciones Exteriores del gobierno de Mauricio Macri.

Un estudio de las Naciones Unidas anticipa, con datos en la mano, que China superará a la Unión Europea como socio comercial de América Latina, colocando a la superpotencia asiática inmediatamente después de los Estados Unidos. Es una tendencia que no se revertirá durante mucho tiempo, si resulta acertado un estudio de China Policy Review según el cual dentro de 15 años China superará también a Estados Unidos, que históricamente ha sido el socio privilegiado del continente americano.

Actualmente China ya es el principal socio comercial de Brasil, Chile y Perú. Y el segundo país para las economías de México, Argentina y Chile. Y después de África, donde China ha realizado importantes inversiones en las últimas décadas, los dirigentes de Pekín consideran que América Latina con sus materias primas es la que puede dar mayor impulso al crecimiento económico en el futuro próximo.

Mercosur llama a México

| 0 comentarios valoración: 3  131 votos

Horizonte Mujica

Alver Metalli

No está dicho que no vuelva a intentarlo en 2020, cuando Tabaré Vázquez termine el mandato que heredó de sus manos en 2015. Hay tiempo, y mientras tanto “el presidente más pobre del mundo”, como lo llamó por primera vez un diario estadounidense experto en construir y derribar iconos, el presidente que dona una buena parte de su sueldo para beneficencia y que circula en un Volkswagen de museo, no rechaza las invitaciones que le llegan de todo el mundo. Para hablar de sí mismo, de su país, Uruguay, de cómo ve la vida desde sus ochenta y un años, de la América Latina “por construir”.

“Los latinoamericanos hemos logrado nuestros estados pero todavía tenemos que construir la nación”, afirma en tono tranquilo. “Una nación es algo que va más allá de nuestras fronteras políticas, que nos necesita a todos, porque en un mundo que se está achicando y apretando cada vez más, para existir tenemos que unirnos, tenemos que acentuar nuestra interdependencia para conservar nuestra independencia”. Más dependencia para una mayor independencia: el juego de palabras requiere algunas aclaraciones, que Mujica saca de una mochila de conocimientos históricos mucho más amplia de lo que parece. “Insisto mucho en los fundamentos sobre los que nos apoyamos, las dos raíces de nuestro ADN: la lengua y la tradición de la Iglesia católica. Con la primera pensamos, soñamos, proyectamos, escribimos poesías y hacemos matemática; con la segunda introducimos en este circuito los significados propios de la herencia religiosa que hemos recibido”.

¿Qué significa construir la nación?

No quiere decir borrar la frontera o la bandera. Eso es secundario. Es construir un alero que nos proteja, donde todos tengan reparo y sombra. Europa lleva muchos años tratando de alcanzar una integración. En su historia hubo guerras, enfrentamientos, divisiones, y llegó un momento en que un puñado de gobernantes tuvieron la sabiduría y la audacia de decir: dejemos de matarnos y construyamos una casa común.

Este tema de la integración de América Latina era muy importante para Alberto Methol Ferré, un compatriota suyo muy apreciado por el Papa Francisco, como usted pudo comprobar en su viaje a Roma, cuando le regaló el libro “La América Latina del siglo XXI”.

Claro, por eso Methol Ferré era mi amigo. Yo pienso en clave metholiana, y el Papa también. Methol era un personaje heterodoxo con una libertad de pensamiento fenomenal, un tipo de una tremenda audacia intelectual, cosa difícil de encontrar en el clima de dogmatismo intelectual contemporáneo.

Methol Ferré consideraba que la integración era una necesidad histórica de América Latina para no caer en lo que él llamaba “el coro de la historia” y poder tener protagonismo en un mundo de estados continentales…

Horizonte Mujica

Alver Metalli | 0 comentarios valoración: 3  160 votos
>ARGENTINA

Un debate 'delirante' sobre los derechos humanos

Arturo Illia

Argentina es un país único por muchos factores extraordinarios, pero por desgracia también mantiene esta particularidad debido a muchos hechos negativos que a menudo impiden no solo su desarrollo sino también su supremacía mundial. Sin exagerar, dados sus enormes recursos, no solo energéticos sino también intelectuales. Por una lógica inexplicable, a veces parece que este país estuviera en otro planeta muy lejano. Una sociedad dividida gasta gran cantidad de energía en diatribas que la dividen aún más, provocando fracturas gravísimas, sobre todo respecto a hechos históricos que, con el tiempo, se van distorsionando hasta el punto de que el aforismo de Voltaire “la historia es una broma pesada que le gastan los vivos a los muertos” parece pronunciado después de una visita al “fin del mundo”.

No solo se llega a revisiones históricas que comparan a Cristóbal Colón con el general Videla, cuya imbecilidad ha llegado a provocar la destrucción de un monumento donado por la comunidad italiana el siglo pasado y retirado por su sistematización natural (ante la residencia presidencial de la Casa Rosada) por orden de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner; también abundan declaraciones delirantes sobre los tristes años setenta, dominados lamentablemente por acciones permeadas por el demonio de la violencia, perpetrada tanto por movimientos terroristas como por una genocida junta militar.

Todavía no se había apagado la polémica sobre el número real de desaparecidos (todos los datos oficiales concuerdan con las descripciones de muchos personajes de la época sobre la necesidad de engordar la cifra para que los organismos internacionales reconozcan el estatus de genocidio), que no fueron los “míticos” 30.000 sino casi 8.700 (una cifra que ya es absolutamente aterradora); cuando la semana pasada, durante una retransmisión televisiva, el responsable de las aduanas argentinas, el exmilitar Gómez Centurión, aparte de reiterar por enésima vez que sobre el número de desaparecidos existen “8.000 verdades que chocan contra 22.000 mentiras”, hurgó aún más en la herida afirmando que la junta militar no tenía ningún plan sistemático de eliminación física durante los años 70. Cosa que no solo contrasta con las conclusiones del famoso proceso contra la junta militar bajo la presidencia de Raúl Alfonsín, sino también con las declaraciones del mismísimo exgeneral Rafael Videla, que en su larga entrevista con el periodista Ceferino Reato lo había admitido sin medias tintas.

>ARGENTINA

Un debate 'delirante' sobre los derechos humanos

Arturo Illia | 0 comentarios valoración: 3  172 votos

Cuánto pesa en América Central el dinero que envían los emigrantes

Alver Metalli

¿Qué significa para las economías de América Central el dinero que envían los emigrantes de esos países que viven en Estados Unidos? Se puede comprender de una manera fácil con el ejemplo de Nicaragua. El monto de los depósitos que los nicaragüenses envían desde Estados Unidos se incrementó en los últimos cinco años hasta alcanzar los 264 millones de dólares en 2016 (70 millones más que en 2015), una cifra que representa el 9,6 por ciento del Producto Interior Bruto del país y que por sí sola supera los ingresos de divisas por la exportación de los principales productos como la carne, el café y el oro. Después de Estados Unidos, Costa Rica es el segundo país elegido por los emigrantes nicaragüenses más pobres, al que siguen España y Panamá.

En cuanto al uso del dinero que envían los emigrantes a los que permanecen en Nicaragua, una encuesta entre los nicaragüenses que se encuentran en Estados Unidos muestra que los beneficiarios en Nicaragua utilizan lo que reciben para pagar los servicios básicos (electricidad y agua), alimentos, educación y medicinas. Poco y casi inexistente es el ahorro, lo cual confirma que la emigración se produce por la necesidad tanto del que emigra como del que se queda. Eso significa que los envíos tienen una incidencia decisiva en el incremento del consumo y la reducción de la pobreza.

Luis Alaniz, director de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), traza una consideración alarmada sobre el impacto que tendrán en Nicaragua las medidas restrictivas anunciadas por el presidente Trump. “El decrecimiento de los envíos significaría contar con menos dinero para cubrir el déficit comercial; por lo tanto, el Estado se vería obligado a tomar tres posibles decisiones: importar menos, financiar la falta de recursos con préstamos –pero eso aumentaría la deuda-país– o implementar una política económica más restrictiva”.

Cuánto pesa en América Central el dinero que envían los emigrantes

Alver Metalli | 0 comentarios valoración: 3  178 votos
>LA TÁCTICA DE DONALD TRUMP

La capacidad de resistencia y el curso de los acontecimientos

Antonio R. Rubio Plo

Hay analistas políticos que se pasan la vida esperando a que sucedan determinados acontecimientos que ellos han previsto. No pueden dar una fecha exacta de cuándo sucederán, aunque están convencidos de que existe una cierta lógica en los acontecimientos que tarde o temprano les dará la razón. Respecto a Donald Trump, decían que con una campaña llena de provocaciones, insultos y meteduras de pata, el multimillonario perdería frente a Hilary Clinton. ¿Quién habría de estar tan loco como para votar a un individuo impresentable? Cuando ganó, hubo quien apeló a su falta de experiencia para insistir en que la realidad pondría a Trump en su sitio. El nuevo presidente sería posibilista y se convencería de que muchos puntos de su programa eran imposibles de realizar. Ya ha pasado más de un mes de la toma de posesión, y el candidato no se diferencia demasiado del presidente, aunque el reciente discurso del Estado de la Unión ha hecho que algunos observadores de la realidad política consideren que Trump también sabe, si quiere hacerlo, utilizar un tono distendido. Un ejemplo de un cambio en las formas pero no en el fondo del enfoque del inquilino de la Casa Blanca.

Ciertos detractores de Trump echan mano de la Historia para predecir el futuro. Se acuerdan de Richard Nixon y el Watergate, e incluso de Andrew Johnson, el sucesor de Lincoln, al que una mayoría republicana quiso someter al impeachment. Esperan que un escándalo periodístico o una rebelión entre los legisladores republicanos terminen con la destitución del presidente antes de acabar su mandato. De lo primero hay tema más que suficiente, pero si los medios no han podido acabar con el Trump empresario, no lo tienen más fácil con el Trump presidente. Respecto a la inminente rebelión republicana, cabe preguntarse, a día de hoy, quién está prisionero de quién: ¿Donald Trump del establishment republicano, o el establishment republicano de Donald Trump? Los legisladores conservadores han de andarse con ojo, pues una buena mayoría de sus electores ha votado por el presidente que les incomoda.

>LA TÁCTICA DE DONALD TRUMP

La capacidad de resistencia y el curso de los acontecimientos

Antonio R. Rubio Plo | 0 comentarios valoración: 3  202 votos
>COLOMBIA

La paz recién lograda se tiñe de venganza

Luis Badilla

Las áreas que dejó la ex guerrilla Farc-Ep en cumplimiento de los Acuerdos de paz con el gobierno del presidente Manuel Santos, que rigen desde el pasado 1 de diciembre, se han convertido en territorios de venganza y represalia “donde hace meses que corre sangre”. En estos lugares, casi siempre rurales, en pocas semanas fueron asesinados 26 líderes populares: defensores de derechos humanos, políticos, sindicalistas, animadores de ONG….

Para el titular de la Defensoría del Pueblo de Colombia, Carlos Negret, que anunció un informe completo sobre esta grave emergencia para fines de marzo, ciertas regiones del país se han convertido en “zonas de alto riesgo” para los líderes populares, y es necesario adoptar “medidas políticas apropiadas para proteger a esas personas”.

Las estadísticas oficiales son dramáticas. En 14 meses, desde enero de 2016 hasta febrero de 2017, asesinaron a 120 líderes sociales, algunos en atentados muy bien preparados (33) y otros en el curso de agresiones violentas (27). Los líderes asesinados en 2016 fueron 94 y desde el 1 de enero de 2017 hasta hoy hubo 26 víctimas.

Negret afirma que las áreas de donde se retiró la ex guerrilla han sido sistemáticamente ocupadas por paramilitares de derecha que han impuesto su autoridad a los pobladores locales, a menudo con métodos violentos. Al trágico número de víctimas de los últimos 14 meses (un promedio de 8,5 cada 30 días), el defensor de los derechos humanos considera que se deberían sumar 430 casos de denuncias por amenaza e intimidación.

>COLOMBIA

La paz recién lograda se tiñe de venganza

Luis Badilla | 0 comentarios valoración: 3  208 votos

Una detención que arrastra a las Madres y Abuelas de la Plaza de Mayo

Arturo Illia

El excomandante en jefe, hasta 2015, del ejército argentino César Milani ha sido arrestado en la localidad de La Rioja después de haber hecho una declaración sobre los secuestros y torturas de Pedro Adán Olivera y sus hijos Ramón Alfredo y Verónica Matta en 1977. Milani también está implicado en el secuestro y desaparición del soldado Alberto Ledo el 20 de mayo de 1976. Después de aquello, el militar continuó con su carrera en el ejército, donde llegó a ser nombrado general en 2007, bajo la presidencia de Cristina Kirchner, que en 2013 lo promovió a jefe del ejército.

Este nombramiento suscitó ciertas dudas por parte de algunas organizaciones argentinas de derechos humanos, pero el apoyo de las Madres de Plaza de Mayo (línea Bonafini) y las Abuelas de Plaza de Mayo, guiadas por Estela de Carlotto, unidas al partido kirchnerista FPV (Frente para la Victoria) consiguió que en la sesión del 13 de octubre de 2013 celebrada en el Senado se confirmara el cargo del general, a pesar de las protestas de la oposición.

Entre los acusadores más enfervorecidos contra el nombramiento de Milani estaban el Premio Nobel de la Paz Pérez Esquivel, la líder de las madres de la Línea Fundadora, Nora Cortinos, y la senadora Norma Morandini, que lleva años luchando por los derechos humanos desde una posición sustancialmente independiente y que, sobre la detención del general, ha declarado: “Este arresto constituye una prueba de que los fulares de algunas Madres están manchados por la obediencia ciega al poder y también de su utilización política en los años setenta por parte del kirchnerismo”. Cristina Kirchner se sirvió de Milani sobre todo por su gran experiencia en la “inteligencia” para fundar un servicio de espionaje paralelo que actuara a cuenta del kirchnerismo, proporcionando datos sensibles sobre todo sobre los miembros de la oposición, como forma de poner en movimiento la máquina recaudadora en virtud del poder.

Cuando el polémico líder del CELS, un centro de investigaciones legales, el periodista Horacio Verbitsky (autor de libros de denuncia sobre los vuelos de la muerte organizados por la dictadura, pero también presunto dirigente del grupo terrorista Montoneros, sospechoso pues de cierta connivencia con el régimen militar), se dio cuenta, después de haber ocultado información al poder kirchnerista con el que colaboraba, del pasado de Milani, lo denunció. Poco después el general se retiró, pero no se produjo ningún movimiento en su contra, excepto una acusación de enriquecimiento ilícito.

Su detención pone ahora en una situación crítica tanto a las Madres como a las Abuelas de la Plaza de Mayo (línea Bonafini), inmersas con todo el kirchnerismo en el enésimo escándalo. En este caso hemos asistido a la extenuante defensa de un exmiembro de la dictadura, culpable de delitos graves por los cuales estas organizaciones deben existir, y eso dice mucho sobre hasta qué punto estas se han visto “prostituidas” por la política de un grupo que en nombre del populismo se ha enriquecido y las ha enriquecido desmesuradamente, haciéndolas perder el contacto con su realidad para unirse a un ideal sectario y muy poco democrático.

Una detención que arrastra a las Madres y Abuelas de la Plaza de Mayo

Arturo Illia | 0 comentarios valoración: 3  216 votos

Los hijos de la paz

Los llaman “los hijos de la paz” porque nacieron después de la firma de los acuerdos de paz de agosto de 2016 en La Habana entre el gobierno del presidente Juan Manuel Santos y la guerrilla de las FARC. Son 66 criaturas que vieron la luz en los campamentos e incluso durante el viaje hacia los 26 puntos de concentración donde la guerrilla entregará las armas para comenzar la vida civil.

Las guerrilleras embarazadas son 80, informó Marco Calarcá, el representante de la guerrilla en la instancia creada por los acuerdos, de la que también participan representantes de las Naciones Unidas. De los 6.200 guerrilleros en fase de desarme, entre el 20 y el 25 por ciento son mujeres.

Se comprende ahora por qué los negociadores de las FARC pedían guarderías y hogares materno infantiles para la fase de concentración en los puntos acordados para el desarme. Tanto unas como otras esperan a las guerrilleras que todavía se encuentran en camino con sus bebés.

Los hijos de la paz

| 0 comentarios valoración: 3  221 votos

Los traficantes de migrantes aumentan sus tarifas

Alver Metalli

Los obispos estadounidenses ya dijeron que con el muro los migrantes correrán mayores riesgos. Pero emprender el viaje hacia la frontera y pasar del otro lado no solo será más peligroso sino también más caro, cada vez más caro desde que el presidente Trump apretó las clavijas a los indocumentados que quieren entrar a su país. Tiempos duros para aquellos y buenos para los coyotes, como llaman a los traficantes de migrantes que se mueven entre las dos fronteras. En todas sus variantes. Están los coyotes viajeros, que se desplazan con los indocumentados hasta la frontera de Guatemala con México, o hasta Ciudad de México, para entregar la mercadería a los coyotes locales que la llevan hasta la frontera norte. Está el señor coyote, el que controla el tráfico sin moverse de su casa, gracias a internet. Aprendió el oficio en el terreno, fue coyote viajero y ahora aceita los engranajes de la red sentado ante su escritorio. La red está formada por otros coyotes, la policía en los puntos de paso y las mafias de distinto tipo. Después puede haber imprevistos, accidentes propios del oficio con los consiguientes daños colaterales que implican arrestos, secuestros y muertes a lo largo del camino.

“Innominado” es un coyote completo, de los que encuentran al migrante y aceitan la cadena que debe llevarlo hasta el otro lado. Fue entrevistado por El Faro, diario on line de El Salvador, que se comprometió a proteger su anonimato “porque lo que hace es un delito penado por la ley con ocho años de cárcel”. Es una entrevista de la que se puede aprender mucho. “Innominado” viaja todas las semanas de un punto a otro de El Salvador –el más pequeño, por superficie, de los países de América Central– para buscar clientes, darles seguridades “o responder las dudas de la madre de la joven que debe viajar”. Y, naturalmente, para acordar la tarifa.

Esa tarifa –explica el periodista de El Faro Óscar Martínez, quien recibió las confidencias de “Innominado”– no es fija sino que varía según la presunta solvencia del cliente, la distancia y las dificultades del trayecto, y los ganglios que hay que aceitar. “En 2014 por ejemplo, cuando 64.000 niños entraron a Estados Unidos sin visa, la cuota era más o menos siete mil dólares para llegar hasta la ciudad elegida. En 2017, con Trump en el poder y su promesa de construir un muro en los 2.100 kilómetros de frontera que faltan, el mismo servicio cuesta alrededor de ocho mil dólares”.

Por boca del coyote “Innominado” nos enteramos de que para mover al cliente de ganglio en ganglio, o trasladarlo a lo largo de la cadena, hacen falta tres cosas: primero, un policía o agente del Instituto Nacional de Migraciones de México que avisa cuándo está de turno en un puesto migratorio de control de vehículos. “En México los compras por pocos pesos”, afirma “Innominado”. Segundo, es la parte más difícil, “un contacto con el cártel”. Normalmente esta conexión se obtiene a través de algún señor coyote mexicano que trabaja en la frontera con Estados Unidos, tiene relaciones con los Zeta o con el Cártel del Golfo y recibe los clientes del coyote de El Salvador. Tercero, el coyote mexicano que, habiendo obtenido el vía libre, cruzará con sus migrantes la frontera con Estados Unidos y, si han pagado por esto, los llevará hasta la ciudad de destino. El monto pactado para esa última etapa del viaje la cobra en su totalidad el coyote mexicano. “El salvadoreño –explica “Innominado”– no recibe nada por esa parte del trayecto y obviamente tampoco por el contacto con el coyote del norte ni el soborno del funcionario mexicano”.

En la cadena descrita, los anillos están bien conectados. “Sin un coyote salvadoreño no hay cliente centroamericano. Sin coyote mexicano no hay viaje seguro ni cruce a los Estados Unidos”.

Los traficantes de migrantes aumentan sus tarifas

Alver Metalli | 0 comentarios valoración: 3  247 votos

Con Trump se acaba el atlantismo

Robi Ronza

La llegada de Donald Trump a la Casa Blanca pone un punto final explícito al “atlantismo”, que de hecho ya acabó con Obama. Pero fingir que todavía duraba le resultaba cómodo, tanto a él como a los líderes europeos. De modo que, a pesar de la evidente retirada de Estados Unidos de Europa y del Mediterráneo, a la sombra de una retórica cada vez más lejana de la realidad, el establishment europeo había seguido acunándose en la ilusión de que aún no habían terminado los buenos tiempos, que comenzaron en 1949 con la firma del Pacto Atlántico (más conocido como OTAN), cuando EE.UU. necesitaba tanto una alianza con la Europa occidental para pagar generosamente los gastos ocasionados. Entonces tenían medios abundantes para podérselo permitir.

Confirmando lo que había anunciado en entrevistas publicadas en vísperas de su entrada en el cargo, durante su discurso como nuevo presidente norteamericano empezó diciendo que gobernará pensando ante todo en el interés nacional de su país. Lo extraño sería lo contrario. Ese es el primer deber de cualquier gobernante en cualquier parte del mundo. El interés de cualquier otro estado viene obviamente después, aunque pueda imponerse en el escenario del deber común de construir y garantizar la paz, que solo será estable si se fundamenta en la justicia. Pero como desde finales de la Segunda Guerra Mundial hasta hoy EE.UU siempre se había preocupado de aparecer en el tablero europeo, aunque con interés decreciente, con la careta de Papá Noel, que ahora Trump nos diga “¡arregláoslas!” nos causa cierta impresión. Al menos a los más ingenuos, y también a los más apegados a Estados Unidos. En realidad, las relaciones entre Europa y los USA siempre han sido menos afables de lo que querían parecer, pero en todo caso la máscara resultó creíble. No se puede decir lo mismo de otros lugares del mundo, desde América Latina hasta Extremo Oriente, pero con nosotros era así.

Gracias a este interés incondicional por la estabilidad de Europa, hasta años recientes los Estados Unidos habían corrido con los gastos de la defensa estratégica del continente europeo. Tal defensa estaba orientada evidentemente hacia los intereses norteamericanos, que entonces coincidían ampliamente con los de Europa. De ese escenario derivaron enormes ventajas sobre todo para Europa occidental, que con un gasto modesto en armamento ha podido no solo desarrollarse sino también dotarse de importantes sistemas de seguridad social. Con Trump esta etapa llega a su fin de manera explícita. En efecto, la red estratégica con que Estados Unidos envolvió al mundo no desaparecerá, pero cada vez coincidirá más con la llamada anglo-esfera, es decir, con Gran Bretaña y con los países que son herederos directos de su pasado imperial. Aparte de Norteamérica, dicha red asumirá un carácter sustancialmente insular o litoral, que deja fuera a la Europa continental.

En esta nueva situación, la Europa continental, y por tanto la UE que es su mayor parte, o se mantiene por sí misma o bien, al estar muy poblada y desarrollada, se convertirá en la presa designada por las grandes potencias actuales o futuras de desarrollo medio, como son en este momento Rusia y China, salvo nuevas llegadas de momento no previstas. En la situación moderna, eso no implica necesariamente la conquista en el sentido clásico del término. También puede consistir en amplias formas de dependencia económico-financiera, con todas sus consecuencias. Por eso no hace falta imaginar malvadas voluntades poderosas. En el ámbito de las relaciones internacionales, rige la regla del equilibrio de fuerzas. Cada estado, cada uno de los actores de la política internacional debe ocupar y mantener ocupado su propio estado, y si decae puede provocar una inestabilidad que acabe causando crisis y guerras. En este sentido, Europa debe volver a descubrir y asumir sus responsabilidades, no solo por su propio interés sino por su propio deber con el resto del mundo.

Las dos crisis actuales en la región del Mar Negro y en Oriente Próximo respectivamente ya suponen una prueba dramática de los impactos negativos que está provocando la lentitud de la Unión Europea. Es más urgente que nunca que en Europa, en la UE, se den cuenta de que el atlantismo ha terminado, que se emancipe de la mentalidad que aquello generó, que se delineen cuanto antes las políticas internacionales más adecuadas para la nueva situación.

Con Trump se acaba el atlantismo

Robi Ronza | 0 comentarios valoración: 3  260 votos
>Entrevista a Guido Olimpio, corresponsal en Washington

Cae la primera cabeza de la 'guerra' entre Trump y el aparato

P.V.

“La dimisión del general Michael Flynn a veinte días de la inauguración oficial de la presidencia Trump dice a las claras que la Casa Blanca es un gran caos donde nadie es capaz de controlar la situación”. Según Guido Olimpio, corresponsal en Washington del Corriere della Sera, el caso Flynn no debe llamar a nadie a sorpresa, aunque “lo asombroso es que llegue tan pronto”. El hombre que tanto quería Trump al frente del Consejo Nacional de Seguridad parece hacer sido víctima de una filtración de informaciones de los servicios de inteligencia. “Es la primera pero no será la última víctima de esta división que sacude todos los niveles de la sociedad y de la administración norteamericana desde la elección de Donald Trump”.

¿Qué hay detrás de la dimisión de Michael Flynn, la incapacidad de Trump para elegir a sus colaboradores o sencillamente un error humano?

Flynn es un personaje archiconocido en los medios norteamericanos. Todo el mundo sabía que era problemático. Trump también lo sabía. El hecho de que haya ignorado estos problemas se debe en parte a la arrogancia del personaje Trump, y en parte a que el nuevo presidente tenía una deuda con él.

¿De qué se trataba?

Aunque no desde el principio, Flynn durante la campaña electoral se mostró como el más fiel defensor de Trump, actuando para él como consejero en asuntos militares. Ambos comparten la misma postura ante la lucha contra el islam radical y la línea dura contra Irán. Así que tenía que premiarle de alguna manera, y lo hizo poniéndole al frente del Consejo Nacional de Seguridad.

¿Sin preocuparse de las consecuencias?

Eso parece. Cuando se nombran cargos de este nivel hay que valorarlos a fondo. Trump aprovechó que este nombramiento no estaba sujeto a la valoración del Congreso, por lo que Flynn no tenía que responder a preguntas que pudieran resultarle embarazosas.

¿Cree que las acusaciones contra Flynn son fundadas?

No cabe duda de que las revelaciones sobre Flynn han salido en los medios porque alguien se las ha proporcionado desde fuentes sólidas. Entre Flynn y parte de la inteligencia no hay buenas vibraciones, así que es probable que hayan sido hombres de los servicios de inteligencia los que hayan proporcionado esa información. Si fuera mentira, Flynn no habría dimitido, aunque hay que aclarar ciertas cosas.

¿Cuáles?

Flynn no ha dimitido por hablar de las sanciones contra Rusia con el embajador sin tener permiso para ello, sino porque mintió al vicepresidente y al presidente, diciéndoles que no lo había hecho. Pero esto es solo el principio, en Washington muchos dicen que las revelaciones sobre los rusos no han acabado, hasta el punto de que los demócratas ya han pedido una comisión de investigación.

>Entrevista a Guido Olimpio, corresponsal en Washington

Cae la primera cabeza de la 'guerra' entre Trump y el aparato

P.V. | 0 comentarios valoración: 3  263 votos
>ENTREVISTA A ADOLFO PÉREZ ESQUIVEL

'Trump hará mucho daño'

Alver Metalli

Combativo como siempre y con 85 años bien llevados. La marcha por las calles estrechas y polvorientas, entre cobertizos y casas sin terminar, para recordar a dos jóvenes muertos por la policía en una villa miseria de la periferia de Buenos Aires no lo ha dejado exhausto ni mucho menos. A Adolfo Pérez Esquivel, premio Nobel de la Paz 1980, arrestado y torturado por los militares argentinos en 1977, todavía le quedan energías para mandarle un mensaje a ese Trump que tanto aprecia la tortura y quisiera volver a usarla. “Es un hombre que hará mucho daño”, dice sacudiendo la cabeza blanca. “Es propio de una mentalidad arrogante y totalitaria pensar que el castigo corporal induce a decir la verdad, incluso la que no es verdadera, con tal de que termine la tortura”. Concluye su intervención el día de la memoria del asesinato de los dos villeros alentando a “no dejar de sonreírle a la vida” y baja del precario palco de tablones sostenido por el brazo del padre José María di Paola.

¿Hay buenas razones para sonreírle a la vida?

El día que dejemos de hacerlo, querrá decir que hemos perdido la esperanza y que nos han derrotado. Fíjese bien que cuando se pierde la esperanza, también se pierde la capacidad de luchar, la convicción de que se puede cambiar una determinada situación. Para sostener el compromiso hay que tener una esperanza, un objetivo, un sentido de la vida y de la lucha. De esa manera se puede sonreír a la vida en cualquier situación, resistir, no bajar la guardia. Eso es lo que da la fuerza para seguir adelante. El que lucha por cambiar la vida no puede vivir amargado.

¿Cree que en Argentina está vivo ese espíritu de lucha, ese buscar el cambio?

Nos encontramos en una situación contradictoria, como es inevitable. Hubo algunas conquistas sociales, otras quedaron a mitad de camino. Muchas veces por cálculo político, por especulación, por haber eludido el deber de una edificación social, cultural y política. La democracia no es gratis, no es poner una boleta en una urna cada cuatro años, es una construcción permanente y colectiva, día a día. Democracia y derechos civiles son valores inseparables; si estos se violan, la democracia se debilita hasta que deja de serlo.

Usted fue torturado cuando lo arrestaron en la época militar, en 1977. El nuevo presidente de Estados Unidos acaba de decir que los interrogatorios con ciertas prácticas de tortura han dado resultado. Tanto es así que no sería un error volver a usarlas… ¿Con usted dieron resultado?

¡No! [carcajada]

¿Qué efecto le produce un comentario como ése, a favor de la tortura?

Es propio de una mentalidad totalitaria pensar que el castigo corporal induce a decir la verdad, incluso la que no es verdadera, con tal de que termine la tortura. Trump es un hombre que hará mucho daño, y ya lo está haciendo por la manera como enfoca la cuestión migratoria, la xenofobia que demuestra, el racismo que alienta. Habrá que ver hasta dónde llega, pero si sigue así, poniendo en práctica lo que ha dicho durante la campaña electoral, le hará mucho mal al mundo pero también al pueblo de Estados Unidos, que afortunadamente está reaccionando. Habrá que ver…

Entonces usted cree que hay posibilidades…

En mi opinión, en Estados Unidos no gobierna el presidente; el verdadero poder lo tienen el complejo industrial-militar y las grandes empresas. Ellos serán los que le pongan límites. Obama no pudo hacer grandes cosas; hablaba de cerrar la cárcel de Guantánamo, de terminar la guerra en Iraq y en Afganistán, de darle al mundo más seguridad, y ya vimos que no pudo hacerlo. Me lo dijo en una carta. Los republicanos también están divididos y las divisiones se agudizarán; tienen la mayoría en el Congreso pero no son unánimes dentro del partido. Algunos de ellos, aunque son de derechas, tienen una ética y valores, y sienten que Trump los está pisoteando.

>ENTREVISTA A ADOLFO PÉREZ ESQUIVEL

'Trump hará mucho daño'

Alver Metalli | 0 comentarios valoración: 3  280 votos

Andrew Jackson y Donald Trump: ¿opuestos o paralelos?

Antonio R. Rubio Plo

António Pedro Barreiro, un joven estudiante portugués de Ciencias Políticas, ha tenido la oportunidad de publicar en el diario digital observador.pt “A moral da Historia”, un interesante artículo en el que invita a una reflexión histórica para tratar de comprender estos convulsos inicios de la presidencia de Donald Trump. Resulta significativo que algunos lectores le hayan felicitado por el rigor histórico, si bien otros ponen en duda que se puedan sacar enseñanzas de la Historia. Para muchos, la Historia se reduce a una acumulación de datos, una especie de trabajo de documentación adicional, pero que poco tendría que enseñarnos porque las circunstancias actuales son muy diferentes.

Lo de que la Historia se repite a la manera hegeliana, que los acontecimientos del pasado tienen su correlación, a veces casi automática, en el presente y que, en consecuencia, podemos prever el futuro se ha repetido, a modo de consigna ideológica, durante casi dos siglos. Ha sido la influencia del marxismo, sin duda, aunque otras ideologías de signo opuesto han participado de los mismos planteamientos. Sin embargo, el mecanicismo histórico no existe porque el ser humano es, ante todo, un ser libre, pero el conocimiento de la Historia puede ser útil a la hora de comparar situaciones. Las conclusiones también serán libres. Pese al auge de la tecnología y de la globalización, las pasiones humanas son las mismas, las reflejadas en las tragedias griegas o en las de Shakespeare. Ni que decir tiene que la política, con sus procesos de ascensión y caída de los líderes, tiene bastante de tragedia.

La comparación hecha por Barreiro se refería a la presidencia de Andrew Jackson, elegido en 1828. Era un hombre de carácter arrogante y difícil. Hasta entonces se había dedicado a la abogacía y desarrollado una carrera militar, combatiendo a los británicos en 1812. Fue implacable en la lucha contra los indios creek a quienes expulsó de los actuales estados de Alabama y Georgia. Se presentó a las elecciones de 1824, pero sus adversarios invalidaron su elección, pese a tener la mayoría de los votos populares; y la presidencia pasó a John Quincy Adams, hijo de un anterior presidente. Jackson fue el candidato favorito de los pioneros y colonos, hijos de un ambiente en el que convivían el rifle y la Biblia. Con todo, Jackson desagradaba a una burguesía mercantil e industrial, procedente de las primitivas trece colonias, la que calificaba de patán, demagogo e ignorante a aquel hijo de irlandeses que se había hecho a sí mismo. Nada nuevo bajo el sol. El hombre de la América profunda luchando contra las élites tradicionales de la costa noreste.

Andrew Jackson y Donald Trump: ¿opuestos o paralelos?

Antonio R. Rubio Plo | 0 comentarios valoración: 3  295 votos
>Entrevista a Jorge E. Traslosheros

'Lo del muro no es nuevo y México debe ser inteligente al negociar con Trump'

F.H.

Una de las conmociones de la semana pasada ha sido el anuncio hecho por Trump respecto al muro, la deportación, asegurando que va a ser México quien pague el muro. Hablamos con Jorge Eugenio Traslosheros, investigador de la Universidad Nacional de México.

Hay que viajar mucho en el tiempo para encontrar precedentes a algo como lo que ha hecho Trump esta semana, ¿no?

En el caso de nuestra relación con Estados Unidos, no mucho. Siempre ha sido una relación muy conflictiva. Es la frontera que más movimiento tiene en el mundo. Desde antes de la revolución mexicana –estamos hablando de 1910– y sobre a partir de la hambruna de 1927, empezó a haber una migración tremenda hacia EE.UU. Este es un factor. El otro factor de gran conflicto en la frontera siempre ha sido que muchísimos mexicanos que viven de aquel lado suelen decir que ellos nunca cruzaron la frontera, que la frontera los cruzó a ellos.

Bueno, eso históricamente es cierto.

Totalmente cierto, una guerra de conquista muy al estilo del siglo XIX, donde los conflictos de regiones territoriales se gestionaban mediante la guerra. Entonces, todos sabemos que una cuarta parte de lo que hoy es el suroeste de Estados Unidos era México, ahí siempre se ha vivido una situación de gran conflictividad. Nadie lleve llamarse a sorpresa y creo que hay que tomarse las cosas, como se dice por aquí, con calma y dos hielos.

¿Porque a lo mejor no es tanto lo que viene luego?

Yo creo que sí va a ser una situación difícil. Lo que quiero decir es que eso no significa que sea nuevo. No es que no haya habido ningún precedente. Pensemos en lo siguiente: Obama es el presidente de EE.UU que más mexicanos deportó en toda la historia, Obama deportó a más mexicanos que todos los presidentes del siglo XX juntos. Hay que empezar a diferenciar un poco, y creo que Trump indudablemente es un barbaján, un impresentable como dicen en España. Yo creo que el que mejor ha entendido la personalidad de Trump es Carlos Slim, que la semana pasada dio una conferencia de prensa fantástica, donde dijo: “No es Terminator, en Negociator. Trump es un negociador muy eficaz, muy agresivo, pero finalmente no es más que un negociador”.

Entonces, ¿podemos tener alguna esperanza de que las cosas cambien?

Yo creo que más que una esperanza. Pienso que aquí hay dos problemas. El primero es que Trump ganó y ganó a la invencible, a Hillary Clinton, que representaba todo un proyecto cultural y político a nivel internacional, también muy impresentable, porque este proyecto es el que hundió a Oriente Medio en una guerra, dio la espalda a los cristianos que están allí, que iba en contra de la libertad religiosa. Recordemos que los primeros que empezaron a redefinir el concepto de libertad religiosa en Estados Unidos han sido Obama y Clinton. Entonces, un proyecto muy agresivo, por la eutanasia, la eugenesia, el aborto… Son igual de impresentables, solo que son más elegantes. Esa es la diferencia. Yo sí creo que, independientemente de todo, hay mucho enojo, mucho miedo a que la llamada derecha europea tome el poder. En este sentido, pienso que Trump, siendo un barbaján, me parece que ni es Hitler, ni se acerca a nada por el estilo. La segunda cosa que hay que entender es que cuidado con el patriotismo mexicano.

¿Por qué?

>Entrevista a Jorge E. Traslosheros

'Lo del muro no es nuevo y México debe ser inteligente al negociar con Trump'

F.H. | 0 comentarios valoración: 3  319 votos

En mayo las FARC serán un partido, si Trump no interfiere...

La transformación que comenzó hace cuatro años con la decisión de negociar acuerdos con el gobierno del presidente Santos se encamina hacia el final y de la crisálida de la guerrilla colombiana más numerosa de América Latina muy pronto surgirá la esperada criatura que tomará definitivamente el lugar de las armas. Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia fijaron la fatídica fecha en el mes de mayo de este año solar. El Estado mayor de la guerrilla –que para la ocasión decidió duplicar el número de sus miembros pasando de 32 a 61– eligió el mes tradicionalmente dedicado por los católicos a la Virgen como fecha de nacimiento para la nueva fuerza política. Para esa fecha anunciaron que estará terminado el documento programático y los estatutos que lanzarán un número aún no precisado de dirigentes a la arena electoral. Si Trump no interfiere, habría que precisar, considerando que el nuevo secretario de Estado estadounidense, Rex Tillerson, anunció que se propone “revisar los detalles del reciente acuerdo de paz y determinar hasta qué punto Estados Unidos debería seguir apoyándolo”.

Para el triple salto mortal carpado en la política nacional, el más difícil y espectacular en la disciplina del salto, las FARC han designado a 60 dirigentes que –con un lenguaje insólito para un movimiento que estaba en armas no hace mucho tiempo– “harán pedagogía de paz por todo el territorio nacional”. Lo que significa que explicarán los alcances de los acuerdos y los beneficios que supone la decisión de llevarlos a la práctica para que no haya sorpresas en sus propias filas. Con este propósito los misioneros de la democracia política en formato FARC se establecerán en las zonas previstas para la concentración de los guerrilleros en proceso de desmovilización para convencer a todos sobre las bondades del nuevo partido. Luego saldrán todos a la palestra para disputar con las armas de la persuasión y con el voto lo que poco tiempo atrás se disputaba con las armas.

En mayo las FARC serán un partido, si Trump no interfiere...

| 0 comentarios valoración: 3  310 votos

Los muros no son la solución

El presidente del Comité Episcopal de Migración en Estados Unidos ha criticado la decisión del ejecutivo de Donald Trump de construir un muro en la frontera entre EE.UU y México, afirmando que esa medida “pone la vida de los inmigrantes innecesariamente en peligro”.

Joe S. Vasquez, obispo de Austin, Texas, que está al frente de dicho comité, también ha criticado la decisión de Trump de aumentar las detenciones y deportaciones, lo que “separará a las familias y desatará el pánico entre las comunidades”.

Trump aprobó ambas medidas el pasado miércoles durante una visita al Departamento de Seguridad Nacional. Antes, el secretario de prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer, afirmó que el muro, piedra angular de la campaña electoral de Trump, “frenará el flujo de drogas, crimen e inmigración ilegal” a lo largo de la frontera sur, lo que afirmó que encabeza la lista de prioridades de Trump en seguridad nacional.

Horas después, el obispo Vasquez emitió un comunicado diciendo que la construcción de ese muro “hará a los inmigrantes, especialmente a los más vulnerables, mujeres y niños, aún más susceptibles de caer en manos de traficantes y contrabandistas. Además, la construcción del muro desestabilizará a las comunidades que viven pacíficamente interconectadas a lo largo de la frontera. En este momento, en vez de construir muros, mis hermanos obispos y yo optamos por seguir el ejemplo del papa Francisco, intentaremos construir puentes entre las personas, puentes que nos permitan derribar los muros de la exclusión y la explotación”.

Durante su visita a México en febrero de 2016, el Papa Francisco viajó a la frontera en Ciudad Juárez para interesarse por la situación de los inmigrantes. Dijo que los que se niegan a ofrecerles un pasaje y un lugar seguros deshonran y destruyen sus propios corazones endurecidos y “pierden la sensibilidad ante el dolor”.

Monseñor Vasquez ha afirmado que los obispos respetan el derecho del gobierno a controlar sus fronteras y garantizar la seguridad de todos los americanos, pero “no creemos que un aumento a gran escala de las detenciones de inmigrantes y una intensificación en el uso de la fuerza en las comunidades inmigrantes sea la manera de alcanzar sus objetivos. En lugar de eso, nos mantendremos firmes en nuestro compromiso con una reforma integral, compasiva y de sentido común”.

Ha asegurado que las nuevas políticas “harán mucho más difícil el acceso de los más vulnerables a los sistemas de protección en nuestro país. Todos los días, mis hermanos obispos y yo somos testigos en nuestro ministerio pastoral de los efectos nocivos de la detención de inmigrantes. Vemos el dolor de las familias y sus graves dificultades para mantener la apariencia de una vida familias normal. Nos encontramos en nuestras escuelas y en nuestras iglesias con niños traumatizados y las medidas anunciadas ahora solo contribuirán a hundir aún más a las familias inmigrantes”.

“Seguiremos apoyando y solidarizándonos con las familias inmigrantes. Recordamos a nuestras comunidades y a nuestro país que estas familias tienen un valor intrínseco como hijos de Dios. Y a todos los afectados por esta decisión les decimos que estamos aquí para caminar con vosotros y acompañaros en este viaje”, dijo monseñor Vasquez.

En el informe de la Casa Blanca correspondiente al miércoles 25 de enero, Spicer reiteró que México terminará y pagará la construcción del muro, y que Trump trabajará con el Congreso para encontrar el dinero necesario para sufragar la construcción, señalando que “hay muchos mecanismos financieros que se pueden utilizar”. Respecto a la segunda medida de Trump, el secretario de Seguridad Nacional, John F. Kelly, también ha comentado que buscarán la manera de cortar los flujos financieros federales a las ciudades que sirven de puntos de llegada a inmigrantes ilegales. Spicer ha calificado estos lugares como “ciudades santuario” que suponen un problema para los que pagan impuestos. “Hay gente americana trabajando por ahí” y sus impuestos van a parar a lugares donde no se cumple la ley, ha comentado. Estas medidas aprobadas no abordan la cuestión de los programas dedicados a los menores ni la inmigración procedente de Oriente Medio, dos temas que según Spicer se afrontarán más adelante.

Los muros no son la solución

| 0 comentarios valoración: 3  331 votos

El modelo Trump

Antonio R. Rubio Plo

La política debería ser previsible y aburrida. Sería un indicador para señalar que las cosas van bien, o no del todo mal, en un país. Sin embargo, si la política se convierte en un continuo espectáculo, en el que importa menos la gestión del día a día que los titulares llamativos, no tanto de la página principal de los medios como de una cuenta de twitter, podemos decir que el país tiene un problema. Es lo que está pasando con Donald Trump. Algunos analistas suponían que dejaría de lado sus impulsos y trabajaría con un equipo de gobierno capaz de restañar las heridas de las primarias en el partido republicano.

No ha sucedido nada de esto. Trump sigue mostrándose tan desinhibido como en la campaña electoral y hasta puede permitirse el lujo de ser excéntrico, algo que se decía antes de los millonarios. Sesudos analistas afirman que sus propuestas son un error y, por supuesto, utópicas. Por tanto, debería adaptarse a la realidad de las cosas. Los hechos son tozudos, pero bien podría decir el presidente que peor para los hechos. En la mente de Trump quizás puede haber este argumento: si estos supuestos errores me han permitido ganar las elecciones, ¿por qué cambiar de registro? La gente me ha votado porque mi lenguaje es directo, sencillo y claro, lejos de las peroratas de los expertos. No todo son análisis excesivamente documentados que fomentan la duda y la toma de decisiones. La intuición también existe y la audacia no es ajena a la improvisación. Cuando se atisba una posible solución, por encima de todas las cavilaciones de los expertos, hay que ir a por ella sin perjuicio de ligeras rectificaciones posteriores. Esta mentalidad es propia de ciertos hombres de negocios a los que se les enciende, con frecuencia, la bombilla luminosa de su intuición, compran y venden aquí, y mañana allí... Son los que creen, como si fuera un dogma casi religioso, que solo el que arriesga gana, y todos aplauden sus decisiones si hay un final feliz.

Transportar este modelo a la política solo puede crear inquietud y desasosiego entre los amigos y los adversarios. La política entendida como diálogo o cooperación al servicio de fines comunes entre los ciudadanos de un mismo país choca radicalmente con esta forma de concebir el mundo. Por el contrario, la política se convierte en una partida de póquer en la que el ganador se lo lleva todo o, al menos, a eso aspira. Y cuando existe el diálogo, se basa exclusivamente en algo tan poco sólido como los intereses respectivos que, por naturaleza, pueden ser cambiantes. En esa clase de diálogo nunca está ausente la desconfianza. Ni que decir tiene que el modelo Trump es el del “self made man”, que no debe nada a nadie. Además guarda relación con el héroe solitario de las películas de Hollywood e incluso con el “bad goodman”, que hizo fortuna en la pantalla a partir de la década de los sesenta. Aquí va una anécdota reciente: en las redes sociales apareció una información de que el actor Harrison Ford comparaba a Trump con Indiana Jones y Han Solo, personajes que él había encarnado. Lo único cierto de esta información es que a Donald Trump le gustan este actor y sus personajes. No creo que desdeñara, medio en broma y medio en serio, echar mano del látigo y el sombrero como Indy. Sin embargo, Harrison Ford dijo que el sentimiento de admiración no era mutuo. En cualquier caso, Donald Trump se considera un héroe americano de nuestro tiempo. La multiplicación de sus ingresos así lo demostraría. El presidente es la perfecta conjunción entre un nacionalismo con raíces en los mitos populares, alimentados por el cine y otros medios de comunicación, y un mercantilismo que es indiferente a las razones de la política.

Y si hablamos de cultura popular americana, ¿cómo no pensar en la comedia musical? Un clásico es “Anything goes” de Cole Porter, estrenado en 1934. La letra de su canción principal, de idéntico título, criticaba a la alta sociedad de los años de la gran depresión. Por cierto, también aparecía en “Indiana Jones y el templo maldito”. El estribillo de esta canción bien podría seguir siendo actual. “But now, God knows, Anything goes”. Todo vale. Encaja perfectamente en la era de la posverdad.

El modelo Trump

Antonio R. Rubio Plo | 0 comentarios valoración: 3  341 votos
12  | 3  | 4  Siguiente >

>SÍGUENOS EN

El otro es un bien, también en política

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP