Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
28 JUNIO 2017
Búsqueda en los contenidos de la web

El día D

Tulio Álvarez

La pregunta es más que pertinente, ¿hasta qué punto está dispuesto Maduro a proseguir la trágica estrategia de la Asamblea Nacional Constituyente? Al cierre de mayo, las dos encuestadoras más serias, si cabe el término en Venezuela, coinciden en el rechazo del 80% de la población a la entreverada propuesta del régimen. Pero lo que resulta sorprendente por demás es la data de un apoyo aproximado al 73% a la protesta que desde hace dos meses se desató en las calles.

Esto permite prever que, lejos de amainar, la movilización popular se mantendrá mientras tenga el combustible de la desesperante situación económica; y, un incentivo muy poderoso y nada despreciable, la lucha de sectores convencidos de “un ahora o nunca” libertario. Estos son los que tozudamente no han cejado en el enfrentamiento, en cada oportunidad en que se les ha provocado. ¿Acaso no era previsible este anárquico panorama? ¿Se confiaron tanto en el coyuntural éxito obtenido con el “diálogo fraterno”?

Al parecer, la desaceleración de noviembre era para tomar impulso en 2017. El robo del referendo revocatorio y las elecciones regionales ayudó bastante en una definición. Pero el mayor servicio vino de los firmantes de las famosas sentencias 155-17 y 156-17 de la Sala Constitucional, anulando el ámbito de atribuciones de la Asamblea Nacional y asumiendo el ejercicio de las mismas. Gracias a ellos se fueron desatando los demonios y no los han podido contener. De ahí viene la apresurada ejecución de una estrategia constituyente que estaba planteada para el mes de junio de 2018, no en este tiempo.

No me pregunten cómo lo sé, pero lo sé. Maduro está indignado con Escarrá porque planteó un proyecto tan incompleto que primero fue comunal con 500 asambleístas; inmediatamente, el mismo que tenía que presentar un proceso acabado y que solo tuvo ingenio para copiar mal y parcialmente las bases de convocatoria de 1999, desdice al mismo presidente indicando que sería por elección universal, directa y secreta; luego, al publicar los Decretos NOS 2830 y 2831 del 1º de mayo de 2017, lo comunal queda definitivamente sepultado con lo sectorial, aumentando a 540 asambleístas. Pero Maduro no puede actuar por dos razones: la patada merecida solo confirmaría el desastre y, lo que resulta más grave, Escarrá tiene su padrino, el militar.

Entonces, ocurre un absurdo, el Consejo Nacional Electoral en su apresurada carrera por enajenarse al esquema madurista, el mismo que en realidad no lo es, modifica las bases presentadas al percatarse de que no cuadran. Y suben los asambleístas a 545. Pero el equipo de Jorge Rodríguez observa que la única forma de solapar el desastre es llevar la ANC a un número cercano a los 700 constituyentistas. En eso están, atrapados por la improvisación; sin listados sectoriales confiables, salvo el de trabajadores que se reduce al seguro social; con frentes abiertos en el propio gobierno, el PSUV, el TSJ, el CNE y con los militares. ¿Por qué?

El día D

Tulio Álvarez | 0 comentarios valoración: 3  105 votos

Lecciones de Havel para Venezuela

Bernardo Guinand Ayala

Corría el año 1993, el último chance en mi infructuoso intento por estudiar ingeniería. Ya creía tener claro que no era lo mío y sin embargo una materia me dio luces para el futuro. Humanidades III, impartida de manera muy particular por el P. Manolo Ríos, un jesuita maracucho que rápidamente captó mi interés. Entre discutir de béisbol con ese fanático de las Águilas o comentar acerca de nuestras películas favoritas, aquellas clases me acercaron de alguna manera a lo que luego de aquel semestre sería mi nuevo destino: las ciencias sociales.

Recuerdo una oportunidad que nos dio a leer un texto sobre Vaclav Havel, para ese momento presidente de la República Checa de quien no había oído hablar nunca en mi vida. La pasión del Padre Ríos por Havel me hizo emocionarme también con aquel personaje que encaminaba una nueva república democrática luego de 40 años de opresión. Quizás aquella inspiración inicial sembrada por Ríos, sumada a la situación que nos ha tocado vivir en los últimos 18 años, me han hecho revisar algunos textos escritos por Havel y encontrar en ellos tremendas similitudes con lo que sucede en la Venezuela de hoy.

Guardando las distancias –de tiempo, de historia, de kilómetros de longitud– quisiera aventurarme a presentar tres ideas reiteradas en los textos de Havel que me impresionan al pensar en nuestro país.    

I La mentira como base del sistema totalitario

Al entrar en la cuenta de Twitter del periodista Luis Carlos Díaz, suele tener un tuit fijo que dice: “El gobierno miente. No importa cuando leas esto”. Nada más real que esas tres simples palabras para describir a un régimen totalitario como el chavista-madurista. Recuerdo que, en sus inicios, antes de mostrar a cada rato la constitución de 1999, Chávez solía mostrar con cierta frecuencia “El arte de la guerra” de Sun Tzu, pues evidentemente su origen militar le hizo plantear su gobierno como una batalla que debía librar. Quien lea Sun Tzu se podrá dar cuenta que la lección más clara de todo el libro reza: “El arte de la guerra se basa por completo en el engaño” y así, en nuestra cara y con poco disimulo, la mentira –cada vez más burda– ha sido lo único sostenido por el gobierno.

En su célebre obra “El poder de los sin poder”, escrita en 1977-78 [13 años antes de llegar al poder] Havel toca la mentira, como uno de los ejes centrales del libro para describir al régimen:

Lecciones de Havel para Venezuela

Bernardo Guinand Ayala | 0 comentarios valoración: 3  129 votos

La paz y la guerra en el Vaticano

Nello Scavo

“Es un gran honor en mi vida encontrarme con Su Santidad el Papa Francisco. Dejo el Vaticano más determinado que nunca a buscar la paz para nuestro mundo”. Ese fue el texto del tuit que escribió el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, después de su encuentro con Francisco. “Durante las cordiales conversaciones –informa un comunicado del Vaticano– se ha expresado la satisfacción por las buenas relaciones bilaterales existentes entre la Santa Sede y los Estados Unidos de América, así como por el compromiso común en favor de la vida y de la libertad religiosa y de conciencia. Se ha manifestado el deseo de una colaboración serena entre el Estado y la Iglesia Católica en los Estados Unidos, comprometida en el servicio a la población en los campos de la salud, la educación y la asistencia a los inmigrantes”.

En realidad, los 30 minutos que duró el encuentro (la mitad, si consideramos el tiempo que requieren las traducciones) no fueron suficientes para encarar a fondo todos estos temas pero, según lo trascendido, Francisco se propuso escuchar al presidente buscando puntos de contacto en vez de afrontar argumentos conflictivos. Los aspectos políticamente más importantes, en efecto, se trataron en los 50 minutos de diálogo de Trump con el cardenal secretario de Estado, Pietro Parolin.

Desde el muro en la frontera con México (“una persona que piensa sólo en hacer muros, sea donde sea, y no hacer puentes, no es cristiano”, había dicho el Papa en el vuelo de regreso de México, respondiendo una pregunta sobre Trump) hasta el intento de expulsar a todos los islámicos de Estados Unidos, pasando por la contrarreforma del Sistema de Salud para desmantelar el Obamacare y la proverbial antipatía de Donald Trump por la lucha contra el cambio climático (“el concepto de calentamiento global fue inventado por y para los chinos, para lograr que la industria norteamericana dejara de ser competitiva”, según sus propias palabras). Son muchos los temas sobre los que la Santa Sede y Washington se encuentran en veredas opuestas.

“Las conversaciones también han permitido un intercambio de puntos de vista sobre algunos temas relacionados con la actualidad internacional y con la promoción de la paz en el mundo a través de la negociación política y el diálogo interreligioso, con especial referencia a la situación en Oriente Medio y a la tutela de las comunidades cristianas”.

Pero Francisco no dejó de subrayar algunas cosas en el momento de los regalos, entregándole a Trump –como hace con todos los jefes de estado– sus tres documentos magisteriales, Evangelii Gaudium, Amoris Laetitia y la encíclica Laudato Sì “sobre el cuidado de la casa común”. No antes de realizar un gesto inédito e imprevisto: entregarle su último mensaje para la Jornada Mundial de la Paz, dedicada este año al tema de la “no violencia”. A propósito de la encíclica sobre la creación, Trump afirmó: “Voy a leerla”. Señal de que probablemente no conocía a fondo el pensamiento del pontífice y de la Iglesia sobre ese tema. “No olvidaré lo que usted me ha dicho”, agregó el presidente, quien, por su parte, le regaló al Papa algunos libros de Martin Luther King, personalidad que Francisco conoce muy bien y citó con ocasión de su visita al Congreso de Estados Unidos.

La paz y la guerra en el Vaticano

Nello Scavo | 0 comentarios valoración: 3  129 votos

'En Venezuela hay adolescentes que han perdido 30 kilos por el hambre'

P.D.

Roberto Patiño ha estudiado en Harvard, ha colaborado con numerosos movimientos sociales, y con el partido Primero Justicia. Y es uno de los muchos venezolanos que lleva más de 50 días luchando en la calle por la libertad.

Parece que Maduro ha perdido el apoyo de la fiscal general. ¿Hay fisuras en el régimen?

Hay fisuras en el régimen. Ya hemos visto no solo a la fiscal general sino varios magistrados y figuras relevantes del chavismo, como es el caso de Mari Pili Hernández, que se han estado manifestando en contra de la forma de actuar del Gobierno.

¿Qué puede hacer la comunidad internacional para apoyar la lucha por la democracia?

Desde mi punto de vista, la comunidad internacional puede ayudarnos a presionar por dos vías. Por un lado, presionar en todo lo que se refiere a la violación de los derechos humanos que está ocurriendo en Venezuela, en particular en las movilizaciones pacíficas y no violentas que estamos realizando. Por otro lado, dejar muy claro que no habrá colaboración con un régimen dictatorial que no representa a la mayoría de los venezolanos. En caso de que haya un cambio en Venezuela, contaremos con el apoyo de esa comunidad internacional para atender la urgencia humanitaria que estamos viviendo en este momento en el país.

¿Cuál es la situación alimentaria y de sanidad?

La situación alimentaria y de sanidad es extrema. Nosotros hacemos mucho trabajo comunitario y social y nos encontramos con múltiples personas, sobre todo niños que están en una situación desesperada de hambre. Hemos visto casos extremos de niños y adolescentes que han perdido más de 30 kilos, incluso ha habido muertes muy lamentables por desnutrición crónica. La escasez es insoportable, extrema. Vemos que el Gobierno hace politiquería con eso, en vez de buscar soluciones estructurales utiliza mecanismos como la comida importada: exige a la gente lealtad política a un proyecto fracasado para poder tener acceso a ella.

¿Cómo es ahora la vida cotidiana en Caracas con tanta represión?

La vida cotidiana en Caracas es una vida muy complicada, no solo por la situación de la comida, el hambre y la falta de medicamentos, sino también por la violencia. Caracas es hoy una de las ciudades más violentas del mundo. Eso ha ido rompiendo muchos lazos sociales y generando mucho miedo en la ciudadanía. La violencia tiene distintas expresiones, no solo la criminalidad, también sufrimos la violencia del estado en todas sus formas, la violencia que está asociada a políticas de mano dura en nuestras comunidades: hay escuadrones de la muerte ajusticiando personas. Es la misma violencia que vemos en las manifestaciones pacíficas que hace la oposición, las fuerzas de seguridad del estado ya se han cobrado la vida de más de 55 venezolanos a nivel nacional.

¿La falsa constituyente llegara a constituirse?

'En Venezuela hay adolescentes que han perdido 30 kilos por el hambre'

P.D. | 0 comentarios valoración: 3  146 votos

Un Trump secular afronta el conflicto religioso

Robi Ronza

Se puede estar más o menos de acuerdo con su proyecto político, pero no sirve para nada seguir pretendiendo, como hace la mayor parte del sistema mediático occidental que le es hostil, que Trump sea un aficionado peligroso. Es evidente que su primer viaje de estado al exterior como presidente de los USA ha sido cuidadosamente ideado y preparado.

Puede ser muy interesante ver el discurso de Trump en Riad ante los representantes de casi 55 países musulmanes reunidos en la cumbre árabe islámica americana, donde Trump ha lanzado a todos los hombres de buena voluntad un llamamiento a una movilización planetaria contra el terrorismo. “Esta no es una batalla entre credos, visiones del mundo o civilizaciones distintas. Esta es una batalla entre bárbaros criminales que quieren aniquilar la vida humana y gente respetable de cualquier credo que intenta defenderla. Es una batalla entre el bien y el mal”. Y después no ha vacilado en añadir que “esto implica que nos confrontemos sin reservas con la crisis provocada por el extremismo islamista y los grupos terroristas que lo inspiran. Lo cual significa movilizarse juntos contra la muerte de musulmanes inocentes, la opresión de la mujer, la persecución de los judíos y la masacre de los cristianos”.

No había un lugar más sorprendente en el que lanzar un llamamiento así si tenemos en cuenta que Arabia Saudí es el corazón del wahhabismo, un movimiento islámico riguroso del que derivan Al-Qaeda, el Isis y todas las formas actuales de terrorismo islamista. Sin lugar a dudas, desde Arabia Saudí y otros estados árabes presentes en la cumbre de Riad llega desde hace años apoyo financiero a las filas del terrorismo islamista, y que el Isis o el Daesh, sin ese apoyo, no habría podido afirmarse. Entonces, ¿por qué Trump viaja precisamente a Rida para lanzar esta movilización internacional contra el islamismo (lo que se podría llamar una cruzada si no fuera porque esta palabra resulta totalmente inoportuna)? Probablemente, porque valora mucho, y puede que no se equivoque, que Arabia Saudí se esté dando cuenta de que ya no le es posible evitar la recaída en el seno de ese terrorismo islamista que ha apoyado desde aquí la presencia suní en el contexto de su lucha contra el chiismo y por tanto contra Irán. De hecho, en los últimos años –por cierto, sin que los grandes medios occidentales hablaran de ello más que con algunas menciones esporádicas– en Arabia Saudí el terrorismo no ha causado menos víctimas que en Europa.

Un Trump secular afronta el conflicto religioso

Robi Ronza | 0 comentarios valoración: 3  144 votos

Anatomía de la hospitalidad

Silvia Pizio

Son 75 casas, de las cuales 38 están ubicadas a lo largo de la frontera norte de México con Estados Unidos y 25 en las proximidades del límite sur con Guatemala. Las 12 restantes se encuentran en los estados centrales del país. Una investigación realizada por el Observatorio Nacional de la Conferencia Episcopal de México traza por fin una radiografía exhaustiva de la respuesta católica a los nómadas de nuestro tiempo, los migrantes que desde el sur del continente se dirigen hacia el norte para entrar, legalmente o no, a Estados Unidos, ya en la era de Obama y hasta la actual de Trump. Con todas las peripecias que el viaje significa, tanto el de ida como el de vuelta, en el caso cada vez más probable de que el migrante sea interceptado por la policía migratoria y expulsado cuando llega a territorio estadounidense.

El “Estudio sobre las casas católicas para migrantes” registra y evalúa el enorme esfuerzo –y también las carencias– de tantas organizaciones católicas y congregaciones religiosas que dedican a los migrantes sus mejores energías y todos los recursos que consiguen reunir.

Las zonas donde se encuentran distribuidas las casas para migrantes no se distinguen solo por la ubicación, sino también por otros aspectos igualmente importantes. En la zona norte de México se destaca el trabajo de los Misioneros Scalabrinianos, que desde 1985 abren sus puertas a migrantes, deportados y refugiados sin distinción de raza, sexo o religión. En el sur el panorama es más difícil, las condiciones son de mayor pobreza y es menor la cantidad de recursos humanos, pese a que la red de casas católicas es la más capilar e incisiva. Las casas del centro son las más antiguas y las que tienen mejores conexiones con otras instituciones que se ocupan de migrantes. Allí se encuentra, por ejemplo, la “Casa de Caridad Cristiana Hogar del Migrante”, con 30 años de historia.

El estudio del Observatorio clasifica las casas de migrantes en siete tipos según la manera como están organizadas y los servicios que prestan, pero todas ofrecen comida a los migrantes que cruzan sus puertas, un promedio de 800 personas por día, y asistencia médica. Solo 13 casas están en condiciones de proporcionar asistencia legal al migrante deportado por las autoridades estadounidenses desde el momento que desciende del bus que lo devuelve a México. Los dormitorios para mujeres y hombres mayores de 18 años, son 48 y dan alojamiento desde un día y hasta una semana, según sea necesario.

Las casas de migrantes cuentan frecuentemente con la ayuda de grupos de “brigadistas” que distribuyen ayudas humanitarias a lo largo de las vías del tren o en otros espacios comunes que constituyen nudos del flujo migratorio.

Una de las carencias que registra el estudio se refiere a las casas que pueden acoger menores. Son pocas y no están adecuadamente preparadas. Las casas que cuentan con instalaciones y atenciones específicas para niños con menos de 13 años son muy limitadas y poco idóneas; el informe señala la necesidad urgente de multiplicarlas y reforzarlas. Existe también el problema de separar hombres y mujeres y disponer de espacios y servicios para jóvenes con hijos o incluso familias completas cuando se presenta el caso.

Anatomía de la hospitalidad

Silvia Pizio | 0 comentarios valoración: 3  178 votos

Francisco y la crisis de Venezuela

Rafael Luciani

Son varias las denuncias que el Papa ha hecho. El 10 abril de 2014 dijo: «Anhelo vivamente que cesen cuanto antes las violencias y hostilidades, y que los responsables políticos e institucionales no escatimen esfuerzos para favorecer la reconciliación en el respeto de la verdad y de la justicia». El 1 de marzo de 2015 denunció ante el mundo la muerte de Kluivert Roa, asesinado de un tiro por un oficial de la policía bolivariana. Dijo: «Rezo por las víctimas, en particular por el joven asesinado en San Cristóbal». En octubre de 2016 respondió a la petición de facilitación que le hiciera la MUD para participar en una mesa de diálogo. Pero fueron sus palabras del 30 de abril las que han causado una serie de reacciones llenas de insultos, al mejor estilo del chavismo y castro-comunismo político.

¿A qué se refería el Papa? El Papa no estaba llamando a un nuevo diálogo, sino analizando el pasado. Dijo: «hubo una intervención de la Santa Sede y la cosa no resultó. No resultó porque (…) las propuestas no eran aceptadas, o se diluían, o era un “sí, sí” pero “no, no”». Esta última expresión, «sí, sí, pero no, no», se refería precisamente a los insultos que emitió el gobierno contra el Vaticano cuando el Papa, a través de su secretario de Estado, envió el 2 de diciembre una carta con cuatro condiciones: elecciones, restitución de la Asamblea, apertura del canal humanitario y liberación de los presos políticos. Ante el incumplimiento del gobierno a estas exigencias del Estado Vaticano, la MUD se retiró: «al no estar satisfechas las demandas que la Santa Sede consideraba indispensables consideramos que no existen condiciones para restituir un diálogo». Gracias a la facilitación del Papa quedó en evidencia la intención del gobierno y se generó una mayor conciencia internacional.

Tal fue el efecto internacional logrado por el Papa que el gobierno no tardó en buscar formas de dividir y dijo que la carta no era del Papa sino de Parolin: «el Papa no ha mandado ninguna carta, quien mandó una carta fue el señor Pietro Parolin». Para quienes no conocen la estructura del Vaticano, la Secretaría de Estado no puede emitir nada a título personal. Es un organismo que expresa la posición oficial del Estado Vaticano regido por el Sumo Pontífice. Estas «condiciones claras» fueron a las que se sumaron Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Perú, Paraguay y Uruguay, luego de la reunión del Papa con la canciller argentina. A pesar de que el Tratado de Letrán obliga a la Santa Sede a mantenerse alejada de los conflictos temporales, el Papa no ha querido dejar de denunciar lo que vivimos.

El domingo 30 de abril el Papa denunció ante el mundo —en su mensaje Urbi et Orbi— «la situación en Venezuela, con numerosos muertos, heridos y detenidos», abogó por los «derechos humanos» e instó a «soluciones negociadas a la grave crisis humanitaria, social, política y económica que golpea a la población». El Papa siempre ha sido coherente.

Francisco y la crisis de Venezuela

Rafael Luciani | 0 comentarios valoración: 3  208 votos

En Venezuela empieza la persecución de la Iglesia

Marinellys Tremamunno

"Traidores, terroristas, asesinos, 666, sacerdotes demonio". Estas palabras aparecieron pintadas hace unos días en una de las paredes laterales de la catedral de san Pedro Apóstol en Barinitas, cuyo párroco, el padre Franklin Rangel Navas, había denunciado agresiones poco antes, cuando un grupo de gamberros, presuntamente por orden de la concejala del municipio de Bolívar, en Barinas, Maritza Vargas. Ahora el sacerdote teme por su vida.

Pero no se trata de un caso aislado. El pasado 30 de enero, el presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana, monseñor Diego Padrón, ya dijo durante una entrevista radiofónica que "los ataques contra las instituciones religiosas en varios puntos del país no parecen casos aislados, sino más bien acciones preparadas para intimidar a la Iglesia católica".

Justo el día antes de la denuncia del presidente de la CEV, la iglesia de San Pedro Claver del "23 de Enero", barrio popular de Caracas, fue asediada por varios grupos durante la misa. "Se presentaron allí los colectivos, cerraron la iglesia y nos obligaron a todos a oír su agresivo discurso contra la Iglesia. Los fieles protegieron a monseñor Jesús González de Zárate, obispo auxiliar de Caracas, que afrontó con valor la situación", cuenta el periodista y exportavoz de la MUD (coalición de partidos opositores) Jesús Torrealba. Una situación parecida tuvo lugar en la parroquia Claret de Maracaibo, cuando la policía nacional interrumpió la homilía de Ovidio Duarte e intentó expulsar a los fieles de la iglesia. En aquellos días también se produjeron ataques contra las residencias de los arzobispos de Barquisimeto, Mons. José Antonio López Castillo; y Adam Ramírez en Caracas.

El miércoles santo fue uno de los días más difícil para el episcopado venezolano. Un grupo de personas identificadas con el chavismo irrumpieron en la basílica de Santa Teresa mientras el cardenal Urosa Savino presidía la homilía, quien tuvo que marcharse protegido por los fieles. Ese mismo día aparecieron en las paredes de varias iglesias de San Cristóbal (Tachira) amenazas de muerte contra los sacerdotes bajo el acrónico PSUV (Partido Socialista Unido de Venezuela). Pero la mayor blasfema de aquellos días la sufrió la imagen del Nazareno de la catedral de Valencia, que apareció la mañana del sábado 8 de abril cubierto de excrementos.

¿Pero qué es lo que ha desatado tanta ira? La CEV es la única voz autorizada que denuncia la grave situación de Venezuela. "Ante el empeoramiento de la situación económica, política y social de los últimos tres años, hemos enumerado algunos de los errores cometidos por el gobierno y hemos hecho reiteradas peticiones de cambio de ruta. Esta es la razón de los ataques contra mí, contra el cardenal Baltazar Porras y en general contra el episcopado. El gobierno no tolera crítica alguna", afirma el cardenal Jorge Urosa Savino.

En Venezuela empieza la persecución de la Iglesia

Marinellys Tremamunno | 0 comentarios valoración: 3  217 votos
>Venezuela

Héroes en medio de la represión

Andrea Tosta

Llevan cascos blancos con cruces verdes. Producen alegrías, emoción, ansias y también esperanza. En las marchas son más aclamados que los diputados opositores. Son estudiantes de Medicina y doctores especialistas. Juntos conforman Primeros Auxilios UCV. Con sus alivios y curas atienden a manifestantes lo mismo que a policías y guardias nacionales. Dentro y fuera de la línea de fuego, su misión es ayudar sin discriminar

“¿Todo el mundo tiene máscara? ¿Quién no tiene?”, grita Stephanie Palma poniendo orden. Aún falta una hora para que la manifestación opositora de este 19 de abril de 2017 —la “mamá de las marchas” como unos la bautizaron— salga de sus 26 puntos de concentración. Cinco compañeros de Stephanie levantan la mano para hacerse con una protección contra los gases lacrimógenos. Las máscaras cuelgan de sus morrales como si fueran llaveros; chocan con las botellas con atomizador que contienen un Malox diluido en agua. No son de los que lanzan piedras o bombas molotov contra la fuerza bruta de los cuerpos de seguridad del Estado. Tampoco forman parte del Movimiento Estudiantil —manos blancas pintadas. Sus uniformes los delatan: son estudiantes de Medicina de la Universidad Central de Venezuela (UCV) que, junto a 26 médicos ya graduados que los acompañan por primera vez, atienden al prójimo cuando la represión ahoga a las movilizaciones en Caracas.

También reparten cascos blancos marcados con una cruz hecha con papel contac verde. Los más de 60 voluntarios de Primeros Auxilios UCV amarran sus identificaciones a los morrales que, en días “normales”, contienen sus útiles, lápices y libretas. Carnet de identificación que es casi tan importante como la propia integridad física. Ese día cargan insumos que muchos hospitales de Venezuela envidiarían: Bacitracina, Betametasona, Hidrocortisona, gotas para los ojos con solución salina, broncodilatadores, yelcos, vías, solución fisiológica, suturas, cánulas de mayo para respiración asistida, anestésicos, vendas, Furfuril para las quemaduras, antialérgicos, sales para hidratación oral, agua oxigenada, alcohol, guantes, tapabocas. Se reparten en kits, también a gritos, para asegurarse de que todos estén bien apertrechados de necesarios paliativos.

Sin embargo, el Malox en sus botellas siempre lo tienen a mano, visible, como si fueran vaqueros de la salud. Las donaciones que recibieron dentro y fuera del país hicieron posible que se sumaran a las manifestaciones como lo que son: médicos. El propósito no es otro sino curar —como lo hicieron en la ola de protestas que rompió en febrero de 2014.

Con las pilas puestas

>Venezuela

Héroes en medio de la represión

Andrea Tosta | 0 comentarios valoración: 3  209 votos

Las promesas vacías de Trump en sus primeros cien días

Riro Maniscalco

¿Cómo le va a Donald Trump? Acabamos de cruzar la línea de los 100 días, que sin duda son pocos pero desde hace décadas se han tomado como referencia para hacerse una idea de cómo funciona un nuevo presidente. Parafraseando los clásicos discursos de los presidentes estadounidenses a la nación diciendo “The state of the Union is strong!”, podríamos decir en este caso “The state of Trump is confused and confusing”.

Cien días y la tasa de aprobación por parte de los americanos está en el 40%, la peor de para un presidente electo desde que se tiene en cuenta este dato, apenas supera al Clinton de los tiempos en que se descubrió lo que hacía con Monica Lewinsky bajo la mesa del Despacho Oval.

Parece increíble pero los mismos sondeos que le sitúan en zona de retroceso también nos dicen que más del 90% de los que lo han votado volvería a hacerlo. ¿Por qué? Porque si Trump parece confuso, los demócratas ni siquiera aparecen, no existen, como si todavía no hubieran llegado a creerse su derrota. Los votantes que soñaban con un cambio radical siguen esperando, pero mientras tanto llegan a los cien días con una discreta decepción. Vaya por delante que Trump no es el presidente de todos. Hay una franja de la nación que todavía se niega a reconocerlo y aceptarlo. Ya no tenemos las violentas protestas de los primeros días pero queda la dolorosa e incómoda anomalía de una hostilidad que históricamente solo encontramos con la elección de Abraham Lincoln, y ya sabemos el resultado de aquello.

Están las impresiones y están los hechos. La primera impresión es que el presidente Donald Trump, el único en los anales de historia que ha llegado a la Casa Blanca sin ninguna experiencia ni política ni militar, es eso, una persona terriblemente carente de experiencia. Es como si tuviera en sus manos un coche que no sabe conducir, como si no conociera sus mandos, sus prestaciones ni mucho menos su peligrosidad. En definitiva, no sabe cómo funciona y viaja con ella a trompicones.

Las promesas vacías de Trump en sus primeros cien días

Riro Maniscalco | 0 comentarios valoración: 3  214 votos
>Venezuela

La libertad y el poder de los sin poder

Alejandro Marius

¿Alguien puede estar tranquilo frente a la violencia que estamos viviendo? ¿Nuestra felicidad pasa por eliminar al otro porque es diferente, porque piensa distinto? ¿Si se lucha por nuestros derechos, hasta qué punto eso se puede hacer atropellando los derechos de los demás?

La Declaración Universal de los Derechos Humanos (que existe desde 1.948) en su primer artículo dice que “todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros”, y hoy en Venezuela parece que estamos a años luz de esto. El punto de partida del “ser humano” es la libertad, y mucho se ha escrito sobre ella, incluso siglos antes de que se declararan universales estos derechos humanos. La libertad ante todo es un don, porque es esencia misma del ser humano hecho a imagen y semejanza de Dios, y para ser libres no es indispensable que eso este consagrado en un documento o ley, porque es nuestra esencia, nuestra naturaleza. Por ello es un verdadero misterio que Dios ame más nuestra libertad que cualquier otra cosa, con todo el riesgo que eso supone. Porque un uso inadecuado de la libertad, como estamos siendo testigos en Venezuela, nos puede llevar también a la destrucción. Dios corrió el riesgo más grande de la historia al someter a su único hijo a la libertad de los hombres, desde el sí de María, pasando por la muerte y la resurrección hasta el sí de Pedro (incluso luego de haberlo negado 3 veces). Por ello, además de recibirla como un regalo, es nuestra tarea educar en la libertad, respetar la de los otros, cuidarla como un gran tesoro y defenderla.

Paradójicamente, frente a la injusticia, la violencia y todo tipo de violación de nuestras libertades, en muchas personas emergen en primera instancia el odio, la venganza y la gran tentación de eliminar al que es distinto, perdiendo incluso los motivos originales por los cuales una persona lucha por su propia libertad. Entonces comienzan las incoherencias y los errores de perspectiva: se pide justicia para personas encarceladas sin un proceso justo y transparente, y a los victimarios se les maldice y se pide eliminarlos; frente a la violencia se responde con más violencia; ante el derecho de estar informado se genera más caos comunicacional. Parece que lo que prevalece frente al mal es una respuesta igual o superior, pagando una injusticia con otra y generando un espiral de violencia interminable, que además está demostrado históricamente que no funciona. No es un tema para agotar en este artículo, pero es muy interesante reflexionar sobre lo que propone San Juan Pablo II, basado en su experiencia de vida bajo el Nazismo y el Comunismo (1), de cómo frente a las ideologías del mal, el bien siempre se impone.

La imagen de la señora frente a la tanqueta que reprimía una marcha de oposición pacífica el pasado 19 de abril, nos hace recordar a la plaza Tiananmen y cómo la libertad de un ser humano es capaz de hacer retroceder un instrumento de represión del poder.

>Venezuela

La libertad y el poder de los sin poder

Alejandro Marius | 0 comentarios valoración: 3  214 votos

¿Cuántos muertos hacen falta?

Luis Badilla

Con respecto a la crisis venezolana, no hace mucho se empezó a hablar nuevamente de una eventual y no mejor precisada mediación de la Santa Sede. Pocos días atrás, doce países latinoamericanos manifestaron una posición común sobre dicha situación, concretamente después de la escalada de enfrentamientos que ya tiene un saldo de cerca de treinta víctimas. Los países eran: Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Perú, El Salvador, Guatemala, Panamá, México, Paraguay y Uruguay. Estos países piden insistentemente una mediación vaticana, en particular del Papa Francisco.

Hace ya tres años que piden al Vaticano que intervenga en la compleja cuestión venezolana, pero hasta ahora no fue posible llegar a un acuerdo sobre el tema entre las partes. La Santa Sede nunca fue mediadora en el conflicto entre el gobierno y la oposición venezolana. Cuando ambas partes lo solicitaron formalmente, el Vaticano empezó a actuar como “facilitador” en la mediación que técnica y políticamente estaba desarrollando UNASUR, la Unión de Naciones Suramericanas; mediación que fue un fracaso. El año pasado, cuando varias voces hablaban de su inminente intervención y para evitar cualquier equívoco que hubiera podido ser aprovechado tanto por el gobierno como por la oposición de Venezuela, la Santa Sede escribió una carta explicando que solo tomaría en consideración colaborar en el diálogo si recibía una solicitud formal y oficial de las dos partes. En efecto, algunas semanas después el Vaticano anunció su participación como “facilitador” del diálogo y con ese rol intervino en dos rondas de coloquios certificando el logro de importantes acuerdos, que sin embargo nunca se respetaron.

Ahora se vuelve a plantear una situación que en cierta forma es semejante a la que hemos referido: piden una mediación vaticana pero no lo hacen las partes, gobierno y oposición, sino doce países latinoamericanos, y en este estado de cosas se vuelve a crear un nuevo equívoco que no promete nada bueno para el futuro. La solicitud de estos doce países, que tienen la sincera intención de ayudar a Venezuela, es muy importante, pero los únicos que pueden pedir una mediación vaticana y obtener una respuesta en este sentido son el presidente Nicolás Maduro y los partidos de la oposición reunidos en la Mesa de Unidad Democrática. Y no consta de momento que las partes hayan presentado una solicitud de este tipo.

Es verdad, como se ha dicho muchas veces, que el Papa y la diplomacia vaticana harán siempre todo lo que esté a su alcance para ayudar a Venezuela a superar esta hora tan dramática, pero es igualmente cierto que la relación con la Santa Sede debe ser clara, honesta y transparente. No ayuda declarar que desean apelar al Vaticano si después esta apelación resulta ser una táctica para ganar tiempo y espacio, sin encarar realmente la solución que el país exige. Nadie puede pensar que, mientras se cuentan los muertos, algunos crean tener una especie de derecho especial a enarbolar el nombre del Papa a su antojo.

¿Cuántos muertos hacen falta?

Luis Badilla | 0 comentarios valoración: 3  223 votos

Venezuela. Pruebas de guerra civil

Luis Badilla

La prolongada y dramática crisis venezolana divide radicalmente las opiniones de los observadores, expertos y políticos, sobre todo en América Latina. Entre tanto, la situación es cada vez más crítica: en pocos días los muertos aumentaron a 21. Desde hace días, a distintas horas de la jornada y en todas las principales ciudades del país, los choques se multiplican y la espiral de violencia no se detiene. Obviamente la situación venezolana divide también a la opinión pública en todas partes y en los medios de comunicación. Algunos dan la razón al gobierno del presidente Nicolás Maduro y a los partidos que lo apoyan, ocho en total, de los cuales cuatro tienen representación parlamentaria. Por otro lado están quienes respaldan a los partidos de la oposición agrupados en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que son dieciséis, de los cuales trece poseen representación parlamentaria. En la Asamblea Nacional, parlamento unicameral, el gobierno cuenta con 55 votos y las oposiciones con 112.

Sin embargo, dentro del país las cosas son un poco más articuladas, porque una parte de los venezolanos, bastante minoritaria, está involucrada en la dialéctica que hemos señalado, y por lo general son grupos dirigidos y manipulados por los partidarios o bien por los opositores al gobierno. Son minorías, pero ruidosas, y saben usar con astucia los medios de comunicación que, divididos también entre ambas posiciones, participan del juego con entusiasmo.

Pero la inmensa mayoría del país vive, mejor dicho sobrevive, en otra dimensión: a favor o en contra de Maduro hay millones de venezolanos que día tras día tratan de conseguir lo necesario para vivir y para garantizar mínimamente su futuro. Ellos no tienen tiempo para participar activamente en el enfrentamiento que arrasa y devasta a toda la nación venezolana. Sus cabezas funcionan en otra dimensión, a años luz de la guerra entre las oligarquías que han tomado al país como rehén. Si en las manifestaciones de estos días salieron a la calle seis millones de venezolanos, cifra imposible de comparar o verificar, serían solo el 20% de la población total (30.410.000).

En Venezuela ninguna de las partes, gobierno y oposiciones, representan una solución; más bien el gobierno y las oposiciones son el verdadero problema, sobre todo porque ninguna reconoce a la otra como verdadero interlocutor. Desde hace por lo menos cuatro años el país está paralizado, maniatado, en continuo descenso, por el odio recíproco, por la mediocridad política, por las ambiciones desmedidas de los líderes o presuntos líderes y por la confusión mental que afecta en igual medida a lo que queda del “chavismo” sin Chávez (Maduro y los suyos, cuya fuerza solo existe porque están apoyados por las fuerzas armadas) y lo que se denomina oposición, pero que en realidad es un agrupamiento de cuatro o cinco pretendientes al sillón de Maduro con su propia fachada de partido político.

Venezuela. Pruebas de guerra civil

Luis Badilla | 0 comentarios valoración: 3  256 votos

Brasil paradójico

Alver Metalli

Tom Jobim, uno de los principales poetas y compositores brasileños, solía decir que “Brasil no es para principiantes”. Muchos brasileños recordaron esa frase cuando la Organización de las Naciones Unidas (ONU) publicó dos estudios realizados a escala mundial con resultados paradójicos en relación a Brasil: el primer estudio, sobre el Índice de Desarrollo Humano (IDH) de 2016, ubica al país en el 79º puesto en un listado de 188 países; en el segundo estudio, sobre la felicidad, Brasil se encuentra en el 22º lugar entre 155 países.

¿Cómo es posible que un pueblo con graves problemas declare que es feliz? Brasil se encuentra detrás de Albania, Georgia y Azerbaiyán y tiene incluso un IDH inferior al de las islas de San Cristóbal y Nieves, en el Caribe. Por otra parte, es la primera vez que el índice se mantiene estable desde 2010. El ingreso bruto per cápita de los brasileños ha sufrido una considerable caída en un año y el país ocupa el 10º lugar entre los países con mayor desigualdad del mundo, lo que significa que ha bajado 19 puestos respecto del año anterior. Es verdad que se han verificado pequeños progresos, como un leve aumento de la esperanza de vida de la población (de 74,5 a 74,7 años) y también de los años de estudio (de 7,7 a 7,8), pero nada que permita generar o justificar la atmósfera optimista que revela el estudio sobre la felicidad.

¿Acaso los estudios simplemente están demostrando, por medio de los datos y aunque sea indirectamente, la conocida expresión de los brasileños “sufrimos pero nos divertimos”, o la variante “sufrimos pero somos felices”. ¿Qué otra cosa podría explicar la contradicción entre el hecho de que Brasil tiene uno de los peores índices de desarrollo humano de América Latina y la posición sobresaliente que ocupa entre los países más felices del mundo? Tratando de comprender la aparente incongruencia, la revista IstoÉ, importante semanario nacional, publicó un artículo de Fabiola Pérez.

El artículo incluye una entrevista a la coordinadora del estudio del Programa de las Naciones Unidas para el desarrollo (PNUD), Andrea Bolzon. En su opinión, la diferencia en la metodología que se utiliza para realizar estos estudios ayuda a explicar la aparente contradicción. Para medir el IDH se recurre a información sobre ingreso, salud, educación y esperanza de vida, es decir las condiciones básicas y objetivas para que las personas tengan la posibilidad de aprovechar oportunidades. Por el contrario, el estudio sobre la felicidad se basa en datos más subjetivos de la población. “Se busca más bien la manera como las personas se perciben a sí mismas y cómo se sienten respecto de la realidad en la que viven”. Saulo Rodrigues Filho, profesor y especialista en índices del Centro de Desenvolvimento Sustentável (Centro de Desarrollo Sostenible) de la Universidad de Brasilia, explica que “pese a todas las dificultades actuales, existe la esperanza de un futuro mejor y una idea de felicidad incluso en condiciones precarias, lo que también puede ser visto como resignación”. Por esa razón Brasil habría alcanzado una mejor ubicación en esta clasificación.

Brasil paradójico

Alver Metalli | 0 comentarios valoración: 3  300 votos
>Entrevista a Tulio Álvarez

'Es un momento decisivo en Venezuela, no se puede volver a la mesa de diálogo'

F.H.

Tulio Álvarez es más que un catedrático de Derecho Constitucional, es uno de los grandes referentes de la libertad en la Venezuela de Maduro. Historiador y escritor explica a paginasdigital.es las claves de lo que está sucediendo en el país.

¿Qué produjo la decisión por parte del Tribunal Supremo de suspender los poderes de la Asamblea Nacional y la marcha atrás en esa decisión?

En realidad la ruptura del hilo constitucional no se produce con estas dos sentencias. La Sala Constitucional del TSJ ha dictado 59 sentencias, desde el 5 de enero de 2016, desconociendo el resultado electoral de las elecciones del mes de diciembre de 2015 que representó una mayoría calificada de más de dos terceras partes de los diputados que integran la Asamblea Nacional. Sin embargo, la Cátedra de Derecho Constitucional de la cual ejerzo la jefatura, integrada por los 18 profesores de esa materia en la Universidad Central de Venezuela, sostiene en su pronunciamiento del 31 de marzo de 2017 que las sentencias 155-17 y 156-17 de la Sala Constitucional constituyen actos arbitrarios que instauran una tiranía judicial y la ruptura del orden constitucional. Además, consideramos en forma unánime que consecuencia de esta aberración jurídica e institucional socava y ultima al Estado de Derecho y al Régimen de Libertades Públicas derogando materialmente la Constitución de la República.

¿Cuáles son los motivos?

En lo personal, considero que dos motivaciones subyacentes están detrás del manotazo dado por los usurpadores de la Sala Constitucional. La primera es de índole económica ya que la depredación de recursos ha dejado exhaustas las finanzas públicas y el ejecutivo busca desesperadamente empréstitos y la firma de contratos de interés nacional, especialmente mediante concesiones mineras. Pero para que estos tengan validez requieren la autorización del Parlamento de conformidad con el artículo 150 de la Constitución; y el cuerpo legislativo no está dispuesto a darla. Entonces, ante el condicionamiento de las transnacionales, organismos internacionales y los Estados dispuestos a financiar al régimen de Maduro buscaron que el propio tribunal, así como se lee, otorgara la autorización. Esto es una aberración jurídica.

>Entrevista a Tulio Álvarez

'Es un momento decisivo en Venezuela, no se puede volver a la mesa de diálogo'

F.H. | 0 comentarios valoración: 3  330 votos

Mercosur llama a México

Mientras se trabaja en los últimos detalles de una alianza entre Mercosur y la Unión Europea, los cuatro socios fundadores de Mercado Común del Sur reanudan las negociaciones con China y lanzan señales a México, afectado por las medidas proteccionistas del presidente Trump.

El México en crisis, el México perjudicado en sus intereses comerciales por el nuevo curso político que inauguró Trump a marchas forzadas, el México cercano a una ruptura comercial con Estados Unidos en el Tratado para el Libre Comercio quizás está comprendiendo que tal vez miró demasiado al norte y descuidó sus lazos históricos y culturales con el sur. Por eso en Buenos Aires están esperando una delegación mexicana para discutir temas agrícolas.

La actividad que despliega la canciller argentina Susana Malcorra, presidenta pro tempore del Mercosur, apunta también a retomar las negociaciones con el gigante asiático tras una década o más de estancamiento. Las relaciones comerciales con China están frenadas desde 2004. Una negligencia que los cuatro países (Venezuela por el momento se encuentra suspendida) del bloque sudamericano ahora se proponen solucionar en su conjunto. “Estamos revisando los acuerdos que ya existían para ver lo que quedó en suspenso y retomar en ese punto las conversaciones con China”, declaró la ministra de Relaciones Exteriores del gobierno de Mauricio Macri.

Un estudio de las Naciones Unidas anticipa, con datos en la mano, que China superará a la Unión Europea como socio comercial de América Latina, colocando a la superpotencia asiática inmediatamente después de los Estados Unidos. Es una tendencia que no se revertirá durante mucho tiempo, si resulta acertado un estudio de China Policy Review según el cual dentro de 15 años China superará también a Estados Unidos, que históricamente ha sido el socio privilegiado del continente americano.

Actualmente China ya es el principal socio comercial de Brasil, Chile y Perú. Y el segundo país para las economías de México, Argentina y Chile. Y después de África, donde China ha realizado importantes inversiones en las últimas décadas, los dirigentes de Pekín consideran que América Latina con sus materias primas es la que puede dar mayor impulso al crecimiento económico en el futuro próximo.

Mercosur llama a México

| 0 comentarios valoración: 3  346 votos

Horizonte Mujica

Alver Metalli

No está dicho que no vuelva a intentarlo en 2020, cuando Tabaré Vázquez termine el mandato que heredó de sus manos en 2015. Hay tiempo, y mientras tanto “el presidente más pobre del mundo”, como lo llamó por primera vez un diario estadounidense experto en construir y derribar iconos, el presidente que dona una buena parte de su sueldo para beneficencia y que circula en un Volkswagen de museo, no rechaza las invitaciones que le llegan de todo el mundo. Para hablar de sí mismo, de su país, Uruguay, de cómo ve la vida desde sus ochenta y un años, de la América Latina “por construir”.

“Los latinoamericanos hemos logrado nuestros estados pero todavía tenemos que construir la nación”, afirma en tono tranquilo. “Una nación es algo que va más allá de nuestras fronteras políticas, que nos necesita a todos, porque en un mundo que se está achicando y apretando cada vez más, para existir tenemos que unirnos, tenemos que acentuar nuestra interdependencia para conservar nuestra independencia”. Más dependencia para una mayor independencia: el juego de palabras requiere algunas aclaraciones, que Mujica saca de una mochila de conocimientos históricos mucho más amplia de lo que parece. “Insisto mucho en los fundamentos sobre los que nos apoyamos, las dos raíces de nuestro ADN: la lengua y la tradición de la Iglesia católica. Con la primera pensamos, soñamos, proyectamos, escribimos poesías y hacemos matemática; con la segunda introducimos en este circuito los significados propios de la herencia religiosa que hemos recibido”.

¿Qué significa construir la nación?

No quiere decir borrar la frontera o la bandera. Eso es secundario. Es construir un alero que nos proteja, donde todos tengan reparo y sombra. Europa lleva muchos años tratando de alcanzar una integración. En su historia hubo guerras, enfrentamientos, divisiones, y llegó un momento en que un puñado de gobernantes tuvieron la sabiduría y la audacia de decir: dejemos de matarnos y construyamos una casa común.

Este tema de la integración de América Latina era muy importante para Alberto Methol Ferré, un compatriota suyo muy apreciado por el Papa Francisco, como usted pudo comprobar en su viaje a Roma, cuando le regaló el libro “La América Latina del siglo XXI”.

Claro, por eso Methol Ferré era mi amigo. Yo pienso en clave metholiana, y el Papa también. Methol era un personaje heterodoxo con una libertad de pensamiento fenomenal, un tipo de una tremenda audacia intelectual, cosa difícil de encontrar en el clima de dogmatismo intelectual contemporáneo.

Methol Ferré consideraba que la integración era una necesidad histórica de América Latina para no caer en lo que él llamaba “el coro de la historia” y poder tener protagonismo en un mundo de estados continentales…

Horizonte Mujica

Alver Metalli | 0 comentarios valoración: 3  376 votos
>ARGENTINA

Un debate 'delirante' sobre los derechos humanos

Arturo Illia

Argentina es un país único por muchos factores extraordinarios, pero por desgracia también mantiene esta particularidad debido a muchos hechos negativos que a menudo impiden no solo su desarrollo sino también su supremacía mundial. Sin exagerar, dados sus enormes recursos, no solo energéticos sino también intelectuales. Por una lógica inexplicable, a veces parece que este país estuviera en otro planeta muy lejano. Una sociedad dividida gasta gran cantidad de energía en diatribas que la dividen aún más, provocando fracturas gravísimas, sobre todo respecto a hechos históricos que, con el tiempo, se van distorsionando hasta el punto de que el aforismo de Voltaire “la historia es una broma pesada que le gastan los vivos a los muertos” parece pronunciado después de una visita al “fin del mundo”.

No solo se llega a revisiones históricas que comparan a Cristóbal Colón con el general Videla, cuya imbecilidad ha llegado a provocar la destrucción de un monumento donado por la comunidad italiana el siglo pasado y retirado por su sistematización natural (ante la residencia presidencial de la Casa Rosada) por orden de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner; también abundan declaraciones delirantes sobre los tristes años setenta, dominados lamentablemente por acciones permeadas por el demonio de la violencia, perpetrada tanto por movimientos terroristas como por una genocida junta militar.

Todavía no se había apagado la polémica sobre el número real de desaparecidos (todos los datos oficiales concuerdan con las descripciones de muchos personajes de la época sobre la necesidad de engordar la cifra para que los organismos internacionales reconozcan el estatus de genocidio), que no fueron los “míticos” 30.000 sino casi 8.700 (una cifra que ya es absolutamente aterradora); cuando la semana pasada, durante una retransmisión televisiva, el responsable de las aduanas argentinas, el exmilitar Gómez Centurión, aparte de reiterar por enésima vez que sobre el número de desaparecidos existen “8.000 verdades que chocan contra 22.000 mentiras”, hurgó aún más en la herida afirmando que la junta militar no tenía ningún plan sistemático de eliminación física durante los años 70. Cosa que no solo contrasta con las conclusiones del famoso proceso contra la junta militar bajo la presidencia de Raúl Alfonsín, sino también con las declaraciones del mismísimo exgeneral Rafael Videla, que en su larga entrevista con el periodista Ceferino Reato lo había admitido sin medias tintas.

>ARGENTINA

Un debate 'delirante' sobre los derechos humanos

Arturo Illia | 0 comentarios valoración: 3  387 votos

Cuánto pesa en América Central el dinero que envían los emigrantes

Alver Metalli

¿Qué significa para las economías de América Central el dinero que envían los emigrantes de esos países que viven en Estados Unidos? Se puede comprender de una manera fácil con el ejemplo de Nicaragua. El monto de los depósitos que los nicaragüenses envían desde Estados Unidos se incrementó en los últimos cinco años hasta alcanzar los 264 millones de dólares en 2016 (70 millones más que en 2015), una cifra que representa el 9,6 por ciento del Producto Interior Bruto del país y que por sí sola supera los ingresos de divisas por la exportación de los principales productos como la carne, el café y el oro. Después de Estados Unidos, Costa Rica es el segundo país elegido por los emigrantes nicaragüenses más pobres, al que siguen España y Panamá.

En cuanto al uso del dinero que envían los emigrantes a los que permanecen en Nicaragua, una encuesta entre los nicaragüenses que se encuentran en Estados Unidos muestra que los beneficiarios en Nicaragua utilizan lo que reciben para pagar los servicios básicos (electricidad y agua), alimentos, educación y medicinas. Poco y casi inexistente es el ahorro, lo cual confirma que la emigración se produce por la necesidad tanto del que emigra como del que se queda. Eso significa que los envíos tienen una incidencia decisiva en el incremento del consumo y la reducción de la pobreza.

Luis Alaniz, director de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), traza una consideración alarmada sobre el impacto que tendrán en Nicaragua las medidas restrictivas anunciadas por el presidente Trump. “El decrecimiento de los envíos significaría contar con menos dinero para cubrir el déficit comercial; por lo tanto, el Estado se vería obligado a tomar tres posibles decisiones: importar menos, financiar la falta de recursos con préstamos –pero eso aumentaría la deuda-país– o implementar una política económica más restrictiva”.

Cuánto pesa en América Central el dinero que envían los emigrantes

Alver Metalli | 0 comentarios valoración: 3  395 votos
>LA TÁCTICA DE DONALD TRUMP

La capacidad de resistencia y el curso de los acontecimientos

Antonio R. Rubio Plo

Hay analistas políticos que se pasan la vida esperando a que sucedan determinados acontecimientos que ellos han previsto. No pueden dar una fecha exacta de cuándo sucederán, aunque están convencidos de que existe una cierta lógica en los acontecimientos que tarde o temprano les dará la razón. Respecto a Donald Trump, decían que con una campaña llena de provocaciones, insultos y meteduras de pata, el multimillonario perdería frente a Hilary Clinton. ¿Quién habría de estar tan loco como para votar a un individuo impresentable? Cuando ganó, hubo quien apeló a su falta de experiencia para insistir en que la realidad pondría a Trump en su sitio. El nuevo presidente sería posibilista y se convencería de que muchos puntos de su programa eran imposibles de realizar. Ya ha pasado más de un mes de la toma de posesión, y el candidato no se diferencia demasiado del presidente, aunque el reciente discurso del Estado de la Unión ha hecho que algunos observadores de la realidad política consideren que Trump también sabe, si quiere hacerlo, utilizar un tono distendido. Un ejemplo de un cambio en las formas pero no en el fondo del enfoque del inquilino de la Casa Blanca.

Ciertos detractores de Trump echan mano de la Historia para predecir el futuro. Se acuerdan de Richard Nixon y el Watergate, e incluso de Andrew Johnson, el sucesor de Lincoln, al que una mayoría republicana quiso someter al impeachment. Esperan que un escándalo periodístico o una rebelión entre los legisladores republicanos terminen con la destitución del presidente antes de acabar su mandato. De lo primero hay tema más que suficiente, pero si los medios no han podido acabar con el Trump empresario, no lo tienen más fácil con el Trump presidente. Respecto a la inminente rebelión republicana, cabe preguntarse, a día de hoy, quién está prisionero de quién: ¿Donald Trump del establishment republicano, o el establishment republicano de Donald Trump? Los legisladores conservadores han de andarse con ojo, pues una buena mayoría de sus electores ha votado por el presidente que les incomoda.

>LA TÁCTICA DE DONALD TRUMP

La capacidad de resistencia y el curso de los acontecimientos

Antonio R. Rubio Plo | 0 comentarios valoración: 3  417 votos
12  | 3  | 4  Siguiente >

>SÍGUENOS EN

El otro es un bien, también en política

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP