Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
9 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

El filo de la navaja

Manuel Oriol

Ahora bien, ¿qué estatuto epistemológico debemos concederle a ese otro ámbito no medible, y que sin embargo se encuentra también en nuestra experiencia? Ahí es donde Benedicto XVI no seguiría la senda que nos traza nuestro campeón filosófico nacional. Para Savater, la pregunta por el sentido, que reconoce parte de nuestra experiencia, queda fuera del campo cognoscitivo o racional, entra en el terreno de lo mítico, lo literario o lo sentimental. Para el Papa, y no sólo para él[1], es uno y el mismo hombre el que hace ciencia y religión, y es una y la misma razón la que busca conectar fenómenos mensurables y la que exige un significado. He ahí el filo de la navaja.

Si seguimos a Savater, seamos creyentes o no (pues también para muchos creyentes sus creencias no tienen valor cognoscitivo), acabaremos por negar legitimidad a uno u otro ámbito. El donostiarra nos previene contra la intromisión de la religión en la ciencia, para acabar -sin el hilo de continuidad esperable, hay que decir- advirtiendo de la injerencia de la religión en la política (aunque este deslizamiento del campo científico al político no deja de ser inquietante, como si fuera posible una "política científica" ajena a la consideración de la "pregunta por el sentido": algo que si repasamos la historia sólo ha traído consecuencias espeluznantes). O, al contrario, diremos que sólo en la religión se encuentra la seguridad que el mundo moderno quiere arrebatarnos, y caeremos en un fundamentalismo de signo contrario.

Si en cambio aceptamos el desafío de la experiencia completa, seamos creyentes o no (pues también muchos agnósticos y ateos lo son sin negar valor a la pregunta por el sentido) reconoceremos la legitimidad y la conveniencia de que el científico se pregunte por el significado de sus descubrimientos, y el hombre creyente se deje interpelar por el descubrimiento científico. Incluso aprobaremos con gusto, aunque sea para disentir, que el obispo opine sobre política y que el filósofo ateo opine sobre religión. La laicidad que todos deseamos para nuestra democracia no consiste en que a cierta gente se le prohíba hablar de ciertas cosas, sino en que todos podamos hablar de todo. Y en ese tablero los cristianos, manteniendo abierta la razón en toda su amplitud y dando testimonio de Quien lo hace posible, ofrecen un servicio impagable a la sociedad.

El problema de Savater no es de fe. Es de razón.

[1] Cf. por ejemplo Benedicto XVI, Gustavo Bueno, Jon Juaristi, et al., Dios salve la razón, Encuentro, Madrid 2008.

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP