Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
7 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

>Caritas in Veritate

No hay desarrollo sin Cristo

Aldo Trento (Asunción, Paraguay)

Amigos, ¿percibimos qué significa en la misma Iglesia esta verdad después de años en que hemos confundido el desarrollo de los pueblos con lo económico, con lo político, con el asistencialismo, con el compromiso unilateral a nivel social?

Los líderes mundiales, los economistas y también el mundo eclesial en sus "fuerzas especializadas", como los pastores y religiosos en particular, están gastando todas sus energías buscando soluciones a la crisis mundial que nos afecta, con análisis, discernimientos, congresos, pero sin resultados. Y ahora un hombre de una inteligencia y una fe única, experto en humanidad como pocos, afirma que la crisis tienen un único camino de solución: la verdad en la caridad. Este hombre, Benedicto XVI, propone con fuerza que el desarrollo se consigue mediante el encuentro con Cristo.

En nosotros, que hemos sido elegidos en Cristo desde la eternidad para ser testimonio del amor de Dios y colaboradores en su obra de salvación, esta certeza nos alegra y alienta, nos empuja a ser como recuerda "Aparecida": testigos y misioneros del Señor en un mundo que ha perdido el sentido de la vida. La pobreza de nuestro continente es la falta de Cristo y por consiguiente el riesgo de las utopías como la del socialismo del siglo XXI.

Con la afirmación de que el nombre del desarrollo se llama Cristo, el Papa reconduce todo al corazón de la cuestión: la urgencia de una nueva evangelización, de un nuevo compromiso con Cristo porque si Cristo no se transforma en el criterio del vivir, no existe un anuncio posible y adecuado. El hombre necesita de Cristo y por eso de pastores, de hombres enamorados de Cristo, capaces de ofrecer Su Presencia como única respuesta a la pobreza que todos vivimos.

Pobreza, afirma el Papa, que coincide, antes que nada, no con el hambre, la falta de vestido, etc., sino con la falta de un sentido en la vida, en la pérdida del rumbo que conduce al objetivo último de la vida.  Benedicto XVI también nos recuerda que en el origen de esta pobreza está la soledad que vive el hombre, debida al "rechazo del amor de Dios".

Es como si el Papa nos pusiera en alerta continuamente respecto al hecho de que cualquier problema social nunca se acabará en modo completo y equilibrado si el hombre prescinde de la relación con Dios. Factor importantísimo sobre todo porque nos ayuda a superar la famosa división tanto exaltada en el eslogan de los católicos de los años 70: "Evangelización y promoción humana".

Ahora finalmente, gracias a Benedicto XVI, "la evangelización es formación humana". Se acaban las posturas dualistas: "primero formamos el hombre y después al cristiano". El hombre no está completo si no es cristiano y el cristiano es el hombre completo. O "no es suficiente la caridad, se necesita primero la justicia". ¿Cuántas veces lo hemos escuchado? Como si la caridad pudiera ser injusta y la justicia fuera algo que el hombre puede darse por sí mismo.

Es necesario partir de Cristo para que el hombre se encuentre a sí mismo, su rostro humano y por consiguiente para que pueda vivir una solidaridad con los demás. Sin esta postura que define la ontología del ser humano no existe una estética y, por consiguiente, una ética, un comportamiento solidario entre los hombres.

La relación estrecha con la primera encíclica, Deus caritas est, es lo que impresiona desde los primeros párrafos. También en aquella encíclica el Papa hablaba de la caridad profundamente unida a la verdad. Benedicto XVI definiendo la caridad como verdad elimina cualquier posible reducción de tipo moralístico.

Leyendo esta encíclica, recuerdo un lema de Juan Pablo II: "la verdad es la fuerza de la paz".  Fundar la caridad sobre la verdad significa reconducirla al aspecto propio de las virtudes teologales: fe, esperanza y caridad. Mientras que la palabra caridad desarticulada de la verdad puede ser reducida a una simple generosidad, a una bondad incapaz de ofrecer alguna esperanza cierta al hombre de hoy.

En la encíclica, el Papa habla de amor, pero como amor al destino del hombre. Para Benedicto XVI, el punto de partida del amor al hombre es ontológico y no ético. Es decir, nace de la conciencia, del reconocimiento del hombre como creatura divina, como relación con el Misterio, porque sólo reconociendo la verdad última de hombre, su destino final, es posible amar al hombre. Ontología y conocimiento son los dos aspectos esenciales de la relación entre los hombres porque, justamente, parten de lo que el hombre es. Y el hombre es relación con el Infinito, de la cual deriva su dignidad y la de los demás.

Conocer significa poseer y uno posee al otro sólo cuando afirma lo que ontológicamente es. Sin esta postura no existe desarrollo humano porque no existe pasión por lo humano. Una verdad que nos toca vivir a diario con la utopía del socialismo del siglo XXI o con las fantasías de nuestro presidente uruguayo, lejanas, a años luz de esta conciencia reclamada por el Papa.

Toda la ideología de los valores, contenido de la educación actual, ha fracasado precisamente porque no tiene raíces, una ontología y, por consiguiente, víctima de la ceguera del idealismo, de la abstracción. El desastre humano es evidente a nivel juvenil. Los valores separados de una experiencia humana e histórica que tiene su origen en Cristo, en la Verdad, se transforman en lo contrario porque es Cristo quien cumple el destino del hombre. Un tema que aparece a menudo en toda la encíclica.

El Papa, continuando el magisterio de Pablo VI subraya, de manera clara, la relación entre el anuncio de Cristo, la persona y la sociedad. También afirma muchas veces que la Iglesia es el verdadero punto de referencia del progreso humano. En efecto, poniendo el tema de caridad en la verdad, el Vicario de Cristo afirma que "En Cristo, la caridad en la verdad se convierte en el Rostro de Su Persona" y que la Iglesia proclama esta concepción de la realidad.

El Papa habla de la doctrina social afirmando que la misma brota del Acontecimiento cristiano. Gracias su santidad por este don de su magisterio.

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP