Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
9 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

Rodiezmo X: encuentre las diferencias

M. Medina

Primera diferencia: junto a Alfonso Guerra y Leire Pajín, con el puño en alto aparece Bibiana Aído. No está el ministro de Trabajo, que sería el ministro de los mineros. Está la ministra de Igualdad, la ministra del aborto. Tocaba hablar de la crisis, del paro y de las pensiones. Pero Zapatero quería dejar claro que el suyo no es el socialismo que defendió a la gente de la mina o la socialdemocracia de siempre, éste es el socialismo, el del consumismo de los derechos.

Segunda diferencia: un Zapatero a la defensiva, que niega estar improvisando. La última encuesta, la que publica La Razón este lunes, le da al PP tres puntos de ventaja sobre el PSOE. Los socialistas habrían perdido casi 1.600.000 votos, de los que 500.000 habrían ido al PP. El periódico de Planeta siempre tiende a reforzar a Rajoy, es "generoso" al valorar su buena gestión como líder de la oposición. Pero algo de agua debe llevar el río. En los últimos diez días hemos tenido versiones muy variadas de en qué va consistir la subida de impuestos. Hemos tenido también una corrección de los plazos aprobados a mitad de agosto sobre la ayuda de los 420 euros para los parados sin protección. Y nos han sugerido que se va a suprimir la deducción  de los 400 del IRPF,  aprobada para la campaña electoral de 2008. Si el presidente del Gobierno responde a los que le critican por improvisar es porque, sin duda, el desgaste de tanto mensaje contradictorio se refleja también en sus propias encuestas.

Tercera diferencia: Zapatero, como ya viene siendo tradición, anuncia una subida de las pensiones mínimas, pero no precisa, a diferencia de lo que hizo en otras ocasiones, el importe. Confirma así la improvisación que niega. Las cuentas públicas ni siquiera están en suerte y no se puede dar un número para hacer más efectiva la fiesta de Rodiezmo. No hay todavía números pero Zapatero repite el argumento esencial: estamos poco endeudados, tenemos margen para más déficit y para más deuda pública porque los ratios están por debajo de la media europea. El argumento, en parte, es cierto. El nivel de deuda pública sobre el PIB es menor que el de Francia y Alemania. Pero la comparación es muy tramposa.

España no se puede medir con los grandes países europeos, que según el último informe de la OCDE están comenzando a salir de la crisis. Su calificación de riesgo-país no es la misma que la nuestra. A ellos les cuesta menos la deuda que a nosotros. Y su potencialidad se ve menos sofocada. Un Estado que en un año puede pasar de un 40 por ciento de deuda sobre el PIB a un 55 por ciento, como es previsible, va a sofocar aún más la capacidad de crear riqueza de la iniciativa social. 

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP