Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
8 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

Honduras: a una semana del retorno de Mel Zelaya (II)

Luciano Sague (Tegucigalpa)

Los grupos de la sociedad civil contrarios a Mel Zelaya demostraron su gran poder de convocatoria reuniendo en poco tiempo el jueves pasado a una multitud de cerca de 30.000 personas que expresaron su apoyo a las elecciones, su rechazo a la injerencia extranjera en los asuntos internos de Honduras, su apoyo a Micheletti y su gobierno, y su exigencia de que se enjuicie a Mel Zelaya por su crímenes políticos y sus multimillonarios actos de corrupción. Esta multitudinaria manifestación se dio a pesar de las constantes amenazas de agresiones violentas que los seguidores de Zelaya lanzaron a través de los medios de comunicación afines a él, en particular de Radio Globo y la televisión Cholusat Sur, en las horas previas a la marcha.

El Gobierno de Micheletti ha optado por endurecer sus relaciones internacionales con aquellos países que apoyan diligentemente a Mel Zelaya, como una estrategia de obligarles a reconocerlo como un actor al que no pueden ni deben ignorar, a la vez que intenta reducir los niveles de injerencia extranjera en los asuntos internos de Honduras. El ciudadano afín al Gobierno ha visto esto con buenos ojos, contrario a la percepción de los seguidores de Mel, que ven disminuir su margen de acción interno bajo el amparo de las presiones diplomáticas externas.

El aislamiento que la OEA y varios países, incluido España, han impuesto a Honduras, así como su injerencia, solapada en algunos casos, descarada en otros, en los asuntos internos del país, en este momento se revela como un error gigantesco de su parte por su incompetencia actual para poder mediar una solución pacífica al conflicto. La falta de interés demostrada por estas instancias en analizar el contexto social, pero sobre todo el legal en el marco legislativo hondureño a la hora de tomar posturas y decisiones, hace que en estos momentos desde Honduras se vean como incautos, incompetentes o cómplices del discurso y arbitrariedades de Mel Zelaya.

Desde Honduras se ve como ridículas y contradictorias las posturas que buscan deslegitimizar, en lugar de ayudar a desarrollar un proceso electoral transparente, justo y equitativo. La lógica catracha dice que la mejor vía para el fortalecimiento democrático en el país son las elecciones y la negativa internacional a ayudar a garantizar la pureza del proceso electoral ha provocado un sentimiento de agresión hacia Honduras que se ha traducido en la consolidación de la unidad de los sectores afines hacia el Gobierno de Micheletti.

Apertura informativa

Mel Zelaya, al no conseguir su objetivo de asaltar violentamente las instalaciones de los tres poderes del Estado de Honduras, ha quedado atrapado en una ratonera vigilada por las instancias judiciales y las fuerzas policiales del país. La falta de movilidad de Mel y las restricciones en lo que puede o no puede decir desde su residencia se ha convertido en factor de ventaja para el Gobierno que preside Roberto Micheletti, dándole un nuevo factor de negociación a este último del que antes carecía.

La presencia de Mel Zelaya en Honduras ha atraído a una multitud de corresponsales extranjeros que empiezan a transmitir las posturas del Gobierno de Micheletti, dándole un acceso a los medios internacionales con el que antes no contaba. La voz de Micheletti y de los funcionarios de su Gobierno comienza a escucharse con la misma o mayor intensidad que la que Mel Zelaya tenía antes de su retorno el 21 de septiembre pasado.    

La nueva cobertura mediática ha ido rompiendo lentamente el cerco informativo internacional no sólo a las razones del Gobierno Interino, sino también a la censura de los medios internacionales hacia los grotescos actos de corrupción que Zelaya y sus cercanos colaboradores cometieron desde el ejercicio del poder, retirándole poco a poco la máscara de víctima y descubriendo su lado autoritario y corrupto.

La mesa de diálogo y la intensidad del conflicto se han trasladado a Honduras, alejando la internacionalización del mismo, en donde Mel Zelaya tiene un apoyo casi absoluto y dándole el carácter que siempre debió tener, el de un asunto interno de Honduras. Esta nacionalización del conflicto y de las negociaciones conviene más a los sectores contrarios a Mel Zelaya pues en la conservadora sociedad hondureña cuentan con el respaldo de la mayoría de la población de los hondureños en edad de votar.

Con la situación tan volátil y llena de incertidumbre y de temor que se vive en Honduras, no nos atrevemos a decir qué es lo que podría o no suceder en los próximos días en el país, sin embargo sí podemos afirmar que desde el retorno de Zelaya a Honduras es el Gobierno de Micheletti el que hasta ahora ha ganado por puntos los rounds en esta pelea por decidir el modelo de Estado, sociedad y libertades económicas y personales que los hondureños gozarán en los años por venir.

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP