Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
10 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

El coraje del pueblo de Honduras

Luis Enrique Marius (Caracas)

El Sr. Zelaya no escapa a esta consideración, pero fue más allá, intentó violar un precepto aceptado hasta el presente por sus colegas de la clase política: la alternabilidad en el usufructo de los beneficios del poder. Para ello, y traicionando sus orígenes de gran terrateniente y capitalista, asumió el discurso revolucionario de moda, reivindicando las necesidades populares que en ningún momento de su mandato intentó solucionar, en la seguridad de contar con el apoyo de los petrodólares venezolanos, que tampoco se están usando para solucionar los graves problemas de la nación fundada por Bolívar".

Unos pocos días después, el 8 de julio, afirmábamos: "La verdad tiene su precio. Para quienes no pueden o no la quieren ver, el precio tiene varias direcciones: aprender de los errores reconociendo haberse equivocado (algo lamentablemente muy raro y honroso cuando se trata de la clase dirigente, especialmente política); sepultarse para siempre en la mentira; o responder y reprimir con la violencia (que es el derecho de las bestias) cuando no se aceptan las diferencias. Esta última actitud es habitual en enfermos mentales o morales, que creen poseer toda la verdad y han trocado (en el caso de algunos gobernantes) la dimensión de servicio que tiene su cargo por la genérica utilización de cualquier método para autojustificar su egolatría, llegando incluso a amenazar o intentar eliminar a sus adversarios, considerándolos enemigos".

Más allá de la responsabilidad de los militares hondureños en la expulsión del Sr. Zelaya y mucho más lejos del diálogo de sordos con la OEA y dentro de Honduras, hoy nos encontramos con dos informaciones por de más importantes que permiten comprender gran parte de lo sucedido.

En primer lugar las declaraciones del Dr. Robert J. Wood, asesor y consultor en derecho internacional de la ONU, contratado por la Secretaría General a través del Departamento de Asuntos Políticos para elaborar un informe técnico-jurídico y no político, sobre lo sucedido en Honduras antes, durante y después del 28 de junio. Según el citado informe se produjo una "natural sustitución del funcionario presidente de la República, por decisión de la Corte Suprema de Justicia en correcta aplicación de la Carta Constitucional". Además el citado informe cuestiona la actitud del presidente de la ONU en ese momento (el padre Miguel D´Escoto), que violó gravemente el artículo 2, numeral 7 de las Naciones Unidas, principio de jurisdicción doméstica que garantiza el respeto de las Naciones Unidas a los Estados miembros.

En segundo lugar un informe del 2 de octubre de la Dra. Virginia Contreras, ex embajadora de Venezuela ante la OEA, donde se demuestra la existencia de petróleo en la plataforma continental caribeña de Honduras, así como las negociaciones que el ex presidente Zelaya venía realizando con los gobiernos de Brasil y de Venezuela. La citada diplomática cita informes de una misión de expertos rusos del año 1999, y de la Comisión Especial de Petrobras del año 2005, así como declaraciones de la ministra brasileña Patricia Panting. De la misma forma cita acuerdos específicos del Gobierno Zelaya con la empresa estatal venezolana PDVSA. Esto explica con elocuencia por qué el Sr. Zelaya se refugió en la embajada del Brasil, y las amenazas de invasión que reitera el presidente Chávez.

"Quiéranlo reconocer o no, las elecciones presidenciales del mes de noviembre en Honduras marcarán el final de un tiempo en esa pequeña nación centroamericana. Zelaya lo sabe, como también lo saben los presidentes Hugo Chávez y Lula Da Silva... Las actitudes asumidas por la mayoría de los gobiernos no sólo no han contribuido a solucionar la crisis en Honduras, sino que la han empeorado al intentar acorralar a los hondureños de forma innecesaria e inhumana", termina afirmando la diplomática.

Para nosotros, el caso hondureño se ha transformado en un caso emblemático y determinante en el futuro de América Latina. Un pueblo mayoritariamente dispuesto a defender su nación contra una estrategia hegemonista y antidemocrática. Un pueblo que con valentía enfrenta a los máximos organismos internacionales y a todos los gobiernos de Latinoamérica, denunciando el cinismo y la mentira. Un pueblo que con personalidad le dice al Gobierno de los Estados Unidos que está equivocado y no debe inmiscuirse en sus problemas. Un pueblo que defiende su legítimo y fundamental derecho a decidir su destino en las próximas elecciones. Un pueblo pobre y con coraje que está dando un ejemplo histórico a todos los latinoamericanos.      

Recientemente en Madrid, el diputado Carlos Kattan, presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Congreso de Honduras afirmó que su país "nacerá de nuevo, convencido que la verdad saldrá a relucir, pues las mentiras corren pero la verdad las alcanza". Nada más cierto que eso.

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP