Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
8 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

Crónica de un anuncio previsible

Roberto de la Cruz

En ese mes, próximo a la conmemoración del XXVIII aniversario de la Carta Magna, el PSOE publicó el manifiesto "Constitución, laicidad y Educación para la Ciudadanía". Lo promovía el abanderado del laicismo entre los diputados del PSOE, Álvaro Cuesta. En él, los socialistas ya no hablaban de la aconfesionalidad que proclama la Constitución. La transformaban en laicidad, una garantía, según los socialistas, para evitar el maltrato a las mujeres.

Un año después el PSOE prepara su programa electoral, con Jesús Caldera como coordinador. El borrador augura las intenciones del PSOE si gana las elecciones. Los socialistas quieren "promocionar la separación entre Iglesia y Estado" -dan a entender que lo establecido en la Constitución no es suficiente- y la laicidad ahora se transforma en neutralidad hacia las creencias religiosas o no de sus ciudadanos. El borrador contempla la creación de un Observatorio de la laicidad y la modificación del Código Penal en lo relativo a la libertad de conciencia.

Primera semana de enero. Recepción en el Palacio Real con motivo de la Pascua Militar. Apenas ha transcurrido una semana desde la celebración del encuentro "Por la Familia cristiana" en Madrid. Zapatero reúne a los periodistas en corrillos. Quiere reaccionar. Dice su entorno que la celebración "le ha tocado la fibra democrática". Una frase de su charla con los periodistas es clave para entender los movimientos más recientes del Gobierno. "El laicismo es el ADN de la democracia". La laicidad, neutralidad; y ahora, laicismo. Para disgusto del sector Cuesta, el PSOE retiró a última hora de su programa el compromiso de reformar la Ley Orgánica de Libertad Religiosa. Con lenguaje incierto habla de "una reflexión orientada a valorar la posible modificación para la mejor garantía de la libertad, el pluralismo religioso, la aconfesionalidad y la laicidad". Era una retirada momentánea. Lo daba a entender José Blanco un mes y cuatro días antes de las elecciones generales. "Nada será igual después del 9 de marzo. Es hora de pasar de las palabras a los hechos. El acuerdo entre la Iglesia católica y el Estado debe replantearse porque su jerarquía lo está replanteando todos los días".

El Gobierno no ha esperado. En la primera intervención en el Congreso anuncia que va a llevar a cabo la reforma de la Ley que incluía en el borrador del programa "para adecuarla a las nuevas circunstancias y al pluralismo religioso". Lo hace la "cara amable" del Ejecutivo la pasada legislatura, María Teresa Fernández de la Vega. Los antecedentes hacían previsible el anuncio. Las nuevas circunstancias de las que habla el Gobierno son sólo excusas. El Ejecutivo desea una ciudadanía que, si lo hace, ejerza una religión intimista y hogareña.

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP