Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
9 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

España, Francisco de Vitoria y el síndrome de Down

Jorge E. Traslosheros

El día que tratamos el tema los estudiantes se pusieron a tono y la clase fue especialmente interesante. Satisfecho, de regreso al hotel, pasé por el monumento al célebre dominico. Ese mismo día me topé con una noticia que me apachurró el corazón. En España, como en otros lugares de Europa, conforme se liberaliza el aborto el síndrome de Down se hace invisible. Nueve de cada diez embarazos que son diagnosticados como de "riesgo" terminan en aborto. En la autonomía de Asturias el número se eleva al 96%. La paradoja es terrible. Hoy se cuentan con recursos más que suficientes para dar a estos niños las mejores oportunidades de vida y desarrollo, así por los avances de la medicina como de la pedagogía. El asunto se ha tornado más dramático en la última década, pues el diagnóstico ha aumentado en un 70% disparándose a su vez el número de abortos. Se tiene todo para recibirles con los brazos abiertos y, sin embargo, se les está matando como nunca antes. La razón es simple: se considera que por no llenar un estándar de eficiencia física y mental esta parte de la humanidad carece del derecho a vivir.  

La similitud de este caso con el que enfrentó hace 500 años fray Francisco de Vitoria me sorprende. Ayer como hoy, un sector de la población decidió que ciertos humanos no tienen derecho a vivir porque no llenan un estándar de "normalidad". Ayer el resultado fue el genocidio de los indios en las Antillas. Hoy se actúa en contra de aquellos que padecen síndrome de Down, proceso alimentado por una cultura que mide a las personas por el principio de utilidad, con una razón instrumental promovida por políticas que en poco valoran la vida humana. Acorde al derecho internacional, la eliminación sistemática de una parte de la humanidad califica como genocidio. En efecto, está en proceso un genocidio contra seres humanos con síndrome de Down.

A 500 años de distancia podemos afirmar que, sin importar condiciones específicas, todos somos miembros de la misma especie y tenemos el mismo derecho a la vida. Ignorar esta verdad conduce hoy, como siempre, a que una parte de la humanidad abuse y destruya a otra más débil y vulnerable. Nunca debemos olvidar que Vitoria tenía razón: uno es el género humano.

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP