Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
3 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

El erizo

Víctor Alvarado

Cuenta la historia de una niña superdotada que elabora un plan para suicidarse en un corto espacio de tiempo. A los once años se dedica a filmar todo lo que ocurre en su entorno más cercano, incluido los vecinos de un edificio parisino. Mientras va pasando el tiempo para que Paloma Josse (Garance Le Guillermic) cumpla su objetivo, esta niña tendrá la oportunidad de conocer a Renée Michel (Josiane Balasko), la portera de la comunidad de vecinos, una persona huraña que tras su caparazón esconde una persona con muchas virtudes. Además, la vida de Renée cambiará en el momento en el que conoce a un japonés que tiene una habilidad extraordinaria para descubrir lo esencial de la persona.

La directora novel Mona Achache adapta una exitosa novela de la escritora Muriel Barbery. El resultado es más o menos aceptable. Sin embargo, resultan poco convincentes los pensamientos nihilistas de la niña (parece un repollo con lazo), por muy inteligente que sea. Ése es el principal problema, si no te crees al protagonista principal cuesta trabajo introducirse en la cinta, con lo que lo acabas apartándola y centrándote en la otra parte de la historia, que se encuentra cargada de interés.

La cineasta francesa reflexiona sobre el modo de alcanzar la felicidad en esta vida, sin ningún planteamiento más allá. Da la impresión de que a la realizadora le preocupa descubrir que las personas son felices durante su existencia. Una preocupación muy similar a la de La habitación del hijo (2001), donde Nani Moretti interpretaba a un padre agnóstico que intentaba descubrir si su hijo era feliz antes de sufrir un desgraciado accidente que le sesgó la vida. La escritora del libro en el que se basa la realizadora para hacer la película es filósofa y parece que su modo de ver la vida es existencialista, así como el de la cineasta que lo adapta.

Nos parece de una belleza impecable la relación de amistad y amor que surge entre Renée y Kakuro Ozu. Sobre todo, destacaría la capacidad de Kakuro para descubrir los valores de una persona que se esconde tras una armadura de pinchos. Una parte del guión lo resume: "Tiene la elegancia del erizo, por fuera está cubierta de púas, una verdadera fortaleza, pero intuyo que, por dentro, tiene el mismo refinamiento sencillo de los erizos, que son animalillos falsamente indolentes, tremendamente solitarios y terriblemente elegantes".

Resulta particularmente interesante la propuesta hecha por Mona Achache, que sugiere no quedarse con la apariencia, apostando por profundizar en las relaciones para descubrir la ternura que pueden llegar a poseer algunas personas. Por tanto, esta obra del celuloide proporciona los elementos clave para pensar sobre la banalización de las relaciones y el hedonismo.

Esta reflexión entrecomillada nos parece muy similar a la propuesta por el cuento del diamante que se encuentra escondido tras una serie de capas de cebolla que es necesario intentar apartarlas para descubrir el tesoro escondido, o a la conocida historia de La bella y la Bestia. También resulta exquisito y casi poético el modo tan elegante y sencillo que utiliza Kakuro para conquistar a la portera.

Cambiando de tema, y finalmente, el largometraje es una crítica de la sociedad burguesa y clasista de la Francia del siglo XX; un canto a la literatura y un toque de atención a la importancia de tener pequeños detalles con los demás.

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP