Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
11 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

Legionarios de Cristo: fundirlos para refundarlos

Jorge Traslosheros (México D.F.)

Podemos identificar tres partes en el documento. En la primera, se nos informa sobre quiénes hicieron la visita apostólica y de qué modo fue conducida. Se da cuenta de la existencia de "religiosos ejemplares, honestos, llenos de talento" y de un movimiento de laicos comprometidos dispuestos a seguir dando testimonio de su fe en el servicio al prójimo. En suma, que los visitadores se han encontrado con un gran dolor que, a pesar del desconcierto, se abre a la esperanza que surge de la clara conciencia de que no se escogió seguir a un líder carismático, sino a Jesús de Nazaret.

En la segunda parte se analiza la persona de Maciel y su funesto legado, que provocó "serias consecuencias en la vida y estructura de la Legión", lo que hace imperioso un camino de "profunda revisión" y de purificación que sólo puede darse en la verdad, en el reconocimiento de la perversidad de una "vida carente de escrúpulos y de auténtico sentimiento religioso", así como de la red de complicidades y silencios que tejió a su alrededor y que durante mucho tiempo le hizo invulnerable, y que posteriormente entorpeció, ¡y de qué manera!, el camino hacia la verdad y la justicia.

En su tercera parte, como consecuencia de lo anterior, se encuentra necesario redefinir su carisma, revisar el ejercicio de la autoridad, así como el proceso de formación de las actuales y futuras generaciones de legionarios y seminaristas, siempre viendo a los ojos a las víctimas.

Los Legionarios de Cristo serán sometidos a un proceso de fundición para su refundación. Benedicto XVI no ha variado el método de reforma de la Iglesia. Es necesario purificarse en la verdad. La congregación será puesta en el crisol, será fundida para eliminar su parte enferma, lo que para el Papa implica su necesaria confrontación con "todos aquellos que, dentro y fuera de la Legión, han sido víctimas de los abusos sexuales y del sistema de poder puesto en práctica por el fundador".

Una vez fundida, será posible refundarla. Será necesario redefinir el carisma de la congregación que es la esencia de su identidad, aquello que le otorga misión y le imprime carácter; revisar el ejercicio de la autoridad que es su gobierno, el modo de conducirla y que hace visible su carisma por la unidad y el testimonio de sus miembros, y  revisar el proceso formativo, que es permanente, a través del cual el carisma y la autoridad se hacen parte de cada miembro de la congregación. Como  es fácil darnos cuenta, todo se juega en estos tres elementos. Entendamos que Maciel pervirtió el carisma misionero y de acción apostólica ("militia Christi") identificándolo con el "eficientismo a cualquier coste", con un maquiavelismo extraño al testimonio cristiano; que Maciel practicó la autoridad como el culto a su persona rodeándose de un halo de "fundador carismático" y santidad, en detrimento de la conciencia de los miembros de su congregación incluso ante el pecado y el crimen, una autoridad ejercida en el polo opuesto del Evangelio, según el cual ésta debe ser un "auténtico servicio eclesial".  Como podemos apreciar, no se trata de una simple reforma, pues reformar implica regresar algo a su forma original. El problema es que ésta tiene elementos que se agarran a cachetadas con el Evangelio. De lo que se trata es de refundarla, de darle un nuevo principio y fundamento.

En el documento se anuncian tres acciones para llevar adelante el proceso, si bien se aclara que lo específico será dado a conocer por el Papa en el momento adecuado. Primero, el nombramiento de un delegado apostólico que tomará en sus manos el destino de la congregación, lo que debe implicar, de entrada, el cese y sustitución de su cuerpo directivo. Segundo, la formación de una comisión para el estudio de las Constituciones de los Legionarios de Cristo, en el supuesto de que éstas  son el documento en el cual se plasma el carisma, el sistema de autoridad y el proceso de formación permanente de sus miembros. Por último, se anuncia una visita apostólica a los consagrados del movimiento Regnum Christi  que, estoy seguro, habrá de ser un consuelo y un  acompañamiento en este duro proceso de purificación. 

Sería un error pensar que de ahora en adelante todo será chiflar y cantar. Tengo la impresión de que esto apenas empieza. La red de complicidades tejidas por Maciel dentro y fuera de la Iglesia está muy lejos de haber desaparecido. Maciel no actuó solo y su red va más allá de las fronteras eclesiales. Quienes están involucrados en esta red perdieron esta batalla por el amor a la verdad de un puñado de hombres que fueron escuchados por Joseph Ratzinger quien, en clara desventaja política y contra todo cálculo "prudente", desde hace más de una década se ha empeñado en sacar esta suciedad de la Iglesia reformando lo necesario, y no sólo por lo que toca a los Legionarios, como ha quedado por de más claro. Este hombre, "humilde siervo de la viña del Señor", en tributo a la Verdad con mayúscula -porque Jesús es la Verdad-, ha preferido someter la fe de millones de católicos a una muy dura prueba, que dejar sin justicia a las víctimas. No son vanas sus palabras de gratitud para "todos aquellos que, inclusive en medio de grandes dificultades, han tenido el valor y la constancia de exigir la verdad".

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP