Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
4 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

¡Menuda historia!

José Luis Restán

Educado en la sólida tradición monástica irlandesa, Columbano no dudó romper amarras y pasar al continente europeo, en el que extensas regiones ya cristianizadas habían vuelto al paganismo por la presión de las migraciones del norte y el este. Corría el año 590, y los viajes no eran precisamente de placer: abandonar el solar patrio significaba con toda seguridad no volver. Pero la vida (¡la vocación!) bullía con fuerza en la sangre del joven monje, que la entendía como una "peregrinación por Cristo". En la costa bretona le ceden una fortaleza en ruinas, en la que Columbano y sus compañeros levantan el primer monasterio: cultivo de la tierra y cultivo de las almas, vida comunitaria y acogida de cuantos buscaban respuestas para su vida. La evangelización, apunta el Papa, se desarrolló sobre todo a través del testimonio de la vida. Después surgirá un segundo monasterio, y luego un tercero.

Columbano redacta diversas reglas y cartas para educar a sus monjes, y la autenticidad de la vida en sus monasterios atrae a numerosos jóvenes. Su libertad y autenticidad conllevarán enfrentamientos tanto con la autoridad eclesiástica (a la que reprendió por la relajación de sus costumbres) como con la autoridad política. Y así, veinte años después Columbano es forzado al exilio por el rey Teodorico. Tras diversas aventuras, el irlandés y sus monjes remontan la corriente del Rín y se asientan junto al lago de Constanza para evangelizar a los alemanes. Se diría que el Señor le asomaba siempre a nuevos proyectos, pero después le pedía el duro sacrificio de renunciar a ellos y empezar de nuevo. Otra vez las intrigas y los celos de los poderosos le obligarán a emprender una dura marcha, esta vez a través de los imponentes Alpes.

La Italia de comienzos del siglo séptimo está dominada por los longobardos, que habían abrazado mayoritariamente la herejía arriana. ¿Qué podemos hacer? Columbano no se arredra, y en el final de su vida consigue un terreno para edificar un nuevo monasterio llamado a convertirse en un gran centro de cultura y evangelización. Será allí, en Bobbio, muy lejos de su verde Irlanda, donde este infatigable apóstol entregue finalmente su vida, una auténtica peregrinatio pro Christo en la que abundaron los fracasos humanos, las emboscadas de los enemigos y la persecución de los poderosos.

Benedicto XVI ha querido recordarnos la figura de este hombre de fe y de cultura, que dedicó sus mejores energías a alimentar las raíces de aquella Europa naciente. Pero su historia no suscita sólo estupor por el entusiasmo creativo de su fe, sino que nos muestra también un sendero a recorrer en esta Europa de nuestros días: la generación de espacios comunitarios donde el cristianismo se expone ante el mundo como respuesta a las exigencias más profundas del hombre, y la urgente tarea de una educación que se basa en el testimonio y que no precisa un contexto socio-político halagador. Hace falta tan sólo un hombre que viva la fe y que pertenezca al pueblo de la Iglesia. ¿Qué hacemos pues frente al laicismo? Vivir, construir, testimoniar, educar. Sin avales ni permisos.

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP