Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
9 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

Directo de Bruce y la "E Street Band" en Hyde Park

Quique Chuvieco

Allí se vaciaron Springsteen -quien pidió perdón por las carencias de su voz- y su banda de siempre para completar un concierto cercano a las tres horas donde abordaron con ímpetu 26 canciones ante más de 50.000 personas.

La pasión de Bruce arrastró a todos los colocados en el escenario, sin tomarse un respiro entre tema y tema, encadenando uno tras otro al arrebato de "one, two, three...", desde que abriera el concierto con London calling, un tributo a The Class, con su singular aporreo de guitarra sobre una nota.

Todo el concierto tiene un marchamo de sonidos duros y empastados, buscados en los pedales de las eléctricas o encontrados por el Boss y su E Street Band por las dificultades aludidas, por lo que suenan más "hard rock" que de lo habitual, también en lo referente a las letras de buena parte del repertorio ofrecido: Hard time, Johnny 99, Born to run o Working on a dream.

En declaraciones, Bruce percibe desesperanza en la gente y desea insuflar fe a la gente con sus canciones para construir un mundo mejor para todos, melodías que tienen para él una fuerza especial para superar el desencanto.

La fuerza reside también en aquellos temas comunitarios de la tradición secular de Estados Unidos, algunos interpretados en Dublín hace un par de años grabando un espléndido DVD y disco con The Session Seeger, compuesto en su mayoría por "gospel" (espirituales) y temas folclóricos.

La cuna de esta tradición musical es Nueva Orleans, según el rockero, porque se concitan todos los ritmos que le han dado forma, como el "gospel", jazz, blues, rock... y cree que es un referente cultural en Estados Unidos a pesar de la destrucción del Katrina.

Me ha gustado London Calling: Live In Hyde Park por su fortaleza rockera fundamentada en la pasión beligerante y recurrente con que este hombre, Bruce Springsteen, aborda sus conciertos. Lo comprobé a los dos que asistí en distintas fechas en La Peineta, de Madrid, en distintos años, y lo huelo también en cada tema de este nuevo trabajo.

Bruce, que ronda los 55 años, rezuma pasión por vivir, por comunicar con el auditorio, por expresar que vale la pena seguir cimentando relaciones humanas, sociedad, aunque sean más extensas y/o complementarias que las que abandera con su apoyo decidido por Obama.

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP