Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
6 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

"Con el nuevo gobierno se superará el dirigismo ideológico y cultural del tripartito"

Roberto de la Cruz

A lo largo de la campaña, todos los candidatos han podido desvelar tanto las potencialidades como las carencias con las que se presentan a las urnas el domingo. ¿Qué destacaría de los discursos que han manejado, de los programas que los acompañan y de los mensajes utilizados?

Primero, que los medios de comunicación tienen una gran responsabilidad en la trivialización de los contenidos políticos. Los candidatos, en general, han dicho cosas más concretas y de mayor entidad que la mayoría de las editadas. Segundo, que el PSC da por perdidas estas elecciones y su planteamiento de fondo ha sido más el preparar las municipales que abordar una verdadera voluntad de gobernar. La renuncia contundente y explícita de Montilla a reeditar el tripartito, su condena, no tiene sentido si no es en clave de congraciarse con su público para las elecciones del año próximo, donde el PSC se juega su ser o no ser en la circunscripción de la capital, Barcelona, las grandes ciudades y la diputación. La fuerza de los socialistas es municipal y eso es lo que tratan de preservar. CiU ha planteado como tema central y reiterado la crisis económica. Éste, junto con el del "gobierno de los mejores", es su acento, en una campaña que ha evitado cuidadosamente la polémica. El PP seguirá siendo el partido de, como máximo, el 15%. Es decir, fuera de la centralidad política en Cataluña, a diferencia de lo que ocurre en el País Vasco. Se conforma con ser la "tercera fuerza", posición que se sustentará sobre el hundimiento de ERC, cuya campaña no creo que consiga evitar. La baja participación, quizás la menor de todas las elecciones, permitirá una representación un tanto irreal de fuerzas que, con poco más del 1,5% de votos sobre el censo, estarán presentes. Habrá que contar y comparar votos en términos absolutos para hacer una lectura correcta de los resultados

Al igual que ocurre en el resto de España, la clase política sufre una crisis de credibilidad. No en vano, se ha convertido en el principal problema para los españoles según el CIS, tras el paro y los problemas de índole económica. ¿Cree que los políticos catalanes han fomentado este desapego?

No más que los del conjunto de España. Duran i Lleida es el político más valorado en todo el país, por delante de Zapatero y de Rajoy. Y Artur Mas, en las encuestas a escala española en las que se ha medido su posición, sale también muy destacado. Incluso en un momento en el que la valoración de la sociedad española sobre Cataluña no atraviesa un buen momento. Creo que, como estos últimos, hay líderes serios, otros mediocres y algún que otro payaso. Pero eso es común a la política española.

CiU se presenta con una clara ventaja respecto al resto de oponentes, con una mayoría holgada para poder liderar el Govern los próximos cuatro años. ¿Qué opciones de coalición son a su juicio las más adecuadas para liderar el proyecto político desde el próximo domingo? ¿Por qué?

Si suma más escaños que el tripartito - es lo más probable- no va a formar ninguna coalición. Gobernará sola y resolverá las leyes mediante pactos con unos o con otros, según el tema y la predisposición. Precisamente uno de sus argumentos ha sido que "los tripartitos son malos incluso si nosotros estamos dentro. Necesitamos un gobierno fuerte".

¿Qué caminos debería desandar el ejecutivo que resulte de las elecciones respecto al último gobierno de Montilla? ¿En qué campos es más urgente una rectificación?

Desde un determinado punto de vista, lo que podríamos llamar el campo de la ruptura antropológica que ha desarrollado el tripartito: proabortismo y antinatalismo; ingeniería social de la ideología de género y del homosexualismo político; desvirtuación de la institución familiar; y limitaciones al derecho de los padres a la educación moral y religiosa de sus hijos. Desde otro punto de vista, la situación de las finanzas de la Generalitat; qué compromisos adoptados a última hora mantener y cuáles no; qué políticas desarrollar con las arcas vacías y las deudas contraídas. Una tercera dimensión es la de recuperar la autoestima. El tripartito, hasta el último minuto -véase si no algunos vídeos electorales-, ha cubierto de ridículo la imagen del país.

Usted defiende la aplicación en la vida civil del principio de subsidiariedad. ¿Qué beneficios reporta a la vida social este principio? ¿Qué desarrollo ha tenido con el gobierno socialista de Montilla? ¿Cree que el ejecutivo que se conforme tras las elecciones lo favorecerá?

El principio de subsidiariedad es fundamental para la vida democrática, que necesita de una sociedad civil fuerte, y familias y personas responsables de sí mismas. La subsidiariedad se articula en el ámbito de las instituciones políticas, gobierno español, autonomías, gobiernos locales, y en el ámbito de la sociedad, empezando por la familia y demás instituciones sociales valiosas como la escuela y el asociacionismo. Todo esto es contrario al dirigismo ideológico y cultural que ha practicado el tripartito. Creo que con un nuevo gobierno, si bien la cuestión no alcanzará una soluciona satisfactoria, en principio mejorará. Al menos no se meterán en el comedor y en la cama de cada hogar, ni pretenderán usurpar el papel de los padres. En cualquier caso, el nuevo gobierno no tiene un cheque en blanco. Serán sus obras las que lo calificarán.

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP