Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
4 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

>Elecciones al Parlament de Cataluña 2010

Por un protagonismo de la sociedad civil

1. Las elecciones autonómicas son una ocasión privilegiada para que se reavive en nosotros -tantas veces paralizados por el individualismo- el deseo de bien común que nos constituye. Pese a que en la sociedad catalana domina un clima de queja y frustración protagonizado por la crisis económica y educativa, el aumento del paro y los continuos enfrentamientos sobre el Estatut, también se manifiesta entre nosotros el innegable deseo de una sociedad más solidaria. De algún modo todos estamos de acuerdo en que la gratuidad, ese gesto tan natural en el ámbito familiar, es el único capaz de construir un pueblo.

2. El Papa ha afirmado, refiriéndose a la Sagrada Familia, que "la obra bella es pura gratuidad, invita a la libertad y arranca del egoísmo". En efecto, sólo un gesto gratuito exalta al hombre haciéndole consciente de la potencia de su propio ser. Es esta misma gratuidad la que está en el origen de la obra de Gaudí, que no se puede entender sin su pertenencia a la Iglesia. Por eso, al contemplar la Sagrada Familia, es fácil reconocer la coincidencia entre la dignidad de la persona y la apertura a la trascendencia, entre la idiosincrasia de la tradición catalana y una universalidad capaz de abrazar cualquier diferencia.

3. La política, por tanto, o trabaja para servir al pueblo que da entrada a esta gratuidad en la historia, o es el ejercicio de un poder ideológico y partidista. Actualmente, el gran reto de la política es reconocer, estimular y acompañar toda iniciativa social que colabore en la construcción de nuestra sociedad y que enriquezca la vida de las personas y del pueblo según el principio de la subsidiariedad. La administración, que a menudo replica a nivel autonómico formas del estatalismo centralista, no debería sustituir la iniciativa de las personas promoviendo un asistencialismo que empobrece la sociedad y disminuye tanto la libertad como la responsabilidad personales.

4. Por todo esto creemos que partidos políticos, grupos sociales y asociaciones deberían colaborar: para que la administración armonice y simplifique las relaciones con los ciudadanos, sin multiplicar los impuestos, reduciendo el aparato burocrático y utilizando eficazmente el dinero recaudado; para que sea posible una Cataluña abierta a una relación constructiva con el resto del pueblo español; para que las lenguas sean usadas libremente partiendo del reconocimiento del valor de las personas; para que se ayude a quien quiera proponer una educación según la propia identidad; para que los padres puedan elegir el centro educativo de sus hijos; para que se apoye la familia y el valor sagrado de la vida que en ella se genera; para que se promueva la libertad en la creación y elección de hospitales o centros asistenciales, tanto públicos como de iniciativa privada. En suma, creemos que se debe devolver el protagonismo a la sociedad civil, esto es, que quienes desean colaborar en la construcción del bien común sean el centro de toda política.

5. Después de la nefasta experiencia del tripartito consideramos urgente ponernos manos a la obra y seguir construyendo lugares donde la gente pueda hacer experiencia del bien y la belleza que el corazón humano desea. Creemos que la opción de gobierno que más favorecería la iniciativa social sería una coalición entre CIU y PPC. No obstante, con el voto no delegamos nuestra responsabilidad en ningún partido.

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP