Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
3 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

El PSOE apela a la "fuerza"

Raquel Martín

Y es curioso todo lo que representa y quiere decir en estos momentos esta leyenda: "La fuerza del cambio". El PSOE nos lanza un mensaje muy claro. Casi más importante que el "cambio" es la "fuerza", la manera con la que el PSOE pretende llevarlo a cabo. El tesón, la decisión, se puede incluso interpretar que hasta la obligación. Cambios, seguro, pero este eslogan nos anticipa ya lo que puede ser la hoja de ruta del Partido Socialista para los próximos años: la imposición.

En primer lugar sería interesante abrir el debate en torno al papel que le corresponde a un gobernante y a un poder ejecutivo ¿Cambiar la sociedad? Hasta que asumió el poder José Luis Rodríguez Zapatero, los presidentes y sus respectivos gobiernos se dedicaban a gestionar de la mejor manera posible los bienes públicos y mejorar con leyes la calidad de vida de los ciudadanos con la educación, sanidad, comunicaciones, justicia... Sin embargo, Zapatero ha asumido unilateralmente un papel que nadie le ha otorgado: el de educador. Ya lo anunció el día que formó el Consejo de Ministros de esta legislatura: "Quiero hacer pedagogía social". Zapatero no se resigna a su papel de gestor, el único que le han concedido los españoles en las urnas para los próximos años. Él quiere enseñarnos, formarnos, educarnos.

En segundo lugar y volviendo al lema del 37 Congreso Federal, "La fuerza del cambio", se quiere cambiar la sociedad y hacerlo con fuerza. En realidad, este concepto ya lo usó en la pasada campaña electoral, cuando el PSOE se presentó a las elecciones con la frase "Vota con todas tus fuerzas". La apelación a la fuerza del nuevo socialismo de Zapatero empieza a ser constante. Además del llamamiento al sentimiento, el PSOE nos adelanta que las nuevas transformaciones que se avecinan para esta legislatura se llevarán a cabo con "decisión".

Aquí es donde puede que salten las alarmas. En la primera parte de la pasada legislatura en 2004 comprobamos que a Zapatero no le tembló el pulso con la aprobación de leyes que, sin duda, dieron la vuelta como un calcetín a muchas formas de convivencia de los ciudadanos, todas ellas además sin el necesario consenso. Los comienzos de esta segunda legislatura pueden ser peores a tenor del magma interno que se está preparando en el Partido Socialista y que explotará en el Congreso Federal dentro de dos semanas. Ampliación del aborto, debate sobre la eutanasia y un mayor laicismo son los temas que ya están en la agenda socialista. Todos estos asuntos se afrontarán sin tapujos y con mucha "fuerza". Por poner un ejemplo, una de las enmiendas presentadas por la corriente Izquierda Socialista al Congreso Federal asegura: "Es el momento de revisar los Acuerdos con la Santa Sede con el objetivo de remediar un viejo quiste de la sociedad española y así emprender el camino hacia un provechoso modelo de diálogo cultural". Esta enmienda es sólo una de una batería de las presentadas con esta intención. Aviso a navegantes.

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP