Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
7 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

Obama, en busca de puntos comunes

Damian Bacich (California)

Muchos observadores han querido ver las elecciones de noviembre como un referéndum sobre los primeros dos años de la presidencia de Barak Obama, y él mismo no lo ignora, ya que se acerca la campaña de 2012. En este nuevo año, ¿cuáles son los retos a los que se enfrenta el presidente y cómo puede responder?

Sin duda alguna, la cuestión más candente para los norteamericanos es el estado de la economía. Con una floja recuperación económica y una alta tasa de paro, muchos ciudadanos no están convencidos de que los miles de millones gastados en respaldar a los bancos y productores de automóviles tengan un efecto positivo a largo plazo.

La nueva plantilla de representantes republicanos confía en que tiene la respuesta al malestar de los votantes: aplicar recortes profundos a los gastos públicos, bloquear nuevos impuestos y revocar legislación costosa como la reforma sanitaria, signo por excelencia del proyecto de Obama. Los nuevos miembros de la Cámara de Representantes como el cubano-americano Marco Rubio, republicano de Florida, se refieren al programa de estímulo económico de 2008-2010 como "un fracaso", y pretenden derogar lo que para ellos son dos años de consumo insostenible en una época de crisis. Y en una reciente entrevista en el programa 60 Minutes, el nuevo presidente de la Cámara, John Boehner, republicano, rechazó el término "compromiso" cuando le preguntaron acerca de sus planes para la nueva sesión legislativa. "No hay compromiso cuando se trata de principios", afirmó el conservador de Ohio, que remplazó en la presidencia a la progresista Nancy Pelosi, demócrata de California.

Sea como fuere, los republicanos son lo suficientemente astutos para darse cuenta de que corren el riesgo de ser tachados de egoístas e intransigentes si lo único que proponen es anular las victorias demócratas de los últimos dos años. Por eso, durante la misma entrevista Boehner insistió en hablar de la "búsqueda de puntos comunes" para describir sus deseos para un diálogo con el presidente Obama y su partido.

Y los "puntos comunes", ¿cuáles son? La repuesta es una: la economía. Preocupado por acusaciones de haber malgastado sus primeros dos años en causas idealistas -o ideológicas- ignorando el creciente déficit público, Obama utilizó el discurso del Estado de la Unión para indicar al país que la economía se ha convertido en su prioridad máxima, proponiendo, entre otras cosas, congelar los gastos públicos. Durante su ponencia, el presidente hizo hincapié en algo que preocupa a muchos estadounidenses: "si los nuevos puestos de trabajo y las nuevas industrias echarán sus raíces en nuestro país, o en otro". De momento no hay una respuesta clara. Lo que sí es cierto es que por primera vez en muchos años hay señales -por débiles que sean- de una voluntad por parte de ambos partidos de buscar soluciones.

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP