Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
11 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

El peligro de que Gadafi retome el poder

Juamana Trad (Líbano)

Pero lo que más caracteriza al jefe libio han sido los conflicto y su apoyo a facciones armadas ilegales y al terrorismo. En África, está conocida su guerra del Chad, y ha sido el comendatario de los atentados contra el avión americano de Lokerbie en 1988 (288 muertos) y contra el avión francés d'UTA en 1989 (170 muertos).

En los años 2000, después de una exitosa maniobra para blanquear su reputación, entregando a los responsables del atentado de Lokerbie y pagando indemnizaciones a las familias de los desparecidos, Gadafi pasó de ser el «financiero del terrorismo» al «partenaire económico» de los gobiernos occidentales, y fue recibido y mimado por la mayoría de ellos.

Desde el principio de las revueltas, dejó muy clara su postura, llamando a los insurgentes en su famoso primer discurso "ratas", "microbios", "jóvenes cebados de píldoras alucinógenas", y con centenares de muertos después, sigue afirmando que su pueblo lo adora prometiendo luchar hasta la muerte. En otras declaraciones, el 7 de marzo, Mouammar Gadafi asimiló las fuerzas rebeldes a Al Qaida, y según él, amenazan con el caos al conjunto de los países de Oriente Medio.

Ya el 18 de febrero de 2011 sus aviones empezaron a bombardear sus ciudadanos mientras se hacía notar la presencia de mercenarios en su bando, a la vez gran parte de sus diplomáticos, funcionaros internacionales y algunos ministros abandonaban sus puestos y pasaban al bando de los insurgentes.

El 26 de febrero, el presidente Obama le pide de marcharse. El 28 de febrero, Naciones Unidas, los EEUU y Europa declaran el embargo de armas a Libia. Poco después, el procurador de la corte penal internacional Luis Moreno Ocampo anuncia la apertura de una investigación por crímenes contra la humanidad en Libia, incluyendo el coonel. Gadafi, sus hijos y numerosos altos cargos de su gobierno.

Actualmente batallas feroces y con fuerzas desiguales están teniendo lugar alrededor de cada una de las ciudades y todo parece indicar que las fuerzas leales a Gadafi están ganando terreno. Mientras el país se va polarizando en dos cada vez más. Existen ya dos gobiernos, el Consejo nacional de la transición (CNT) y a su cabeza, Mustafa Abdeljalil, de las fuerzas rebeldes, que el gobierno de Francia ya ha reconocido el 10 de marzo como "el representante legitimo" del pueblo libio mientras las autoridades británicas lo consideran como un interlocutor válido y las fuerzas leales Gadafi son perseguidas por las Naciones Unidas.

El país está en una situación de guerra civil con posibilidad de división, mientras tiene lugar una polémica alrededor de la posibilidad de crear una zona de exclusión aérea (ZEA) encima de Libia a solicitud del CNT, para evitar que los aviones del ejército bombardeen a sus propios compatriotas, pero hasta hoy y a pesar de los bombardeos masivos, la comunidad internacional no consigue ponerse de acuerdo por ello. Esta decisión tiene ya el apoyo de la Liga de los Estado árabes así como de la Organización de la conferencia islámica y de los países del Consejo de Cooperación del Golfo.

Esta medida había ya sido utilizada en Iraq y en la ex Yugoslavia. Está considerada como un acto de guerra, tiene muchas dificultades técnicas y supone un coste muy elevado, de hecho requiere en primer lugar, bombardear las defensas antiaéreas de Libia y sus aeropuertos y por ello requiere la aprobación de las Naciones Unidas como base legal. Pero existen divergencias en el seno de este órgano, siendo Rusia y China contrarios a esta medida, así como sobre la institución encargada de ejecutar esta medida, si se aprueba, la OTAN o una coalición de ejércitos. La decisión final está todavía sin tomar.

Mientras a la vez una catástrofe humanitaria tiene lugar en la frontera con Túnez. Libia es un país de seis millones de habitantes con más de dos millones de extranjeros trabajadores, la mitad de ellos egipcios, todos ellos esenciales por su economía. Los más pobres trabajan en la construcción o las empresas de limpieza, sin olvidar todos los que trabajan en el sector del petróleo. Los acontecimientos bélicos les han obligado a buscar la huida del país, principalmente por vía terrestre. Son actualmente más de 250.000 personas, hacinadas en campos de refugiados situados en la frontera entre Túnez y Libia y otras 10.000 en la frontera egipcia. La comunidad internacional está intentando ayudar a solventar esta crisis con su apoyo financiero y logístico a pesar de las muchas dificultades.

Del lado de la producción de petróleo, ya ha disminuido más de la mitad, Libia actualmente produce 500.000 barriles mientras producía antes de la revuelta 1,6 millones, según Choukri Ghanem, presidente de la compañía petrolífera nacional de Libia; la producción libia está comprada por Europa, China y Turquía. Las fuerzas fieles a Gadafi intentan antes de todo controlar los principales terminales petrolíferos del país, y parece ser que lo están consiguiendo.

Un hecho bastante preocupante es que a pesar de las sancione económicas, adoptadas por Naciones Unidas contra el régimen libio, la fortuna personal de Gadafi y sus hijos en Libia les permitiría seguir hasta el final y retomar el poder. No se sabe lo que pasaría entonces.

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP