Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
2 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

'La subsidiariedad reconoce la dignidad de la persona, sus capacidades y mayoría de edad'

Roberto de la Cruz

Desde las posiciones críticas a la propuesta de David Cameron se afirma que la "Big Society" utiliza un simple eslogan. El discurso del premier británico del pasado 19 de julio contenía las ideas fundamentales de su proyecto. ¿Se trata de una actualización del thatcherismo? ¿Es ésta una reducción del proyecto de Cameron?

Comienzo por el final. La época Thatcher marcó hitos importantes en la potenciación de la sociedad civil: obligó a las colectividades locales a subcontratar un cierto número de servicios al sector no lucrativo; puso en marcha la práctica de la responsabilidad social empresarial; hizo crecer las donaciones filantrópicas y mejoró el sistema fiscal del mecenazgo. Además creó en 1994, la Lotería Nacional, que mueve miles de millones de libras, destinando a cusas filantrópicas -Bellas Artes, Deportes, Patrimonio Histórico, Medio Ambiente, "charities"- el 28% del dinero jugado. Por poner un ejemplo, a la lotería se debe la Tate Modern Art Gallery, emplazada en una antigua estación eléctrica al borde del Támesis.

Con respecto a David Cameron, el primer ministro británico parte de la convicción de que el excesivo crecimiento del Estado en los gobiernos laboristas no ha servido para eliminar desigualdades, y afirma que una sociedad fuerte resuelve los problemas con más eficacia que el Gobierno, por lo que habría que transferir a la sociedad parte de las funciones que desarrolla el Estado. Por todo ello recomienda fomentar la aparición de emprendedores sociales, impulsar una mayor implicación de la ciudadanía y formar una nueva clase funcionarial más cercana a los problemas reales de la sociedad y más implicada en su solución.

Creo que tachar este ambicioso programa de "simple slogan" no es justo. Thatcher y Cameron viven dos momentos históricos diferentes, pero coinciden en lo esencial.

Uno de los pilares del proyecto Cameron es la descentralización. Él mismo señala que debemos pasar a un nivel "nano" de la sociedad, es decir, pasar de las comunidades a los barrios, de los barrios a los individuos. ¿Qué piensa de esta idea? ¿Mejora la gestión de los recursos cuanto más cerca está de quienes reciben los servicios?

El tema de la "descentralización" es una variante de naturaleza más administrativa que la "subsidiariedad", principio del que soy ferviente defensor. En consecuencia, todo lo que esté en sintonía con la misma es laudable por cuanto parte de reconocer la dignidad de la persona, sus capacidades y mayoría de edad.

En un país moderno las grandes líneas de actuación deben adoptarse colectivamente y la gestión operativa desarrollarse descentralizadamente. Toda mi actividad empresarial ha estado basada en la idea de que las decisiones se tomen por quien esté cerca del problema que hay que resolver.

En la "big society" reside, sin duda, la misma preocupación: "Redistribuir el poder y el control del gobierno central y sus agencias a los individuos y las comunidades locales. Hay que dar a la gente la oportunidad de asumir responsabilidades, en línea con el signo de los tiempos la edad postburocrática. Descentralización, transparencia y responsabilidad; gracias a ellos daremos a la gente poder sobre los servicios que utilizan, el modo en que se gastan el dinero de sus impuestos o la calidad de su gobierno".

En España la experiencia de iniciativa social a través de educación concertada está en la línea de la propuesta del primer ministro británico. ¿En qué ámbitos la colaboración público-privada de servicios públicos podría ofrecer resultados positivos?

Lo importante es diferenciar "quién garantiza el derecho" (el Estado) de "quién presta el servicio" (el Estado o la Sociedad Civil). Personalmente, es un tema que considero fácil de resolver si se abandonan los dogmatismos. En España tenemos un ejemplo muy claro: la Seguridad Social se encuentra en el ámbito del Estado, pero en su gestión colaboran desde hace 111 años, las Mutuas de Accidentes de Trabajo (entidades promovidas por empresarios). Este sistema cuenta con el apoyo mayoritario de la sociedad. La Seguridad Social, la sanidad y la educación, entre otras áreas de interés común, se mueven en la misma órbita, y si pensamos en lo mejor para el ciudadano, se encontrarán fórmulas de gestión que satisfagan sus necesidades.

En otro sentido, el sector fundacional (cuyos fines son de interés general) concurre con el Estado (garante de los derechos de las personas) en algunas áreas como son la cultura, la educación, y la sanidad entre otras.

¿Qué efectos económicos pueden derivarse de la propuesta de Cameron? ¿Cree que tendría buena acogida en España una formulación como la que ha realizado el premier británico? Uno de los efectos de la propuesta sería un gran adelgazamiento de la administración pública. ¿Lo cree necesario en nuestro país?

En España y en cualquier país del mundo es bueno que, tal y como refería anteriormente, se comprometa la ciudadanía. Esto no debe valorarse sólo desde el punto de vista económico, sino fundamentalmente social. Una sociedad vertebrada es mejor para quienes la integran. Todos los sistemas burocráticos (públicos y privados) pueden y deben reducirse, teniendo en cuenta además, que con el paso del tiempo se ha producido un efecto multiplicador. En España existen administraciones en cascada que, inevitablemente, en muchas ocasiones dan lugar a que se dupliquen funciones. Esto es algo que sabemos todos porque lo vivimos y lo financiamos.

Las ambiciones de Cameron se han visto de momento condicionadas por la difícil situación mundial: la crisis financiera global, las todavía desconocidas consecuencias del colapso japonés o las revueltas en el norte de África. No sabemos aún, por tanto, si su programa se va a aplicar y de qué manera. En cuanto al efecto contagio, este resulta evidente. En diferentes manifestaciones, la clase política española ha planteado mejorar la eficacia de la Administración. Más concretamente, alguno de nuestros políticos se ha referido a este asunto con las siguientes palabras: "más sociedad, mejor gobierno". En ellas suena el eco del documento "Razón de ser y Declaración de intenciones" del Foro de la Sociedad Civil así como las conclusiones del Informe de la Fundación Everis.

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP