Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
3 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

>Pascua 2011

La única esperanza

Francesco Ventorino

¿Es posible hacer una promesa al hombre, es decir, a nuestros amigos e hijos, que no tenga como fundamento la resurrección de Cristo?

Un "teólogo laico" (según la definición del propio interesado) escribía en un conocido periódico italiano: "Si mañana me encontrase una urna con los huesos de Jesús de Nazaret, en mis valores y mi visión del mundo no cambiaría mucho [...]. No porque Jesús haya resucitado es mi maestro. Lo es por las cosas que ha dicho y por el estilo de vida con que ha vivido, por su humanidad, su sentido de justicia. Esto demuestra que no es el cristianismo lo que salva a los hombres, igual que no les salva ninguna otra religión. Los hombres se salvan [...] porque son justos" (V. Mancuso, Il Foglio, 23 de marzo 2008).

El cristianismo se convierte así en un objetivo ético al que tender con las propias fuerzas. Nobilísimo objetivo. ¿Hay esperanzas razonables de alcanzarlo? Francamente, parece que no. Ante los mismos resultados, incluso morales, siempre hay algo que falta. Advertía un testigo no menos "laico", Italo Calvino, en Las ciudades invisibles: "Sólo si conoces el residuo de infelicidad que ninguna piedra preciosa llegará a resarcir, podrás calcular el número exacto de quilates a que debe tender el diamante final, y no errarás los cálculos de tu proyecto desde el principio". Con no menos realismo, la Iglesia, en la liturgia de Semana Santa, habla de una humanidad "agotada por su debilidad mortal".

El desafío de la Pascua no es un ideal moral, sino un hecho sucedido realmente: el inicio de una vida humana distinta en la que se hacen reconocibles los rasgos de lo divino. De aquel diamante final deseado con urgencia por el corazón. En la Pascua, la Iglesia muestra al mundo la única "piedra angular" sobre la que es posible construir nuestra esperanza.

"La fe cristiana -escribe Benedicto XVI en su Jesús de Nazaret- se mantiene o cae con la verdad del testimonio de que Cristo ha resucitado de entre los muertos. Si se prescinde de esto, aún se pueden tomar sin duda de la tradición cristiana ciertas ideas interesantes sobre Dios y el hombre, sobre el ser hombre y su deber ser -una especie de concepción religiosa del mundo-, pero la fe cristiana queda muerta".

La resurrección de Cristo, por tanto, es la única esperanza. ¿Pero puede suceder verdaderamente? ¿Cómo podemos nosotros, hombres de nuestros días, creerlo sin abdicar de las exigencias de nuestra razón? Las pruebas deben buscarse en la vida de los creyentes. Son ellos los que dan hoy testimonio de Jesús resucitado, poniendo en el mundo gestos que serían imposibles y absurdos si Él no estuviera vivo y presente.

En este sentido, la resurrección de Jesús sucede ahora.

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP