Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
9 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

La esperanza para Europa: una conciencia abierta al Misterio

José Luis Restán

El primer mensaje es la acogida cordial de las grandes conquistas de la modernidad: "la libertad de conciencia, los derechos humanos y la libertad de la ciencia". Así lo dice el Benedicto XVI una vez más, por si acaso alguno no se ha enterado. No es algo que la Iglesia deba aceptar a regañadientes, sino que debe constituirse en su garante. Entre otras cosas porque sólo en el cauce de la tradición cristiana esos valores han podido despuntar, aclararse y crecer. De hecho, como señala el Papa, en la medida en que se cierra la apertura de la razón y de la libertad a Dios, se autodestruyen.

Retomando uno de los temas esenciales del beato John Henry Newman, el Papa ha querido desarrollar ante la flor y nata de la sociedad civil croata la cuestión de la conciencia y su papel en la construcción de la democracia. Y lo ha hecho pensando en el entero continente europeo. La comprensión de lo que significa la conciencia es el "punto crítico" que determina la calidad de la vida social y civil. Si la conciencia se entiende según los parámetros del pensamiento en boga, como mero lugar de lo subjetivo, el Papa entiende que Europa está destinada a la involución. En cambio, Europa tendrá futuro si recupera la conciencia "como lugar de escucha de la verdad y el bien, como lugar de la responsabilidad ante Dios y los hermanos en humanidad". Esta conciencia, ha remachado Benedicto XVI, es la fuerza contra toda clase de dictadura. Y un ejemplo bien destacado en este viaje ha sido la figura del beato cardenal Stepinac que se enfrentó a los totalitarismos nazi y comunista.

En este discurso emparentado con los de Londres, París y Ratisbona, el Papa Ratzinger ha recordado que no basta evocar las raíces cristianas, sino que hace falta "leerlas en profundidad para que puedan dar ánimo también al presente". Resulta muy sugestiva la invitación a descubrir el dinamismo que lleva desde la conciencia que se mueve por la fuerza de la verdad y el bien, hasta generar un tipo de cultura que luego se traduce en una obra social. Y así Benedicto XVI habla del nacimiento de una universidad, de una obra artística o de un hospital. E insiste en la necesidad de valorar este método que nace de la conciencia y se traduce en desarrollo y construcción del bien común. Un método que lo es también para la nueva evangelización, en lugar del levantamiento de estériles trincheras.

En consonancia con los recientes discursos de Venecia, el Papa ha urgido también a la construcción de "una polis acogedora y hospitalaria, que no esté vacía, que no sea falsamente neutra sino rica de contenidos humanos, con una fuerte dimensión ética". Y para ello indica a la Iglesia dos líneas-guía: la profundización en la Sagrada Escritura como guía de la cultura, y la formación de comunidades en las que se eduque según la lógica del don, principal impulso del auténtico desarrollo. Una preciosa lección que ha marcado la clave de un viaje alegre y orientado al futuro.

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP