Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
5 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

La necesaria y buena memoria histórica

Fernando de Haro

Y cuando fusilaban a los maquis en la plaza del pueblo les decía a sus hijos que aquello no era una fiesta y que a la hora de la ejecución los quería a todos en misa, rezando por los que iban a morir. Se llamaba Miguel. Y otros se llamaban Juan, Pedro y todos los nombres del santoral. Y muchos de ellos no rezaban el rosario porque eran comunistas, anarquistas o republicanos. Pero deseaban con un corazón grande que nunca volviera a suceder. Y hubo mucha memoria.

En los años 50, 60 y 70 del pasado siglo hubo mucha memoria de los horrores de esa contienda que había dejado las cunetas llenas de muertos y el país arrasado. Y para desmentir a los cenizos se produjo una suerte de milagro, uno de los grandes milagros de la historia española: la reconciliación y la transición. Se rompió la espiral del odio a la que muchas veces parecen condenados los pueblos. Fue posible porque a los hijos y a los nietos, en las conversaciones intimísimas de las familias, en las cenas o en las comidas, en los comentarios que se sueltan sin pensar, no se les enseñó a odiar. Y eso a pesar de que las heridas de los seres queridos perdidos dolían y escocían como sólo duele y escuece que te hayan quitado lo que más has querido.

Se cumplieron ayer 75 años del comienzo de la Guerra Civil. En los últimos tiempos hemos sido testigos de una insistencia casi obsesiva en la necesidad de recuperar la memoria histórica. Es una memoria ideológica. Ha habido otra memoria, social e institucional, positiva. La Constitución del 78 es una prueba fehaciente de que se aprendió de los errores. Muchos de sus artículos están redactados para evitar el desorden inasumible en el que degeneró una república destruida por el sueño revolucionario, para dejar atrás y lejos la intolerable represión y falta de libertades de la dictadura. Pero los pueblos y las naciones no aprenden las cosas de una vez por todas. La reconciliación es un tesoro que debemos transmitir con orgullo a nuestros hijos y a nuestros nietos. Aunque ya no se puede hacer como se ha hecho hasta ahora, de un modo intuitivo, quizás inconsciente. Ahora es necesario hacerlo de un modo crítico, formulando las razones que hacen posible una convivencia capaz de superar las diferencias ideológicas. Es necesario que sepamos decirnos unos a otros los motivos que nos permiten reconocernos en el bien de una vida buena juntos.

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP