Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
9 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

Arriety y el mundo de los diminutos

Juan Orellana

Ahora se estrena un film escrito y producido por Miyazaki, pero dirigido por uno de sus discípulos, Hiromasa Yonebayashi, que debuta como director después de años trabajando en el equipo de su maestro. El guión es una adaptación libre de las novelas de Mary Norton sobre los Borrowers, palabra que se traduce como "los que toman prestado". En otros libros y en el film en cuestión se traduce como "los incursores". El argumento nos cuenta la historia de Sho, un niño enfermo de corazón, que guarda reposo en casa de su tía preparándose para una operación a vida o muerte. Sus padres están divorciados: el padre ya no ve nunca a su hijo, y la madre se ha volcado en su vida profesional. En la casa de su tía, Sho cree ver un día, entre las flores, a una linda adolescente de 10 centímetros de altura. A partir de ese momento, su gran ilusión es poder volver a verla.

Este cuento, llevado al cine y a la televisión tantas veces, adquiere en manos de Yonebayashi, un halo de delicadeza y sensibilidad que supera a la propia novela de Norton. Lo que muchos pueden imaginar como una historieta infantil sin pretensiones, en esta película se convierte casi en un melodrama para adultos, con unos personajes sólidos y convincentes, y con unos conflictos que pueden llegar a doler. También hay humor eficaz y tierno, mucha poesía, y todos los elementos típicos de la factoría Ghibli: ausencia de maniqueísmo, veneración mística por la naturaleza, personajes atravesados por la enfermedad, y ese halo de misterio imprevisible que caracteriza a las producciones de Miyazaki. Añádase la música de Cécile Corbel y Simon Caby, así como las letras de las canciones de Yôko Ihira.

Arriety y el mundo de los diminutos es una de las historias de amor más puras que nos ha contado el cine. La relación entre Sho y Arriety no tiene futuro como pareja por razones obvias, y es por tanto pura gratuidad y amor al destino del otro. Pero, como es un amor verdadero, se convierte en un vínculo para siempre. Así, Sho, que ha perdido las ganas de vivir al sentir que no es importante para sus padres, recupera su deseo de sobrevivir a la operación al sentirse vinculado a Arriety, a la que seguramente no vuelva a ver. La película nos habla, por tanto, del amor puro como sanación del corazón herido por la soledad, pero también nos ofrece una interesante reflexión social y moral sobre el sentido de la familia y de la justicia social: bajo el eufemismo de prestatarios (borrowers), los diminutos o incursores son unos ladrones, técnicamente hablando, y merecen una sanción a los ojos del mundo -encarnado en la criada Homily. Pero el niño prefiere la compasión y la misericordia, y en un hermoso gesto les regala lo que le roban. En fin, otra obra maestra de la factoría Ghibli.

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP