Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
4 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

Ataque a Europa

Mario Mauro

Es justo que para relanzar el proyecto europeo que busquemos soluciones a la crisis. Es inaceptable que hayamos permitido a los mercados financieros crear desequilibrios importantes entre los estados miembros, especialmente en la zona euro. El terremoto que ha sacudido el orden internacional, y las presiones de la globalización, han agravado aún más la situación.

El resultado lo vemos todos: la sociedad está inquiera. Muchas personas tienen miedo del futuro. Como nunca hasta ahora en la historia existe el peligro de una deriva hacia el nacionalismo. No podemos dejar que esto suceda: la respuesta populista minaría todos los grandes logros de la Unión Europea, el euro, el mercado interior, la libre circulación de personas. El miedo es la fuerza impulsora de las visiones populistas y nacionalistas. Si las reformas tan deseadas no se realizan en los próximos meses, se convertirán paradójicamente en el pretexto para la crítica euroescéptica. Y las mismas palabras (nación, personas, identidad, empleo) que nosotros utilizamos con un significado constructivo y positivo se utilizarán contra del proyecto de una Europa unida.

La crisis de la soberanía es ante todo una crisis de confianza política, y la gente nos observa preguntándose si realmente vale la pena la Europa unida. Europa tiene futuro si somos capaces de restaurar la confianza. Para ello no sólo necesitamos la estabilidad, el crecimiento, sino también la voluntad política de nuestros dirigentes. No es el momento de buscar soluciones parciales, sólo sirven soluciones globales.

Estamos en un período de transición; si no avanzamos hacia la integración, podemos explotar. Los horrores de la guerra son inimaginables en Europa. Esto se debe a que la Unión Europea es una garantía de paz. No podemos poner en peligro esta gran obra.

Principio del formulario

Hemos recibido una herencia de las generaciones anteriores. No podemos ser nosotros los que la pongamos en tela de juicio. Si empezamos a retroceder, a revisar nuestros grandes logros, nuestros objetivos se verán seriamente cuestionados.

Debemos construir una UE más fuerte, dando más poder a las instituciones, a la Comisión y al Parlamento. La cooperación entre los gobiernos no es suficiente para sacar a Europa de esta crisis. Si los gobiernos siguen imponiendo sus criterios, la UE estará en peligro.

La Unión Europea es cien por cien hija de la cultura política de los partidos populares, partidos que han hablado a muchas generaciones de una Europa que se presentaba como garantía contra el comunismo y el nacionalismo.

Nuestras ideas son diferentes a las ideas de los populistas, pero nuestros votantes son los mismos. Ganaremos si ponemos nuestras ideas a trabajar, si podemos proponer reformas que hablen una lengua comprensible para todos los ciudadanos, el lenguaje de la valentía y verdad.

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP