Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
5 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

Mientras el mundo gira

José Luis Restán

Pero lo curioso es que la inquietud y el malestar afectan a una franja bastante plural. Estos días se ha conocido un folleto publicado por otro senior de la información vaticana, Gian Franco Svidercoschi, (que escribió incluso una biografía del joven Karol Wojtyla) en el que desgrana la consabida letanía de las lamentaciones: invierno eclesial, parálisis de ideas, incapacidad de diálogo con el mundo moderno... Y concluye pidiendo al Papa que vuelva a ser aquel joven teólogo del Concilio. Deprime un poco que alguien tan notable como Svidercoschi caiga en argumentos tan simplones, algunos de ellos patéticos desde el punto de vista intelectual. Pero más que contraponer argumentos habría que recomendarle que se hubiera pasado por Madrid en agosto, o que hubiese atendido al discurso en el Bundestag o a los discursos "reformadores" sobre la Iglesia en Friburgo. Este es el verdadero Concilio, el que da fruto. Pero en fin, no hay peor ciego que el que no quiere ver.

No es mi intención polemizar con los descontentos de izquierda y derecha, menudo tostón. Tan sólo quisiera señalar que este malestar plomizo se inserta en la tentación magistralmente descrita por el Papa en Alemania: la pretensión de construir una Iglesia a su medida, el malhumor de no ver realizado el propio proyecto y la pretensión de juzgarla desde fuera, que mata la dicha sencilla de los fieles que entonaban (recordaba el Papa) aquel alegre canto: "doy gracias al Señor, porque inmerecidamente me ha llamado a su Iglesia". Ese canto es como la melodía de fondo de cuanto dice y obra Benedicto XVI, como hemos visto el pasado fin de semana en Calabria.

Sí, estoy de acuerdo con Guenois en afirmar que Benedicto XVI merece confianza, pero casi me produce pudor tener que argumentarlo. Cuando alguien escucha, por ejemplo, su homilía en la Cartuja de Sierra San Bruno, sólo puede caer de rodillas, con el corazón ardiendo y la mente abierta, para decir "gracias Señor", gracias por haber regalado este capitán para la nave de tu Iglesia. "La cruz está firme mientras el mundo gira", reza el lema de los cartujos evocado por el Papa delante de los monjes. En medio del ruido del mundo, que a veces contagia a tantos hombres de Iglesia, permanece la estabilidad de la cruz, la única a la que podemos aferrarnos con seguridad razonable. Y vinculado estrechamente a ella está Pedro, discutido hasta el final de los tiempos por los que se creen sabios. Nunca le han faltado el humor y la ironía a Joseph Ratzinger. Y quizás algo de eso trasluce en su confidencia a los cartujos: "en esto estáis singularmente cercanos a mi ministerio". Pues claro que sí, yo me fío de él.

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP