Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
5 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

Cuando George Harrison vivía en el mundo material

Félix Caballero

La película, que había sido presentada en el Festival de Cine de San Sebastián el 19 de septiembre, abrió el 26 de octubre el In Edit de Barcelona, el festival de documentales musicales por excelencia. En medio, el 2 de octubre fue estrenada en Londres con la presencia de su director, la viuda de Harrison -la mexicana Olivia Arias-, Paul McCartney, Ringo Starr, la viuda de John Lennon -Yoko Ono- y el que fuera productor de los Beatles, George Martin.

Con George Harrison: Living in the Material World, tomado del título del segundo disco postbeatle del músico, editado en 1973, el oscarizado Scorsese, autor, entre otros éxitos de la saga de El Padrino, regresa a uno de sus asuntos predilectos, el rock, sobre el que ha rodado documentales como The Last Waltz (1978), la grabación del último concierto de The Band, el grupo que acompañaba a Dylan a finales de los años 60; No Direction Home: Bob Dylan (2005), sobre el propio genio de Minnesota, y Shine a Light (2008), la grabación de un directo de los Rolling Stones.

El director dijo a la BBC que solía hallar "consuelo" en las letras de Harrison "y una esperanza y una experiencia especial" cuando escuchaba su música. Para el realizador, el amor que sentía Harrison por la India transformó la cultura occidental: "George fue el que nos abrió la mente en este aspecto".

Empapado de la cultura india, Harrison le dio un giro psicodélico al sonido de los Beatles con sitares y la composición de hipnóticos mantras como The inner light o Love you to. El guitarrista "buscaba la verdad y la paz mental", como se dice en el documental, y en el camino elevó un poco más la genialidad de los Beatles.

"Legendario, silencioso, desconocido, visionario". Así se describe a Harrison en el trailer del filme. La película muestra las facetas de Harrison como músico, productor, filántropo, espiritualista y, básicamente, un hombre que trató de hacer algo por el mundo.

Los 208 minutos de duración avisan del carácter espeleológico de un documental de manual: narración cronológica con imágenes de archivo y declaraciones de los protagonistas, entre los que se encuentra el propio Harrison, del que se recuperan varias entrevistas. No es un documental de autor, sino una cinta de realización más convencional en la que Scorsese aborda al mito desde muchos ángulos.

El director indicó que la colaboración de la viuda del músico hizo posible la realización de la cinta, al permitirle el acceso a los archivos fotográficos familiares, grabaciones de vídeos caseros y efectos personales del artista.

El documental incluye también entrevistas a Paul McCartney, Eric Clapton -el inseparable amigo de Harrison que le robó a su primera mujer, Pattie Boyd, a la que el beatle dedicó Something y Clapton Layla-John Lennon, Yoko Ono, Ringo Starr, Phil Spector -productor de los primeros discos en solitario del exbeatle-, Terry Gilliam -integrante de Monty Python, a los que Harrison produjo La vida de Brian- y Tom Petty -con el que el artista compartió grupo al final de su carrera, Traveling Wilburys, junto a Bob Dylan, Roy Orbison y Jeff Lynne.

Los Beatles y el cine

La relación de los Beatles con el cine se remonta ya a los tiempos de la banda y se prolongará después durante la carrera en solitario de los fab four. Los Beatles rodaron dos películas argumentales a las órdenes de Richard Lester: A Hard Day's Night (1964), en blanco y negro, y Help (1965), en color. También protagonizaron el documental Let It Be (1970), dirigido por Michael Lindsay-Hogg, que muestra la desintegración del grupo durante la grabación del disco del mismo título, el último de los Beatles. Es aquí donde aparece el famoso concierto improvisado en la azotea de Apple.

A estas tres películas hay que sumar Yellow Submarine (1968), el filme animado que el canadiense George Dunning dirigió basándose en la canción de la banda, y The Magical Mistery Tour, la caótica película para televisión que ellos mismos dirigieron y protagonizaron.

Tras la separación del grupo, los cuatro beatles siguieron ligados al cine de una u otra manera, especialmente George Harrison como productor y Ringo Starr como actor. Paul McCartney compuso canciones para varias bandas sonoras y John Lennon filmó varios cortometrajes experimentales con Yoko Ono.

George Harrison creó la compañía Handmade Films, que en 1979 produjo La vida de Brian, la celebrada película de Monthy Python, a la que siguieron otros títulos como Mona Lisa, Time Bandits, Shanghai Surprise -la presentación cinematográfica de Madonna- y Withnail and I. En algunas de ellas, el músico llegó incluso a realizar cameos, como en Shanghai Surprise, donde interpreta al cantante de un club nocturno, y en La vida de Brian, caracterizado como Mr. Papadopolous. Quizá uno de los más memorables fue como reportero en la parodia de The Beatles The Rutles, creada por Eric Idle.

Paralelamente a la música, Ringo Starr ha desarrollado una dilatada carrera como actor, en la que destacan las películas Cavernícola (1981), en la que conoció a su segunda mujer, Bárbara Bach, y The Magic Christian (1969), estrenada en España como Si quieres ser millonario, no malgastes el tiempo trabajando, dirigida por Richard Attenborough y Joseph McGrath, en la que comparte reparto con Peter Sellers, Christopher Lee, Raquel Welch, el exMonthy Python John Cleese y el director Roman Polanski.

Paul McCartney ha compuesto canciones para muchas bandas sonoras de películas, incluida Live and Let Die (1973), la primera película de la serie de James Bond en que el personaje es interpretado por Roger Moore, para la que escribió el tema que le da título. En 1984 abordó su trabajó cinematográfico más ambicioso: Give my Regards to Broad Street, donde, además de compositor, fue guionista, productor e interprete. El filme contó también con la participación como actor de Ringo Starr.

John Lennon se estrenó en solitario como actor en Cómo gané la guerra (1964), de Richard Lester, una comedia anti-belicista rodada en Almería. Durante este rodaje, el músico recuperó la costumbre de vestir esas gafas redondas que se convertirían en su sello personal y que, por aquel entonces, tenían un significado más bien chungo: era el modelo que donaba la sanidad pública del Reino Unido a los miopes sin recursos.

Junto a Yoko Ono dirigió entre 1968 y 1972 una decena de cortometrajes experimentales con títulos tan sugerentes como Erection. También rodó primitivos videoclips, en Súper 8 riguros, para temas como How Do You Sleep?, el peor insulto que su examigo McCartney ha recibido jamás.

El exbeatle fue además el protagonista del documental Imagine: John Lennon (1988), un biopic que nos puede recordar, en cierto modo, al rodado por Scorsese sobre Harrison. Aunque en los créditos figuraba Andrew Stolt como director, muchos supieron ver que su fuerza impulsora era Yoko Ono. Alimentado por el metraje de archivo y la fotografía de Néstor Almendros, la película pasó sin pena ni gloria.

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP