Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
9 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

De lo que ha pasado en España, debe aprender Europa

Mario Mauro

El zapaterismo ha culminado el desastre total allí donde se proclamaba innovador y portador de un modelo nuevo de sociedad. El hombre, la persona con sus necesidades, con su experiencia, con la raíz de su humanidad profunda, era un enemigo y no la piedra angular de la realidad. En su lugar, estaba sólo el proyecto ideológico, el proyecto de poder, el intento de conquistar hasta el último átomo del espacio civil. Ha perdido quien ha intentado reducir la experiencia misma de lo humano a esa lógica, siempre determinada por la abstracción y por la violencia de la ideología.

Más allá del resultado global de las elecciones, hay otro dato importantísimo: Amaiur, el partido heredero de Batasuna, brazo político de ETA, se convierte en el primer partido del País Vasco por número de escaños (seis). Victoria de los extremistas, por tanto. También aquí Zapatero ha dejado su marca, gracias a su visión, obstinadamente ideológica, de las relaciones con los radicales.

Sabemos que en España ni el Partido Popular ni el Partido Socialista tienen en su mano cifras que les permitan vencer y gobernar con constancia. Para ello, necesitan el apoyo de los partidos nacionalistas. Un apoyo que se puede buscar sobre la base de un diálogo auténtico, que afirme la tarea común de la nación española, o bien se puede establecer intentando poner las propias exigencias por encima de las del resto. En la ilusión de Zapatero, se ha pretendido hacer esto mediante una simplificación ideológica que ha servido para alejar la misión que España está llamada a desarrollar en la historia. Zapatero ha querido hacer suya la agenda nacionalista y ha infringido el gran pacto por las libertades y contra el terrorismo que habían firmado los dos grandes partidos españoles.

El nuevo gobierno, una vez más, tendrá que hacer cuentas con este drama y está llamado a ser testigo de la verdad, es decir, de la razón por la cual los motivos de pertenencia a un pueblo nunca deberían convertirse en ideología nacionalista. De lo que sucede en España debe aprender también Europa, que no puede pasar de ser la patria del derecho al supermercado de los derechos y empobrecerse así humana y económicamente.

Mariano Rajoy tiene una gran responsabilidad. Sabe muy bien que para levantar a un país que vive de rodillas, como España en este momento, debe unir al rigor y al realismo en el ámbito económico y social una fuerza ideal imponente para devolver el coraje y la esperanza a una sociedad que quiere ser el verdadero motor del cambio.

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP