Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
3 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

>Editorial

Agenda católica: ¿irrelevante?

En cuanto al matrimonio del mismo sexo, aunque en algunas ocasiones Rajoy ha dicho que es contrario, esperará a lo que diga el Tribunal Constitucional. Y el Tribunal Constitucional puede darle el visto bueno. Por lo que se refiere a la regulación que convierte el aborto en un derecho y lo permite hasta el fin del embarazo, los cambios serán pocos. En cuanto a la modificación de la asignatura de Educación para la Ciudadanía, no es una prioridad.

La conversación indicaba que "los puntos calientes" de la oposición social al gobierno de Zapatero, en los que han participado de forma masiva los católicos, ahora no parecen urgentes. Pero el diálogo también era un buen reflejo de lo que en España se entiende por "la agenda católica": vida, familia, defensa contra una educación estatal invasiva. La política destructiva del zapaterismo ha exigido librar batallas decisivas. Pero con facilidad los católicos españoles han reducido su agenda, su presencia pública, a la defensa de una serie de valores morales y jurídicos. Es algo que, por desgracia, pertenece a la peor tradición hispánica. Hay un determinado modo de defender esos valores, con una referencia genérica al Misterio de Dios y a la necesidad del hombre, que hace irrelevante la agenda católica para quien tiene que lidiar con la vida, para quien en un momento, o en otro, es un hombre triste.

Los valores habrá que defenderlos. Pero lo determinante, como ha señalado en su intervención ante la Plenaria del Pontificio Consejo para los Laicos de hace unos días Benedicto XVI, es que los cristianos "están llamados a ofrecer un testimonio de la cuestión de Dios en todos los campos del pensar y del hacer. En la familia, en el trabajo, en la política o en la economía, el hombre contemporáneo necesita ver con sus propios ojos y comprobar cómo cambia todo según se cuente con Dios o no". Y eso requiere, sobre todo de un cambio personal. "El reto de una mentalidad cerrada a la trascendencia -añadida el Papa- obliga a los mismos cristianos a regresar de manera más decidida a la centralidad de Dios. A veces hemos insistido en que la presencia de los cristianos en la sociedad, la política o la economía fuera más incisiva y, sin embargo, no nos hemos preocupado igualmente de la solidez de su fe, como si fuera un dato adquirido para siempre". Es exactamente lo que le pasaba al personaje de la comedia del Siglo de Oro español que decía no necesitar ir a Misa por ser cristiano viejo.

Es muy diferente empezarlo todo reconociendo, como hace Luis García Montero en uno de sus últimos poemas que nosotros somos también gente necesitada. Y es que "los hombres tristes,/ que gastan por zapatos una tarde de lluvia/ que cantan perseguidos por la risa/que abrazan, que importunan hasta quedarse solos/, que ven como se alejan las novias y los barcos/ esos hombres manchados por las últimas horas/ de la ocasión perdida/ se parecen a mí". Se parecen a cada uno de nosotros que sabemos que la fe no es un dato adquirido para siempre porque todas las mañanas necesitamos de Uno que nos sorprenda con su inefable y real ternura. Esa sorpresa, puesta delante de todos, es el contenido de la agenda católica.

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP