Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
5 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

>Editorial

Pasión por el tiempo, pasión por la carne

Así es como funciona el cristianismo, con dos mitades inseparables. "Un Dios hombre. Un hombre Dios". Hay dos amenazas, explicaba el poeta francés. Y "es que navegamos constantemente entre dos curas: los curas laicos y los curas eclesiásticos: los curas laicos que niegan lo eterno de lo temporal; y los curas eclesiásticos que niegan lo temporal de lo eterno". Pero la parte que se suele negar en estos tiempos no es la del cielo, es la de la tierra. Se niega la carne del niño, el gesto del adulto que pasea junto al lago, que cuelga de la cruz y que deja obstinadamente vacío el sepulcro. Se niega la carne de los testigos. Y es como si Benazhir Bhutto, ministro de las minorías en Pakistán asesinado por su fe, o la de los monjes del Atlas protagonistas de la película De dioses y hombres fueran sólo referentes de excelencia ética.

"Negar el cielo no es ciertamente peligroso. Por el contrario, negar la tierra es tentador. En primer lugar es distinguido. Que es lo peor". Los curas de los que hablaba Péguy no son los que llevan alzacuellos sino los que han destruido el vínculo con la realidad. O lo que es lo mismo, los que alimentan la ideología en el mundo de la post-ideología, "el resentimiento -en palabras de Finkielkraut- contra el mundo tal y como es donado". Ese resentimiento provoca, según el filósofo discípulo de Pèguy, que ya sólo impere el "principio de razón suficiente": todo sucede porque hay antecedentes suficientes para explicarlo. La Navidad, la encarnación es precisamente la forma que tiene el Misterio de Dios para descubrirnos y educarnos en el principio contrario, en el de "razón insuficiente": nuestra razón cuanto más es fiel a sí misma más reconoce que no puede explicar exhaustivamente el origen último ni de las cosas ni de las personas y, menos aún, de los acontecimientos. Sin el realismo de esa insuficiencia todos los vínculos con la realidad saltan por los aires. Adoremos al Niño que nos ha nacido, al que nos hace estar, de verdad, en la historia y en la carne.

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP