19 ABRIL 2014
Búsqueda en los contenidos de la web

Albert Nobbs

Juan Orellana

El guión de este film, redactado por Glenn Close y por el escritor irlandés John Banville, está basado en un relato corto del novelista y dramaturgo irlandés George Moore (1852-1933), supuestamente inspirado en un caso real. El relato ha conocido versiones teatrales, como la que dirigió a principio de los ochenta Simone Benmussa y que protagonizó Glenn Close dando vida a Albert Nobbs. En la película actual, treinta años después, la actriz de Connecticut, además de producir la cinta, vuelve a vestirse de hombre en un contexto cultural mucho más radical.

El director Rodrigo García -hijo de García Márquez-, en sus anteriores películas, Nueve vidas, Cosas que diría sólo con mirarla y Madres & hijas había tratado los temas de la mujer, el aborto y la soledad siempre de una manera tan interesante como ambigua. Ahora vuelve a esos mismos temas pero con matices importantes. En el guión coexisten dos niveles de lectura. En el primero, obvio y más superficial, se transmiten propuestas de ideología de género. Feminismo y lesbianismo se entrelazan en el contexto de la crítica a una sociedad machista, intolerante e hipócrita. Sin quitar un ápice a lo que de verdad tiene esa crítica, no dejan de resultar tópicas y mil veces vistas ciertas situaciones y mensajes. Sin embargo, esta corrección política oportunista y del gusto de los académicos de Hollywood, no impide que emerjan con autenticidad los temas revisitados de Rodrigo García. En este segundo nivel de lectura, la soledad es la realidad más abrumadora de todo el film, mucho más que los temas de género. Albert Nobbs es una mujer maltratada por la vida desde la infancia, agredida sexualmente en su adolescencia, que se refugia en un uniforme masculino, no por razones de travestismo homosexual, sino por pura supervivencia, por miedo, por dolor y soledad. Cuando a lo largo del film acaricia la idea de compartir su vida con otra mujer, es sobre todo, porque desea una familia, un hogar, un afecto que compartir. Y dadas sus extravagantes circunstancias, le resulta más fácil pensar en una mujer antes que en un hombre.

Otro cantar es el personaje de Page (Janet McTeer), que sí encarna con más nitidez una reivindicación homosexual. Pero también arrastra un pasado de maltrato y violencia. En ambos casos es un pasado traumático y humillante el que las ha conducido a un presente de confusa identidad sexual. La cuestión de la maternidad sacrificada va de la mano del personaje de la criada Helen Dawes -interpretada por la actriz de moda Mia Wasikowska- y también tiene de fondo la irresponsabilidad del varón, aunque el aborto queda descartado en un ambiente como el de la católica Irlanda.

La película viste una dirección artística magnífica de Patrizia von Brandenstein, que tiene en su haber importantes películas de época. Pero lo más brillante es la interpretación de Glenn Close, madre y ejecutora de este proyecto hecho a su medida. Después de cinco nominaciones a los Oscar, parece que esta vez ha decidido poner todos los medios para conseguirlo. Sin embargo, el Oscar no podrá ser para la película como tal, que a pesar de tener momentos muy conseguidos, padece un ritmo irregular, que incluye tramos aburridos y tiene un cierto tono folletinesco que distancia emocionalmente al espectador.

<< volver

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>SÍGUENOS EN

>Los lectores opinan

Mi grano de arena en agradecimiento a Adolfo Suárez

Juan García | 0 comentarios valoración: 3  288 votos

Recordando a Suárez

José Morales Martín | 0 comentarios valoración: 3  285 votos

Amar la música

Ana M. Baldán | 1 comentarios valoración: 4  12 votos

¡Pobres pobres!

Vicnuel Sánchez | 4 comentarios valoración: 2  47 votos