Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
9 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

The Decemberists entierran a "The king is dead"

Enrique Chuvieco

Con la llegada de los tecnicismos, los Decemberists han sido catalogados como indies entre la tribu de críticos, pero bien sabemos por experiencia que encasillar es conveniente para la taxidermia pero escasamente interesante para la vida que fluye que, a fin de cuentas, es lo que hacen en clave de Do estos maduritos de Portland, comandados por Colin Meloy.

Escuchar Don´t Carry it All, con la que abren su último trabajo de 2011, The Kind is dead (El rey está muerto), es un encuentro con una mezcolanza de ska, rock y gospel (en los coros) y, uno detrás de otro, con temas muy diversos en ritmos y profundidad instrumental. Entre ellos hay unas canciones redondas, entre las que se encuentra la sincopada Don´t Carry it All o Down by de Water. Para mí, la primera ha sido experimentar una inmensa dicha cuyo equilibrio compositivo y fuerza sigo celebrando cada vez que la escucho.

No todos los cortes están a la altura del primero, pero hay varios que han crujido mis entrañas y azuzan mi agradecimiento para quienes arriesgan perderse por parajes más agrestes y montaraces, emulando el atrevimiento del barón Mohl de La torre vigía, de Ana María Matute, o del inconmensurable tributo al cine por parte de The artist, apuestas que demuestran valentía y saber hacer fuera de abrigadas sendas comerciales. Yo lo agradezco muy de veras.

Por tanto, gracias a The Decemberists por su quinto trabajo -quinta reincidencia- con el que parecen continuar reivindicando su libertad creativa sin perder de vista a sus incondicionales (mantienen una tienda en internet con sus discos y otros objetos de merchandising). Tal vez este último componente comercial resultara menos comprensible -nunca se sabe porque nos separan cerca de 200 años- de los implicados en la Revuelta Decembrista de Rusia, de 1825, de los que han tomado el nombre los músicos estadounidenses, pero quién sabe: está más cerca Mayo del 68 y aquellos tampoco han cristalizado en lo que decían-hacían, más bien al contrario.

En este sentido, el gran Dylan nunca se dejó atrapar por banderías, a pesar de que se implicó en unas cuantas, y seguro que ha crecido su libertad con la experiencia. Espero saberlo algún día cuando lea sus memorias del mismo modo que ahora deseo seguir oyendo a Decemberists, clamando por su republicanismo en su Rey muerto.

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP