Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
28 FEBRERO 2017
Búsqueda en los contenidos de la web

Populismo y poder

Óscar Ortiz Antelo*

En muchos países subdesarrollados, el populismo es la principal fuente de la pobreza y causa permanentes de oportunidades perdidas. Ello no quiere decir que los problemas y las causas que los populistas esgrimen no sean reales. Generalmente, han comprendido los problemas que efectivamente la gente siente y sufre en el día a día y que no encontraron respuesta  ni atención en anteriores gobiernos.

Por eso al populismo no solo hay que denunciarlo. Hay que competir con él con solidaridad y programas sociales responsables, sabiendo distinguir lo que son medidas prebendalistas que vuelven a la gente dependiente de la ayuda estatal de lo que deben ser políticas públicas solidarias que constituyen una ayuda temporal para que quienes no tuvieron oportunidades tengan condiciones de superar la pobreza. Es el camino que han comenzado a seguir naciones como Brasil, Chile, Colombia y México y que marcaron el progreso de las naciones desarrolladas. Para cerrar estos comentarios comparto dos párrafos extractados de un excelente artículo sobre el populismo escrito por Marcos Aguinis.

No lo confiesa, pero es irrefutable: el populismo se basa en el corto plazo. No tiene ni quiere tener una visión estratégica, aunque mienta por sistema, y diga lo contrario. Por eso recurre a términos como "modelo" o "socialismo del siglo XXI". Ese modelo y ese socialismo no existen. Sólo existen el poder y el dinero para unos pocos. Poder y dinero que se incentivan de forma recíproca y embolsan a creciente ritmo. Por dinero y por poder se llega a la aceptación de todo, en busca del blindaje que ofrece la impunidad. "Profundizar el modelo" es robar y acumular más poder para unos pocos. En los populismos decaen los valores y se enloda la dignidad.

El populismo, para ganar y sostenerse, ofrece bienestar hoy (o aparente bienestar), sin importarle el mañana. Estimula el facilismo y la irresponsabilidad para conseguir adeptos, por lo cual la productividad baja. No estimula la formación de mano de obra calificada, ni estimula nuevas fuentes de trabajo. No disminuye de forma drástica la pobreza, sino que brinda a manos llenas el consuelo de la limosna. El permanente ascenso social no es logrado por ningún populismo. Esa no es su verdadera intención. El líder y su aparato burocrático "proclaman" que se solidarizan con los pobres. Pero es mentira, porque equivaldría a su suicidio. Sin pobres el populismo fallece.

*Ex presidente del Senado de Bolivia

<< volver

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP