16 ABRIL 2014
Búsqueda en los contenidos de la web

Infierno blanco

Juan Orellana

El siempre grande Liam Neeson está al frente de esta historia de aventura y terror, que acumula tópicos y que se permite hacer sus pinitos teológicos sobre la existencia de Dios. Está bien rodada, e incluso bien interpretada, pero está llena de inverosimilitudes, de situaciones trilladas, y momentos de pura fórmula sin pizca de originalidad.

La cinta es un canto al individuo, a la autosuficiencia, al impulso vitalista por sobrevivir, así como supone una negación algo infantil del sentido trascendente de la vida. Si la película hubiera optado por la mera aventura, dejando fuera sus veleidades metafísicas, probablemente hubiera mejorado algo, aunque no es seguro. No está mal... para pasar el rato.

<< volver

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>SÍGUENOS EN

>Los lectores opinan

Mi grano de arena en agradecimiento a Adolfo Suárez

Juan García | 0 comentarios valoración: 3  288 votos

Recordando a Suárez

José Morales Martín | 0 comentarios valoración: 3  285 votos

Amar la música

Ana M. Baldán | 1 comentarios valoración: 4  12 votos

¡Pobres pobres!

Vicnuel Sánchez | 4 comentarios valoración: 2  47 votos