Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
29 JULIO 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

Infierno blanco

Juan Orellana

El siempre grande Liam Neeson está al frente de esta historia de aventura y terror, que acumula tópicos y que se permite hacer sus pinitos teológicos sobre la existencia de Dios. Está bien rodada, e incluso bien interpretada, pero está llena de inverosimilitudes, de situaciones trilladas, y momentos de pura fórmula sin pizca de originalidad.

La cinta es un canto al individuo, a la autosuficiencia, al impulso vitalista por sobrevivir, así como supone una negación algo infantil del sentido trascendente de la vida. Si la película hubiera optado por la mera aventura, dejando fuera sus veleidades metafísicas, probablemente hubiera mejorado algo, aunque no es seguro. No está mal... para pasar el rato.

<< volver

Líbano, tierra de exiliados

Coptos que no renuncian

Arte y pintura en Páginas Digital

El embarque de Santa Paula

Las tres gracias

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>SÍGUENOS EN

>DESCARGA NUESTRA APP