Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
5 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

>Faltan 9 días para que vuelva a empezar la Transición

El cambio en el mundo obrero

Carmina Salgado

La jerarquía de la Iglesia Católica, que conoce bien la situación de los barrios, pueblos y ciudades, se plantea reconquistar para la fe cristiana a ese mundo especialmente desorientado. Ya desde los años 20 había habido en buena parte de la Europa católica experiencias de apostolado especializado en el mundo obrero. Con esa referencia los obispos españoles deciden lanzar la HOAC (Hermandad Obrera de Acción Católica). No saben muy bien con quién. Y descubren por casualidad en una parroquia de Madrid a un personaje peculiar: Guillermo Rovirosa. Una biografía especialmente interesante: en 2003 ha comenzado su proceso de beatificación en la diócesis de Madrid. Rovirosa visita miles de pueblos y barrios dejándose orientar por los obispos de cada diócesis y reúne a un pequeño grupo de colaboradores que significan una verdadera novedad en la historia espiritual española. Casi todos ellos son recientes conversos al cristianismo procedentes del anarcosindicalismo, del socialismo y del comunismo. Son conversiones "ontológicas" y no sólo "morales". Gente que se entusiasma con la nueva misión a la que dedican su vida: mostrar a Cristo en el mundo de los pobres, de los obreros y los campesinos. La mecha prende y en pocos años, a lo largo de los años 50, la HOAC alcanza miles y miles de afiliaciones. Su periódico, el "TÚ", circula por minas, canteras, ferrocarriles en construcción, fábricas y, pronto también, oficinas. Se multiplican las reuniones, los grupos obreros de estudios sociales (GOES), a los que se invita a participar a militantes y cuadros clandestinos de los partidos y sindicatos derrotados en la guerra, una novedad absoluta en la apertura cristiana al diálogo. Cuando empieza el tímido y gradual proceso de participación en los sindicatos verticales del franquismo, las primeras candidaturas democráticas saldrán de esos núcleos: es el origen de las primeras comisiones obreras.

Pero el régimen de Franco advierte el peligro. Se incrementa poco a poco la presión sobre la jerarquía católica para que frene a los nuevos militantes obreros cristianos y acote su actividad a las sacristías. La tensión irá creciendo hasta la mitad de los años 60, cuando, al calor del Concilio Vaticano II, y debido a la incomprensión de éste por una buena parte del mundo católico español, las organizaciones especializadas de la Acción Católica entran en una crisis de la que, a pesar de algunos momentos de recuperación, ya no van a salir.

Se producen muchas divisiones internas provocadas por la creciente influencia de ideologías extrañas al cristianismo y por la pérdida de autoridad de las figuras eclesiásticas y seglares que habían creado y desarrollado estos movimientos. En el caso de la HOAC, por ejemplo, Rovirosa había muerto en el 64 y don Tomás Malagón (el sacerdote que puso en pie con Rovirosa la HOAC) había perdido su autoridad. Pronto llegaría la gran borrachera de ilusiones democráticas y estos movimientos perderían su intensidad apostólica cristiana. Como componentes activas de la Iglesia en la base de la sociedad española, tuvieron una contribución muy importante en el proceso, desatado por el concilio, de aceptación y difusión de los valores de libertad, pluralismo, respeto al diferente, y reconciliación histórica que marcaron el fondo espiritual de la sociedad española en los últimos 10 años del franquismo y prepararon las condiciones "populares" que hicieron posible la transición a la democracia.

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP