Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
22 NOVIEMBRE 2014
Búsqueda en los contenidos de la web

La maldición de Rookford

Juan Orellana

Estamos en los años veinte, y una mujer se dedica a destapar los fraudes que se esconden detrás del boom de esoterismo que se vive en Londres. Ella es una positivista que rechaza cualquier realidad que no sea la puramente material. Un día le piden que vaya a investigar un internado, en el que los niños dicen que se les aparece un fantasma.

La película empieza regular, luego mejora, para precipitarse en los abismos en el tramo final. Copia lo que hemos visto en mil películas recientes, y usa todos los tópicos del género, incluido el guardés de cara siniestra que pasea por el jardín en actitud sospechosa. También se hace ecos del cine de terror japonés con un más allá vacío de trascendencia. Tampoco falta el rollito sexual y el desenlace de melodrama gore.

<< volver

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>SÍGUENOS EN

>DESCARGA NUESTRA APP

>Los lectores opinan

vista rápida >

La maldición de Rookford

Pablo Berenguer

Querido Director:

Me refiero al artículo de M. Borghesi "La Iglesia no necesita un partido de zelotes", título bajo el cual se califica y critica la opción de quienes no estamos de acuerdo con que los católicos españoles deban identificar su presencia en política con el Partido Popular.

Es un hecho que he observado a menudo el que coincidan (en el caso de M. Borghesi –por lo que he podido seguir en este periódico- de manera particularmente explícita) dos posturas que, sin embargo, me parecen contradictorias:

(1) En el plano formal, una defensa a ultranza de la libertad religiosa y la laicidad, en su interpretación más moderna, subrayando con carácter universal la conveniencia y autenticidad de un estado de cosas en que la propuesta cristiana no pueda identificarse nunca, en ningún lugar y de ningún modo con el poder político, ofreciéndose esa propuesta a todos desde la más estricta igualdad con las demás. Desde este planteamiento se juzgan severamente diversas opciones y situaciones de la Iglesia en su historia.

(2) En el plano de la realidad política presente, una correlación entre el bien de la Iglesia y de su misión con el apoyo (no público, no jurídico, no formal, sino en el plano de los hechos "reales", la trastienda donde se jugaría la partida) de un partido político poderoso, con capacidad de otorgar y retirar beneficios, favores y castigos y defenderla de sus enemigos.

El modo en que, quizá, esta contradicción se trataría de resolver consistiría en desplazar el foco de los valores al sujeto. Para la Iglesia no sería importante que el poder político al que se apoya y del que se recibe apoyo defienda o no (o incluso ataque frontalmente) los valores que la Iglesia más aprecia (particularmente los "principios innegociables" enunciados por Benedicto XVI, considerados superados por algunos). Lo decisivo en política sería que el sujeto Iglesia sea protegida por al menos una facción del poder para poder así realizar su misión en la sociedad con las mayores ayudas y menores trabas posibles. Ese amparo o apoyo, naturalmente, sólo puede ser recíproco (y así se observa en ciertas opciones editoriales partidistas de medios de comunicación católicos o en los pronunciamientos y manifestaciones de católicos frente a los gobiernos en función de qué partido gobierne).

En respuesta a Borghesi

Pablo Berenguer | 2 comentarios valoración: 4  63 votos

Ayuda de emergencia a los cristianos en Iraq

Enric Barrull Casals | 0 comentarios valoración: 3  28 votos

La Saeta Rubia

Pedro J. Piqueras Ibáñez | 0 comentarios valoración: 3  28 votos

Europa ¿suficientemente preocupada?

Cristina Susanna | 0 comentarios valoración: 3  38 votos