Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
6 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

UE, la unidad amenazada

Mario Mauro

También hoy, si bien vivimos una época menos dramática para Europa, hacen falta personas que nos permitan, como dice este llamamiento, "no desesperar de la humanidad". A partir de ahora el concepto de "Justo" es reconocido como patrimonio de toda la humanidad. Recordamos a los "Justos" como aquellos que salvaron a los judíos de la completa destrucción. Pero los "Justos" son personas que también actuaron en otras situaciones, oponiéndose al genocidio armenio, ayudando a las víctimas de Ruanda, Camboya o durante la limpieza étnica de la antigua Yugoslavia. Los Justos son también los hombres y mujeres que han defendido la dignidad y la libertad en los regímenes totalitarios.

Durante estos meses, la iniciativa ha recibido algunas objeciones: ha habido quien no quería reconocer el comunismo soviético como totalitarismo y se negaba a compara los lager con los gulag. Otros compañeros, para no comprometer las relaciones con Turquía, habrían preferido ignorar la masacre de los armenios. Otros, por el contrario, pensaban que vincular la shoah con otros horrores del siglo XX, al utilizar del mismo modo la palabra "Justo", se banalizaba. Otros han criticado la inclusión o exclusión de este o aquel ejemplo de genocidio o masacre. El Parlamento europeo ha superado estas y otras objeciones, y desde ahora los hombres y mujeres que con su coraje, a veces con el sacrificio de su propia vida, se opusieron al abuso de tiranos de cualquier ideología y color político, tienen el reconocimiento heroico de su dignidad humana y de su contribución a la construcción de la identidad moral de los pueblos europeos.

Por eso, "en la realidad violenta que nos rodea, recordar la acción de los Justos, rendir homenaje al Bien, mostrar que todo individuo, por humilde que sea, puede realizar el gesto que salva a otro ser humano, tiene un inmenso valor educativo para los jóvenes de hoy". Pero la jornada europea de los justos es también una forma de tener los ojos abiertos frente a lo que sucede en todo el mundo, fuera de las fronteras de la Unión Europea: guerra, terrorismo, persecuciones religiosas, totalitarismo, muerte, ideología. Gracias a la obra genial y amplia de miras de los padres fundadores, Europa vive en paz desde hace muchas décadas, y puede esperar, manteniéndose unida, seguir viviendo sin conflictos a la vista en el futuro.

Quien amenaza esta unidad, utilizando el pretexto de la crisis para dar paso a peligrosas tentaciones nacionalistas, olvida la historia de su propia comunidad nacional y el camino fatigoso que ha tenido que afrontar el continente para poder vivir lejos de la violencia y la constricción. Ese nacionalismo es expresión de un verdadero nihilismo político al que no debemos dejarle espacio para que destruya lo que estaba en el origen del proyecto europeo.  Este es el contenido real con el que medir hoy la construcción de Europa y este es el riesgo más grave al que estamos expuestos al construir Europa.

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP