Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
9 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

>Entrevista a Mikel Buesa

"España no puede llegar a ser como Grecia"

Lorenzo Torrisi

¿Cuál es la situación del sistema bancario español? ¿No son bastantes las intervenciones del BCE?

En el sistema bancario español se dan dos tipos de situaciones. Por una parte, los bancos tradicionales (como el Santander o el BBVA y otros) son entidades con un cierto nivel de riesgo inmobiliario cuya cobertura es asumible a partir de sus beneficios. No tienen problemas de solvencia. Lo mismo ocurre en el caso de Caixa Bank (que procede de una antigua Caja de Ahorros) y con el segmento de Cajas Rurales (que son entidades cooperativas), así como con unas pocas Cajas de Ahorros tradicionales (Ibercaja, Unicaja BBK, Kutxa y Vital).

Por otro lado, están los bancos que han surgido de la fusión de las antiguas Cajas de Ahorros, que en la mayoría de los casos tienen severos problemas de solvencia. Hay que tener en cuenta que son estas entidades las que financiaron entre 2000 y 2007 la burbuja inmobiliaria. Bankia es el ejemplo más notorio, pero hay varias entidades que, en este momento, están intervenidas por el Banco de España. Este segmento es muy difícil que sobreviva.

En cuanto a las intervenciones del BCE ofreciendo liquidez a las entidades financieras española, te diré que su actuación sirve para paliar la imposibilidad de acudir al mercado interbancario y, por tanto, para evitar que surjan problemas de liquidez. Pero esas intervenciones no están diseñadas ni sirven para afrontar los problemas de solvencia a los que antes he aludido.

¿Puede España llegar a una situación como la de Grecia?

España no llegará nunca a la situación de Grecia. Primero, porque el nivel del endeudamiento público es relativamente bajo (no llega al 70%). Segundo, porque el coste real del endeudamiento para el Tesoro español es también soportable (está por debajo del 5%) y queda un amplio margen para que pudiera deteriorarse. Y tercero, porque, con la política de estabilidad presupuestaria del actual gobierno español, es muy probable que el proceso de crecimiento de la deuda pública revierta entre este año y el próximo. En consecuencia, no se van a plantear problemas de solvencia para el Estado español si las cosas siguen por el camino que ya se ha emprendido.

España tiene un problema con su sector público -derivado de los excesos de gasto que realizó Zapatero hasta 2011- que está siendo abordado con seriedad y con fuerza por el Gobierno. Ese Gobierno tiene, además, mayoría absoluta en el Parlamento, con lo que no se plantean problemas de obtención de un apoyo parlamentario suficiente como en Grecia.

¿A España le conviene seguir en el euro?

A España le conviene el euro, fundamentalmente porque el euro proporciona un soporte político para el sostenimiento de la estabilidad macroeconómica. Es cierto que hemos tenido la experiencia de Zapatero en un sentido inverso, pero también de que los problemas que su política suscitó en parte se derivaron de la inexperiencia acerca del funcionamiento de la Unión Monetaria en un contexto de crisis. Me parece que la experiencia actual está forzando un aprendizaje rápido y que, por ello, será difícil que, en el futuro, los Gobiernos puedan apostar por la inestabilidad o el desequilibrio permanente de las cuentas del sector público.

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP