Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
9 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

Una espina en el costado del mundo posmoderno

José Luis Restán

En medio de la ventolera el diario Avvenire ha publicado una página con algunos extractos del prefacio elaborado por don Georg Gaenswein para un libro sobre el impacto del Jesús de Nazaret de Joseph Ratzinger en las Universidades que no considero casualidad. Titula así el secretario: "¿El programa del Papa?, solo el Evangelio". Es un texto para leer entre líneas. Por ejemplo cuando dice que Benedicto XVI ha logrado (siguiendo la herencia de su predecesor) algo que para muchos parecía imposible: "la revitalización de la Iglesia en un tiempo hosco y difícil". Y añade que "en la Curia ha dado una nueva linfa a formas antiguas y al mismo tiempo ha podado ramas secas..." Dice además don Georg que ya desde su tarea como Prefecto de la Fe Ratzinger "se había convertido en una espina en el costado de un mundo postmoderno en el que la cuestión de la verdad se considera carente de sentido, de una sociedad de la opulencia empeñada en dar la espalda a Dios". Ya entonces era un hombre incómodo e inclasificable, imaginemos ahora que calza las sandalias del pescador.

Aquí hay materia para la reflexión. Por un lado existe una cultura del nihilismo, con sus redes y terminales de poder muy precisos, que no está dispuesta a dar por bueno el hecho de que la Iglesia no se resigne al papel de venerable antigualla o a simple consoladora espiritual de las desdichas de la crisis. Para esta cultura el Papa manso y tranquilo que usa la razón como el cirujano el bisturí, es una verdadera e inesperada espina. Que haya tratado de tú a tú al pensamiento laico en el Bundestag o en Westminster debe resultar insoportable. Pero también en el interior de la Iglesia hay quienes se resisten a la corrección y la poda que ha puesto en marcha Benedicto XVI, a su anudamiento entre fe y razón, a su idea tan newmaniana del camino de la Iglesia  como renovación en la continuidad. No quiero contribuir a nuevas fantasías, pero una coalición "de facto" entre los intereses de unos y de otros no me parece un disparate como telón de fondo de lo que viene sucediendo desde hace meses.            

Sea como sea, estos días amargos no nos dejan escapatoria: de nada sirve perorar contra los poderes del mundo (que han acosado a la Iglesia desde sus inicios y así seguirán hasta el final) ni gastar bilis a cuenta de los traidores (que desde Judas hasta nuestros días han crecido como la mala hierba en el campo, y así será hasta el final). Lo importante es que la Iglesia, o sea cada uno de sus miembros, comunidades e instituciones, sepa escuchar el reclamo de su Señor en esta hora. Porque en la vida de los que Él llama, Dios no permite que suceda nada (¡absolutamente nada!) que no sea para su maduración en la fe. Más aún, las situaciones de especial dificultad sacan a la luz lo que está escondido en el corazón de cada cual. Por eso es tan imponente escuchar a Benedicto XVI estos días, y por eso resulta "curioso" seguir lo que dicen y comentan unos y otros, dentro y fuera. Porque aquí ya es inútil esconderse.

Y hay un primer reclamo que me surge evidente entre los titulares de prensa y los novelones infumables de estos días: que el tiempo apremia. Que la hojarasca sobra, que los discursos tópicos están de más, que todo, absolutamente todo en la vida de la Iglesia debe estar ordenado a que los hombres y mujeres de esta época reencuentren la amistad sencilla con el Misterio cuyo rostro es el hombre Jesús. Porque sólo la fe en Cristo da a los hombres la alegría, la esperanza y la libertad para vivir en pie, y si quienes lo sabemos y experimentamos andamos en otros negocios, tendremos un juicio muy severo al final. Así que manos a la obra, empezando por apiñarnos en torno a Pedro y seguirle.        

En una situación terrible del pueblo de Israel, el profeta Isaías afirma algo especialmente relevante para este momento, y con implicaciones prácticas muy saludables: "los que te construyen van más aprisa que los que te destruyen". El aserto ha valido y sigue valiendo para la Iglesia en todas las etapas de su historia. Y aquí creo que el concepto "aprisa" no tiene sólo connotación temporal sino de calado y densidad. A saber, la cuestión que hoy se dilucida es si las fuerzas que de hecho tienden a la destrucción física y moral de la Iglesia como realidad viva, y por tanto presente en la historia, son más o menos poderosas que las fuerzas que la alimentan, reconstruyen, curan y vivifican. Apasionante espectáculo, dramática encrucijada. Y para los que como yo puedan sentir una especie de escalofrío, es recomendable recordar lo escrito por Joseph Ratzinger en los lejanos años 70 del pasado siglo: "a mí me parece seguro que a la Iglesia le aguardan tiempos muy difíciles. Su verdadera crisis apenas ha comenzado todavía. Hay que contar con fuertes sacudidas. Pero yo estoy también totalmente seguro de lo que permanecerá al final: no la Iglesia del culto político, que fracasó ya en Gobel, sino  la Iglesia de la fe. Ciertamente ya no será la fuerza dominante en la sociedad en la medida en que lo era hasta hace poco tiempo. Pero florecerá de nuevo y se hará visible a los seres humanos como la patria que les da vida y esperanza más allá de la muerte".

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP