Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
8 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

Redentores americanos

Fernando de Haro

No es una exageración afirmar que la aparición de Redentores, el último libro de Krauze, se puede considerar como uno de los acontecimientos culturales más decisivos de los últimos meses en América Latina. Mientras en su México natal se cerraba un ciclo, que volvía a llevar al PRI a la presidencia (después de haber ejercido hasta el año 2000 lo que algunos han llamado una "dictadura perfecta"), Krauze publicaba su obra que es, como el mismo dice, "una historia de las ideas políticas de América Latina desde el fin del siglo XIX hasta nuestros días".

Después de largas décadas en las que las claves culturales de la vida política en América Latina las ha dictado el marxismo, incluso después de haber sido derrotado, con este libro de Krauze, amasado en el entorno de la revista Letras Libres, aparece una interpretación absolutamente liberal que reivindica lo mejor del espíritu que dio lugar a la independencia. El volumen es brillante. En 500 páginas intensas, en las que se relata la biografía de 12 personajes, aparece una amplia pintura de la América hispana que se hizo antiimperialista, enemiga irreconciliable de la América gringa, tras la Guerra de Cuba de 1898. De esa América que abrazó todo tipo de populismos, de comunismos y de indigenismo.

Se denuncia con precisión la búsqueda de soluciones tramposas a través de caudillos que, como en el caso de Hugo Chávez, saben utilizar a su favor al pueblo y su pobreza. Una presencia cristiana que quiera hacer las cuentas con la historia debería dialogar con los postulados de Krauze. La tesis última del autor mexicano es que la sucesión de "redentores" que han dominado en los últimos cien años y siguen dominando el panorama latinoamericano florecen gracias al pasado católico, a la herencia española en el continente. Krauze, que se considera discípulo de Octavio Paz, el gran poeta mexicano, polemiza con algunas de sus tesis. El Paz marxista, el de su primera época, afirmaba que el catolicismo de la monarquía española hizo mucho más por la integración de los indios que el liberalismo en el que se fundamentó la independencia. Para Krauze, sin embargo, el catolicismo, al defender un cierto orden, contribuyó a esa "sacralización del poder" que todavía vemos en Hugo Chávez y en Fidel Castro, acaso incluso en el PRI que vuelve a gobernar en México. "La ética misionera se transfirió de la esfera religiosa a la laica, de los padres redentores a los redentores civiles y revolucionarios", sostiene el autor.

¿Vuelve el viejo anticlericalismo latinoamericano? Lo que está claro es que este nuevo pensamiento liberal necesita una respuesta seria. Hay unas primeras cuestiones que se resuelven rápido: la tradición política católica del XVI no tiene nada que ver con la deificación del Estado, a pesar de lo que dice Krauze. La opción que en las últimas décadas ha hecho la Iglesia latinoamericana por los más excluidos no ha sido causada por la "contaminación marxista". La educación católica no alimenta "per se" el caudillismo. Pero es cierto que hay una "transferencia de sacralidad". Y esa transferencia no se produce por un "exceso de fe" sino porue falta. Con ese fenómeno hay que hacer las cuentas. Ya habló Benedicto XVI en México hace unos meses del "cansancio de la fe". El diálogo con los liberales latinoamericanos puede ser fecundo siempre que no pretendan imponer como categoría, poco liberal, el relativismo. Los católicos somos los primeros en estar contra los "redentores", al César lo que es del César, pero para que eso sea posible hay que dar a "Dios lo que es de Dios". 

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP