Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
10 DICIEMBRE 2016
Búsqueda en los contenidos de la web

"Tempest", el viejo Dylan renovado

Enrique Chuvieco

De este disco, Dylan quería que sus canciones fueran "más religiosas" aunque no ha llegado al nivel deseado, ha dicho. El resultado son historias que hablan de los grandes temas humanos: Dios, soledad, deseo y amor, muerte... El tema que titula el disco, Tempest, dura más de catorce minutos dedicados a describir los horrores del hundimiento del Titanic.

Demasiados minutos para los ignorantes del idioma de Shakespeare y de otros grandes, como es mi caso, en el que nos introduce el autor de Blow in the wind. Así, sin entender nada del valioso zurrón vivencial, expresado con el lenguaje críptico (más oscuro que anteriores discos) del trovador del rock), me pierdo demasiado.

Con todo, la gangosa voz raspada de Bob se basta durante un largo trecho para dejarme imantado en el altavoz. Ha mejorado su interpretación, con lo que ganan sus temas en profundidad y empatía, máxime porque composición, arreglos y melodías van enhebradas con el hilo de oro que traza la historia del rock desde el hipotálamo de quien lleva 50 años fabricando rock desde sus raíces, porque Dylan ha comido tierra para amamantarse de todas sus savias.

Por esto, el Tempest de Dylan nos lleva al origen de la música pop del siglo pasado; lugar que requiere depurarse de modas y realizar un trabajo ascético, como el cine en blanco y negro, pero, cuando se llega, ya no se quiere otra cosa.

<< volver

La imagen del día

>SÍGUENOS EN

Julián Carrón sobre los desafíos de Europa

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP