Diario de información sobre la actualidad política, social, económica y eclesial
28 JUNIO 2017
Búsqueda en los contenidos de la web

>En la muerte de Carrillo

El comunista que ayudó a la verdadera laicidad

Fernando de Haro

El PCE que sabe reconocer, tras el referéndum del 77, que la vía de la revolución no conduce a nada y acepta la "ruptura pactada" merece el mayor de los respetos. El PCE que entierra a sus abogados laboralistas asesinados en silencio, con los puños y los claveles en alto, se convierte en referente de paz. El PCE que acepta la monarquía contribuye a la reconciliación de los españoles. Ese es el PCE de Santiago Carrillo. El PCE que pedía la amnistía de todos.

Su secretario general, cuando en las Cortes se debatía la regulación constitucional de la libertad religiosa, se fue a casa de un obispo a preparar su discurso. Y cuando los socialistas seguían defendiendo un laicismo agresivo pronunció estas palabras: "Si nosotros hemos votado el texto del dictamen, no es porque estemos dispuestos a dar ningún privilegio particular a la Iglesia católica, ni porque creamos que es una forma vergonzante o solapada de afirmar la confesionalidad del Estado. Entre paréntesis, ése me parece un argumento peligroso, que puede volverse contra los demócratas y contra la izquierda el día de mañana. No hay ninguna confesionalidad solapada". Para añadir con contundencia: "Lo que hay, me parece, de una manera muy sencilla, es el reconocimiento de que en este país la Iglesia católica, por su peso tradicional, no tiene en cuanto fuerza social ningún parangón con otras confesiones igualmente respetables, y nosotros, precisamente para no resucitar la cuestión religiosa, precisamente para mantener ese tema en sus justos límites, hemos aceptado que se cite a la Iglesia católica y a otras confesiones en un plano de igualdad. Y si alguien, mañana, aquí, tratara de utilizar esa cita para arrancar privilegios injustificados para la Iglesia católica, desde luego nosotros nos opondríamos terminantemente a él".

El Santiago Carrillo que pronunciaba esas palabras era un comunista que amaba el bien común, que estaba al frente de gente que hacía política buena, la que se hace desde abajo. 

<< volver

>SÍGUENOS EN

El otro es un bien, también en política

Marcados con la N de nazareno

Persecución en Kaduna

Arte y pintura en Páginas Digital

El caballero de la mano en el pecho

David vencedor de Goliat de Caravaggio

Ministerio de educación y cultura

>Boletín electrónico

Recibe los titulares de PÁGINASDIGITAL.es en tu correo electrónico
Darse alta y baja en el boletín electrónico

 

Darme de baja

>DESCARGA NUESTRA APP